Viatgeaddictes
logo QR VIatgeaddictes
--- El web amb informació pràctica per al viatger independent i alternatiu ---
bandera

FRANCIA

Diario de un viaje de 12 días en coche por la Bretaña francesa

Data Data viatge: 2006. Publicat el 15/11/2006
2.5 de 5 (146 vots)

Introducción

La Bretaña es una región histórica que se encuentra situada en el noroeste de Francia, junto al Valle del Loira y a Normandía. Hoy en día es parte del país galo, pero durante siglos fue un territorio independiente, con lengua y cultura propias, y fue la sede de un importante ducado, el Ducado de Bretaña.

En Bretaña perviven todavía tradiciones celtas, heredadas de los britanos (pobladores del oeste de la antigua Britannia, la actual Gran Bretaña) que se establecieron allí en el siglo VI, y la mayor parte de sus atractivos pertenecen a la época medieval y, sobre todo, a una generosa naturaleza, que da a la Bretaña preciosas costas, playas y acantilados.

^top

Ficha técnica del viaje

Nota

Avisamos de que cierta información publicada en estas guías o relatos, sobre todo la referida a horarios, precios, visados, direcciones de e-mail o páginas web, puede haber variado desde el momento en que se recogió la información (ver fecha en la cabecera del relato).

En Viatgeaddictes.com no nos responsabilizamos de los posibles perjuicios que pueda causar la informa- ción aquí contenida, así como de las opiniones expresadas por los colaboradores, ni estas son necesariamente compartidas por nosotros.

Por otra parte os animamos a que, si usáis la información aquí contenida, tengáis la amabilidad de enviarnos un e-mail con vuestras impresiones, sobre si os ha resultado útil o no, información errónea o no actualizada, etc. Tanto nosotros como nuestros colaboradores esperamos como única compensación a nuestro trabajo que perdáis un minuto y nos digáis algo que nos permita saber si nuestro esfuerzo merece la pena.

Gracias por visitar Viatgeaddictes.com

Fecha del viaje

Del 21 de julio al 2 de agosto de 2006

Itinerario

Día 1: Barcelona - París
Día 2: París - Chartres - Gahard
Día 3: Gahard - Mont Saint Michel - Sant Malo - Dinard - Cap Fréhel - Gahard
Día 4: Gahard - Dinan - Bosque de Bróceliande - Gahard
Día 5: Gahard - Sillon de Talbert - Perros Guirec - Ploumanac'h - Trégastel - Lannion
Día 6: Lannion - Tréguier - Pontrieux - Isla de Bréhat - Lannion
Día 7: Lannion - Pont Aven - Concarneau - Scaër
Día 8: Scaër - Locronan - Pointe du Raz - Pointe du Pen Hir - Scaër
Día 9: Scaër - Douarnenez - Quimper - Scaër
Día 10: Scaër - Carnac - Nantes
Día 11: Nantes - Guérande - Nantes
Día 12: Nantes - París - Barcelona

Presupuesto y gastos del viaje

Bretaña no es una de las zonas más caras de Francia. De hecho, se puede comer por muy poco, pues su plato típico, la galette (crep salada hecha con harina de alforfón), se puede rellenar de mil ingredientes y es de por sí una comida completa. El presupuesto total del viaje fue el siguiente (hay que añadirle el dinero de bolsillo para comidas, regalos y entradas, que fueron unos 250-300 € más):

+ 162 € (vuelo Barcelona-París-Barcelona con Vueling)
+ 588 € (alojamiento)
+ 313 € (alquiler del coche)
± 200 € (gasolina)
± 50 € (peajes)
= 1.313 € (unos 700 € por persona)

Salud y seguridad

La Bretaña es una zona muy segura, en la que en ningún momento se tiene sensación de riesgo por robo, ni siquiera en las localidades más turísticas. Las carreteras están en perfecto estado, con lo que tampoco hay ningún riesgo en el camino.

Transporte

Es un viaje que hay que hacer en coche, porque hay una red de tren muy pequeña y los pueblos no están muy bien comunicados entre sí (hay líneas de autobús, pero se pierde mucho tiempo).

Nosotras alquilamos el coche con la compañía Hertz, porque fue la compañía que nos ofreció el mejor precio (podéis comparar precios con el buscador eAlquilerdecoches). El coche alquilado fue un Renault Clio con kilometraje ilimitado que recogimos y devolvimos en el aeropuerto Charles de Gaulle de París.

Alojamiento

Francia tiene una extensísima red de alojamiento llamada Gites de France. Se trata de casas que se alquilan por períodos cortos (a partir de una semana) o bien de habitaciones para huéspedes (Chambres d'hôtes), el equivalente francés al Bed&Breakfast. Prácticamente no hay un pueblo en Francia que no tenga alguno de estos alojamientos y, sin duda, son la mejor opción porque son más económicos que un hotel, más acogedores y a veces se encuentran en lugares donde no hay hoteles por tratarse de pueblos muy pequeños. Además, también hay una amplia red de albergues, igualmente económicos y comfortables.

Gastronomía

El plato por excelencia de la Bretaña son las crêpes y las galettes; en todas partes hay creperías donde es posible comer por 6 u 8 euros. Se acompañan de sidra y de una sopa a base de patata, tomate, cebollas y curri. En el norte abundan los restaurantes que sirven marisco (sobre todo ostras, pues Cancale es uno de los puertos más importantes de Francia, pero también mejillones) y pescado. El postre típico se llama kouing amann, y se elabora a base de mantequilla y azúcar caramelizado. Por supuesto, no hay que olvidarse de las galletas de mantequilla (palets bretonnes).

Clima

El norte de la Bretaña es más caluroso que el sur, pero el agua del Canal de la Mancha es bastante fría. De todos modos, las playas son tan apetecibles que un bañito siempre cae. Por la noche puede refrescar un poco. El sur, en cambio, es más frío aunque, paradójicamente, el agua estaba más templada.

Guía de viaje

Brittany & Normandy. Lonely Planet, en inglés. No existe edición en castellano. Trotamundos y Anaya tienen guías en castellano.

^top

 DIARIO DE VIAJE A LA BRETAÑA FRANCESA

Días 1 y 2: Barcelona - París y París - Chartres - Gahard

Nuestro viaje a la Bretaña empezó en París, donde dormimos la primera noche porque nuestro vuelo llegaba a la capital a las 8 de la noche y el trayecto hasta Rennes son casi 4 horas, de modo que decidimos dormir en un hotel del aeropuerto para salir al día siguiente temprano.

Al día siguiente, recogimos el coche en la Terminal 1 del aeropuerto parisino de Orly y nos dirigimos hacia Rennes, que era la dirección a tomar para llegar a Gahard, el minúsculo pueblo donde se encontraba nuestro primer alojamiento, una granja llamada Les Viviers que pertenece a la asociación Gites de France.

De camino a Gahard nos paramos en Chartres para visitar su impresionante catedral, una de las cumbres del gótico francés, considerada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

^top

Día 3: Gahard - Mont Saint Michel - Sant Malo - Dinard - Cap Fréhel - Gahard

Elegimos Gahard porque no queríamos alojarnos en una gran ciudad como Rennes y porque este pueblo se encuentra a sólo media hora del Mont Saint Michel, que fue nuestra primera visita. Hay que visitarlo de buena mañana, a poder ser, hacia las 9, porque luego se llena de turistas y resulta agobiante.

El Mont Saint Michel es uno de los monumentos más importantes de Francia y es, desde 1979, Patrimonio de la Humanidad. La llegada, desde una única carretera que atraviesa la bahía, es sobrecogedora y resulta imposible resistirse a la tentación de parar a mitad de camino para hacerse la fotografía de rigor. La abadía que da nombre al monte se encuentra en la parte más alta de un promontorio rocoso, envuelta en edificios construidos en la misma piedra. Al igual que pasa en Carcassonne, las tiendas de souvenirs kitsch y recuerdos varios se encuentran por doquier y atiborran demasiado las estrechas y empinadas callejuelas del monte, pero aún y así, vale la pena subir hasta la abadía y pagar los 8 € que cuesta la entrada. La visita al Mont Saint Michel se hace perfectamente en un par de horas, tres a lo sumo.

Desde allí, fuimos a Saint Malo, una impresionante ciudad fortificada, elegante y con impresionantes playas. En Saint Malo se encuentra la tumba de Chateaubriand, así como un castillo y una muralla que se puede recorrer por el camino de ronda. Vale la pena entretenerse por su casco antiguo y comer en alguno de sus animados restaurantes.

De Saint Malo a Dinard hay apenas 20 minutos, lo que se tarda en cruzar el puente que une las dos ciudades. Dinard es un buen sitio para descansar y tomar un baño; es una de las localidades playeras más populares del norte de Francia.

Finalmente, y dado que en verano el día se alarga hasta las 22:30, aprovechamos para ir hasta Cap Fréhel, un popular cabo con bonitos acantilados que, sin embargo, no es ni la mitad de impresionante que los que hay en Crozon, al sur.

^top

Día 4: Gahard - Dinan - Bosque de Bróceliande - Gahard

Aunque parece que en un solo día visitar cuatro lugares es mucho, en realidad no lo es: la mayoría de pueblos son muy pequeños y pueden visitarse en un par de horas. Las distancias son cortas y, si os gusta conducir, disfrutaréis con las vistas y las estupendas carreteras, de modo que los viajes no se hacen pesados ni aburridos. Además, de vez en cuando se descubren lugares fabulosos, detenidos en el tiempo, donde todo permanece como en la Edad Media, y que esconden rincones llenos de encanto.

Tejados de Dinan
Tejados de Dinan

Es entonces cuando apetece quedarse más tiempo, como ocurrió en Dinan. Este maravilloso pueblo, catalogado como Ville d'Art et Histoire, se encuentra al borde del río Rance y fue una de las ciudades predilectas de los duques de Bretaña, de ahí que conserve un imponente centro histórico (llamado vieux Dinan o viejo Dinan). Las casas, con vigas de madera y paredes de piedra, con ventanas llenas de flores y tiendecitas de artesanía, conservan el aire medieval de cuando fueron construidas.

La calle Jerzoal, que muere en el precioso puerto, es el núcleo de la ciudad, donde se encuentran la mayoría de tiendas y creperías. Dinan celebra cada año, a finales de julio, una fiesta medieval llamada Fête des Remparts. La gente se viste con trajes de época y la ciudad se llena de puestecillos de artesanía, trajes, comida y se organizan juegos y torneos. La fiesta termina con un largo desfile. Vale la pena acercarse para verlo.

Después de comer y recorrer por segunda vez Dinan, nos dirigimos al Bosque de Bróceliande, cuna de las leyendas artúricas y donde supuestamente se encuentra la supuesta tumba del supuesto mago Merlín. Es una tomadura de pelo: apenas una roca llena de papelitos en los que la gente pide sus deseos. El bosque es bonito, pero ni de lejos merece la fama que tiene. Y eso que la guía que llevábamos ya lo advertía.

^top

Día 5: Gahard - Sillon de Talbert - Perros Guirec - Ploumanac'h - Trégastel - Lannion

Costa de granito rosa (Ploumanach)
Costa de granito rosa (Ploumanach)

Nuestro siguiente destino fue Lannion, en la llamada Costa de granito rosa, donde nos alojamos en el albergue Les Korrigans, situado en el centro de la localidad.

De camino a Lannion pasamos por el Sillon de Talbert, una extensa franja de tierra que se adentra en el mar y que en la guía Lonely Planet aparece como algo imprescindible. Bueno, si ellos lo dicen... Lo cierto es que queda algo lejos y no es para tanto.

En cambio, sí vale la pena acercarse a Ploumanac'h, con sus rocas de granito rosa formando caprichosas formas en el mar, y también a Trégastel, el punto más alejado de la costa, donde un faro vigila los barcos que surcan el Canal de la Mancha.

Otra localidad cercana, con una bonita y enorme playa, es Perros-Guirec.

^top

Día 6: Lannion - Tréguier - Pontrieux - Isla de Bréhat - Lannion

Es habitual que, en los meses de verano, muchos pueblos de la Bretaña celebren fiestas nocturnas y mercadillos en la calle. En Tréguier se celebran los llamados miércoles de fiesta (mercredis en fête), donde durante el día se organiza un mercado callejero en el que comprar comida y por la noche hay bailes y actuaciones musicales. Es el lugar ideal para degustar quesos y panes artesanos, y también para probar uno de los platos típicos de la zona: salchichas con patatas, cebolla, bacon y sidra.

De Tréguier fuimos a Pontrieux, un precioso pueblecillo que tiene como principal atractivo los lavaderos que se encuentran a lo largo del río. Por 3 € realizan paseos en una barquita para verlos, una excursión que dura sólo 15 minutos pero que resulta muy bonita, porque el río tiene mucho encanto y está muy bien cuidado (como todo en la Bretaña, por otra parte).

De Pontrieux fuimos a la Isla de Bréhat, donde esperábamos encontrar impresionantes playas. No es exacto. Ocurre en muchos pueblos de la costa bretona que las mareas son muy cambiantes y, durante el día, no suele haber agua en las playas. Suena raro, pero es así: sólo hay barro y algas que, con el calor, desprenden un olor bastante desagradable. Hay playas en la isla, claro, pero no son las mejores que vimos y había que andar mucho bajo un sol abrasador. Eso sí, hay una crepería estupenda en mitad de la isla, ideal para recuperar fuerzas antes de visitar los faros y capillas que hay.

El trayecto a Bréhat dura unos 10 minutos desde la Pointe de l'Arcouest y cuesta 8 € con Les Vedettes de Bréhat, la única compañía que realiza el transbordo. Hay que dejar el coche en el puerto, pues no se permiten vehículos en la isla.

También en Lannion hay fiesta en verano, y se llama Les tardives. Es una Fest Noz (fiesta nocturna en bretón) en la que participan músicos celtas venidos de todo el mundo y se organizan talleres y juegos infantiles. Es una buena oportunidad para ver bailar las típicas danzas bretonas, pues aquí la presencia de la cultura autóctona empieza a ser evidente.

^top

Día 7: Lannion - Pont Aven - Concarneau - Scaër

Playa de Pointe du Pen Hir
Playa de Pointe du Pen Hir

Nos alojamos tres noches en Scaër para visitar la Costa de Cornualles y el sur de la Bretaña.

Tres noches en las que nos alojamos en una preciosa casa, Miné Rulan, propiedad de un matrimonio escocés que, a pesar de ser un poco más cara que el resto (un alojamiento rural de este tipo suele costar entre 42 y 45 € la habitación por noche, incluyendo el desayuno; ésta costaba 60 €), fue con diferencia el mejor alojamiento que encontramos, con un servicio impecable y todo tipo de lujos, incluyendo desayuno en la habitación.

Ellos nos recomendaron algunas playas escondidas de la zona, como Rospico, cerca de Nevez, así como Pont Aven, el pueblo favorito de los pintores impresionistas, y que en un principio no estaba en nuestro itinerario.

Pont Aven es un pueblo muy pequeño que, sin embargo, tiene tentadoras tiendas de productos gourmet, incluyendo la Maison Larincot, donde han creado una versión del pastel bretón llamada kouignettes, y que es una deliciosa tartita de mantequilla rellena de diferentes sabores. Quién importe esta receta se hará de oro...

La costa del sur de Bretaña está llena de playas, mucho mejores que las del norte y bastante menos llenas de gente (algunas están casi vacías y son un paraíso para los surfistas), con arena fina y aguas turquesas.

De allí fuimos a Concarneau, otra encantadora localidad pesquera que fue antaño un importante puerto y que conserva una ciudad antigua amurallada.

^top

Día 8: Scaër - Locronan - Pointe du Raz - Pointe du Pen Hir - Scaër

Locronan
Locronan

La lluvia, habitual en el sur de la Bretaña, nos estropeó los planes de ir al archipiélago de las islas Glénan. "Es como estar en el Caribe", nos dijeron de ellas.

De las varias islas que forman el archipiélago, sólo una, Saint Nicolas, se puede visitar, por ser la más grande (y eso que sólo mide 900 x 300 metros).

Hay una compañía, Les vedettes de l'Odet, que realiza el trayecto al archipiélago y ofrece la posibilidad de ver el fondo marino con un barco transparente llamado Capitán Nemo. El viaje dura 1 hora hasta la isla y otra hora de recorrido por las islas, más el rato de estancia en Saint Nicholas, y cuesta 36 €.

Al no poder hacer esta excursión por la climatología, nos dirigimos a Locronan, un bonito pueblo de piedra donde no se puede circular en coche (hay que pagar un parking a la entrada que cuesta 3 €). En Locronan, definida como una Petite cité de caractère, hay tiendas de artesanía, una preciosa iglesia y algunos restaurantes.

Faro en la niebla, en Pointe du Raz
Faro en la niebla, en Pointe du Raz

El siguiente alto en el camino fue la Pointe du Raz, uno de los muchos sitios naturales protegidos de la zona, con impresionantes acantilados y un famoso faro. Es bonito, pero mucho más lo es la Pointe du Pen Hir, que vimos de casualidad siguiendo un cartelito con una señal (hay que fiarse de estos letreros, también así fuimos a parar a Pontrieux).

La Pointe du Pen Hir, en la península de Crozon, es un impresionante conjunto de masas rocosas que forman increíbles acantilados y playas, de los cuales los más famosos son los llamados Tas de Pois. Por algo esta costa se llama La costa de los muertos.

Si sois aficionados al kite surf y a las cometas, las playas de Crozon son una delicia; si solamente os apetece un baño, será casi como estar en un pequeño paraíso.

Para los curiosos de las guerras, hay allí un monumento en homenaje a los bretones caídos durante la II Guerra Mundial y un cementerio norteamericano (si no recuerdo mal) en honor a los marines y soldados muertos en la misma guerra.

^top

Día 9: Scaër - Douarnenez - Quimper - Scaër

De nuevo la lluvia nos fastidió los planes para hoy.

Cada año, Douarnenez organiza una fiesta marítima llamada Les rendez-vous des marins. Este 2006 se celebraba el 20 aniversario, así que estaba llamada a ser la gran fiesta del mar, con veleros venidos de todo el mundo y multitud de actividades. La lluvia arruinó la fiesta y casi todos los barcos estaban atracados con las velas arriadas. La entrada a la fiesta nos costó 17 € (no sé si cada año hay que pagar lo mismo).

De allí fuimos luego a Quimper, una de las ciudades más famosas del sur de la Bretaña, con un importante centro histórico y una catedral. No es gran cosa. Claro que a lo mejor era el frío.

^top

Día 10: Scaër - Carnac - Nantes

Nos despedimos de Scaër y nos dirigimos a Nantes, pasando antes por Carnac para visitar sus famosos alineamientos megalíticos.

Los alineamientos megalíticos de Carnac están formados por más de 5.000 piedras prehistóricas que todavía hoy no se sabe para qué ni cómo se alinearon allí. Hay varias agrupaciones de piedras, que pueden verse desde la carretera, y luego hay un museo que hay que pagar y al que no fuimos. A menos que seáis muy entusiastas de la prehistoria, todo lo que hay que ver se ve desde el coche.

En Nantes nos alojamos en casa de Marie-Claude Lainé, en el centro mismo de la ciudad, frente al castillo, un lugar inmejorable para visitar la ciudad a pie.

^top

Día 11: Nantes - Guérande - Nantes

Nantes es la quinta ciudad más importante de Francia, y se encuentra a 2 horas de París en tren.

Nantes es una ciudad agradable, cruzada por dos ríos, con un bonito casco histórico lleno de tiendas y restaurantes, el castillo de los duques de Bretaña (cerrado al público hasta el 2007), un jardín japonés y dos museos interesantes, el de Julio Verne (hijo pródigo de la ciudad) y el de Bellas Artes. Ambos cierran los martes y ese día era martes, así que sólo pudimos ver Le Lieu Unique, un centro cultural situado en la antigua fábrica de galletas Lu que, además de exposiciones de arte y diseño, un restaurante y una tienda, tiene una torre a la que se accede previo pago de 2 €. En lo más alto, hay un artilugio que permite hacer rotar la torre y tener una vista de 360º de Nantes.

Por la noche nos dimos el gusto de cenar a lo grande en La Cigale, una preciosa brasserie decorada en estilo Art Déco y situada en la plaza Graslin, frente a la Ópera de Nantes.

Por la tarde fuimos a Guérande, un pueblo fortificado famoso por ser la cuna de la famosa sal de Guérande. Una visita muy bonita e inesperada, pues se trata de un bonito lugar para pasar la tarde.

^top

Día 12: Nantes - París - Barcelona

Nuestro avión salía de París a las 21:50, y no pudimos resistir la tentación de visitar la capital francesa aunque fueran unas horas.

En los meses de verano, la orilla del Sena se transforma en una playa llena de actividades y bares en las que tomar un típico sirope de menta. Y, por una vez en la vida, la basílica de Notre Dame no tenía ni un solo andamio!.

^top
GIRONDA - Guia i relat d'un viatge a la Gironda i Bordeus - Suanda, Yolanda & Toni (Viatgeaddictes) [2017]
ILLA DE LA REUNIÓ - Guia i relat de viatge a l'illa de la Reunió - Yolanda & Toni (Viatgeaddictes) [2015]
Relat d'una escapada de 5 dies a París - David Crivillers i Judith Sánchez [2012]
Relat d'un viatge d'Espanya al Caucas amb autocaravana - Piki y Enrique (Abueletes) [2011]
Relat d'una escapada a la Camarga francesa - Jordi Rodríguez & Marta Colomer [2008]
Relat d'un viatge a Alsàcia - José Luís García López [2008]
El Camí dels Bons Homes - RM Comunicación [2007]
Viatge a Suïssa i Chamonix - Rafel Campoy [2005]
Relat i guia d'una escapada a l'Alvèrnia - Manel Cristóbal [2005]
Guia i relat d'un viatge al Perigord - Manel Cristóbal [2004]
CÒRSEGA - Guia i relat d'un viatge a Còrsega - Yolanda & Toni (Viatgeaddictes) [1991]
Turismo en Ille-et-Vilaine: Mont Saint-Michel, Saint Malo, Dinard, Bosque de Brocéliande.
Turismo en Côtes d'Armor: Dinan, Costa de granito rosa.
Turismo en Finistère: Scäer, Douarnenez, Locronan, península de Crozon.

facebooktwitterInstagramYoutube
RentalCars

COMUNITAT

facebooktwitterInstagramYoutube


2001-2017 © Viatgeaddictes.com [ Suanda, Yolanda & Toni ]. Tots els drets reservats
icona Viatgeaddictes
2001-2017 © Viatgeaddictes.com
Aquest web utilitza galetes per a millorar l'experiència de navegació dels seus usuaris. Si continues navegant considerem que acceptes el seu ús.Més informació