Viatgeaddictes
logo QR VIatgeaddictes
--- El web amb informació pràctica per al viatger independent i alternatiu ---
1 / 2
Uganda Tanzania

UGANDA / TANZANIA

Relato de un viaje de un mes al África Oriental

Data Data viatge: 2009. Publicat el 21/06/2010
2.2 de 5 (120 vots)

Introducción

La mitad de los documentales de La 2, esos tan prácticos para echar una cabezadita a mediodía, están rodados en Tanzania. Serengueti y Ngorongoro son, junto con Masai Mara en Kenya, los parques naturales de vida salvaje más conocidos del mundo. Venir aquí a ver animales es asegurar el tiro, nunca peor dicho. Arusha, a pocas horas de Nairobi, provee de todo lo necesario para organizar safaris en el norte del país: tour operadores, hoteles de todos los precios, dos aeropuertos, alquiler de 4x4... Es un poco como Bangkok, todo pensado para satisfacer al turista pero sin perder su propia identidad. Un destino casi obligado cuando hablamos de safaris, fácil de combinar con otros países de la región.

Uganda es un lugar bastante seguro, sin apenas turismo, de gente amable, que en algunas zonas aun se sorprende de ver a un mzungu (blanco, en swahili). Winston Churchill se refirió a ella como a perla de África. Y es que Uganda es un país precioso, repleto de paisajes espectaculares, de pistas rojizas que atraviesan el verde de selvas tropicales y amplias sabanas, y de ríos y lagos que cubren una tercera parte del territorio. La diversidad de vida salvaje es sensacional, y gracias a los programas de conservación el número de animales crece año tras año. Además Jinja, sacando partido de las poderosas aguas del Nilo, se ha convertido en un centro de referencia para los deportes de aventura.

Sin duda, uno de los motivos para ir a Uganda es contemplar su maravillosa vida salvaje, una experiencia muy gratificante, que en general entraña ciertos niveles de incomodidad y largos viajes por carreteras bacheadas y polvorientas, y probablemente, calor e innumerables mosquitos. Uganda es el hogar de la mitad de gorilas de montaña del mundo, chimpancés e hipopótamos se cuentan por centenares, y ornitólogos de todo el mundo vienen a ver algunas de sus más de 3.400 especies de pájaros. Para amantes del trekking, aquí se encuentra la cadena montañosa Rwenzori, una de las pocas con glaciares en áfrica, y es además el lugar de nacimiento del mítico Nilo Blanco.

Nuestro recorrido de un mes por el África Oriental dio para ver los big five (león, elefante, búfalo, leopardo y rinoceronte), además de cebras, ñus, hipopótamos y jirafas para aburrir; a los míticos maasai (ya no tan guerreros como los pintan), convivimos durante una hora con una familia de gorilas de montaña (que la verdad no fueron muy buenos anfitriones, no nos hicieron ni caso), seguimos chimpancés a través de la espesa selva tropical de Kibale, estuvimos bajo cascadas de 90 metros de altitud, y finalizamos cuatro semanas de aventura haciendo un emocionante rafting de 30 km en el rio más largo del mundo, el Nilo. Todo ello acompañados de buen clima y escaso turismo ¿Qué más se puede pedir?.

En la web Abierto por vacaciones, de los autores de este relato, encontraréis el texto y fotos originales de este y otros viajes.

^top

 DIARIO DE VIAJE A UGANDA Y TANZANIA

ARUSHA (Tanzania), 31 de agosto

04:30 Aterrizamos en el aeropuerto de Nairobi. En la terminal hay una docena de agencias de viaje, puestos de información y un bar. Allí tomamos un café y un té por 4$, nos devuelven el cambio en moneda local, 70 shilings. Compramos el billete de autobús a Arusha (Impala shuttle 30$) en Venture África Tours, ubicado en un box que hay en medio de la terminal. 08:00 Una furgoneta nos acerca al punto de recogida de pasajeros hacia Arusha. El vehículo definitivo es un 20 plazas donde mas de la mitad somos blancos. Durante el camino vemos nuestros primeros animales al borde de la carretera: un babuino y una gacela levantada sobre sus patas traseras comiendo de unos matojos.

15:00 Llegamos al Impala Hotel en Arusha tras siete horas de viaje, incluyendo una hora en el cruce de fronteras. La carretera está en remodelación y apenas esta asfaltada en una tercera parte, el resto es una pista de gravilla sin compactar llena de agujeros donde el anglicismo bumping se encuentra a sus anchas. Arusha se encuentra a los pies del monte Neru a una altitud de 1500 m.. Es una ciudad bulliciosa donde los safaris representan el principal negocio, y aunque no es un destino turístico en sí misma, es una ciudad donde la mayoría de los viajeros independientes van a necesitar dormir al empezar o acabar un safari.

Jacaranda Hotel. 50$ Habitación amplia, limpia y luminosa, con baño y ducha de agua caliente. Cuenta con un campo de minigolf, una piscina sin agua, y un restaurante con terraza y jardín. Se encuentra en una zona silenciosa frente al Impala Hotel, a 10 minutos del centro, y protegido por una verja y un guarda de seguridad (maasai). Spice & Herbs. Restaurante etíope frente al hotel. No asustarse por su aspecto suntuoso que los precios son muy asequibles. Ambiente tranquilo y agradable. Delicioso kitfo y mix de verduras servidos con injera, y dos cervezas, 20$.

¿Con quién hacer el safari? La enorme diversidad de vida salvaje en Tanzania lo convierten en un país especialmente atractivo para disfrutar de un safari en África, y Arusha es el punto ideal desde donde organizar safaris en el norte del país. La presencia de los Big Five (león, elefante, búfalo, leopardo y rinoceronte) en algunos de sus parques, junto con los maasai y sus llamativas regaliasi (mantas tradicionales), nos darán todo lo que buscamos en nuestro paseo por África. A pesar de todo, todas tus expectativas pueden irse al traste si no eliges el operador adecuado para tu safari.

Nosotros buscábamos un safari económico, de dos o tres noches de duración que nos permitiera ver la suficiente cantidad de animales, en tienda de campaña y con vehículo privado para nosotros solos. Después de mirar media docena de operadores por internet, nos decidimos por Safari Makers, con quienes visitamos los parques naturales de Tarangire, Ngorongoro y Manyara, en un paquete que costaba 715$ por persona. Y fue un acierto, Gidone nos contesto y resolvió todas las dudas vía email los meses previos al inicio del game drive; Joseph fue un conductor prudente y paciente, y un guía estupendo; y el otro Joseph, un cocinero simpático y eficiente que siempre tenía la mesa a punto.

En los safaris económicos el hospedaje es en campsite público dentro o cerca de los parques naturales. El organizador del safari debería proveer de todo lo necesario: tiendas de campaña, material de acampada, camas, colchones, sacos de dormir, mantas, almohadas, etc. Las tiendas deben tener mosquitera tanto en la puerta como en las ventanas, tan solo hay que acordarse de cerrarla cada vez que entras o sales. Suelen pertenecer a compañías privadas y disponen de algunas comodidades occidentales.

Todo ello se daba en nuestro campsite, Havennature Camplodge. A mitad de camino entre Manyara y Ngorongoro, y a 60 km del Tarangire. Dirigido por atentos tanzanos, es tranquilo, cómodo y limpio. Tienda de campaña amplia con dos camas en su interior, almohadas, mantas y sitio de sobras para las mochilas. Las duchas y los lavabos son compartidos, están impecables y hay agua caliente. Hay montadas unas 20-30 tiendas, pero estamos solos. En el comedor hay enchufes para cargar las cámaras.

Los únicos vehículos válidos para disfrutar de un safari fotográfico son 4x4, landcruisers o similares, en buen estado, con techo abatible (mejor visión de los animales y mejores fotos), radio para comunicar con otros guías y vehículos dentro de los parques, y al menos una rueda de repuesto. Todo lo que necesitas llevar es tu ropa, un sombrero con visera, unos buenos zapatos para caminar, calcetines, gafas de sol, protección solar y repelente de insectos. También es útil tener un pañuelo o fular para tapar nariz y boca en caso de que el viento levante polvo. Por la noche bajan drásticamente las temperaturas, así que es recomendable tener una chaqueta o polar, y pantalones largos.

Al negociar el precio aseguraros de que incluye los costes de acceso a los parques (de ocupantes y vehículos), gasolina, peajes y similares, guía de habla inglesa, todas las comidas del día (incluido un packed lunch para el game drive), servicios de cocinero y todas las facilidades de camping. En nuestro caso incluía además dos litros de agua por persona y día. No suelen incluir: las propinas para conductor y cocinero (15$-20$ diarios por persona y día, para cada uno de ellos), la entrada para la excursión opcional a la aldea maasai (50$ por vehículo), refrescos y cervezas, hospedaje y comidas en Arusha antes o después del safari, visados, souvenirs, seguros de viaje, vuelos o transfers al aeropuerto. Aunque todo es negociable, por supuesto. Al hacer la reserva se exige el 50% como deposito vía transferencia bancaria que puede tardar hasta cinco días en llegar, así que se aconseja enviar vía email el comprobante. El resto se pagará al iniciar el viaje en euros, dólares, o tarjeta de crédito (5% de recargo).

^top

TARANGIRE NP (Tanzania), 1 de septiembre

08:00 Nos recoge en el hotel Joseph, de Safari Makers, en un Range Rover de color blanco. Nos acercamos hasta sus oficinas donde pagamos el 50% que no habíamos adelantado vía transferencia, y salimos inmediatamente en dirección al Tarangire NP (a 120 km) con un pasajero mas, otro Joseph, nuestro simpático cocinero. 10:00 Tras dejar a nuestro cocinero en un cruce de carreteras comprando carbón, empezamos nuestro primer game drive. El primer animal que vemos, en las oficinas del parque, es una mamba verde que sale del interior de la calavera de un elefante.

Elefantes
Elefantes

El Parque Nacional de Tarangire es un destino clásico en la estación seca. Sus 2.600 km2 quedan entre la estepa Maasai al sudeste, y los lagos del Valle del Rift a norte y este. El parque debe su nombre al río Tarangire, que lo cruza en su lado norte. De junio a octubre es la mejor época para avistamiento de animales, ya que muchos de ellos vienen a beber al río Tarangire. Pueden verse gran número de ñus, elefantes, cebras y alcefalos (hartebeest). Pero no todos los animales son migratorios, y otros animales como las jirafas, impalas, elands, kudus grandes y enanos, cobos de agua (waterbuck), gacelas, leones, hienas, y a veces incluso rinocerontes y leopardos, pueden verse durante todo el año.

Cebras
Cebras

Mucha gente viene al parque atraída por las pitones trepadoras gigantes, pero nosotros no vimos ninguna. La vegetación es mayoritariamente seca. Amplias praderas, que incluyen diversos tipos de acacias, palmeras, y multitud de baobabs. Vemos una gran variedad de animales, en manadas no muy grandes, así como carnívoros con escenas de caza incluidas. Buenas pistas.

17:00 Abandonamos el parque nacional. Hemos hecho algo mas de seis horas de safari, parando media hora para comer en un picnic site, en el que como te despistes los monos te roban la comida. Nos dirigimos a nuestro alojamiento para las siguientes noches, Havennature Camplodge. Nos duchamos y nos sirven la cena: sopa de lentejas, ternera con arroz, plátano, naranja y chocolate caliente. Estamos a unos 20º y no hay mosquitos, o al menos no se hacen notar.

^top

NGORONGORO NP (Tanzania), 2 de septiembre

07:00 Desayuno: unas piezas de fruta (naranja, sandia y plátano), tostadas con mermelada, salchichas y tortilla, zumo, té y café. Lunch en los parques naturales, una caja que contiene: una pieza de pollo o brocheta de carne, 1/2 sándwich de tres pisos de mantequilla y zanahoria, crepe chapatti, plátano, una magdalena, una docena de galletas y un zumo de melocotón. 07:30 28 km nos separan del Área de Conservación del Ngorongoro. 08:15 Oficinas del parque. Somos el coche numero cincuenta y seis. La zona más visitada del área protegida es el cráter, subiremos hasta su cima a 3.100 m. de altitud, para después descender 600 mas hasta la caldera, donde se encuentran los animales.

Niño masai
Niño masai

09:15 Aldea maasai (50$). Los maasai entraron en el cráter alrededor de 1840, y actualmente son sus únicos pobladores, donde pueden vivir libremente en un área de 6,480km². Los maasai eran un pueblo nómada y ganadero, que no cultivaba la tierra por considerarlo degradante. En su lugar pastorean, lo que da un elevado estatus dentro de su cultura, y en retorno las vacas proveen prácticamente de todo lo necesario para vivir: carne, pieles, leche, boñigas para las paredes y suelo de sus cabañas; así como sangre fresca extraída directamente del cuello de una vaca viva, que mezclado con leche lo convierte en un alimento muy nutritivo. Pero los conflictos sobre el uso de la tierra se han incrementado en los últimos años ya que los maasais son mas numerosos y sedentarios, convirtiéndose la agricultura en un suplemento a su anterior dieta exclusiva de carne. Desde que el multiuso del área protegida fue propuesto en 1959, la población ha crecido mas allá de lo que el ganado es capaz de soportar sin sembrar. En 1976 se prohibió el cultivo por ser incompatible con el área protegida, y en general, el ganado ha ido decreciendo, y los maasai son cada vez mas pobres. En los años 60 cada hombre tenía doce cabezas de ganado, en 1989 tan solo cinco.

Ahora forzados a abandonar su cultura ancestral y a mal vivir en un pedazo de tierra donde el clima es riguroso y el suelo poco generoso, se ven obligados, como tantos otros pueblos, a degradarse delante de turistas por unos dólares. La visita comienza con una danza de bienvenida y unos cuantos hombres dando grandes saltos. La aldea son una docena de boñigas de vaca de dos metros cúbicos (chozas), donde apenas entra la luz, y donde conviven familias de 6 a 8 miembros y el ganado menor. Cuando nos invitan a entrar, apenas hay donde sentarse. Nuestro guía, de 17 años, nos muestra la escuela donde los niños ejecutan un pequeño show con el abecedario y los números montado específicamente para turistas. Damos un donativo de 5$. Todos venden pulseras y abalorios a precios ridículamente altos (50$ cuatro pulseras). ¡Por Dios!, salen mas baratas en un mercadillo de Londres.

10:15 El cráter del Ngorongoro es una caldera de unos 20 km de diámetro, con unas laderas que se elevan entre 400 y 610 metros. Estamos a 17º, no en vano la meseta se encuentra a 2.380 m. de altitud. El suelo del cráter, que está prácticamente desértico durante la época seca, está habitado mayoritariamente por hierba baja y lagos, con ocasionales acacias paraguas. La fauna se estima en unos 30.000 animales, de los que la mitad son cebras y ñus. Posee la mayor densidad de mamíferos depredadores de África, entre ellos leones, hienas, leopardos, guepardos (cheetah), y tres especies de chacal. También hay rinocerontes negros (entre 11 y 14 en 1995), eland, elefantes, búfalos, gacelas Grant y Thomson en grandes manadas, reduncas de montaña (mountain reedbuck), y 500 especies de pájaros. Además el lago del cráter está lleno de hipopótamos, que están medio sumergidos durante el día y que salen a comer hierba por la noche. Están ausentes del cráter los jirafas, impalas, topis y orix.

Así como en el Tarangire apenas nos cruzamos con nadie, aquí en algunos momentos hemos sido hasta diez coches oteando a una pobre bestia, y eso que según Joseph el parque estaba vacío. En el picnic site de hoy la amenaza son las águilas, que os aseguro que acojonan bastante mas que los monos. 16:00 Salimos del parque y regresamos a Havennature Camplodge. 19:00 Cena de hoy: sopa de pepino, palomitas, kitsch de carne y verduras, y fruta.

^top

LAGO MANYARA NP (Tanzania), 3 de septiembre

08:00 Salimos hacia el Lake Manyara National Park, apenas a 1/2h del campsite. Es un parque pequeño para los estándares africanos, ocupa un área de 330 km2 de los que 200 km2 son lago cuando el nivel de agua está más alto. No obstante tiene una tremenda diversidad de hábitats y animales. Desde la puerta de entrada, el camino serpentea por una selva con aguas subterráneas provenientes de las tierras altas del Ngorongoro. Aquí numerosos grupos de babuinos y monos azules os darán la bienvenida.

Jirafa
Jirafa

El paisaje cambia continuamente, enormes planicies, bosques de acacias, zonas de pastizales, baobabs... Estamos en la estación seca y hay menos agua, por lo que es más difícil ver aves acuáticas. Pero existe bastante variedad de no carnívoros, pueden verse un buen numero de elefantes, búfalos, ñus, babuinos y una importante cantidad de jirafas; así como cebras, facóqueros, impalas, dik-diks, y cobos de agua (waterbuck) en zonas pantanosas, e hipopótamos en la charca conocida como Hippo Pool.

Son famosos sus leones trepadores, aunque según Joseph, desde que instalaron algunos lodges en el interior del parque cinco años atrás, prácticamente han desaparecido, huyendo del ruido que genera la corriente eléctrica. Pueden verse más de 400 especies de pájaros, incluyendo flamencos rosados, pelícanos, queleas comunes, ibis sagrados, cormoranes y gansos egipcios.

El hecho de haber hecho menos fotos que en Tarangire o Ngorongoro, no significa que haya menos animales, bien al contrario. Pero tras tres días de safari, uno se relaja, se habitúa a ver animales, el nivel de sorpresa se hace mas exigente, y aunque es posible que incluso disfrutes mas, el número de fotos desciende de forma considerable.

^top

KAMPALA (Uganda), 4 y 5 de septiembre

21:30 Aterrizamos en el aeropuerto de Entebbe diez minutos antes de lo previsto. Temperatura exterior 22º. El chofer, que nos proporciona el hotel (50.000 Sh), nos espera en la sala de llegadas portando un cartel con nuestros nombres.

Los 38km hasta Kampala discurren por una carretera asfaltada en buen estado. No se cruzan animales, tan solo algún boda-boda (las moto-taxis locales) de tanto en tanto. 22:40 Llegamos al hotel New City Annex, 50.000 Sh la executive room, que tan solo se diferencia de las demás en que tiene televisión, y en que ropa de cama y toallas llevan serigrafiadas el nombre de la habitación. Tiene unos 12 m2, cama doble, armario, mesita y silla. Baño completo muy amplio y limpio, y con agua caliente aunque poca presión. Desayuno no incluido. Cenamos en el propio restaurante del hotel: spaguetti boloñesa, curry con vegetales, y una cerveza Kustler (Kenia) bien fría, 14.400 Sh.

Cambio de habitación, 70.000 Sh. Algo más cara, pero mejor ventilada, mejor ubicada, y mas luminosa. Hay albornoz y chanclas de baño. Desayuno: matooke (estofado de bananas y guisantes), café, té, y tostadas con mantequilla y mermelada, 10.000 Sh.

Cogemos un taxi (10.000 Sh) hasta Uganda Wildlife Authority (UWA), para recoger los permisos para el gorilla tracking del domingo 13. Tardamos algo mas de media hora en solucionar el tema. Desde allí vamos al Red Chili Hideaway Hotel para formalizar la reserva de la excursión a las Murchison Falls. Aconsejados por el guarda de seguridad de UWA compartimos un boda-boda para economizar costes. Tres en una moto, primera vez, pero no la ultima, lo repetiremos muchas veces durante este viaje.

Realmente poco hay que ver en Kampala, sobre todo comparado con todas las maravillas de que la naturaleza ha dotado al resto del país. Un par de catedrales, una mezquita, un templo hindú, algún museo, los edificios y sitios históricos del reino de Buganda, el Parlamento, y el Teatro Nacional. Pero hay que disfrutar lo que no se ve: el caos de Old Taxi Park, sus descomunales atascos desde el amanecer hasta bien entrada la noche, los paseos en boda-boda, los marabú vigilantes en las ramas de los árboles, y su gente, simpática y amable como pocas. Todos los caminos llevan a Kampala, así que pasamos por aquí varias veces. Kampala acabó siendo ese lugar conocido, el regreso a la civilización, un lugar donde te sientes seguro y te mueves a tus anchas.

Taxi park
Taxi park

Old Taxi Park es el centro de reunión de todo el transporte de Kampala y su periferia. Es una explanada enorme, desde arriba no se ven mas que los techos blancos de los matatus, ni un centímetro de tierra roja africana queda a la vista. Moverse por Kampala es horrible, la ciudad esta congestionada 24h al día. Avanzar 10 m. en un matatu puede suponer a veces hasta 1/2h, es por ello que los boda-boda (algunos conducidos por auténticos suicidas) son tan populares. Intentamos visitar el Parlamento de Buganda (10.000 Sh c/u), uno de los reinos aun activos en el país. Matatu hasta Old Taxi Park (1.000Sh c/u), y otro mas hasta el barrio correspondiente 800Sh c/u.

De vuelta pasamos por la Mezquita Nacional, empezada por Idi Amin en 1972 y acabada por Gadafi en 2007. 19:00 Teatro Nacional. Asistimos a una interesante representación fruto de la colaboración de una compañía ugandesa y una universidad americana. La obra es en ingles y resulta muy divertida y amena. Nos choca el comportamiento del público: comen palomitas, beben cerveza, hablan por el móvil, responde a los actores, les tiran los tejos, gritan, los niños que lloran lo hacen durante minutos... En fin, que hay que ser de una pasta especial para actuar por aquí. Cenamos algunos platos locales en el hotel: malakwang, espinacas con crema de cacahuete, y firinda (sopa judías peladas) con ugali.

^top

ENTEBBE (Uganda), 6 de septiembre

Nos cambiamos al hotel Red Chilli (taxi 8.000 Sh), con quienes mañana a primera hora iniciaremos una excursión de tres días a las Murchison Falls. El precio incluye una noche gratis en dormitorio, pero preferimos pagar una habitación doble para estar mas tranquilos. Red Chilli Hideaway, 40.000 la doble. Bastante apartado del centro. Ambiente mochilero y Lonely Planet a mas no poder. Habitación amplia, con mosquitera y ventilador. Baño y ducha compartidos, muy limpios y con agua caliente. Dispone de restaurante barbacoa (9.000 Sh un plato combinado de pasta, pollo, ternera, salchichas vegetarianas y patatas al horno). 11:30 A pesar de que lleva todo el día lloviendo, decidimos ir a Entebbe.  Nos ponemos calzado cubierto, cogemos el impermeable y nos subimos a un matatu que nos deja en Old Taxi Park, 1.000 Sh cada uno. Allí tras preguntar tres o cuatro veces nos subimos en otro que nos lleva hasta Entebbe, 4.000 Sh por cabeza.

Ave
Ave

13:00 Llegamos a Entebbe. El matatu nos deja en un cruce de carreteras a 500 m. del Uganda Wildlife Educational Centre (10$). Fue abierto en 1952, por el entonces Gobierno Colonial, como un orfanato que ofrecía protección a los animales abandonados en áreas protegidas debido a la caza o defunción de sus padres. En los 60 abre como zoo convencional, en el que llegan a exhibirse animales no autóctonos como osos o tigres. Poco después debido a la confusión política en el país y la falta de fondos por parte del gobierno, atraviesa un largo periodo de decadencia. Desde mayo de 1994 el 90% de los costes los sufraga el Banco Mundial a través de Protected Areas Management and Sustainable Use (PAMSU), que lo convierte en un zoo con fines conservacionistas y educacionales, cuyos animales vienen todos de requisarlos a cazadores furtivos, el tráfico ilegal o accidentes.

Aquí vemos gran parte de los animales que ya hemos visto en libertad exhibidos en habitats bastante bien cuidados y agradables. Hay leones, cebras, búfalos, avestruces... y el espectacular shoebill stork, un pájaro con aspecto prehistórico único de este país y que se encuentra en peligro de extinción. La verdad es que incluso después de los safaris ha sido una visita muy agradable. Comemos en una cantina junto a la ventanilla de venta de entradas y la tienda de souvenirs. Dos sandwiches, té y zumo, 21.000 Sh (no es barato).

17:00 A escasos 10 minutos, a orillas del lago Victoria, están los Botanical Gardens. (2.000 Sh pp, 2.000 Sh cámara). Ocupa un extensión de 41 hectáreas y fue inaugurado en 1898. Paseamos durante un par de horas entre plantas tropicales y subtropicales, vervet monkeys, y una amplísima colección de aves. Durante su última rehabilitación en 1998 se catalogaron 309 especies de plantas, 199 autóctonas de Uganda, 122 con funciones medicinales y 110 exóticas.

19:00 En la carretera principal, poco antes de que anochezca, nos recoge un matatu que va hacia Kampala, 3.000 Sh cada uno. Nos chupamos un atasco de narices. Al llegar a Old Taxi Park cogemos un boda-boda para los dos hasta el Red Chili, 5.000 Sh.

^top

MURCHISON FALLS NP (Uganda), 7, 8 y 9 de septiembre

Bordeando el río Nilo a unos 300 km al noroeste de Kampala, se encuentra Murchison Falls National Park, el área protegida mas grande de Uganda (1.200 km2). Durante los quince años de déspota gobierno de Idi Amin en los años 70, la fauna del país fue prácticamente erradicada por caprichosos soldados que utilizaban los animales para hacer prácticas de tiro. Aunque la fauna terrestre aún se esta recuperando de ello y del largo periodo de caza furtiva de los años 80, ya pueden verse grandes manadas de elefantes y jirafas, e incluso algunos leones. Además, a diario salen barcos desde Paraa que ofrecen la oportunidad de ver multitud e hipopótamos, cocodrilos y aves de todo tipo.

Leyendo Lonely Planet es fácil darse cuenta de que organizar un viaje en transporte público por esta zona es muy difícil y costoso, tanto en tiempo como en recursos. Siguiendo los consejos de la propia guía contratamos un tour de tres días con Red Chilli Tours. El viaje cuesta 285$ e incluye transporte, dos noches en tienda de campaña en su campamento de Paraa, paseo por la cima de las cascadas, safari de 3-4h en el delta del lago Alberto, otro safari en barca de 3h por el Nilo, visita a una reserva de rinocerontes, y vuelta a Kampala. Cama gratis en dormitorio en Kampala la noche anterior y posterior. No incluye comida ni bebidas, y hay un suplemento de 15.000 Sh si prefieres dormir en bandas.   

08:15. Después de desayunar, nos dan una charla previa a la salida. Itinerario, costes no incluidos, advertencias, y consejos de seguridad. 08:30 Iniciamos la marcha. Somos seis turistas: nosotros, una pareja británico-neo zelandesa y dos alemanes, además del conductor, Sam. Viajamos en una furgoneta de ocho plazas, nuestros asientos tienen reposabrazos, y el techo es abatible. En los laterales, circundando el espacio hábil para pasajeros, hay barras antivuelco. Un vehículo cómodo y fiable.

12:45 Llegamos a Masindi, el último lugar lo suficientemente grande como para comprar provisiones (Sam) y comer antes de llegar a las Murchison Falls. Han sido cuatro horas de tranquila carretera asfaltada, sin animales, sin atravesar apenas pueblos, con una única parada con fines puramente fisiológicos. Por 15.000 Sh acompañamos unas cervezas de un estofado de cabra con arroz y chapatti, y un plato de tilapia con arroz. 14:00 Reanudamos la marcha. 85 km nos separan de las cascadas. Veinticinco minutos después de dejar Masindi nos internamos en territorio del Parque Nacional. Enseguida empezamos a ver animales: facóqueros, babuinos, pintadas africanas, antílopes de diferentes tamaños, búfalos y alguno mas que no recuerdo.

Cascadas
Cascadas

16:00 Por fin las cascadas de Murchison Falls. Son mas espectaculares por su poder que por su tamaño. Desde su nacimiento en top of the falls se puede apreciar el asombroso poder del río. Aquí el rápido curso del Nilo es toscamente interrumpido por una estrecha hendidura, que fuerza al caudaloso y poderoso río a pasar por un espacio de apenas siete metros de ancho. En una furiosa demostración de poder, el agua explosiona en un punto conocido como "Boiling Pot", para después en la apoteosis de su furia, retorcerse a través de un estrecho pasillo de 120 m. de largo, que forma una cascada de 45 metros de altura en medio de un ensordecedor torrente de espuma y vapor de agua.

18:30 Después de una hora de camino, en la que seguimos viendo animales durante todo el trayecto, llegamos al Red Chilli Rest Camp. Se encuentra en Paraa en la orilla sur del Nilo, a 500 m. del muelle de donde parten los barcos y el ferry de vehículos, para los safaris fluviales y alrededor del Delta. Esta organizado alrededor de un gran restaurante, que se encuentra bajo un largo porche abierto con fantásticas vistas del parque. Hay unas 20 tiendas de campaña y diez bandas. Estas últimas disponen de dos camas, ventilador, espirales para los mosquitos y toallas. Los baños y duchas son compartidos. Estan limpios, pero no disponen de agua caliente. 19:30 Tras acomodarnos y tomar una ducha cenamos con nuestros compañeros de viaje. Salchichas de cerdo con cebolla caramelizada y puré de patata por 9.500 Sh. 22:00 Ya estamos en la cama. Los facóqueros que vienen a comer y pastar por la noche no paran de gruñir y hacer ruidos, eso por no hablar del resto de bichejos que amenizan las aburridas noches africanas. La naturaleza es bonita, pero poco respetuosa con los somnolientos.

Entre las pistas que van desde Paraa hasta el delta del lago Alberto, en la orilla norte del Nilo, se encuentran las mejores zonas para un game drive. 06:30 Desafortunadamente el mejor momento es durante los fríos amaneceres. Un ranger sube con nosotros a la furgoneta. Cruzamos el río, e iniciamos un safari que se prolongará durante tres horas y media. Elefantes, jirafas, antílopes varios, un león, búfalos, pájaros por doquier, y mucho mas, nada que envidiar a Tanzania. Tanto nos entretenemos mirando animales que perdemos el ferry que tiene que llevarnos de vuelta a la otra orilla.

11:45 Ya estamos de vuelta. Ponemos a cargar las baterías de las cámaras y encargamos la comida. 12:30 Hundidos en unos cómodos butacones de mimbre, con inmejorables vistas al parque, reponemos fuerzas, curry de judías con arroz y spaguetti a la boloñesa, 9.500 Sh pp. Hasta nuestra próxima salida da tiempo de escribir el diario, repasar fotos e incluso una mini siesta.

14:15 Pero aun mas impresionante que el safari es el paseo en barca desde Paraa hasta las cascadas (17 km). Abundan los hipopótamos y cocodrilos, y también se pueden ver elefantes, búfalos, jirafas, oribis, cobos de agua (waterbucks) y una amplia variedad de aves como garzas, cormoranes, patos, abejarucos, águilas de agua, alcedines (kingfishers), y dicen que de tanto en tanto algún shoebill stork. Durante esta excursión tus sentidos son bombardeados con tal diversidad de fauna que no sabes hacia dónde mirar. El ranger que maneja la barca es una enciclopedia que no deja de darnos información de todo tipo cada vez que tiene oportunidad. Realmente hemos tenido mucha suerte con los guías.

17:40 Encargamos la cena: 1/2 pollo y ternera strogonof con canela y limón, acompañados de arroz y alubias, 9.500 Sh pp. 21:00 Tras una larga charla con nuestros compañeros de viaje, leemos un rato y a eso de las 22:00 Ya estamos durmiendo.

08:30 Cargamos la furgoneta de pasajeros y mochilas, e iniciamos el camino de vuelta. 10:30 Breve parada en Masindi, donde tomamos un refresco y una samosa. 12:30 Llegamos al Ziwa Rhino Sanctuary, una reserva creada para reintroducir rinocerontes en Uganda, tras su extinción en 1982. En un área de 70 km2 de inmaculados arbustos, se encuentran los únicos ejemplares salvajes del país Además del plan de cría de rinocerontes, desarrollan programas educacionales y de apoyo a las aldeas cercanas. Su punto mas atrayente, turísticamente hablando, es la posibilidad de caminar hasta pocos metros del segundo animal mas pesado de África después del elefante.

Rinoceronte
Rinoceronte

Nos dan una pequeña charla y nos asignan un ranger. Tras diez o quince minutos en coche a través de la reserva, llegamos a un punto en el que ya hay que seguir a pie. Andamos otros quince minutos en fila india y en silencio, intentando hacer el mínimo ruido. A unos metros topamos con una pareja. Son enormes. Estan pastando tranquilamente a la sombra, entre la hierba alta. De repente otro rinoceronte se acerca. Dos toneladas de carne, con un cuerno enorme al frente, viene hacia nosotros. El ranger nos avisa de que hay que irse. A regañadientes la gente va retrocediendo mientras no deja de tomar fotos. No hay suficientes árboles para todos, si como aconsejan tenemos que subirnos a uno de ellos. Pasado el peligro permanecemos con ellos una 1/2h, acercándonos a una increíble distancia de cinco metros. Tras la experiencia, que a todo el mundo ha dejado extasiado, nos vamos a comer el menú vegetariano que habíamos encargado el día anterior. Dos combinados vegetarianos y dos krest 17.600 Sh.

14:30 Salimos hacia Kampala. 18:00 Sam nos deja en una gasolinera donde podemos pillar un matatu (1.000 Sh) que nos acerca a paso de tortuga, entre el caos diario vespertino de la capital, hasta Old Taxi Park. El Aponye Hotel, donde nos hospedaremos las dos noches siguientes, esta a un paso de allí.

Pensando en estar cerca de Old Taxi park, para ir mañana a Jinja y el viernes a Buhoma, buscamos un hotel céntrico. Aponye Hotel. 70.000 hab doble, con baño, ducha, tv, armario cinco puertas, escritorio, mesa con butacones, a/a y terraza. Esta muy limpio, hay toallas en el baño y jabón. Desayuno buffet libre (huevos, tostadas con mantequilla y mermelada, fruta fresca, té, café, leche...) incluido. Cuando oscurece, la calle, llena de almacenes, enfangada y caótica, se llena de barbacoas donde venden brochetas de ternera (500 Sh), de pollo (2.000 Sh un cuarto), chapatti (200 Sh), hígados de pollo, bebidas... Un poco de todo... No tiene la tranquilidad del Annex, pero está en el mismo centro.

^top

JINJA (Uganda), 10 de septiembre

Jinja, a pesar de Lonely Planet, se encuentra a 80 km de Kampala, y se tarda entre hora y media y dos horas en llegar allí, en función del atasco que haya en la capital. Situada en las orillas del lago Victoria, cerca del nacimiento del Nilo, fue fundada en 1901 como centro administrativo británico. Se la considera la capital del reino de Busonga, y es actualmente la segunda ciudad mas grande de Uganda. Sus principales reclamos son el Nacimiento del Nilo, los rápidos de Bujigali Falls y el rafting.

Bujigali
Bujigali

Bujigali Falls es un lugar espectacular, a ocho km de Jinja, donde mil metros de rápidos de aguas cristalinas se suceden entre la abundante vegetación que cubre las orillas y las islas que se forman en este incipiente tramo del Nilo. Multitud de aves atraídas por la gran cantidad de pescado completan esta deslumbrante vista, que nos hace olvidar la falta de la gran caída de agua que suele dar fama a las cascadas. El agua que entra desde aquí en el Nilo Blanco, conocido por los locales como Omugga Kiyira, tarda tres meses en recorrer los 6.400 km hacia el norte que le separan del Mediterráneo.

Pero esta maravilla esta a punto de desaparecer, el gobierno de Uganda, con la ayuda del Banco Mundial y el Banco de Desarrollo Africano, está construyendo una presa hidroeléctrica de 200 megavatios cerca de Bujigali Falls, algo mas abajo de otras dos grandes presas. Su costosísima construcción inundara este precioso tramo de rápidos y cascadas, y con toda seguridad dañará los ecosistemas del lago Victoria, el lago tropical mas grande del mundo. El proyecto afectará directamente a la vida de unas 6.800 personas, la industria pesquera, y sumergirá una tierra altamente productiva, e islas de una inmensa biodiversidad.

Un boda-boda hasta aquí nos cuesta 3.000 Sh. Nos sentamos a la sombra de un árbol a disfrutar del paisaje, sacar unas fotos, y contemplar como algunos lugareños limpian la ropa a manotazo limpio contra las rocas. Por 30.000 Sh alquilamos una barca que nos lleva hasta algunas islas rodeadas completamente por las cascadas. Paseamos por ellas, mientras decenas de cormoranes y otras aves pescan a nuestro alrededor. 16:00 Negociamos un boda-boda hasta el Nacimiento del Nilo (10.000 Sh) y desde allí de nuevo a Jinja para tomar el matatu de vuelta a Kampala.

El mzungazo del día es Source of the Nile (10.000 Sh). Este es el lugar que en 1862 Speke identificó como el Nacimiento del Nilo. Como ya sabemos esta cubierto por las aguas gracias a una presa que se hizo algo mas abajo, y la única forma de llegar al punto exacto es alquilando una barca no incluida en la entrada. Ya hemos pagado bastante, hacemos unas cuantas fotos y nos vamos. Un pequeño memorial recuerda que parte de las cenizas de Mahatma Gandhi, distribuidas por los 5 continentes, fueron esparcidas aquí.

17:00 El boda-boda nos deja en la estación de matatus, que a diferencia de la de Kampala, esta señalizada y parcelada por destinos. 18:00 A 15 km de Kampala nos dicen que los accesos a la capital están cortados. Unos violentos disturbios que se prolongaran por tres días, y donde murieron al menos 24 personas, han convertido el centro y algunos barrios de la periferia en un caos. Tras algunas deliberaciones entre el pasaje, se rechaza la idea de volver a Jinja o dormir a la intemperie hasta el día siguiente, y se decide intentar entrar por caminos de montaña. Nosotros nos dejamos llevar. 22:00 Llegamos a Kampala, se ven restos de alguna fogata, y delante del hotel donde ayer había 20 puestos ambulantes de comida, hoy hay tan solo un par de ellos.

^top

facebooktwitterYoutube
RentalCars

COMUNITAT

facebooktwitterYoutube


2001-2017 © Viatgeaddictes.com [ Suanda, Yolanda & Toni ]. Tots els drets reservats
icona Viatgeaddictes
2001-2017 © Viatgeaddictes.com
Aquest web utilitza galetes per a millorar l'experiència de navegació dels seus usuaris. Si continues navegant considerem que acceptes el seu ús.Més informació