Viatgeaddictes
logo QR VIatgeaddictes
--- El web amb informació pràctica per al viatger independent i alternatiu ---
3 / 3
Tailandia

TAILANDIA

Tailandia, un recorrido de lujo por el destino asiático número uno

Data Data viatge: 2011. Publicat el 28/10/2011
2.4 de 5 (132 vots)

Introducción

Desde hace años que viajo por Asia y siempre destaco que mi metrópolis asiática preferida es Bangkok. He estado cinco veces y me encanta. Allí encuentro el caos, elegancia, tranquilidad, tiendas, masajes, gastronomía... pero Tailandia prácticamente no la conocía, había estado en mi camino de retorno de Camboya en la isla de Koh Chang, y también había estado en un congreso en Pattaya (que no es precisamente la parte más atractiva turísticamente hablando de Tailandia).

Tenía pendiente conocer el sur y el norte de Tailandia, de hecho, lo había sugerido a muchísimas personas como primer destino en Asia. Tailandia es un país que ofrece muchos impactos turísticos muy destacados para quien no conoce Asia. Además, la infraestructura turística está muy desarrollada, todo tipo de alojamientos y los servicios son siempre muy altos.

Tailandia tiene una superficie de 514.000 Km2 y una población de 63.100.000 habitantes (censo 2003). Bangkok, la capital, cuneta con una población de 7.500.000 habitantes (censo 2001). Tailandia limita al oeste con Myanmar (antigua Birmania) y el océano Índico; por el sur y Este con Malasia y el Golfo de Tailandia; por el este con Camboya y por el norte con Laos.

^top

Ficha técnica del viaje

Nota

Avisamos de que cierta información publicada en estas guías o relatos, sobre todo la referida a horarios, precios, visados, direcciones de e-mail o páginas web, puede haber variado desde el momento en que se recogió la información (ver fecha en la cabecera del relato).

En Viatgeaddictes.com no nos responsabilizamos de los posibles perjuicios que pueda causar la informa- ción aquí contenida, así como de las opiniones expresadas por los colaboradores, ni estas son necesariamente compartidas por nosotros.

Por otra parte os animamos a que, si usáis la información aquí contenida, tengáis la amabilidad de enviarnos un e-mail con vuestras impresiones, sobre si os ha resultado útil o no, información errónea o no actualizada, etc. Tanto nosotros como nuestros colaboradores esperamos como única compensación a nuestro trabajo que perdáis un minuto y nos digáis algo que nos permita saber si nuestro esfuerzo merece la pena.

Gracias por visitar Viatgeaddictes.com

Fechas del viaje

Del 6 al 28 de julio 2011.

Itinerario

Día 1: Barcelona - Doha (Qatar) - ... (avión)
Día 2: ... - Bangkok
Día 3: Bangkok
Día 4: Bangkok - Krabi
Días 5-7: Krabi
Día 8: Krabi - Koh Samui
Días 9-12: Koh Samui
Día 13: Koh Samui - Chiang Mai
Días 14-18: Chiang Mai
Día 19: Chiang Mai - Chiang Rai - Golden Triangle
Día 20: Chiang Rai
Día 21: Golden Triangle - Chiang Rai - Bangkok
Día 22: Bangkok - ... (avión)
Día 23: ... - Doha (Qatar) - Barcelona

Yo ya había estado previamente cinco veces a Bangkok y me encanta, seguramente es mi ciudad asiática preferida, es una metrópolis vibrante que ofrece un poco de todo, y eso me tiene atrapada. De obligada visita en Tailandia es el norte (Chiang Mai y Chiang Rai) y las maravillosas playas del Sur. En nuestro verano, seguramente no es la época ideal, pues oficialmente es época de lluvias. Estos dos destinos son dos must.

Yo no tuve tiempo suficiente para visitar Ayuthaya: Las ruinas de los templos de Ayuthaya, del siglo XVI al XVIII, a 86 km al norte de Bangkok, datan de la época más floreciente de la historia tailandesa. Ayuthaya fue la capital del país desde 1350, y aquí reinaron 33 reyes de dinastías siamesas, hasta que los birmanos conquistaron la ciudad en 1767. Tampoco tuve tiempo de visitar Sukhothai, situada a unos 427 km al norte de Bangkok (parada ideal entre Bangkok y Chiang Mai), la cual fue capital del reino de Sukhothai en los siglos XIII y XIV.

Dinero

Los bancos y las casas de cambio legales ofrecen el mejor cambio. Los dólares estadounidenses son la moneda más fácil de canjear, aunque los cheques de viaje consiguen un mejor cambio que el efectivo. Cada vez se aceptan más las tarjetas de crédito en tiendas importantes, restaurantes y hoteles. La más útil es la tarjeta Visa, seguida de la MasterCard. Los cajeros automáticos, que aceptan Visa y otras tarjetas de crédito, se encuentran fácilmente en las grandes ciudades, y muchos puestos de cambio proporcionan adelantos en efectivo de tarjetas de crédito.

No es costumbre dejar propina en Tailandia, aunque los tailandeses están habituados a hacerlo en los hoteles de mayor categoría. El regateo sí es una práctica común en mercados, tiendas turísticas y taxis sin taxímetro. Se recomienda comportarse como si se tratara de una costumbre social y no de una cuestión de vida y muerte.

Gastos del viaje

+ 949 € (vuelo BCN - Bangkok - BCN)
+ 175 € (vuelos internos)
+ 60 € (Transporte: taxis)
+ 2.880 € (Hoteles)
+ 340 € (Restaurantes y comida)
+ 38 € (Souvenirs y varios)
+ 48 € (Excursiones y entradas)
= 4.490 € (total por persona)

En el gasto de hoteles debe tenerse en cuenta que la habitación individual es proporcionalmente más cara que la doble y que he dormido en hoteles de 5*.

Visado

Embajada de Tailandia en España
c/ Joaquín Costa 29 - 28002 Madrid; tel: 91 563 29 03
Consulado de Tailandia en Barcelona
Av. Diagonal, 339 bis 4º 1º - 08037 Barcelona

Para entrar en Tailandia, tratándose de ciudadanos españoles, es suficiente con un pasaporte con una validez mínima de 6 meses.

Un visado (expedido por la Embajada de Tailandia o por los Consulados de representación en España) es necesario sólo si la estancia en el país es superior a los 30 días.

Seguridad

Tailandia es un país que me ha parecido tranquilísimo, la misma sensación que en otros países asiáticos. Cierto es que se recomienda tener las mismas precauciones que tendríamos en cualquier otro lugar. El viaje lo hice sola y en absoluto he tenido en ningún momento sentimiento de miedo o temor ante nada. Lógicamente de noche tampoco me paseé por lugares oscuros y escondidos, sólo por lugares que inspiraban confianza.

Mi experiencia fue del todo positiva y por el resto, sólo tener las habituales precauciones que se toman en cualquier viaje (incluso en tu propia ciudad), sobre todo en lugares de aglomeraciones de gente, en horas nocturnas y en lugares con poca iluminación. Evidentemente se aconseja viajar sin joyas ni ostentaciones externas.

Transporte

Avión. Compañías aéreas que operan en Tailandia: Thai Airways, Bangkok Airways (sin duda la mejor low cost de Asia, es más una compañía boutique donde todo el mundo se puede esperar en el lounge con wifi, como cualquier sala VIP de compañía aérea, donde dan bebidas y comida durante el vuelo. Muy recomendable!), Air Asia (low cost muy recomendable para moverse por toda Asia), Nok Air, Orient Thai Airlines y Kan Airlines (sólo tomé un vuelo de esta compañía y todo fue muy bien, en un pequeño avión de 14 plazas de Chiang Mai a Chiang Rai).

Autobús. Los autobuses interurbanos son una buena opción para moverse por el país. La gran ventaja de moverse en autobús es el precio, pero por otra parte, la gran desventaja es depender de un horario y lo que se tarda en recorrer las distancias. Yo no tomé ningún autobús interurbano esta vez, pero otras veces sí. Es muy fácil tomarlos y muy barato. En Bangkok es importante saber de qué estación de autobuses se sale, pues hay varias. Las carreteras tailandesas están generalmente en buen estado, y también existen autopistas.

Tren. Yo no tomé ningún tren, pero hay varias líneas. Según me cuentan, son trenes muy lentos y poco fiables. Más información en la web de los Ferrocarriles Tailandeses.

Coche alquiler. No recomiendo alquilar coche en Tailandia, pues las señales de tráfico e indicaciones están en tailandés y no se entiende nada si no se habla dicho idioma. Lo que sí que recomiendo, por amigos que lo han hecho, es alquilar un coche o furgoneta con conductor entre varias personas. Es una muy buena opción.

Taxi. Los taxis en Tailandia son muy baratos. La mayoría de ellos decorados de un modo kitsch a más no poder. Algunos funcionan con taxímetro (taxi-meter), en otros hay que llegar a un acuerdo con el taxista si es que entiende algo de inglés (o nosotros hablamos tailandés). Los hay por todas partes e incluso tocan el claxon para llamar la atención al peatón. En Bangkok también es posible coger un taxi motocicleta; éstos suelen ser muy útiles durante los atascos. Los taxistas no siempre tienen cambio, por lo que se recomienda llevar el importe exacto.

Alojamiento

El abanico de alojamientos en Tailandia es amplísimo, desde sitios baratos y básicos por unos 5-10 € a los más caros y lujosos. Las pensiones suelen encontrarse en las zonas de concentración de mochileros. Las tarifas varían entre los 150 y los 600 THB. O sea entre baño compartido o ventilador. Mucho más no tenemos por ese precio. Limpieza dudosa. Los bungalows de playa muy básicos en las zonas de mochileros, sería otra opción muy barata.

Hoteles bonitos de cadenas locales se pueden obtener a partir de unos 40 €. Esta opción es muy recomendable, pues gozan ya de muchos servicios, con aire acondicionado y acostumbran a ser modernos y bien ubicados. Luego ya están los hoteles de cadenas internacionales, éstos se hallan mayoritariamente en los centros turísticos más habituales. Destacar que si se reserva con antelación, hay páginas web como Agoda o Bangkok.com que ofrecen realmente muy buenas ofertas.

En Tailandia asimismo se encuentran los hoteles de lujo más fabulosos que he visto nunca, cadenas internacionales como Four Seasons, Six Senses, Mandarin Oriental y Ritz-Carlton despliegan las habitaciones, baños, villas y piscinas más espectaculares de Tailandia. Recomiendo que quien se lo pueda pagar que se regale unos días en algún hotel de estos.

Más información sobre alojamiento en Tailandia en la página Where to stay in Thailand.

Gastronomía

La gastronomía tailandesa es picante y muy condimentada, sazonada con muchísimo ajo y chiles y una mezcla peculiar de zumo de lima, hierba limonera y cilantro fresco. Otros ingredientes habituales son: galanga, albahaca, cacahuetes molidos, zumo de tamarindo, jengibre y leche de coco. La cocina tailandesa mezcla cinco sabores fundamentales: dulce, picante, agrio, amargo y salado.

El pilar de los platos tailandeses son las salsas de pescado, la pasta de camarones y, por supuesto, el arroz, que se come prácticamente con todo. Los platos principales de esta cocina incluyen el guisado de pescado picante y agrio, el curry rojo y verde, y varios platos de tallarines y sopas. La comida tailandesa se adereza con una gran variedad de condimentos y salsas, y cacahuetes fritos, pollo, jengibre en rodajas, pimientos y rodajas de lima son algunos de los aperitivos y tentempiés que se sirven. Otro manjar lo constituye la gran variedad de frutas que ofrece la tierra, tanto frescas como en zumo. El zumo de azúcar de caña y, si se desea algo más fuerte, el whisky de arroz son las bebidas favoritas locales.

En la cocina tailandesa el arroz puede ser ingrediente en sopas, frito o simplemente cocido blanco. Otros ingredientes que se usan comúnmente son las guindillas, ajos, fideos y leche de coco. En carnes se emplea el pollo, y el cerdo. Entre los condimentos se encuentra el curry verde y el curry rojo tailandés (se forma con cilantro y pimientos verdes y semillas de cilantro).

Uno de los principales platillos es la carne estilo árabe que es una mezcla de carne de cordero y ternera condimentada con cominos, clavo y otras especias muy populares en la región.

Recomiendo el blog Gastronomía thai para quien quiera sumergirse en las recetas tailandesas.

Salud

Las siguientes recomendaciones y comentarios son de índole general, por lo que no suplen la necesidad de acudir a un centro de vacunación internacional de los existentes en nuestro país donde recabar información adaptada a sus necesidades concretas y recibir, en su caso, las vacunas oportunas. En estos centros le informarán de las medidas a tomar para prevenir enfermedades que se trasmiten a través de agua y alimentos, picaduras de mosquitos y otras vías. Más información en las páginas Recomendación de vacunas y antipalúdicos pasa su viaje o en Información sobre vacunas de interés para viajes internacionales.

El riesgo de malaria (paludismo) es casi inexistente en las zonas turísticas referidas, si bien, en el norte del país, en la frontera con Myanmar hay zonas de riesgo de formas graves de paludismo (Pl falciparum) resistente a la profilaxis con lariam. Si realmente se pernocta en las zonas referidas y adoptan precauciones para evitar las picaduras de mosquitos (telas mosquiteras, repelentes, ropas adecuadas, etc.), probablemente no sería necesario emplear fármacos para la quimioprofilaxis de la malaria (doxiciclina o atovacuona-proguanil, salvo contraindicación). La doxiciclina reduce la eficacia de los anticonceptivos orales y no debe emplearse si se prevé exposición solar de cierta magnitud.

Además del país de destino y duración y tipo de viaje, las recomendaciones de vacunación del viajero dependen de aspectos relativos al propio viajero (edad, vacunaciones previas, problemas médicos etc.). Convendría actualizar, si procede, la vacunación tétanos-difteria (Td), vacunar con vacuna triple vírica que protege contra el sarampión, la rubéola y la parotiditis, si existen dudas acerca de la inmunidad frente a cualquiera de estas enfermedades. Es muy importante, en viajeros menores de 40 ó 50 años, asegurar la protección contra la hepatitis A (empleando vacunas monovalentes o combinadas hepatitis A+B). Otras vacunas de interés incluirían la de la fiebre tifoidea. En todo caso y como indicábamos al principio le recomendamos una consulta médica especializada.

Meditación

La base de la sociedad tailandesa se funda en los principios del budismo. De estos fundamentos deriva la esencia de la meditación tailandesa. Significa ejercitar la propia mente para no ocuparse del propio ego, cuidando, en su lugar, las cosas que están fuera de nosotros mismos: verdad, amor, compasión y paz.

Además de los centros de cura termales, existen muchos centros profesionales donde poder aprender y practicar la meditación: el Centro Internacional de Meditación Budista en el Wat Mahathat de Bangkok, el Centro de Meditación Wat Khao Tham de Koh Phangan, Surat Thani y el Centro de Meditación Vipassana Vivek Asom en Chon Buri son los más conocidos de entre los que ofrecen cursos completos.

Las dos mayores formas de meditación budista son samantha y vipassana, conocidas conjuntamente como bhavana. Cada una persigue objetivos diferentes: la primera te lleva a la tranquilidad y a la concentración; la segunda a la meditación y la búsqueda interior. Es, de todas formas, esencial combinar estas dos disciplinas para alcanzar el pleno desarrollo de la propia mente.

Otra forma es la meditación Metta o del amor por la amabilidad enseñada por Buda a los monjes que vivían en un bosque lleno de serpientes. Éstas picaban continuamente a los monjes por lo que decidieron preguntar a Buda cómo resolver el problema. Éste les enseñó el amor por la amabilidad hacia las serpientes. Los monjes siguieron su consejo y comenzaron a respetar a los reptiles que, desde entonces, ya no constituyen una amenaza para ellos. Este tipo de meditación está compuesto por cuatro niveles que enseñan a pensar de manera tranquila y a desarrollar algunas capacidades mentales como la fe y el amor por la amabilidad. Sin embargo, Buda, el Gran Maestro, sostenía que cada uno debe primero probar personalmente las experiencias para encontrar el camino más adecuado a la propia forma de ser.

En Tailandia, las enseñanzas para la meditación están abiertas a todos. El camino a seguir es el de informarse sobre las diferentes técnicas, ir a ver y después experimentar para encontrar el camino más cercano a la situación que se está viviendo.

Spa

Después de miles de años de existencia, no hay que sorprenderse si los lujosos spas tailandeses son considerados como los mejores del mundo. Provistos de todo, los spas más modernos asocian lujo y tranquilidad en un ambiente impregnado de olores para relajar la mente, el alma y el cuerpo.

Tailandia es el lugar perfecto para poder gozar de un buen masaje por unos pocos euros, para disfrutar a diario de un masaje. Cierto es que por 4-5 euros tendremos un masaje en unas colchonetas en el suelo, en una sala común. Y si queremos algo mucho mejor, a partir de 25 euros encontramos spas muy recomendables. Los más exclusivos, suelen ofrecer tratamientos a partir los 50 euros. Para más informaciones sobre spas en Bangkok, podéis mirar mis reviews de 2007. Y si a nuestra vuelta a Barcelona echamos de menos los masajes tailandeses recomiendo el Silom Spa o el Evasiom Spa (ver reviews en mi blog).

Masaje tailandés

El Nuat Phaen Boran, el masaje tradicional tailandés, proviene de la India y sus orígenes son antiquísimos. De hecho, fue inventado por Jivaka Kumar Vacta, vidente y médico personal de Buda, que aplicó al masaje los principios del yoga. A través de la presión controlada sobre los puntos clave del cuerpo humano, la circulación sanguínea del paciente mejora, aliviando y curando de esta manera las molestias más comunes como fiebres, dolores de cabeza, de espalda, dolores de estómago y tensiones nerviosas. Se ha demostrado que el masaje es también eficaz en los ataques epilépticos, en las fases iniciales de parálisis y en la dislexia.

Este masaje alcanzó su popularidad hace cerca de 200 años, tanto que el Rey Rama III ordenó que las técnicas conocidas fuesen transcritas sobre losas de piedra que se expusieron en el Templo de Buda reclinado o Wat Pho. Estas inscripciones se pueden ver todavía hoy y muestran los diagramas del cuerpo humano y los puntos sobre los cuales ejerce la presión el masajista para estimular la circulación y para curar el cuerpo del paciente. Este tipo de masaje tiene útiles fines terapéuticos: recarga de energía, mejora la postura, confiere elasticidad a la piel y a los movimientos del cuerpo. Asistir a un masaje tailandés es una experiencia única: el masajista hace cumplir al paciente una serie de evoluciones armoniosas y positivas, que liberan la espalda, las piernas y el cuello. A pesar de la notoriedad como masaje terapéutico, en Tailandia, el Nuat Phaen Boran es considerado y practicado todavía como técnica de devoción utilizada con fines religiosos y de meditación.

A mi me encanta, es una experiencia que te hace renacer, el cuerpo agradece un masaje de este tipo, aunque no sea tan agradable como un masaje aromático.

Clima

Tailandia tiene un clima tropical y por lo tanto húmedo y caluroso. En él se definen tres estaciones: Templada, Calurosa y Lluviosa.

La mejor época para viajar a Tailandia es entre los meses de noviembre a febrero, coincidiendo con la estación templada. La temperatura media en este periodo es de 25ºC con un índice de humedad en torno al 55%.

Durante la estación cálida, de marzo a mayo, la temperatura sube casi hasta los 30ºC como media, pudiendo alcanzar valores cercanos a los 40ºC en algunas zonas. El índice de humedad sube considerablemente en esta época.

De junio a octubre se concentra la estación lluviosa; los monzones hacen su aparición con diferente incidencia según las zonas. La temperatura oscila entre los 24 y los 34ºC, aunque la sensación térmica puede resultar bastante superior ya que los índices de humedad pueden rondar en este periodo el 80%. Durante mi estancia hizo muchísimo calor, con humedad sofocante y algunos días nubosos. Poca lluvia.

Idioma

El tailandés es el idioma oficial de Tailandia, pero tanto el inglés como otros idiomas occidentales son comunes entre la población. El tailandés es un idioma complicado que dispone de un alfabeto propio pero, aunque sólo sea por pura diversión, merece la pena aprender un par de palabras. La mayor dificultad de la lengua tailandesa radica en que es una lengua tonal: una misma palabra puede pronunciarse con un tono creciente, decreciente, alto, bajo o medio y, en teoría, ¡puede tener cinco significados!.

Para aprender vocabulario básico de tailandés aquí tenéis un par de enlaces: Speaking Thai y también Thai language.

Diferencia horaria

Durante nuestro verano Tailandia tiene 6 horas más que en España.

Curiosidades

• El rosa es el color nacional. Los martes la mayoría de la gente viste de rosa y pinta los huevos frescos de rosa en los mercados.
• Existe una fruta prohibida, el Durian, con sabor a queso podrido. Huele tan mal que está prohibido su consumo en los hoteles y las compañías aéreas también prohiben facturarla con tu equipaje.
• Casi no se ven tailandeses calvos, ni con barba ni con bigote.
• En la mayoría de restaurantes no dan (y a menudo ni tienen) cuchillos. Desde luego, a recordar que este se refiere cuando son restaurantes sencillos y locales, no a restaurantes de nivel internacional.
• Los taxistas en Bangkok siempre insisten en conducirte a alguna tienda por lo que ellos a cambio reciben 200 THB en bonos de gasolina. Si se quiere complacer al taxista y perder 20 minutos ya sabéis!.

^top

 DIARIO DE VIAJE: BANGKOK, LA CAPITAL

BANGKOK

CÓMO LLEGAR

Vuelo desde Barcelona a Bangkok con Qatar Airways, 5 horas y media hasta Doha y tras dos horas de conexión, otras 6 horas de vuelo hasta Bangkok. Buenos vuelos, excelente servicios y magnífico entretenimiento a bordo, incluso en clase turista.

Estuve en Bangkok dos noches a mi llegada y una noche antes de partir. En mi última noche llegué procedente de Chiang Rai, con un vuelo de Air Asia por el que había pagado 2.162 THB, comprado online. El vuelo tarda 1 hora y 25 minutos en llegar a Bangkok.

Moverse por Bangkok

El Sky Train es un metro elevado. Se pueden utilizar tarjetas que valen para todo el día y cuestan 100 THB y para 3 días son 280 THB. El precio del billete del Skytrain depende de dónde se quiera ir, va por zonas, pero las principales paradas del centro cuestan de 25 a 40 Bath por persona y trayecto dependiendo de la distancia. Recomiendo escoger hotel o restaurantes teniendo en cuenta si el skytrain llega cerca. Indispensable para no perder horas en el tráfico infernal de la metrópolis.

Taxi: según mi experiencia recomiendo en Bangkok cogerlo para llegar al hotel desde el aeropuerto, y después sólo cogerlo si es realmente necesario, pues en Bangkok el tráfico es infernal. En Bangkok intentar programar nuestras visitas según las estaciones del Skytrain. En el resto del país o hay tarifas acordadas fijas desde los aeropuertos hasta los diferentes hoteles o zonas, o rara vez tienen taxímetro y entonces hay que negociar el precio.

Los tuk-tuk o autorickshaw parecen más baratos, pero no es así. La mayoría cuestan a partir de 40-50THB por hora. Recomiendo cogerlos sobre todo para trayectos cortos o en ciudades más pequeñas. Hay que negociar el precio antes de subirse. Son más baratos que un taxi pero sólo resultan realmente útiles para distancias muy cortas.

Para moverse por Bangkok es imprescindible la página web Transit Bangkok

DORMIR Y COMER

Hoteles en Bangkok:

The Peninsula (33 Charoennakorn Road, Klongsan - Bangkok; tel. 0066 2 6612888; ver fotos). Muy bien situado a la orilla del río, es un clásico del lujo. El hotel está compuesto por un edificio alto de 27 plantas y las partes comunes a nivel del río. Yo tuve la suerte de disfrutar de una experiencia culinaria extraordinaria en su restaurante tailandés Thiptara. Allí mismo hay una pequeña casa de arquitectura Lana donde se dan las clases de cocina tailandesa.

Éste es uno de los casos en que un hotel excelente se convierte, gracias a su ubicación, en un hotel extraordinario. La situación del Península, en la orilla oriental del río Chao Phraya, ofrece una vista panorámica de la ciudad, y un oasis de calma en un Bangkok abarrotado y frenético. Pero el emplazamiento no es lo único digno de mención; el servicio es de primera, propio de cualquier súper hotel de lujo del sudeste de Asia. El skytrain llega a la orilla occidental y en un barco del hotel se cruza el río en menos de 3 min, lo dicho, para mi es fundamental tener una parada del skytrain cerca de mi destino.

Las habitaciones y suites del hotel son grandes y señoriales, cálidas y de estilo clásico, debido a su mobiliario artesanal y a los adornos de ebanistería. Fruta tallada artesanalmente y galletas deliciosas fueron mi bienvenida. Pero bajo esa superficie clásica se esconde la más sofisticada tecnología, que el hotel denomina, eufemísticamente, innovación con un toque personal: los paneles de control electrónicos junto a la cama (y en el cuarto de baño) controlan todos los aspectos de la habitación: temperatura, iluminación, comunicaciones y entretenimiento. Este grado de elegancia y comodidades resultaría deslumbrante aunque las vistas consistieran en una pared de ladrillos. Pero, gracias a un diseño particularmente hábil, todas las habitaciones tienen vistas al río, y más allá, a la imponente silueta de Bangkok. El río no sólo resulta decorativo sino también útil para trasladarse por él evitando los atascos de las calles de Bangkok.

De acuerdo con el resto del hotel, el gimnasio y las instalaciones recreativas del Península van un poco más allá de lo habitual en un hotel de lujo urbano. Las instalaciones deportivas incluyen gimnasio, sala de aerobic, jacuzzi y sauna, así como salón de belleza y centro de masajes. Su edificio de spa es precioso, de maderas oscuras y elegantes. Con grandes suites donde una terapeuta aplica sus conocimientos para el bienestar del cliente. Yo disfruté de un masaje jetlag, una combinación de masaje tailandés con balinés para ayudar a mi cuerpo a regenerarse después de tantas horas de avión. Las manos de la terapeuta, los codos y los pies se utilizan para la presión de masaje puntos para abrir el flujo de energía, alargar los músculos y la liberación profunda tensión, mientras se extiende y plegado de los músculos. Después de renacer disfruté de una cena tailandesa deliciosa en Thiptara. Imitando la arquitectura de Ayuthaya, a la luz de las velas y con vistas a la ciudad. El marco perfecto para una deliciosa cena romántica.

El hotel fue galardonado como el World's Best Hotel en 2003 por los lectores de la revista Travel + Leisure y más recientemente en 2006 por la revista Conde Nast Traveler (USA) como nº 1 en Bangkok por cuarto año consecutivo.

Mandarin Oriental Bangkok (48 Oriental Avenue - Bangkok; tel. 0066 2 659 9000; ver fotos). Este es seguramente el must see de los hoteles de Bangkok, el clásico entre los clásicos y elegancia pura. El hotel tiene 393 habitaciones, todas ellas recientemente renovadas, pero las que me tienen el corazón robado son las históricas las 48 que son historia real de Bangkok, situadas en el ala original del edificio. Desayuno espectacular en la Riverside Terrace junto al río.

Su premiadísimo spa es referencia mundial. Elegido Mejor del Mundo por la revista Travel + Leisure, The Oriental Spa fue el pionero en Bangkok de la terapia holística y la filosofía de bienestar. Con su ubicación a través del río, los huéspedes viajan sobre el agua hacia el oasis de tranquilidad terapéutico. Dentro de la casa de madera de teca restaurada un siglo de antigüedad con sus habitaciones de lujo. El spa consta de 10 salas de tratamiento privado con ducha y baño de vapor, cinco suites especiales con vapor y jacuzzi, entre ellos cuatro de las parejas.

Tuve la suerte de probar tres de sus restaurantes. El tailandés Sala Rim Naam ofrece una amplia selección de cocina tailandesa donde tuve la ocasión de degustar un menú fijo de deliciosos platos típicos y pudiendo ver un espectáculo del clásico baile tailandés. El Lord's Jim es un restaurante de mariscos y ofrece un buffet internacional muy popular la hora del almuerzo y una cena a la carta. Le Normandie está considerado por muchos como la mejor experiencia gastronómica de Francia en Asia. Los clientes pueden elegir entre un menú completo o francés a la carta.

Si podemos alojarnos en el hotel, perfecto, sino habrá que intentar ir a uno de sus reputados restaurantes o a su spa. Y por qué no su afternoon tea en el espectacular Author's lounge. China House es el restaurante de cocina china de diseño en un edificio único inspirado en art decó de Shanghai en los años 30, y con las camareras más guapas de Bangkok. El reconocido chef Jereme Leung, propietario del Whampoa Club de Shanghai, es el consultor del restaurante dirigido por su discípulo el chef Kong Khai Meng. El menú fijo ofrece cinco platos y un postre a cual más sorprendente, y a destacar la crema de maíz dulce con pollo marinado en sopa espesa de espinacas y que se corona con un postre excelente, la sopa de mango y pomelo con frutas del tiempo y perlas de sago.

The Sukhothai (13/3 South Sathorn Road - Bangkok; tel. 0066 2344 8888; ver fotos). Este magnífico hotel de diseño con múltiples detalles tailandeses y juegos de agua es sin duda uno de mis preferidos de Bangkok. Yo no dormí en él, pero sí pude visitarlo. Sin duda será uno de mis próximos destinos, aunque por ubicación no es de los mejores de la ciudad, pues en Bangkok es muy importante hospedarse en algún hotel cerca del Skytrain y no es el caso de The Sukhothai. Su restaurante tailandés Celadon es de lo más reputado en la ciudad y disfruté de una cena espectacular, por platos y por servicio.

Lebua Tower (Tower Club at lebua, Silom Road, Bangrak - Bangkok; tel. 0066 26249999; ver fotos). Este hotel sólo lo visité, aunque ya había estado varias veces en su terraza que es la mejor de Bangkok, Sirocco. Hay que ir obligatoriamente a esta terraza a cenar o tomar algo. Las habitaciones del hotel son inmensas y su decoración menos lujosa de lo que se paga. Su ubicación es buena, pues está a cinco minutos caminando del Skytrain. El hotel se ha hecho más conocido últimamente gracias a la película Hangover 2 (Resacón en Bangkok en España).

Otros alojamientos más económicos en Bangkok:

New Siam II (50 Trok Rhong Mhai, Phra A-Thit Road, Chanasongkram - Bangkok; tel. 0066 2282 2795). Es un guesthouse en la zona de mochileros, en el centro antiguo de Bangkok. Sus propietarios tienen otros dos: el New Siam I y el New Siam Riverside, de reciente inauguración y que nosotros por internet no pudimos reservar pues me dijeron que no estaba abierto, pero en realidad sí que lo estaba. El New Siam II cuesta 940 TBH la doble con televisor, aire acondicionado y ducha. El guesthouse también tiene una piscinita y un restaurante, justitos pero los tiene. El precio es sin desayuno.

• Otras opciones económicas son el CitiChic Hotel (34 Sukhumvit Soi 13) o el Le Fenix Sukhumvit (33/33 Sukhumvit Soi 11).

Restaurantes en Bangkok:

Para comer comentar que Bangkok ofrece por sí solo un viaje gastronómico y una experiencia por sus variados gustos. En la capital tailandesa está todo pensado para deleitar al visitante y poder degustar los mejores delicatessen de todo el sureste asiático. La cocina del imperio de Siam puede tener una apariencia común, pero se puede gozar de un gusto entre amargo y salado, o entre picante y aromático; destacando por encima de todo que se trata de una cocina con una personalidad distintiva, sana y saludable con bajo nivel de colesterol y grasas. Ver información sobre restaurantes en Bangkok.

En Bangkok las opciones son ilimitadas, pero entre los restaurantes de los mejores hoteles de Bangkok, y por precios entre 20 y 40 euros por persona quiero destacar:

Shangri-La River Cruise (Shangri-La Hotel, 89 Soi Wat Suan Plu, Bangrak - Bangkok; tel. 0066 2 236 7777). Es una de las ofertas más atractivas de Bangkok: cenar en un crucero deleitándose de un estupendo bufet internacional viendo los monumentos más atractivos a la orilla del río Chao Phraya. Este crucero parte diariamente a las 19:30 horas y tarda dos horas en realizar el romántico trayecto.

Benjarong (The Dusit Thani, 946 Rama IV Road - Bangkok; tel. 0066 2200 9000). Benjarong significa cinco colores y es el nombre de la porcelana tailandesa de gran delicadeza y complicada ejecución y además es el tipo de porcelana en que sirven la comida en Benjarong. Es un espacio con jardín que incluye unas relajantes cascadas y allí degusté una piña rellena de arroz, pasas, gambas y carne inolvidable así como unas deliciosas langostas de río de un sabor nuevo y diferente. Como postre uno de los típicos postres tailandeses que es el mango con arroz dulce. Delicioso!. En Benjarong se puede comprobar que la talla de frutas y verduras es un arte, una artista lo enseña cada noche en la entrada del restaurante.

Kakao Café (9/361-8 - President Park- Sukhumvit 24, Klonton Klongtoei - Bangkok; tel. 0066 2 661 1777). En un local de diseño y especializado en chocolate. Ideal para chocoadictos como yo.

Ban Khun Mae (458/6-9 Siam Square Soi 8, Rama 1 Road, Patumwan District - Bangkok; tel. 00662 2501952).

Agalico (Sukhumvit Soi 51 - Bangkok). Para el te de la tarde.

Kuppa (39 Soi Sukhumvit 16, Sukhumvit Road, Klongtoey - Bangkok; tel. 0066 2 259 1954). Clásico bistro.

COSAS A VER
Skyline de Bangkok desde el hotel The Peninsula
Skyline de Bangkok desde el hotel The Peninsula

BANGKOK. Bangkok se emplaza al este del río Chao Phraya y la línea ferroviaria más importante, que va de norte a nur, divide la ciudad en dos partes: el viejo Bangkok, donde se encuentran casi todos los templos más antiguos, brilla en la parte delimitada por el río y el tren; el nuevo Bangkok, mucho más grande que la parte antigua, que alberga los principales distritos comerciales y turísticos (que han ocasionado un crecimiento urbano caótico) y se encuentra al este de la línea del ferrocarril.

Pero para disfrutar de una de las ciudades asiáticas más apasionantes hay que soportar atascos monumentales, contaminación, inundaciones anuales y un calor bochornoso, pero merece la pena. Desde finales del siglo XVIII, Bangkok ha dominado la jerarquía urbana de Tailandia, así como su vida política, comercial y cultural.

Para ser una ciudad de semejante tamaño, Bangkok sorprende al turista por su cantidad de espacios tranquilos. A escasos pasos de una ruidosa calle, flota la calma de uno de los 400 wats (templos-monasterios) o de algún rincón cercano al río. Los monumentos imprescindibles son el Wat Phra Kaew, el Gran Palacio, el Wat Pho y el Wat Traimit. Este último es el Templo del Buda de Oro y acoge una impresionante imagen de tres metros de altura y cinco toneladas y media de este metal. La Casa de Jim Thompson, el empresario de la seda, es un paraíso de arte y arquitectura tradicional tailandesa. Thompson, un expatriado estadounidense, fue comisario y promotor incansable de la cultura tailandesa hasta su misteriosa desaparición en 1967.

Otras atracciones interesantes son el mercado flotante Wat Sai, en Thonburi; los paseos en barco por la extensa red de canales o klongs; o la visita a la Granja de Serpientes Saovabha Institute.

El ocio incluye desde la danza clásica y el boxeo tailandés hasta los desafortunados bares go-go de Patpong. Para entregarse a una diversión alternativa por la noche, hay que adentrarse en los mercados nocturnos detrás de la calle Ratchaprarop, en Pratunam. Bangkok es un buen sitio para ir de compras, siempre que uno no se exceda y adquiera demasiadas camisetas e imitaciones de ropa de diseño. Es el lugar perfecto para equiparse de prendas económicas para el viaje, o incluso para adquirir ropa elegante.

El lugar más concurrido por los viajeros de bajo presupuesto es la calle Khao San, en Banglamphu, pero la zona de los alrededores de la calle Sukhumvit ofrece una mayor selección de hoteles de precio medio. Los mejores sitios para comer por poco dinero son Banglamphu y el barrio vecino de Thewet. Para disfrutar de un paseo por la ciudad y de su vida cotidiana, hay que dirigirse a Chinatown y Pahurat, los distritos del mercado chino e indio, de gran actividad.

Practicando boxeo tailandés
Practicando boxeo tailandés

Como cabe esperar en uno de los principales centros asiáticos de transporte, llegar a Bangkok o salir de él es toda una aventura. Todas las grandes rutas de autobús y de tren de Tailandia terminan en esta ciudad, que es, asimismo, un lugar donde conseguir interesantes ofertas para viajar local o internacionalmente.

En Bangkok los viajes por río o por el canal son mucho más aconsejables que el transporte por tierra, aunque este se convierte en cada vez más ocasiones en la única opción realmente disponible.

Boxeo Tailandés: El Muay Thai boxing es otra de las atracciones turísticas en Tailandia. Tuve la suerte de dar un par de clases y me divertí muchísimo, además de sudar cantidad. Es un gran deporte. Más información en la web Boxeo Tailandés. En Bangkok se puede ver algún combate de Thai boxing en los estadios Lumpinee Boxing Stadium, en el Ratchadamnoen o en el Channel 7 Stadium. Más info sobre otros estadios tailandeses en Stadiums in Thailand.

Compras: Jim Thompson Outlet (153 Soi Sukhumvit 93, Bangchak - Bangkok; tel. 00662 332 6530 4). También el Centro comercial MBK (444, Phayathai Road , Wangmai - Bangkok; tel. 00666 2620 9000) de todo y más desde las 10am a las 10pm. Ocho plantas para perderse comprando. El supermercado gourmet del centro comercial Siam Paragon (991/1 Rama 1 Road, Pathumwan - Bangkok).

Mercados. El mercado de Pat Pong está en la zona de Silom, y, por lo que comentan, tienen peores imitaciones y más caras. Abre de 6 de la tarde a 12 de la noche. Khao San Road es otro mercado de obligatoria visita, tiendas medio hippies, puestos de comida, imitaciones. Ambiente bastante cutre. Pratunam es un mercado cubierto, entre las avenidas Rajdamari y Petchburi. Es difícil dar con él, pues no se ve desde la calle, ya que las aceras están atestadas por vendedores ambulantes de frutas, pasteles, telas, etc. El mercado se especializa en tejidos, bolsos y zapatos. Chatuchak es el famoso mercado del fin de semana. Con sus 15.000 puestos de venta es enorme, pero bien vale la pena una visita. Abierto sólo hasta las 6 de la tarde. El Mercado Flotante, Damnoem Saduak, está a una hora de Bangkok (a 104 km). Se puede ir en taxi, en autobús (desde la estación del sur) o en excursión organizada.

Recintos feriales y congresuales. Bitec es el recinto ferial más grande de Bangkok y desde este año 2011 tiene conexión de skytrain directa. Impact (99 Popular Road, Banmai Subdistrict, Pakkred District - Nonthaburi; tel. 0066 2833 4455). QSNCC (60 New Rachadapisek Road, Klongtoey - Bangkok; tel. 0066 2 229 3000).

^top

 DIARIO DE VIAJE: RUTA POR EL SUR DE TAILANDIA: KRABI Y KOH SAMUI

KRABI

CÓMO LLEGAR

Vuelo desde Bangkok a Krabi con Bangkok Airways. El vuelo dura una hora y pagué 2.160 THB. Comprado por internet, como el resto de los billetes.

DORMIR Y COMER

Phulay Bay Reserve de Ritz-Carlton. Es el hotel más lujoso de la provincia de Krabi y de los mejores de Tailandia (ver comentarios con todos los detalles de este hotel en este post de mi blog).

La cama más grande del mundo (Phulay Bay)
La cama más grande del mundo (Phulay Bay)

El color púrpura es el predominante en toda la reserva Phulay Bay. Llegar al Reserve es un impacto para la vista, las altísimas paredes de color púrpura, con sus 2.500 velas encendidas al atardecer y el clásico e imponente edificio de recepción donde te dan la bienvenida con una sonrisa y una bebida para aplacar la sed. Este es el hotel ideal para poder hacer el island hoping (saltar de isla en isla), bucear por las islas Ao Nang, bucear con tiburones y alrededor de la ultra famosa isla Phi Phi, hacer trekking por los diferentes parques nacionales como Kao Prak o Khao Phaom Bencha, o visitar la cultura tailandesa local como el templo Wat Bang Rieng o el Wat Tham Seua (Templo cueva del tigre). O simplemente para no hacer nada y disfrutar de las magnificas villas, en su mayoría con piscina privada, o de la enorme piscina infinita al borde del Mar de Andamán mientras de degusta un Sri Trangtini (cocktail picante) o de las vistas y del Dolce Far' Niente.

El lujoso resort cuenta con 54 villas exclusivas, de seis categorías diferentes y de de unos 175 m2, diseño moderno pero con un toque oriental que se nota en casa detalle. Cuentan con la cama más grande del mundo: 4 metros de largo y 2 de ancho. Las familias con niños son bienvenidas y pagan a partir de los 6 años. Puertas pintadas a mano por un pintor local y todas ellas diferentes con temas, dibujos de inspiración de antiguas historias de hombres y mujeres sonriendo. Evidentemente cafetera de último modelo, facilidades para el té, la última tecnología con su televisor, DVD y estación de ipod.

Detalles como dos tipos albornoces, uno de seda púrpura con sus zapatillas a juego, y otro de algodón para salir elegante de la ducha. Amenities como enjuague bucal de tamaño grande o un set de manicura con su estuche de piel. Mini bar gratuito. Atención plena a todas las necesidades del huésped. Detalles que sólo se encuentran en pocos hoteles del mundo.

Cenar una barbacoa en la playa a la luz de las velas, o una cena romántica en el jardín de la propia villa, o en el increíble restaurante Lae Lay con una piscina que rodea toda la villa y esto enfrente al mar. Chupa chups de chocolate con sorbete de fruta tropical o mini plátano flambeado con envoltura de chocolate o Mousse de mango con hamburguesa de chocolate son postres que pude disfrutar y que se han quedado en mi memoria gastronómica para siempre. El chef francés Gaetan Biesuz sabe lo que se hace para deleitar a los paladares de los viajeros más exigentes.

Cada día se ofrecen una serie de actividades gratuitas para los huéspedes, yo misma participé en yogilates y caminatas por la playa. Un gimnasio equipado con las máquinas más modernas abierto las 24 horas del día. Deportes náuticos como kayak o snorkelling son otras de las actividades que se ofrecen en Phulay Bay. Y también se puede celebrar una boda en un entorno mágico, disponen de cuatro ubicaciones diferentes para proponer al futuro matrimonio. Mi preferida sería el pabellón tailandés auténtico enfrente del mar o casi mejor el área de recepción del hotel que es de impacto. Difícil decidirse por el lugar, ambos marcos únicos. En mi caso, el lugar perfecto para unas vacaciones de lujo y de relax.

Es un sueño haber estado en Phulay Bay, el concepto de Reserve que Ritz-Carlton ha desarrollado para el sector del lujo, para las personas que han crecido en un entorno determinado y viajando a los mejores hoteles del mundo. O también, por qué no, para regalarse unas vacaciones exclusivas y únicas. Y sinceramente creo que el lujo está en los detalles y en el perfecto servicio en todo momento de una plantilla motivada, joven y comprometida con crear el entorno perfecto para unas vacaciones inolvidables.

Tubkaak Resort es otro hotel, justo a unos metros del Phulay Bay. Cuesta unos 4.000 THB por noche. Cuando yo lo visité me comentaron que estaban empezando a reformar. De hecho, el hotel ya estaba muy bien y es muy recomendable para tener un hotelito a pie de playa sin grandes lujos, pero con suficientes servicios como para disfrutar.

COSAS A VER

KRABI. La provincia de Krabi es seguramente la más bonita del Reino de Tailandia y puede presumir de tener las mejores playas, todas ellas de ensueño, y un maravilloso paisaje de piedra calcárea. La provincia se encuentra en las orillas del mar de Andamán y es una zona de excepcional belleza natural. Los paisajes más notables son las colinas de piedra caliza, tanto en la tierra y en el mar como islas.

La ciudad de Krabi en sí misma es una pequeña comunidad de pescadores, pero podréis coger el ferry hacia las islas de Ko Lanta, Ko Phi Phi y a las playas alrededor de Ao Nang. Las actividades son muy variadas: trekking, escalada, submarinismo o piragüismo son ideales para los aventureros. Comentar que cuando yo estuve, el mar estaba muy revuelto por lo que no realicé ninguna de las excursiones posibles típicas a las islas Ko Lanta o Ko Phi Phi.

Algunas cosas obligadas de ver en Krabi y alrededores:

Wat Tham Seua, el templo de la caverna del tigre, a 8 km al noreste de la ciudad, en el bosque. La sala principal está construida en una cueva caliza alargada y poco profunda. A ambos lados de la cuesta hay muchísimos gùdi (dependencias monacales) construidas en diversas cuevas y acantilados. A mi me gustó mucho de ver. Allí al lado, se puede subir 1.450 escalones hasta otro wat, donde dicen que haymuy buenas vistas de Krabi. A las 11 del mediodía, con 37 grados y 90% de humedad, tengo que confesar que tan sólo pude llegar a los 400 escalones. Es una excursión digna de valientes o para hacer a la salida o la puesta del sol.

Parque nacional de Khao Phanom Bencha. Tiene una extensión de 50 km2 y está situado a 20 km al norte de Krabi. El parque está lleno de magníficas cascadas, cuevas con estalactitas y estalagmitas. Senderos ideales para hacer caminatas. Magnífica de fauna y flora. Ideal para sentirse en la jungla.

^top

KO SAMUI

CÓMO LLEGAR

Vuelo desde Krabi a Koh Samui con Bangkok Airways. El vuelo tarda 50 minutos y pagué 2.430 THB por el billete. Comprado online.

El aeropuerto de Koh Samui es lo que yo describiría como un pequeño y simpático aeropuerto: sus salas de espera están en casitas con el techo típico tailandés, sin cristales ni puertas. La zona de check in y la de llegadas también carecen de aire acondicionado por lo mismo, por estar al aire libre.

DORMIR Y COMER

Four Seasons Resort (19 Moo 5, Angthong, Koh Samui - Surat Thani; tel. 66 (0) 77 243-000; ver fotos). Llegué a este hotel con el convencimiento que mi estancia sería memorable, pues soy seguidora de @FSThailand y @FSKohSamui en Twitter y por referencias del mundo de la hotelería de lujo mundial. En la entrada del Resort, una entrada más bien pequeña y discreta, flanqueada por una gran puerta, me recibió el personal sonriente. No parecía absolutamente la entrada de un Resort referencia mundial, pero enseguida que me abrieron la puerta pude ver el pequeño hall de recepción que está a lo alto de una colina con vistas espectaculares de las aguas turquesas de Koh Samui. Durante el check in me ofrecieron una bebida helada de lychi. Eso era la discreta entrada a mi viaje al paraíso durante 3 días.

El coche eléctrico me llevó a mi villa, sí digo villa porque es una casa con piscina infinita y propia de 15 metros, habitación muy generosa y baño de decoración clásica tailandesa, con los colores del mar, azul suave y madera de teca. Techos altísimos y una elegancia exquisita. Todas las villas están situadas en la ladera de la colina y todas ofrecen vistas al mar. Unos 100 m2 en total.

El Resort está rodeado por un ingente y exótico jardín, 856 cocoteros fueron preservados en la construcción del Resort. Pasear por sus caminitos y ahorrarse el coche eléctrico es un ejercicio recomendado. Me encantó. Un ejército de jardineros cuida que todo esté impecable para el disfrute de los huéspedes. 60 villas, todas ellas con piscina y 13 residencias permanentes preciosas conforman el Resort. Un restaurante tailandés el Lan Tania con guiños a la cocina italiana me deleitó una cena memorable, no perderse la ensalada de papaya y gambas picante y su sopa agridulce de mariscos. A pie de playa con oferta internacional, el restaurante informal Pla Pla donde degusté una barbacoa de mariscos impresionante. Muchos de los productos, como los pescados, mariscos y verduras son de proveedores locales. Intentan abastecerse de kilómetro cero lo máximo posible.

Quiero destacar la labor del jefe pastelero por los deliciosos panes y su variedad, así como pasta, madalenas, brioches, etc. en el desayuno. Tuve el honor de conocer el nuevo chef ejecutivo, el catalán Alex Garés que tan sólo llevaba tres meses en el Resort y que está empezando a aplicar su excelente visión ya demostrada en una experimentada carrera: Alex lideró la apertura del restaurante Lasarte en Barcelona y después estuvo tres años en un hotel de lujo en las Maldivas.

Su spa es conocidísimo y ha recibido varios premios mundiales, tan sólo cinco villas, todas ellas situadas en un tranquila área del Resort, prácticamente escondido en un camino flanqueado por arboles bambús, palmeras y cocoteros y la sensación de entrar en un mundo aparte. Las villas con parte externa de ducha, relax y jacuzzi son preciosas. Su masaje estrella son los rituales de la luna, Moon's rituals en los que se aplican masajes o depilaciones según las fases lunares. Tuve la suerte de poder mimarme con un masaje con varias técnicas tailandesas ancestrales, aplicando las compresas de hierbas calientes y con masaje por zonas.

El Resort consta también de una librería con una gran oferta de películas, música y libros. De un Kids for All Seasons, la zona de entretenimiento para niños con programa diario pensado sólo para los más pequeños. Un gimnasio con vistas espectaculares y una sala en la playa para practicar yoga a las 8 de la mañana. Así empecé yo mis días en el Resort Four Seasons, ejercitando mi cuerpo y mente enfrente de la playa. Y lo que muchos huéspedes buscan: una playa prácticamente privada, con su piscina infinita, sus palmeras y su agua azul turquesa. Los simpáticos empleados, traen helados de coco o chocolate a los que están en las tumbonas. Ideal para el relax. Después de haber visitado varios hoteles de cinco estrellas en Koh Samui afirmo que el Resort Four Seasons es por sus villas, vistas, servicio y gastronomía el mejor Resort de Samui. Sin duda intentaré volver, dos días me supo a muy poco.

Anantara Bophut (Samui Island - Surat Thani; tel.0066 7742 8300; ver fotos). Es un excelente hotel enfrente la playa con una gran piscina. El edificio principal con 126 habitaciones rodea la piscina y la vegetación y jardines están presentes en todas partes. Todas sus habitaciones tienen vistas a la piscina y al mar con un balcón con un cómodo sillón para perderse en su puesta de sol.

El hotel tiene 4 villas novísimas en las que el lujo se hace realidad, a primera línea de mar, piscina propia y son realmente divinas. Un must para los honeymooners que quieran pasar una estancia inolvidable. El hotel, cuenta con uno de los spas más bonitos que he visto: parece que se entre en un jardín misterioso, un bosque encantado con puertas gigantes de madera antigua y pintada en tonos rosados y púrpura. Piedras centenarias Quedé encantada.

Quiero destacar especialmente el restaurante Full Moon, en el que con protagonismo de la cocina italiana, el diseño está presente en sus platos y en la modernidad de sus recetas. Es un restaurante al aire libre en el cual disfruté mucho. El hotel está además situado en una zona con mucho ambientes, rodeado de restaurantes, centros de masaje, lavanderías.

Anantara Lawana (92/1 Moo 2, Tambon Bophut, Amphur Koh Samui - Surat Thani; tel. 0066 7796 0333; ver fotos). Abierto en Noviembre de 2009 y situado a 6 km del aeropuerto de Koh Samui, es un resort con 122 habitaciones, todas muy bonitas de decoración sencillas y duchas exteriores, ofrece pequeños baggies para moverte por el resort. Un original restaurante colgado en lo alto de las ramas de los árboles el Tree Top, realmente muy recomendable y experiencia única. El hotel ofrece una enorme piscina infinita al borde del mar, así como un restaurante informal delicioso Ocean kiss. El spa es una zona de relax con masajes muy recomendables.

Six Senses (9/10 Moo 5, Baan Plai Laem, Bophut, Koh Samui - Surat Thani; tel. 0066 77 245 678; ver fotos). Es sin duda uno de los mejores hoteles de Koh Samui emplazado en el norte de la isla y ocupando 20 hectáreas, tiene 66 villas todas ellas con vistas al mar. Son cabañas de madera, dos plantas, totalmente ecológicas y piscina privada. El perfecto destino para perderse una temporada. Cuenta con una inmensa piscina infinita con vistas al mar, y un spa de los más premiados del mundo.

También posee uno de los restaurantes más famosos de Samui: Dining on the Rocks. Este restaurante suspendido en unas terrazas de teka sobre el mar ha sido ganado merecidamente su reputación ofreciendo nueva gastronomía asiática contemplando las espectaculares vistas del golfo de Siam. Una cocina de los sentidos, totalmente reinterpretada por el chef Nickolas Bovine, desde sencillos ingredientes combinados para deconstruir una receta a un bocadillo de atún en su lata o un hot dog a la tailandesa. Recetas curiosas, deliciosas y básicas en su concepto pero diferentes en su estructura.

• Otro hotel recomendable es el Fair House Villas & Spa. Yo no lo he visitado, pero tengo muy buenas referencias.

COSAS A VER

KOH SAMUI. Esta bella isla del sureste tailandés está cubierta de plantaciones de cocoteros y rodeada por playas de palmeras, aunque parezca un tópico. Antaño fue la meca aún sin explotar de los mochileros, pero en estos momentos está a punto de convertirse en miembro de pleno derecho del club de los complejos turísticos. El coco sigue siendo en la actualidad el pilar de la economía local.

El Gran Buda de Koh Samui
El Gran Buda de Koh Samui

La isla de Samui está situada en el mar esmeralda del Golfo de Tailandia. Completamente fuera del mundo se considera como el destino ideal para todos aquellos que buscan la paz en un escenario encantador. Hasta 1970 Samui no era más que una enorme plantación de cocoteros, ahora el turismo es el mayor recurso de la isla.

El encanto de Samui es un conjunto de diferentes sensaciones: cuando el sol se pone sobre el esplendor de las blanquísimas y solitarias playas, cuando los ojos exploran los colores delicados de los cercados de jazmín en contraste con el verde profundo de los bosques de nueces de coco, cuando te sumerges en las cristalinas aguas y descubres maravillosas rocas de coral.

Las playas de Koh Samui son fantásticas. Las más pintorescas y animadas son las de Lamai y Chaweng, en la costa este de la isla. Cada una de estas dos playas son autosuficientes, con restaurantes, oficinas de cambio, bancos, bares, deporte y mucho más. Quien, sin embargo, busca tranquilidad podrá encontrarla a lo largo de las playas en el sur y oeste, verdaderas joyas de belleza natural. En el centro de la isla se pueden visitar las cascadas de Namnuang y el Parque de las Mariposas de Samui.

Una de las atracciones principales en Samui es el Gran Buda sentado, de 15 metros de altura, el cual fue construido en 1972 para rendir respeto a Buda. Está situado en la costa norte. Su visita es gratuita y es visible desde muchos quilómetros. Alrededor se han ubicado restaurantes y tiendas de souvenirs. Se encuentra en la ruta 4171, cerca del aeropuerto.

El Fisherman's Village está situado en Bophut, es el sitio mejor conservado de la isla, con antiguas tiendas chinas construidas de madera y muy bien conservadas entre edificios modernos. Hay tiendas de souvenirs y restaurantes.

Otros destinos cercanos a Ko Samui son las islas Koh Pha-ngan, Koh Tao, Koh Nang Yuan y el Parque Nacional Marino de Ang Thong, de aproximadamente cuarenta pequeñas islas con acantilados de caliza, playas de arena blanca y vegetación. Perfectas para playas blancas y aguas turquesas. Yo no pude ir por falta de tiempo y porque el día que quería ir las aguas estaban demasiado movidas como para tomar un barco.

Koh Tao, la isla más virgen del Golfo de Tailandia, en la que se puede realizar trepidantes sesiones de buceo y admirar la espectacular fauna marina de sus aguas turquesas. Vale realmente la visita los islotes Koh Nang Yan, unidos por una estrecha banda de arena que proporciona una playa a cada lado. Los islotes son una reserva natural protegida por su abundante coral blanco y fauna marina. No se permite nadar en sus aguas con aletas, ni consumir bebida y comida en las playas. Puedes alojarte en estos islotes, solamente en el complejo hotelero oficial de la reserva.

Koh Pha-ngan y sus excelentes playas de arena blanca, con resorts ubicados estratégicamente. Esta isla es conocida por la famosa Full Moon Party (playa zona sur este), aunque las mejores playas se encuentran en la costa noroeste, donde existe una reserva natural protegida, Koh Ma, lugar ideal para descubrir haciendo snorkeling y recomendado para que los niños se inicien en estas aguas y descubrir nuevas especies de peces y flora marina. Es muy habitual encontrar hoteles con cabañitas que se suceden a lo largo de las playas. En En Koh Pangan unas amigas durmieron en Salad Buri Resort & Spa, un magnífico hotel que parece casi de cinco estrellas, aunque evidentemente los servicios no son de cinco estrellas. Tiene las habitaciones y villas repartidas por la montaña por lo que se tiene que contar con empinados caminos para llegar y escaleras irregulares. Tiene incluso playa propia. Precio por unos 60 €.

^top

 DIARIO DE VIAJE: RUTA POR EL NOROESTE DE TAILANDIA: CHIANG MAI Y CHIANG RAI

CHIANG MAI

CÓMO LLEGAR

Vuelo de Koh Samui a Chiang Mai, vía Bangkok, con Bangkok Airways. El vuelo está perfectamente coordinado, sale a las 10 de la mañana y llega a la una y media de la tarde. El vuelo me cuesta 2.195 THB, comprado por internet.

DORMIR Y COMER

Mandarin Oriental Dhara Dhevi (51/4 Sankampaeng Road Moo 1 T. Tasala A. Muang - Chiang Mai; tel 0066 53 888 888; ver fotos). La llegada al hotel Mandarin Oriental Dhara Dhevi es sencillamente espectacular, es la entrada a otro mundo, a un mundo de edificios todos ellos artesanalmente construidos, a modo de antigua villa lana del norte de Tailandia. Madera trabajada y esculpida combinada con dorados brillantes y cemento blanco inmaculado. Un viaje visual por la cultura arquitectónica de la región Lanna y sus influencias de Birmania y Laos. Rodeado de arrozales, jardines frondosos y surcos de agua que hicieron de mi estancia un marco incomparable (y demasiado corto). El coche eléctrico me condujo hasta la villa 15, una casa espectacular con dos plantas, con vistas a los arrozales y con todo el espacio necesario para estar más que cómoda: una terraza exterior con jacuzzi y vistas para relajarme, una gran salón, con su kitchenette y hasta una sauna de vapor. En la planta superior, una habitación con cama con dosel y mosquitera que recordaba vagamente otros tiempos, un amplísimo baño suite con vestidor, bañera circular interior y ducha exterior. Otra terraza con techo para disfrutar de las noches estrelladas de Chiang Mai. Sencillamente Fantástica. Cinco edificios coloniales conforman las habitaciones Standard. Sinceramente, son tan grandes como cualquier suite de hotel urbano, tienen su living, su gran baño y techos altísimos. Incluso las suites del edificio colonial son de dos plantas con ascensor interno Todo un lujo.

El desayuno variado y abundante, pude probar una mermelada deliciosa de chocolate negro y banana, otro apunte para mi memoria gastronómica y que por suerte pude comprar en su Oriental Shop.

Y una muestra más del afamado servicio de los hoteles Mandarin Oriental: el primer día pregunté en el restaurante del desayuno, el Akaligo, si tenían Nutella y no tenían, una lástima. El segundo día a mi llegada vinieron a ofrecerme enseguida la Nutella y una sincera sonrisa. Todo un detalle! Akaligo está abierto todo el día para comidas informarles. El Hotel cuenta con 108 habitaciones repartidas en 60 Ha. de verde terreno, por lo que ofrece además más propuestas gastronómicas y muy variadas: Farang Ses es el aclamado restaurante francés del hotel y el más reconocido de la región. Yo no fui porque en Tailandia como tailandés. El restaurante chino Fujian que tampoco probé por el mismo motivo. Y finalmente Le Grand Lanna es el restaurante tailandés que ofrece a diario durante la cena entre ocho y nueve, danzas tailandesas con gráciles y preciosas bailarinas ataviadas con trajes típicos. Toda perfección, maquillaje, combinación de colores, peinado. La comida y servicio muy bien. Muchos de los vegetales y especias que se comen en los restaurantes son recogidos en el jardín de vegetales orgánico del hotel. El arroz de los arrozales se reparte entre la comunidad local. El Horn Bar es un bar donde tomarse una copa, decorado con colores oscuros y rojizos predominando el ambiente, las cientos de bustos/máscaras antiguos que cuelgan de las paredes forman parte de una colección única procedente de Birmania. El lugar perfecto para empezar la noche y la fiesta gastronómica.

Son hoteles para disfrutar cada uno de sus rincones, cada paseo y cada oferta que tienen para entretener al huésped más exigente. No sólo es entretener, en este caso, ofrecen clases de doblar hojas de palma para convertirlas en formas singulares como animales o flores. El arte de pintar papel es otro de los que se enseña en el pueblo de la artesanía dentro del mismo hotel. Otra de las actividades es el deporte, desde utilizar las instalaciones del gimnasio perfectamente equipado, a participar en las sesiones matinales de yoga, a tomar clases de Muay Thai Boxing, el boxeo tailandés donde la utilización de codos y piernas está permitido. Todo un ejercicio que no me parecía al principio demasiado inspirador y que me encantó. Tranquilamente se podría estar en el Mandarin Oriental Dhara Dhevi durante una semana y no encontrar ni un minuto de aburrimiento.

Tema aparte es su spa. Dheva Spa está situado en el edificio de torres lanas antiguas, y cada unas de sus 18 suites de tratamientos son inmensas. Sencillamente único. Ofrecen más de cien tratamientos diferentes, no tienen un folleto con las propuestas, sino que tienen un libro con los masajes y tratamientos que proponen. Cuentan con toda una parte dedicada sólo a tratamientos ayurvédicos. Es único por diseño y por concepto. Los amantes de los mejores spas del mundo tienen que pasar por aquí. He estado en cientos de hoteles de cinco estrellas y algunos de ellos considerados de súper lujo. Mandarin Oriental Dhara Dhevi forma parte de aquellos en los que además me acompañarán a diario en mis memorias de los momentos únicos. Sus impresionantes edificios y sus servicios perfectos le llevan al top de mis hoteles preferidos del mundo.

Four Seasons Resort Chiang Mai (Mae Rim-Samoeng Old Road, Mae Rim - Chiang Mai; tel. 0066 53 298-181; ver fotos). Este es el otro hotel de lujo de Chiang Mai, y está más alejado, como a unos 20 km del centro. Es sencillamente un paraíso, una maravilla. Arquitectura Lana, villas con piscina y habitaciones muy espaciosas. El alojamiento en el Four Seasons Resort Chiang Mai es elegante y cómodo y los colores tradicionales y enseres utilizados en las habitaciones de lujo y añadir autenticidad a la experiencia. Disfrutar de las espaciosas habitaciones y de las espectaculares vistas a los arrozales, todo es verde. Precioso.

Hay 81 habitaciones en el resort, 64 son 'Pabellones' y 17 'Residences Resort' que están disponibles en una, dos o tres dormitorios. Todas las habitaciones cuentan con una maravillosa terraza cubierta al aire libre donde me pude sentar y relajar. Las habitaciones cuentan con cálidos muebles de madera de teca, con decoración de arte y tailandés. Las características habituales que cabría esperar en un hotel de 5 estrellas disfrutan evidentemente de la televisión por satélite (que ni encendí), reproductor de DVD y conexión inalámbrica a Internet, mientras que los baños son amplios y cuentan con una bañera de remojo y ducha por separado.

Se puede comer en el restaurante Sala Mae Rim, donde puedes encontrar unas vistas espectaculares y exquisita cocina del norte de Tailandia. Allí probé unos rollitos de primavera crujientes inolvidables. Cocina internacional se puede disfrutar en el Terraces con vistas a la piscina principal. Una cena informal se puede disfrutar en uno de los dos bares lounge donde también se pueden degustar cócteles y otras bebidas.

El hotel ofrece también una amplia gama de instalaciones de ocio, de la piscina principal del complejo infinito, a las pistas de tenis, donde las raquetas de cortesía, bolas, zapatos y la ropa están disponibles. Además hay un gimnasio, y a sólo 5 minutos en coche un campo de golf de 18 hoyos. Yo pude introducirme en el boxeo tailandés con unas clases de un campeón local. Me encantó. También paseé en la bicicleta que me prestó el hotel por los pueblos y paisajes de los alrededores.

El Spa en el Four Seasons Resort Chiang Mai es el lugar perfecto para terminar el día en una variedad de tratamientos se ofrecen. Además, refugio de relax de la realeza tailandesa, y no diré más por discreción, pero mientras yo estaba allí un miembro importante de la familia real tailandesa también disfrutó de un tratamiento.

Para las familias hay servicios para los niños, así como servicios de cuidado de niños, menús para niños, una biblioteca de DVD y más, mientras que para los clientes de negocios las 24 horas los servicios de negocios son particularmente útiles.

D2 Dusit (100 Chang klan road, Tambol chang klan, Amphur Muang - Chiang Mai; tel. 0066 5399 9999; ver fotos) es un hotel boutique a 10 minutos del centro histórico. Es un gran edificio de cemento, poco atractivo exteriormente, pero que conjuga unos colores vivos y un diseño moderno y simpático en todos sus detalles, desde la vajilla a los amenities en las habitaciones. El hotel ofrece un generoso y variado desayuno, una piscina en el primer piso y un spa con cuatro salas para disfrutar de un masaje.

• Otros hoteles muy recomendables en Chiang Mai: Con un precio alrededor de unos 4.000 THB está el Rachamankha Hotel y el Chiang Mai White Chalet. Tres hoteles en el centro histórico que visité y me encantaron, muy recomendables, por unos 2.500 THB son: Bodhi Serene, Kod Chasri y Siri Lanna. Quien tenga presupuesto ajustado y pocas aspiraciones a comodidad puede alojarse en hostales que me han recomendado, pero que no he visitado, como el Prathai House y All in 1.

Para comer en Chinag Mai recomiendo The house Thailand.

COSAS A VER
Campos de arroz en alrededores de Chiang Mai
Campos de arroz en alrededores de Chiang Mai

CHIANG MAI. Chiang Mai es el centro cultural del norte de Tailandia. Fundada en 1296, doce años después que Sukhothai, la primera capital del reino, la ciudad permanece intacta a lo largo del tiempo, manteniendo su importante función espiritual sobre toda la región. Chiang Mai fue el lugar de nacimiento de las fascinantes tradiciones de la cultura del norte y de la religión budista en Tailandia. Chiang Mai está ubicada en el norte de Tailandia, a unos 700 km de Bangkok. Tiene 170.000 habitantes (80% tailandeses y 20% europeos y americanos), la mayoría budistas, pero también cristianos, musulmanes e hindúes. Es la segunda urbe en número de habitantes, pero debo decir que me pareció realmente una ciudad pequeña.

Los tailandeses aseguran que nada puede compararse a la belleza y la gentileza propia de la gente de Chiang Mai. Aquí el sentido de la hospitalidad está profundamente arraigado, y todos los años los tailandeses acuden desde todas las partes del reino para asistir a los festivales que se celebran en la ciudad, para divertirse y para disfrutar de la acogida que caracteriza a los habitantes del lugar.

La ciudad vieja, rodeado por un foso y una muralla fortificada, es un animado laberinto de mercados, callejones y bellísimos templos antiguos. La ciudad moderna ofrece comodidades y servicios tan modernos como Bangkok pero en una dimensión más humana y reducida. Cualquiera que se encuentre aquí no puede obviar la visita a Doi Suthep, una colina en los límites de la ciudad.

Los alrededores de Chiang Mai ofrecen una amplia variedad de atracciones: magníficos jardines, aldeas tribales de la montaña, escuelas para los elefantes en la selva y bellezas naturales como cascadas, grutas y altas colinas. Los pueblos que se encuentran en las cercanías son famosos en todo el mundo por la vajilla de celadón, la madera tallada, sombrillas pintadas, platería, lacas, seda, algodón y una multitud de otros magníficos objetos.

Para mi ha sido la parte más bonita de Tailandia, pero esto es totalmente subjetivo, pues las playas me gustan, pero no soy fan, en cambio los templos y la cultura aunada con la tradición me atrapan. Es una ciudad preciosa con calles pintorescas llenas de flores, jardines de ensueño, templos budistas y monumentos clásicos. La Ciudad Antigua es la parte más bella de Chiang Mai. Chiang Mai tiene más de 300 templos budistas (llamados wat en tailandés). Éstos incluyen:

Wat Phrathat Doi Suthep: el templo más famoso del área, levantado en una colina al noroeste de la ciudad. Este templo data de 1383. Se cuenta que sus constructores eligieron el sitio colocando una reliquia de Buddha en la parte trasera de un elefante y dejando el elefante vagar hasta que llegó a un lugar en donde hizo sonar la trompa y circundó antes de acostarse. Esto fue considerado como signo de un lugar propicio para construir el templo. Su localización permite vistas magníficas sobre la ciudad en un día claro.

Wat Chiang Man: el templo más viejo de Chiang Mai. El rey Mengrai vivió ahí mientras supervisaba la construcción de la ciudad. Contiene dos muy importantes y veneradas imágenes de Buda: Phra Sila (Buda de mármol) y Phra Satang Man (Buda cristalino).

Wat Phra Singh: situado dentro de las murallas de la ciudad, data de 1345 y ofrece un ejemplo del estilo de la arquitectura tailandesa clásica del norte. Contiene el Phra Singh Buddha, imagen muy venerada, trasladada allí hace muchos años desde Chiang Rai.

Wat Chedi Luang: templo con gran estupa, fundado en 1401 y dominado por un gran chedi al estilo de Lanna que se comenzó a construir el mismo año, pero llevó muchos años terminar. Un terremoto dañó el chedi en el siglo XVI.

Wat Ched Yot: situado en las cercanías de la ciudad. Fue construido en 1455 y fue sede en 1977 del Concilio Budista Mundial.

Wiang Kum Kam: asentamiento de una antigua ciudad utilizada por el rey Mengrai diez años antes de fundar Chiang Mai. El sitio, situado al sur de la actual ciudad, tiene una gran cantidad de ruinas de templos.

Wat U-Mong: un templo situado en una cueva del bosque, en las colinas al oeste de la ciudad, cerca de la universidad. Es conocido por su grotesca estatua de hormigón del Buda ayunando y centenares de proverbios budistas en inglés y tailandés fijados en árboles.

Uno de los templos budistas de Chiang Mai
Uno de los templos budistas de Chiang Mai

Wat Suan Dok: su nombre significa el campo del templo de las flores, un templo del siglo XIV situado justo al oeste de la antigua muralla de la ciudad. Fue construido por el rey de Lanna para un venerado monje que llegó desde Sukhothai para el Vassa o retiro de la estación de lluvias. Este templo tiene varias características únicas. Una es el gran ubosot del templo (o pasillo de la ordenación). Es inusual, no solamente por su tamaño, sino también porque está abierto a los lados en vez de encerrado. En segundo lugar, hay una gran cantidad de chedis que contienen las cenizas de los gobernantes de Chiang Mai. El templo es también sede de la universidad budista de Mahachulalongkorn Rajavidyalaya.

Por otra parte Chiang Mai alberga famosas escuelas de cocina, ya que es la cuna de la hostelería tailandesa. Recomendables cursos de cocina impartidos por un famoso chef televisivo en Thai Cookery School. Y por último, además de los centros de masaje que hay por todo la ciudad antigua de Chiang Mai, en los que se paga unos 4 a 6 € por masaje, un spa a recomendar (fuera de un hotel) es el Oasis Spa, siendo muy recomendable el tratamiento Signature massage Queen of Oasis.

^top

CHIANG RAI

CÓMO LLEGAR

Vuelo de Chiang Mai a Chiang Rai con la aerolínea tailandesa Kan Air, pagando 990 THB por un vuelo de 45 minutos. El avión es pequeño, de 12 personas. Cuando llego a Chiang Rai, no me quedo en la ciudad, sino que me recoge el chofer del hotel Four Seasons Tented Camp.

DORMIR Y COMER

Four Seasons Tented Camp en el Triángulo de Oro (P.O. Box 18, Chiang Saen Post Office - Chiang Rai; tel. 0066 53 910 200; ver fotos) es sin dudarlo uno de los mejores hoteles del mundo, destino exclusivo de viajeros incansables que lo han visto todo. Más que un hotel es un campamento, compuesto por 15 exclusivas tiendas de unos 55 m2 más 37 m2 de terraza en las que el lujo vintage es el protagonista y en las que la sensación de estar en medio de la jungla acompaña al huésped constantemente.

La llegada al hotel es en barca, por un afluyente al río Mekong, por lo que ya me introduje en la aventura. Empleados sonrientes y un elefante con el logo de Twitter dibujado me recibieron, personalización al cliente total. Cocktail de lemongrass. Para llegar a mi tienda tenía que cruzar un puente de madera en suspensión de cien metros de largo. Cuando cruzo de noche, las estrellas de la bóveda celestial me rodean.

Mi tienda es preciosa, con un jacuzzi enorme de madera en mi terraza con vistas al río. Una bañera de cobre en el centro de la habitación. Sencillamente diferente y precioso. A pesar de su diseño vintage, el resort ofrece un wifi rapidísimo. El restaurante con una gastronomía moderna y con protagonismo de productos locales es deliciosa. En el Burma bar disfruté de puestas de sol espectaculares con el sol reflejándose en el río y Laos y Birmania a lo lejos. Aperitivos y cocktails.

Dos cabañas colgadas en la ladera de la montaña forman el spa. Contacto total con la naturaleza. Sentimientos a flor de piel por ser consciente de donde estoy e intentar evitar irme.

En el hotel está todo incluido: bebidas e actividades. La experiencia del campo es entre otras cosas, aprender a montar a piel a los elefantes, unas lecciones básicas para convertir al huésped en Mahout, domador de elefantes. Experiencia realmente inolvidable. Pescar, trekking, excursiones alrededor son otras de las actividades. Un hotel único.

Anantara Golden Triangle. Otro muy buen hotel de la zona en el que yo no he estado, pero sí una muy buena amiga mía y lo recomienda encarecidamente.

COSAS A VER

CHIANG RAI. Esta ciudad, situada en el extremo norte de Tailandia, es la entrada a una región de colinas místicas, tribus fascinantes, exuberantes huertos frutales y la misteriosa seducción del Triángulo de Oro. Chiang Rai ocupa un papel de relevancia en la historia tailandesa. Chiang Saen, la primera capital al norte del reino fue construida en 1292. Sin embargo, Chiang Rai se convirtió pronto en la mayor ciudad de la zona.

En el Triángulo de Oro
En el Triángulo de Oro

Entre los testimonios de la era de Chiang Saen, los de mayor valor se refieren a las imágenes talladas de Buda de aquella época. La imagen del Buda de Chiang Saen es considerada la escultura más perfecta de las imágenes de Buda y de valor inestimable entre los objetos sagrados del budismo tailandés. El templo más sagrado de Chiang Rai es el Wat Phra That Doi Tung, a 200 metros de altura sobre la cima de Doi Tung, la montaña más alta de la provincia. El templo guarda una reliquia sagrada del Buda y es un lugar de peregrinaciones anuales por parte de los budistas devotos.

El Triángulo de Oro, la frontera entre Myanmar, Tailandia y Laos, y que antiguamente fue zona de paso de todo el contrabando de opio de la región y que se convirtió en un lugar místico y famoso durante muchos años, difícil de acceder y por ende más atractivo para aquellos mochileros que se aventuraban por la zona. Ya desde el año 1600 el comercio de opio se unió a la ruta asiática del comercio de las especias y recursos naturales de la zona. Aunque hoy en día Myanmar y Laos aún son productores de opio, Tailandia ha conseguido erradicar el cultivo de esta planta sustituyéndola por otros y endureciendo sus leyes contra el contrabando del mismo por la zona.

Así que hoy en día la cosa ha cambiado mucho, buenas carreteras y cientos de agencias de viajes que amontonan a sus turistas para que hagan una visita de unas horas, se metan en un barquito, crucen las tres fronteras y vuelvan para casa. Dicho y hecho. Si andas buscando un poco de exotismo y romanticismo, cuando llegues a la zona debes echarle imaginación

Las típicas fotos bajo el signo del Triángulo por lo menos le dan a uno la posibilidad de demostrar que ese río donde te has metido es el famoso Mekong, y que aunque invisibles, estás realmente atravesando la frontera de tres países en tu paseo con la barca. Nosotros por supuesto no fuimos menos, compramos nuestros tickets y esperamos nuestro turno. Una vez nos dan un par de chalecos salvavidas uno se mete en el barquito y hace un recorrido de unos 40 minutos que te lleva primero bajo una enorme estatua de Buda que se encuentra al cruzar a Myanmar y luego por el otro lado a un pequeño mercado en la frontera con Laos.

El hotel Four Seasons organiza excursiones para sus huéspedes por mercados de la zona, al triángulo de oro, a templos, etc. Para conocer Chiang Rai, si se tiene poco tiempo, lo recomendable es participar en una excursión de un día comprada en Chiang Mai. Esta nos permitirá conocer Chiang Rai, el Triángulo de Oro y las tribus de las mujeres jirafa. En la ciudad antigua de Chiang Mai hay muchas agencias que ofrecen esta excursión de 13 horas de duración y que cuesta unos 1.500 THB.

Y EL VIAJE SE ACABA...

De vuelta a Bangkok desde Chiang Rai, y para ir al aeropuerto de internacional de Bangkok, tomo un taxi que me cuesta 450 THB. En el momento de la facturación se quedan con la tarjeta de la aduana que nos entregan a la llegada.

Tomo el vuelo de Qatar Airways a Doha (Qatar) que tarda seis horas y media en llegar. Y dos horas más tarde tomo el enlace a Barcelona que tarda 6 horas en llegar a mi destino final.

^top
Relat d'un viatge a Tailàndia i Angkor (Cambodja) - Elena y los magníficos [2007]
Relat d'un viatge a Tailàndia - Núria & Guillem [2007]
Relat d'un viatge a Cambodja i Tailàndia - Sònia Graupera [2007]
Viatge a Tailàndia - Astrid Rubio [2006]
Viatge a Cambodja, Laos i Tailàndia - Asun Sunyol & Àngel Armengol [2005]
Viatge a Tailàndia, Laos i Cambodja - Víctor Bordás, Paquita Poch & Elisenda Bordás [2005]
Viatge a Cambodja i Tailàndia - Marta & Jordi [2004]
Viatge al país de l'etern somriure - Elena Bermejo [2001]
Bangkok, la ciutat dels sentits - Mª Dolores Martínez Giménez [2001]

facebooktwitterInstagramYoutube
RentalCars

COMUNITAT

facebooktwitterInstagramYoutube


2001-2017 © Viatgeaddictes.com [ Suanda, Yolanda & Toni ]. Tots els drets reservats
icona Viatgeaddictes
2001-2017 © Viatgeaddictes.com
Aquest web utilitza galetes per a millorar l'experiència de navegació dels seus usuaris. Si continues navegant considerem que acceptes el seu ús.Més informació