logo QR VIatgeaddictes
--- El web amb informació pràctica per al viatger independent i alternatiu ---
Bandera de Túnez

TÚNEZ

Guía y relato de una visita a Túnez, Cartago y Sidi Bou Said

En este escala de un día entero en la ciudad de Túnez visitamos la capital tunecina, así como el sitio arqueológico de Cartago y la pintoresca población de Sidi Bou Said.

Yolanda y Toni (Viatgeaddictes)
Published on Data viatge: 2007 | Publicat el 16/6/2023
Darrera actualització: 06/2023
2.2 de 5 (14 vots)

Cúpulas de la mezquita Zaouia Shan (Sidi Bou Said)
Cúpulas de la mezquita Zaouia Shan (Sidi Bou Said)

Introducción

A finales del año 2007 y principios de 2008 hicimos un viaje de 15 días a Libia y utilizamos Túnez como lugar de paso para abaratar el precio de los vuelos.

Aprovechando esta circunstancia, a la vuelta de Libia nos reservamos un día entero en Túnez, la capital de tunecina, para recorrer algunos de sus numerosos puntos de interés, así como para visitar el sitio arqueológico de la antigua ciudad de Cartago y también la pintoresca población costera de Sidi Bou Said.

Túnez es uno de los países más pequeños del norte de África, situado entre Argelia y Libia, pero su estratégica posición lo ha convertido en escenario de importantes capítulos de la Historia. Fenicios, romanos, vándalos, bizantinos, árabes, otomanos o franceses han intentado conquistar sus tierras y dominarlas en diferentes épocas.

Como resultado de ello el país cuenta con un gran legado cultural y patrimonial, con un total de ocho lugares inscritos en la lista de Patrimonios de la Humanidad de la UNESCO.

Si a todo esto le sumamos su clima soleado, sus playas y los precios moderados de sus servicios, no debe sorprendernos que Túnez venga siendo un atractivo destino turístico desde principios de los años 60 del s. XX y también uno de los países más visitados de África.


Ficha técnica del viaje

Data del viatge

Del 4 al 5 de Enero de 2008.

Visado

Para viajar a Túnez solo era necesario el pasaporte en vigor, puesto que los ciudadanos de la Unión Europea estaban exentos del requisito de visado para estancias inferiores a los 90 días.

Dinero

La moneda oficial de Túnez es la dinar tunecino (TND). En las fechas de nuestra visita las tarjetas de crédito eran generalmente aceptadas.

El cambio medio obtenido fue : 1 TND = 0,569 € / 1 € = 1,758 TND. Ver cambio actualizado en Eur → TND

Transporte

Avión. En Túnez los vuelos domésticos están limitados por el escaso número de aeropuertos del país. No olvidemos que el país mo es muy grande y no hay grandes distancias a cubrir, solo en el eje norte-sur.

Para volar desde Túnez, la capital, hasta la isla de Djerba, en el sur, había entonces dos opciones: TunisAir y SevenAir, la cual ahora se denomina Tunisair Express. La compañía SevenAir solía tener precios más económicos.

Otros. Moverse por Túnez por vía terrestre parece fácil por la gran variedad de transporte que parece haber.

Vacunas

Para visitar Túnez no había ninguna vacuna obligatoria y ni siquiera recomendable.

Pero, como siempre, es altamente recomendable viajar con un seguro médico internacional de amplia cobertura y que incluya también la repatriación en caso de necesidad.

Seguridad

Túnez siempre ha sido un país muy seguro para el viajero y así era en las fechas de esta visita, a principios de 2008.

Pero desde entonces se han sucedido varios acontecimientos en el país que lo han llevado a los titulares de los noticieros de todo el mundo: atentados terroristas de tipo yihadista (sobre todo en el año 2015), disturbios y protestas sociales (que en enero de 2011 propiciaron la caída del presidente Ben Ali, el cual había gobernado el país cómodamente los últimos 24 años) y una cierta inestabilidad política.

Todos estos hechos han golpeado muy duramente al sector turístico del país y, a pesar de que parece que se va recuperando el número de turistas internacionales que visitan Túnez aún no ha alcanzado las cifras que tenía el país unas décadas atrás.

Con la crisis económica y el paro que viene sufriendo Túnez desde hace años han aumentado el número de pequeños hurtos y robos de oportunidad, pero aún muy lejos de los que podemos encontrar en cualquier ciudad europea, sin ir más lejos.

Aun así, el país se mantiene como un lugar relativamente seguro. La seguridad total no existe en ningún país del mundo y Túnez no es la excepción. Solo hay que tomar las precauciones habituales, ser discreto y usar el sentido común, especialmente en zonas muy turísticas o con grandes aglomeraciones de gente.

En cualquier caso, de momento sí que parece prudente evitar las zonas fronterizas con Libia y también la pequeña región de Jebel Chaamby, limítrofe con Argelia, a causa de ocasionales choques armados entre el ejército tunecino y grupos islamistas radicales.

Clima

El norte de Túnez disfruta de clima mediterráneo. La humedad presente en la atmósfera de la costa suaviza las temperaturas, tanto en verano como en invierno. A medida que nos desplazamos hacia el sur nos adentramos en el desierto, con temperaturas mucho más extremas.

En las fechas de este viaje y en la ciudad de Túnez y alrededores, la temperatura durante el día era agradable o fresca dependiente de si hacía sol o no.

Diferencia horaria

En Túnez no hay diferencia horaria con el horario de invierno en la España peninsular.

Idioma

El idioma oficial de Túnez es el árabe, pero un gran porcentaje de la población tunecina habla francés. Muchos rótulos de tiendas, menús de restaurantes, señales de tráfico e indicaciones varias están habitualmente escritas en árabe y en francés. Y en zonas muy turísticas también es relativamente fácil encontrar gente que hable el inglés.


TÚNEZ: Visita de la ciudad de Túnez, Cartago y Sidi Bou Said

TÚNEZ

Cómo llegar

Llegamos al aeropuerto internacional Tunis-Carthage en un vuelo de TunisAir procedente de Trípoli, la capital libia.

Para ir hasta el hotel, ubicado en la Avda. Habib Bourguiba, en el centro de la ciudad de Túnez, pagamos 15 TND por un taxi que inicialmente nos pedía 22 TND. Como que Túnez es un lugar muy turístico hay que vigilar y regatear mucho para no pagar precios desorbitados por cualquier cosa.

Dormir y comer

En el Hotel Excel (Avda. Habib Bourguiba, 35 - Túnez) pagamos 80 TND por una habitación doble con baño privado, TV y desayuno incluido. El hotel estaba bien, el personal de recepción fue atento y su situación en la ciudad era excelente.

Para cambiar euros a dinares tunecinos fuimos a la sucursal del Banque de L'Habitat en la Avda. Bourguiba, muy cerca de la Catedral, donde obtuvimos la mejor tasa de cambio de todas.

Cosas a ver y hacer

TÚNEZ. Es la capital y la ciudad más grande de Túnez. Está situada a lo largo del Golfo de Túnez, en el mar Mediterráneo, y junto al lago de Túnez y del puerto de La Goulette. La ciudad se extiende sobre una llanura costera rodeada de montañas.

El edificio de la Embajada Británica, a la entrada de la medina (Túnez)
El edificio de la Embajada Británica, a la entrada de la medina (Túnez)

En el centro de la ciudad se encuentra la antigua medina. Hacia su lado oriental se extiende la parte moderna de la ciudad, denominada también Ville Nouvelle, donde hay numerosos ejemplos de edificios de la época colonial francesa.

Ya en las afueras de la ciudad, hacia el nordeste, se extienden los arrabales de Cartago, Sidi Bou Said y La Marsa.

Nuestra visita a la ciudad de Túnez y alrededores fue de solo un día completo y, por lo tanto, el alcance de lo que pudimos ver y visitar fue bastante limitado. Por otro lado, Túnez es un destino turístico internacional consolidado ya desde hace muchos años y ello se hacía patente en muchos lugares orientados claramente al turismo.

Si la comparamos con otras ciudades de la zona del Magreb, Túnez no nos pareció una maravilla (es una opinión personal), pero es una ciudad agradable y vale la pena visitarla, ni que sea de paso.

La medina de Túnez
La Porte de France (Túnez)
La Porte de France (Túnez)

Patrimonio de la Humanidad La medina de Túnez es el corazón histórico y cultural de la ciudad de Túnez y uno de los mejores lugares de la ciudad, con una densa aglomeración de callejones y pasajes cubiertos, llenos de olores y de colores, y con un bullicioso comercio en sus zocos, bastante orientados al turismo.

La antigua medina de Túnez fue declarada Patrimonio de la Humanidad en el año 1979.

Han pasado casi doce siglos desde que el príncipe Hassen Ibn Nooman fundó la ciudad sobre los restos de un viejo asentamiento púnico. De esta época es la Gran Mezquita Ezzitouna.

El acceso a la medina desde la ciudad moderna es a través de la puerta Bab el Bahr, también conocida como Porte de France.

En un mapa turístico de la ciudad de Túnez, que se obtenía gratuitamente en cualquier oficina turística (por ejemplo en la del aeropuerto), se proponían tres circuitos diferentes para recorrer la medina y sus puntos de interés.

La Ville Nouvelle

La Ville Nouvelle corresponde a la parte nueva de Túnez, y su eje central es la gran avenida Habib Bourguiba, conocida como la Champs-Élysées tunecina según muchos locales, por su «similitud» con la homónima parisiense.

La Catedral de Saint-Vincent-de-Paul (Túnez)
La Catedral de Saint-Vincent-de-Paul (Túnez)

Aquí los edificios afrancesados de la era colonial contrastan con otras construcciones más pequeñas y viejas. Hay un gran número de cafés al más puro estilo parisiense.

Y como curiosidad arquitectónica, la Catedral de Saint-Vincent-de-Paul, ubicada en la Place de la Indépendence, en el extremo occidental de la Avda. Bourguiba.

Esta iglesia católica fue construida a finales del s. XIX en una mezcla de arte gótico y bizantino y con un peculiar toque norteafricano.

Finalmente, en esta zona destacamos también el Museo Nacional Bardo, situado a unos 4 km al oeste del centro Desde 1888 ocupa un antiguo palacio que fue la residencia oficial de la monarquía histórica tunecina.

Este museo arqueológico es uno de los más importantes de la región mediterránea y solo superado en África por el Museo Egipcio del Cairo en cuanto a la riqueza de sus colecciones.

A partir de una gran variedad de piezas arqueológicas, este museo traza la historia de Túnez a lo largo de varios milenios y a través de diferentes civilizaciones.

Y el viaje se acaba ...

Acabadas las visitas a la ciudad de Túnez, a Cartago y a Sidi Bou Said y ya sin más tiempo disponible, cogimos un taxi en la Avda. Habib Bourguiba que por 10 TND nos llevó hasta el aeropuerto internacional Tunis-Carthage.

Allá nos esperaba nuestro vuelo directo de la compañía TunisAir hasta Barcelona (trayecto de 90 minutos).

CARTAGO

Cómo llegar

El sitio arqueológico de Cartago está 15 km al norte del centro de la ciudad de Túnez y para llegar hasta allí la mejor opción era el TGM, un tren ligero de cercanías que va desde el centro de Túnez hasta la ciudad de La Marsa, ubicada 18 km hacia el nordeste, pasando por Cartago y por Sidi Bou Said.

Fuimos andando hasta el extremo este de la Avda. Bourguiba, donde está la estación Tunis Marine del TGM. Compramos un billete de ida a Cartago y uno de vuelta desde Sidi Bou Said a Túnez por solo 1,55 TD.

Había trenes con bastante frecuencia y en solo 25 minutos ya estábamos en la estación Carthage Hannibal, donde bajamos.

Desde esta estación subimos por una calle ancha y flanqueada por grandes palmeras y lujosas mansiones. Este barrio, denominado Carthage, es una zona de embajadas y dónde viven representantes diplomáticos.

A unos 750 metros de la estación encontramos un letrero que indicaba Ville Didon a la izquierda. Lo seguimos y enseguida encontramos unas escaleras a la derecha que subían, entre una casa y una zona de vegetación, hasta el cerro de Byrsa.

Al llegar a lo alto del cerro nos encontramos ante un majestuoso edificio, el Acropolium de Cartago, la antigua Catedral de Saint Louis, construida por los franceses en 1890 y que ahora es un centro cultural. Y a continuación encontramos el edificio blanco del Museo Nacional de Cartago.

Cosas a ver y hacer

Patrimonio de la Humanidad SITIO ARQUEOLÓGICO DE CARTAGO. Los restos de la antigua ciudad de Cartago (Carthage en francés y pronunciado «cartaix») forman parte de la lista de Patrimonios de la Humanidad de la UNESCO desde 1979.

Ruinas de la antigua ciudad de Cartago, con Túnez al fondo
Ruinas de la antigua ciudad de Cartago, con Túnez al fondo

La ciudad fue fundada sobre el cerro de Byrsa por emigrantes fenicios en el s. IX a.C. Durante un milenio los fenicios reinaron en el Mediterráneo y sus barcos para la guerra y el comercio encontraban abrigo en el próximo puerto de Salammbo.

Pero después del asedio y posterior conquista de Cartago por parte de los romanos, estos hicieron tal trabajo de demolición de la ciudad que no dejaron absolutamente nada. Lo poco que se puede ver hoy en día es lo que construyeron los propios romanos cuando establecieron aquí su capital administrativa para sus conquistas en África.

Como que las ruinas de Cartago se extienden por un área bastante grande nosotros decidimos limitar nuestra visita al museo, las ruinas de Byrsa y los baños de Antonino.

El Museo Nacional de Cartago permite apreciar la magnitud e importancia de la antigua ciudad durante las épocas púnica y romana. Contiene magníficos ejemplos de esculturas y mosaicos encontrados en las excavaciones. La entrada al Museo Nacional costaba 8 TND (+ 1 TND por la cámara fotográfica), pero era válida también para todas las ruinas de Cartago.

Antes de entrar en el museo, pero, visitamos las excavaciones de la antigua ciudad púnica, que están justo junto al museo. El lugar es muy bonito y, al tratarse de un lugar elevado, había unas vistas privilegiadas sobre los alrededores: la ciudad de Túnez, los barrios periféricos del norte, el mar Mediterráneo y la península de Cap Bon.

Mosaico romano representando una<br />virgen Vestal (Museo Nacional de Cartago, Cartago)
Mosaico romano representando una
virgen Vestal (Museo Nacional de Cartago, Cartago)

Acabada esta visita volvimos al Museo Nacional de Cartago. En su interior había grandes mosaicos, estatuas y todo tipos de objetos encontrados en las excavaciones, tanto de la ciudad púnica como de la ciudad romana, con numerosos paneles informativos (rotulados en árabe y francés) muy interesantes e instructivos.

En el exterior del museo también había un jardín con estatuas, estelas y urnas púnicas.

Después de la visita al museo volvimos andando por el mismo camino que habíamos seguido por la mañana, dejamos atrás la estación de tren Carthage Hannibal y continuamos en dirección hacia el mar. Era una zona muy agradable para pasear.

Y así llegamos hasta los Baños Termales de Antonino, muy impresionantes por ser unos de los más grandes construidos bajo el Imperio Romano. Para visitarlos valía la misma entrada comprada en el museo. En el lugar también había un bonito jardín.

El lado norte del recinto limita con la enorme finca que ocupa la residencia del Presidente tunecino, por lo que no nos sorprendió la gran vigilancia que había en toda esta zona.

SIDI BOU SAID

Cómo llegar

La población de Sidi Bou Said está situada 20 km al nordeste de la capital, la ciudad de Túnez. Para llegar hasta aquí desde Cartago cogimos un tren en la estación Carthage Hannibal y en un corto trayecto de solo tres estaciones ya llegamos a la estación de Sidi Bou Said, situada en la parte nueva de la población. El billete entre Cartago y Sidi Bou Said costaba 0,4 TND.

Para ir desde la estación Sidi Bou Said hasta la ciudad vieja de Sidi Bou Said shay que andar en subida durante unos 15 minutos.

Y para la vuelta hacia el centro de Túnez desde la parte vieja de Sidi Bou Said volvimos a la estación de Sidi Bou Said, en la parte nueva, y allá cogimos un tren hacia la capital. Fue un trayecto de 35 minutos hasta la estación final de Tunis Marine.

Cosas a ver y hacer

SIDI BOU SAID. Es una pequeña y atractiva villa sobre unos acantilados y con grandes vistas sobre la bahía de Túnez.

Su nombre actual proviene del abreviamiento del nombre de un santo musulmán, denominado Abou Said ibn Khalef ibn Yahia Ettamini el Beji, y que vivió aquí en el s. XII.

Calle de la ciudad vieja de Sidi Bou Said
Calle de la ciudad vieja de Sidi Bou Said
Una de les características puertas azules de Sidi Bou Said
Una de les características puertas azules de Sidi Bou Said

La parte vieja es un agradable y bonito lugar de calles estrechas con adoquines. Las edificaciones, en un estilo árabe y andaluz, son blancas, con puertas y ventanas azules y decoradas al estilo local. Y todo esto complementado con un montón de geranios y buganvillas que embellecen aún más el conjunto.

En la ciudad vieja de Sidi Bou Said hay muchos rincones de postal y ello hace que sea un lugar tremendamente popular entre el turismo extranjero. Por tanto, es un lugar muy turístico y los precios están a la altura.

Pequeño callejón de la ciudad vieja de Sidi Bou Said
Pequeño callejón de la ciudad vieja de Sidi Bou Said

Para comer había poca oferta de restaurantes y en cualquier caso no eran nada baratos.

Por experiencia propia podemos recomendar, por sus precios moderados, el restaurante Chengri, en la calle principal, bajo la mezquita.

Y para tomar un té a la menta con piñones nada mejor que «hacer el guiri» e ir al ya famoso Café Des Nattes, en la calle Sidi Bou Fares, o bien al Café Des Delices, al final de la calle principal.

Este último tiene unas estupendas terrazas escalonadas con vistas magníficas sobre la costa y el mar.

En cualquier vale la pena buscar una mesa con buenas vistas y sentarse un buen rato disfrutando de las vistas para amortizar la clavada en los precios de estos cafés ultra-turísticos.

En resumen, Sidi Bou Said es un lugar bonito y merece una visita, a pesar de ser siempre un lugar muy concurrido y tan turístico.


Relat d'un viatge per lliure de 13 dies a Tunísia - Sandro Alarcón & Rosa Moreno [2013]
LÍBIA - Guia i relat d'un viatge a Líbia - Yolanda & Toni (Viatgeaddictes) [2007/08]