Viatgeaddictes
logo QR VIatgeaddictes
--- El web amb informació pràctica per al viatger independent i alternatiu ---
2 / 2
Bandera

FRANCIA

Relato de un crucero fluvial por Aquitania y Midi-Pirineos

Data Data viatge: 2012. Publicat el 30/11/2012
2.3 de 5 (101 vots)

Introducción

Este es el relato de un viaje en familia basado en un crucero fluvial con inicio en Le Mas-d'Agenais y final en Montauban, a caballo entre las regiones francesas de Aquitania (Aquitaine) y Midi-Pirineos (Midi-Pyrénées).

Aquitania es una región francesa situada en el suroeste del país. Su geografía es muy variada y las vistas son realmente increíbles. Es muy conocida por la belleza de sus paisajes, la amabilidad de su gente, su patrimonio histórico y, sobre todo, su gastronomía.

Este es un viaje increíble para los sentidos y algo muy interesante para visitar con la familia. Y desde luego, durante un crucero fluvial, agregas un toque de originalidad y aventura a tu viaje.

^top

Ficha técnica del viaje

Nota

Avisamos de que cierta información publicada en estas guías o relatos, sobre todo la referida a horarios, precios, visados, direcciones de e-mail o páginas web, puede haber variado desde el momento en que se recogió la información (ver fecha en la cabecera del relato).

En Viatgeaddictes.com no nos responsabilizamos de los posibles perjuicios que pueda causar la informa- ción aquí contenida, así como de las opiniones expresadas por los colaboradores, ni estas son necesariamente compartidas por nosotros.

Por otra parte os animamos a que, si usáis la información aquí contenida, tengáis la amabilidad de enviarnos un e-mail con vuestras impresiones, sobre si os ha resultado útil o no, información errónea o no actualizada, etc. Tanto nosotros como nuestros colaboradores esperamos como única compensación a nuestro trabajo que perdáis un minuto y nos digáis algo que nos permita saber si nuestro esfuerzo merece la pena.

Gracias por visitar Viatgeaddictes.com

Fechas del viaje

Del 12 al 29 de julio de 2012.

Itinerario

Día 1: Madrid - Burdeos - Marmande
Día 2: Marmande - Le Mas-d'Agenais - Damazan
Día 3: Damazan - Buzet-sur-Baïse - Sérignac-sur-Garonne
Día 4: Sérignac-sur-Garonne - Agen
Día 5: Agen - Valence d'Agen - Malause
Día 6: Malause - Moissac - Castelsarrasin
Día 7: Castelsarrassin - Montech
Día 8: Montech - Lacourt Saint-Pierre - Montauban
Día 9: Montauban - Toulouse
Día 10: Toulouse - Castelnaudary - Toulouse
Día 11: Toulouse - Madrid

Transporte

Para la ida, hemos salido de Madrid en dirección a Burdeos en un vuelo de EasyJet. Al llegar, hemos tomado un tren de la SNCF que nos ha dejado en el pueblo de Marmande (también puedes bajar en el pueblo de Tonneins, aunque hay trenes con menos frecuencia). Por los horarios de llegada, hemos decidido pasar la noche en esta ciudad y tomar un taxi al día siguiente para recorrer los últimos 15 km que nos separaban de la base de Le Mas-d'Agenais.

Para el regreso, salimos de la base de Montauban en taxi hacia la estación. Luego, tomamos el tren con dirección de Toulouse. Hemos estado 2 días en Toulouse y luego tomamos otro vuelo EasyJet que nos regresó a Madrid.

Alojamiento

Por cuestión de tiempo, la primera noche la hemos pasado en un pueblo llamado Marmande, en el hotel Campanile Marmande. Reservamos con un mes de anticipación y según nos dijo el recepcionista, todavía quedaban varias disponibilidades.

A partir de aquí hemos alquilado el barco con una empresa que se llama Le Boat. Un barco muy cómodo para los que íbamos. Cada quién contaba con una cama y todo lo necesario estaba a bordo: utensilios de cocina, ropa de cama, toallas, armarios y mucho más.

En Toulouse nos quedamos en el Hotel de France. Está en el centro de la ciudad y tiene un precio cómodo. El hotel tiene muy buen servicio de desayuno.

Crucero fluvial

Cómo funciona: El concepto es muy sencillo: tú eres el capitán de tu barco. No necesitas tener experiencia o conocimientos sobre el tema. Llegas a la base de salida y cumples con las formalidades de registro. Luego, un miembro de la compañía te lleva al barco y te enseña todo lo que necesitas saber: como avanzar, como dar media vuelta, como parar... ¡te dicen hasta como funciona el horno!.

Nos tomó 20 minutos entender como navegar y la gente nos trató muy bien. El chico entendió que estábamos nerviosos y contestó a nuestras preguntas sin ningún problema. Se mira que hay muchos que llegan en el mismo estado que nosotros. Al final, todo fue muy tranquilo. Una verdadera aventura.

Cuando llegas a la base de regreso, tienes que hacer las formalidades de salida y pagar el gasóleo del barco ya que éste no es incluido en el precio del barco. El hecho de no tener un precio todo incluido no es muy apreciable, pero se aplica en todas las empresas.

Como organizar el viaje: Hace mucho tiempo que queríamos realizar un viaje de este tipo. Varios de nuestros amigos lo han hecho y nos convencieron de que es una forma de viajar muy interesante.

Estuvimos buscando por internet información sobre destinos y empresas de turismo fluvial disponibles. Decidimos alquilar con Le Boat porque los vimos como los más profesionales y con un itinerario y barco que se adaptaban muy bien a nuestra familia. En su página web tienes la posibilidad de ver los diferentes recorridos y la flota que tienen. Con las visitas virtuales mis hijos lograron escoger cuál iba a ser el camarote de cada quién. Fue muy útil encontrar la información que necesitábamos. Hacer la reserva fue muy rápido.

Debido al itinerario que escogimos, contactamos con el equipo comercial para discutir con ellos los detalles de los preparativos del viaje. Nos ayudaron mucho y contestaron a nuestras preguntas sobre lo que podíamos encontrar en el barco e inclusive nos dieron sugerencias sobre qué meter en la maleta y algunas ciudades que no nos podíamos perder.

Aunque la reserva del barco la hicimos 7 meses antes de salir, hemos organizado los traslados únicamente con 2 meses de anticipación porque las compañías aéreas como Easyjet solo abren la posibilidad de pagar el viaje con 3 meses de anticipación. Los billetes de tren pueden también ser comprados a través de la página de SNCF. Y la compañía de taxis trabaja en asociación con la empresa Le Boat.

Qué meter en la maleta: El agente comercial de la empresa contratada nos sugirió llevar zapatos antideslizantes, guantes para tener las amarras y un impermeable para la eventualidad de lluvia. También nos sugirió llevar maletines, y no valijas rígidas, porque son más fáciles de meter en los camarotes.

Recomendaciones: Para los interesados en el crucero fluvial recomiendo pedir bicicletas y también una barbacoa y una linterna, ya que ayudan mucho para pasar el tiempo al aire libre. Y si todavía te quedan espacio en la maleta, no olvides llevar algunos juegos de mesa para divertirte con tus seres queridos.

^top

 DIARIO DE UN CRUCERO FLUVIAL POR AQUITANIA

Día 1: Madrid - Burdeos - Marmande

Llegar a Burdeos (Bordeaux en francés y capital de la región Aquitania) es realmente increíble. El río Garona atraviesa la ciudad y las vistas son increíbles. Para poder visitar un poco la ciudad, hemos dejado nuestras maletas en el área de consigna de la estación de tren. Logramos visitar una parte de la ciudad, aunque fue muy rápido por falta de tiempo.

Por cuestión de horarios, decidimos pasar la noche en Marmande, adonde llegamos en tren desde Burdeos. Necesitamos comprar un par de provisiones para iniciar nuestro viaje y hay un supermercado en el cual podemos decidir que es lo que vamos a necesitar.

Hemos reservado una noche en el hotel Campanile Marmande y la recepcionista, muy amable, nos ha indicado que podemos guardar las provisiones que necesitan refrigeración en la cocina del restaurante.

^top

Día 2: Marmande - Le Mas-d'Agenais - Damazan

Por la mañana, salimos a caminar para conocer un poco el pueblo de Marmande. Muy bello los alrededores. Es un pueblo relativamente pequeño y se recorre en muy poco tiempo. Por esto mismo, decidimos llamar al taxi con antelación.

Hemos sido uno de los primeros en llegar a la base del crucero fluvial, en Le Mas-d'Agenais, así que tenemos el beneficio de terminar rápidamente con el papeleo y de ser llevados al barco para que nos instaláramos y luego recibir la instrucción. Cuando toda la información ha sido asimilada y un par de pruebas han sido realizadas, ya estamos listos por zarpar.

Damazan
Damazan

En esta región las esclusas son automáticas, así que ponerlas en acción es muy fácil (es cuestión de pulsar un botón para poner todo en marcha). Parecemos pollo sin cabeza dando vueltas por todos lados intentando ponernos todos en nuestra posición para pasar la primera esclusa y una vez lo has hecho, te das cuenta que es un proceso mecánico y que se repite varias veces: dejas a alguien al borde del canal antes de llegar a la esclusa, metes el barco despacio en la esclusa, la persona en tierra toma las cuerdas y las enrolla en los pilones para estabilizar el barco y luego no queda más que esperar a que el procedimiento termine. Yo creo que ha sido la parte que más ha gustado a mis hijos.

Damazan es un bonito pueblo. Hemos llegado relativamente temprano, tras 3 horas 15 min. de navegación desde Le Mas-d'Agenais, y hemos amarrado tranquilamente. El mercado ya ha cerrado sus puertas, pero con los días largos del verano, todavía es posible pasear por las calles vacías. Es un día con poca actividad según el mesero del bar en donde hemos tomado el aperitivo.

De regreso al barco, nos toca hacer la cena. Con los utensilios a bordo, encontramos todo lo que se necesita. Al final, la noche termina con juegos de cartas. Las vacaciones comienzan muy bien.

^top

Día 3: Damazan - Buzet-sur-Baïse - Sérignac-sur-Garonne

Puente Canal sobre el río Baïse
Puente Canal sobre el río Baïse

Tras 30 minutos de navegación llegamos a Buzet sur-Baïse, un pueblo pequeño, pero muy simpático. Está rodeado de viñedos y algunas vistas son muy lindas. Hay un castillo en lo alto de una colina y aunque no puede ser visitado, hay senderos para pasear en bicicleta o a pie. Cuando subes a la cima, y en los días despejados, puedes ver el valle a tus pies.

Nosotros, como fanáticos de vino que somos, hemos visitado la cava de los viñedos y nos han dado un cursillo sobre como escoger los buenos vinos de la región. Hay que llamar antes para hacer la reserva, así que no lo olvides

Saliendo de Buzet nuestro itinerario nos hace pasar por el puente canal sobre el río Baïse. Es increí-ble porque avanzas sobre el canal, mientras hay barcos que navegan por el río y pasan bajo el puente.

Hemos decidido navegar una buena parte de la tarde y no nos hemos aburrido. Los más aventureros han tomado las bicicletas y van paseando sobre los caminos de sirga. Los más dormilones aprovechan para descansar un rato y los demás vamos cantando o tomando turnos para dirigir el barco. Es algo muy relajante.

Al llegar a Sérignac-sur-Garonne, tras navegar 3 horas desde Buzet, hemos bajado rápidamente para ir a comprar provisiones. De otra manera, no podíamos cenar a bordo. Al llegar a la tienda, la selección de productos locales es simplemente increíble. Poco a poco nos damos cuenta que en este viaje, más de alguno terminará con unos kilos de más.

En el puerto, hay muchas facilidades para poder llenar el tanque de agua limpia y también conectar el barco a la distribución de energía. Esto hace que utilizar el microondas sea más fácil.

^top

Día 4: Sérignac-sur-Garonne - Agen

Calle de Agen
Calle de Agen

Llegar hasta Agen (a 2 horas y 30 min. de navegación desde Sérignac-sur-Garonne) es una de las partes del trayecto que más me han gustado. Al inicio, entrar a la ciudad es un poco duro porque tienes una serie de esclusas que pasar. Están tan cerca las unas de las otras que es mejor que una persona se quede en tierra constantemente. Sin embargo, al final de la última llegas al puente canal de Agen y es muy bonito ver pasar el río Garona a tus pies.

Agen es una ciudad muy bonita. No es grande, pero tiene un centro histórico impresionante. Hay muchas casas que están hechas con vigas de madera y ladrillo. A éstas se les llaman maison à colombages. Es un método que ya no se utiliza para la construcción, pero los vestigios que quedan son bellos y aunque hayan pasado los años, siguen siendo muy estables.

Si te gusta la pintura y la escultura, puedes visitar el Museo de Bellas Artes. Y si eres como nosotros, estarás paseando por todos lados para visitar iglesias y diferentes tiendas de productos locales. La ciruela es el producto más conocido y las encontrarás en varios lugares diferentes sabores: envueltas en chocolate, maceradas en alcohol, rellenas... ¡Prepárate para un viaje espectacular!.

El barco está en el puerto y nosotros hemos aprovechado para ir a cenar a un restaurante. Hemos escogido La Part des Anges porque el menú tiene platos que nos gustan a todos y se encuentra en una calle peatonal no muy lejos de nuestro punto de amarre.

Después de haber caminado toda la tarde, comenzamos a estar cansados y buscamos una excelente forma de terminar el día. Los platos muy buenos y todos muy contentos, ya podemos regresar a bordo.

^top

Día 5: Agen - Valence d'Agen - Malause

Por la mañana, hemos salido temprano de Agen porque queremos aprovechar la tarde en Valence d'Agen.

Al llegar a Valence d'Agen (tiempo de navegación: 3h 50min desde Agen), vemos que es una ciudad pequeña, pero en el puerto cuentan con agua potable para llenar el tanque, así que no perdemos esta oportunidad.

Lavaderos de Valence d'Agen
Lavaderos de Valence d'Agen

El centro es muy bonito, de plazas y grandes, y cuenta con muchas casas de ladrillo rojo.

El atractivo de la ciudad son los lavoir, que eran los lugares en donde las mujeres se reunían para lavar la ropa, ya que han sido renovados y dan una vista de una época anterior. Al menos, agradeces mucho a la persona que inventó la lavadora de ropa porque yo no me veo lavar todo cuando el clima es frío y sobre todo, si estoy en el exterior y no hay calefacción.

Hemos terminado temprano de visitar Valence d'Agen y hemos decidido continuar con nuestro viaje. De esta manera pasaremos la noche en Malause (tiempo de navegación: 1 h 40 min desde Valence d'Agen).

Eso es una cosa buena de tener el barco habitable: no te preocupas de las reservas en hoteles y puedes parar en donde quieras. Lo único que necesitas es un lugar en donde amarrar.

^top

Día 6: Malause - Moissac - Castelsarrasin

Salimos temprano sin visitar Malause. Es un pueblo pequeño y según la guía, no tiene interés. Desde que escogimos Aquitania como nuestro destino, hemos soñado con ir a Moissac. Las fotos que hemos visto en Internet y en el catálogo nos han dejado maravillados.

Claustro de Moissac
Claustro de Moissac

Navegando por el canal, vas descubriendo poco a poco el pueblo de Moissac (tiempo de navegación: 1 h 40 min desde Malause). El color rojo de los ladrillos domina el paisaje y la tranquilidad se siente. En el centro hay un puerto, así que decidimos amarrar tranquilamente para visitarlo.

Este pueblo es famoso por el claustro de la abadía de St. Pierre, que data del siglo XI, y visitarlo es simplemente maravilloso. Con el eco que resuena te puedes imaginar a los monjes viviendo en el lugar. Los jardines y las instalaciones en general se encuentran en muy buen estado. También puedes visitar la iglesia de Saint Pierre (San Pedro) y ver la puerta adornada. Definitivamente hay talento en la escultura de piedra en esas épocas.

Moissac invita a quedarse en uno de los restaurantes locales. Nos han recomendado ir al Moulin de Moissac y es una maravilla. Cuando es temporada alta recomiendan reservar, pero hemos tenido suerte y tenían una mesa disponible para los 8. Sabores muy buenos y platos muy bien presentados. Es un poco caro, pero vale la pena. Recomiendo que prueben la merluza a la plancha.

Por la tarde, hemos visitado el Centro de Arte Romano. Mis padres son amantes de todo lo que es historia. En este lugar, encontrarás varias fotos en alta resolución de pinturas antiguas para que veas los detalles y podrás averiguar sobre la procedencia y significado de muchas piezas. Es posible perderse en la gran cantidad de obras que tienen y es un lugar muy interesante.

Después de visitar Moissac, zarpamos con dirección a Castelsarrasin. De hecho, la distancia entre Moissac y Castelsarrasin es corta, pero el trayecto es largo (tiempo de navegación: 2 h 50 min) porque hay muchas esclusas.

Al final, hemos llegado muy contentos a Castelsarrasin para descubrir que es lo que nos tiene que ofrecer. Es un pueblo pequeño con un puerto que tiene muchas instalaciones. Duchas, sanitarios, lavandería, conexión eléctrica al puerto...

Por otra parte, también hay tiendas así que podemos ir a comprar provisiones para comer a bordo. Nuestros menús son variados porque a cada lugar que vamos, siempre hay algo que llama nuestra atención.

^top

Día 7: Castelsarrassin - Montech

Hemos paseado por Castelsarrasin tranquilamente y terminamos por ir al Parque de Clairefont. Hay áreas de juegos para niños, un lago y muchos espacios verdes. Un partido de fútbol, un pic nic y unas horas más tarde, de regreso al barco. Es hora de salir en dirección a Montech (tiempo de navegación: 3 h 40 min desde Castelsarrasin).

Ascensor de barcos de Montech
Ascensor de barcos de Montech

Montech es una ciudad pequeña. Hay un área comercial con muchas tiendas que pertenecen a gente del lugar. Tienen productos de muy buena calidad. El pan es delicioso y la carne es suave y sabrosa. Definitivamente Francia es un país para los amantes de la gastronomía.

No podemos tomar el ascensor de barcos de Montech porque nuestra embarcación es demasiado pequeña, pero verlo en acción es realmente increíble.

Fue inaugurado en 1974 y tiene un sistema muy complejo que desplaza un volumen de agua en el cual se encuentra el barco para evitar que éste pase una escalera compuesta de cinco esclusas. La maquinaria no es tan ruidosa como pensábamos y es todo un espectáculo ver el desfile de embarcaciones.

El cansancio ya se hace sentir y estamos listos para una cena sencilla a bordo. Alquilar una barbacoa es una de las mejores ideas que hemos tenido. Hacen días tan lindos y son tan largos, por lo que hay que aprovechar de la terraza superior y de la tranquilidad.

^top

Día 8: Montech - Lacourt Saint-Pierre - Montauban

Salimos de Montech hacia Lacourt Saint Pierre (tiempo de navegación: 30 minutos). Es un pueblo sin mucho que ofrecer, pero hay un puerto en donde podemos amarrar.

Con las bicicletas, salimos en dirección a Fôret d'Agre para llegar hasta Agrip Aventure. Es un parque de diversión en los árboles, donde utilizas cuerdas, poleas y otros accesorios para subir y desplazarse en el bosque. Hay para todo tipo de personas: desde los que buscan un recorrido tranquilo hasta los amantes de la adrenalina. Y si tienes miedo, hay instructores que te ayudan a pasar ciertas partes. ¡Realmente es una aventura!.

Amarrando la embarcación
Amarrando la embarcación

De regreso al barco, una buena comida, una siesta para algunos y para otros es dirigir el barco en dirección de Montauban. Queremos llegar temprano para visitar un poco la ciudad y disfrutar tranquilamente nuestro último día de viaje.

La distancia a Montauban es corta, pero las esclusas son más numerosas. Aunque avanzamos lentamente, el tiempo pasa deprisa y sin darnos cuenta hemos llegado a Montauban (tiempo de navegación: 2 h 45 min). Cuando llegamos al lugar donde se encuentra la base de Le Boat, amarramos el barco para pasar la última noche a bordo.

Para celebrar nuestra última noche de vacaciones en el barco, vamos a un restaurante que queda al borde del río Tarn. El restaurante se llama Au fil de l'eau. Todo muy bueno. Los platos tienen gran cantidad y todo está hecho a base de productos locales y hay para todos los gustos: carnes blancas, pescado o carnes rojas. Tal vez es el hecho que se encuentre en una región vinícola, pero la bodega también tiene mucho donde escoger. Es un restaurante muy recomendado por nuestra parte.

^top

Día 9: Montauban - Toulouse

Nuestro crucero fluvial llegó a su fin. Después de haber limpiado el barco, guardado nuestras cosas y pagado la factura, ya podemos regresar a casa. Es una experiencia que nos ha dejado muchos buenos momentos y excelentes recuerdos.

El taxi nos llevó hacia la estación de Montauban para tomar el tren que nos lleva a Toulouse, la capital de la región Midi-Pirineos.

Nos hemos hospedado en el Hotel de France, en el centro de la ciudad. Logramos descansar un poco al llegar al hotel ya que aunque el crucero es pausado, los últimos días pasando tantas esclusas es fatigante.

Por la tarde, paseamos por el área del Capitolio. ¡Hay tantas tiendas! Aunque la avenida Alsace-Lorraine está bajo construcción, la ciudad es preciosa. La municipalidad ocupa un edificio precioso con la plaza inmensa. Se ve mucho ladrillo rojo en las construcciones y se entiende muy bien porque se le llama La Ville Rose.

^top

Día 10: Toulouse - Castelnaudary - Toulouse

Antes de organizar el viaje dudamos mucho entre navegar en Aquitania o sobre el Canal del Midi. Muchos de nuestros amigos que han visitado el Canal nos han hablado maravillas del famoso plato gastronómico de Castelnaudary, conocido como Cassoulet. Para tener lo mejor de los dos mundos, hemos tomado un tren (que son muy frecuentes entre Toulouse y Castelnaudary).

Al llegar a Castelnaudary nos dirigimos hacia la Oficina de Turismo, que nos recomienda ir a un restaurante llamado Le Patit Gazouilli. ¡Qué delicioso!. Las porciones son grandes y la ensalada tiene carne de pato muy saborosa. Definitivamente, es un lugar al cual me gustaría mucho regresar. A otros miembros de la familia no les gustan mucho las habas (frijoles) blancas, así que han logrado escoger otras cosas a la carta. El servicio muy cordial y todos muy contentos.

La ciudad de Castelnaudary es muy pequeña, pero igual queremos ir a ver la vista desde el Molino de Cugarel, en lo alto de la ciudad. Del otro lado se puede contemplar la Montaña Negra, un lugar muy importante para los Cátaros. Hay paneles que explican la historia de la ciudad y cuando lees toda la información, te preguntas como lo han hecho para que la ciudad siga en pie.

Tomamos el tren de regreso a Toulouse y esta vez decidimos pasear por la orilla del río Garona y llegar a una zona llamada Saint Cyprien. Aunque no me crean, es la primera vez que como sushi (¡y eso que es un plato japonés!) porque mis hijos han insistido mucho.

^top

Día 11: Toulouse - Madrid

El taxi nos lleva del hotel hacia el aeropuerto de Toulouse en menos de 40 minutos. El tráfico es denso, pero con las vías reservadas para el transporte urbano, todo fluye muy bien. Nuestro vuelo a Madrid no ha sido retrasado y al regresar a casa nos espera un día soleado y caluroso que nos parece indicar: Bienvenidos de regreso.

Para concluir, nuestro crucero fluvial fue una experiencia maravillosa. Aunque al principio salimos un poco temerosos con el barco, rápidamente entendimos como funciona y nos lo hemos pasado de maravilla.

^top
GIRONDA - Guia i relat d'un viatge a la Gironda i Bordeus - Suanda, Yolanda & Toni (Viatgeaddictes) [2017]
ILLA DE LA REUNIÓ - Guia i relat de viatge a l'illa de la Reunió - Yolanda & Toni (Viatgeaddictes) [2015]
Relat d'una escapada de 5 dies a París - David Crivillers i Judith Sánchez [2012]
Relat d'un viatge d'Espanya al Caucas amb autocaravana - Piki y Enrique (Abueletes) [2011]
Relat d'una escapada a la Camarga francesa - Jordi Rodríguez & Marta Colomer [2008]
Relat d'un viatge a Alsàcia - José Luís García López [2008]
El Camí dels Bons Homes - RM Comunicación [2007]
Viatge a Suïssa i Chamonix - Rafel Campoy [2005]
Relat i guia d'una escapada a l'Alvèrnia - Manel Cristóbal [2005]
Guia i relat d'un viatge al Perigord - Manel Cristóbal [2004]
CÒRSEGA - Guia i relat d'un viatge a Còrsega - Yolanda & Toni (Viatgeaddictes) [1991]

facebooktwitterInstagramYoutube
RentalCars

COMUNITAT

facebooktwitterInstagramYoutube


2001-2017 © Viatgeaddictes.com [ Suanda, Yolanda & Toni ]. Tots els drets reservats
icona Viatgeaddictes
2001-2017 © Viatgeaddictes.com
Aquest web utilitza galetes per a millorar l'experiència de navegació dels seus usuaris. Si continues navegant considerem que acceptes el seu ús.Més informació