Viatgeaddictes
logo QR VIatgeaddictes
--- El web amb informació pràctica per al viatger independent i alternatiu ---
peru

PERÚ

Relato de un viaje de 28 días al Perú

Data Data viatge: 2007. Publicat el 11/12/2007
2.1 de 5 (118 vots)

Ficha técnica del viaje

Nota

Avisamos de que cierta información publicada en estas guías o relatos, sobre todo la referida a horarios, precios, visados, direcciones de e-mail o páginas web, puede haber variado desde el momento en que se recogió la información (ver fecha en la cabecera del relato).

En Viatgeaddictes.com no nos responsabilizamos de los posibles perjuicios que pueda causar la informa- ción aquí contenida, así como de las opiniones expresadas por los colaboradores, ni estas son necesariamente compartidas por nosotros.

Por otra parte os animamos a que, si usáis la información aquí contenida, tengáis la amabilidad de enviarnos un e-mail con vuestras impresiones, sobre si os ha resultado útil o no, información errónea o no actualizada, etc. Tanto nosotros como nuestros colaboradores esperamos como única compensación a nuestro trabajo que perdáis un minuto y nos digáis algo que nos permita saber si nuestro esfuerzo merece la pena.

Gracias por visitar Viatgeaddictes.com

Fechas del viaje

Del 7 de agosto al 4 de septiembre de 2007.

Itinerario

Día 1: Vuelo Barcelona - Madrid. Overbooking, noche en Madrid
Día 2: Vuelo Madrid - Lima. Bus nocturno Lima - Cliclayo
Día 3: Chiclayo: Túcume y museo de Sipan
Día 4: Chiclayo, yacimiento Sipan y bus a Trujillo
Día 5: Trujillo: Huaca de la Luna, Huaca Arcoiris, Chan Chan y Huanchaco. Bus nocturno Trujillo - Huaraz
Día 6: Huaraz: Carhuaz, lagunas de Llanganuco, Yungay
Día 7: Huaraz: Chavín de Huántar. Bus nocturno Huaraz - Lima
Día 8: Ica: laguna de Huacachina (oasis). Bus a Nazca (sobrevuelo líneas de Nazca). Bus nocturno Nazca - Arequipa
Día 9: Arequipa: convento Sta.Catalina, barrios Yanahuara y Cayma
Día 10: Arequipa - Cabanoconde, para visitar el Cañon del Colca
Día 11: Cañon de Colca, pasamos por San Juan de Chucho
Día 12: Subimos el Cañón y vamos a la Cruz del Cóndor. Bus Chivay - Pampas Cañahuas - Puno
Día 13: Puno: Chulpas Sylustrani, lago Titicaca: islas Uros y Taquile
Día 14: Bus Turístico Puno - Cuzco, paradas en Pukara, La Raya, Sicuani, Raqchi (ruinas) y Andahuaylillas (San Pedro)
Día 15: Vuelo Cuzco - Boca Manu: Cocha de la Isla de los Valles
Día 16: Bote Boca Manu - Manu, Noche en Cocha Otorongo
Día 17: Bote Cocha Otorongo - Cocha San Salvador
Día 18: Bote Cocha San Salvador - Boca Manu: I. de los Valles
Día 19: Bote Boca Manu - pueblo Diamante - noche en Yanayacu
Día 20: Bote Yanayacu - aguas termales - noche en Paititi
Día 21: Bote Paititi - Atalaya. Bus Atalaya - Cuzco (Pilcopata, Acjanato, Paucartambo, Chulpas de Ninamarca, Huancarani)
Día 22: Cuzco: Qorikancha, plaza de Armas, Centro Qosqo Arte Nativo
Día 23: Cuzco - Sacsayhuamán - Qenqo - Puca Pucara - Tambomachay - Pisac - Urubamba - Ollantaytambo - Aguas Calientes
Día 24: Bus Aguas Calientes - Machu Pichu - Aguas Calientes
Día 25: Aguas Calientes - Ollantaytambo - Urubamba - Chinchero - Cuzco
Día 26: Vuelo Cuzco - Lima: barrio Miraflores (huaca Pucllana) y Barranco
Día 27: Centro de Lima: catedral, monasterio de San Francisco, cambio de guardia y cerro San Cristóbal
Día 28: Vuelo Madrid - Barcelona
^top

 DIARIO DE VIAJE AL PERÚ

Días 1 y 2

Volamos con Iberia a Madrid, pero una vez allí nos encontramos con overbooking en el vuelo Madrid-Lima. Así que tuvimos que pasar la noche en un hotel Meliá cerca del aeropuerto. Iberia nos pagó el hotel y una indemnización.

El segundo día tomamos el avión Madrid-Lima a las 12:00 del mediodía y llegamos a Lima a las 5:30 de la tarde hora local. Allí nos esperaba Hugo, el hermano de una amiga peruana y nos llevó a su casa. Su madre nos había preparado la cena.

Nos dispusimos a cambiar dinero y fuimos a la estación Fiori para tomar un bus a Chiclayo. Allí tenían muchos buses con distintos destinos a tarifas muy baratas. Llegamos sobre las 9:30pm y en la empresa de transportes Ronco Perú nos cobraron tan sólo S/ 25 y prometieron que saldríamos sobre las 10:30pm. El hecho está en que el bus no partió hasta que se llenó de pasajeros y esto no sucedió hasta las 0:00am. Recomendamos el tomar otra línea de bus como Líneas del Sur u Ormeño para ir más cómodos y garantizar horas de salida y llegada.

^top

Día 3

Durante el trayecto realizamos una parada para desayunar e ir al baño. El bus era de dos pisos y tenía lavabo pero carecía de luz.

Llegamos finalmente a Chiclayo a las 12 del mediodía. Nos hospedamos en el Hotel del Sol (C/Elías Aguirre 119), nos cobraron S/ 60 la habitación doble, el hotel estaba limpio, relativamente nuevo y el servicio fue muy atento.

En Chiclayo hacía calor, ese día tomamos una combi (medio de transporte común que consta de un vehículo pequeño parecido a una furgoneta donde caben unas 15-20 personas apretaditas y que realiza paradas espontáneas además de las que tiene previstas) para ir a Túcume, un yacimiento poco conservado en el que sólo se pueden apreciar las montañas que forman las huacas.

Después de visitar el yacimiento nos subimos a otra combi para ir al Museo de Sipán, en Lambayeque. Se trata de un museo muy interesante y muy bien documentado sobre el descubrimiento de la tumba del Señor de Sipán y otras encontradas a sus alrededores.

^top

Día 4

Yacimiento de Sipán
Yacimiento de Sipán

Nos desplazamos en combi al yacimiento de Sipán o Huaca Rajada. Este yacimiento es muy interesante porque todavía hoy se pueden ver a arqueólogos trabajando en las excavaciones. Cuando realizamos la visita nos explicaron que hacía muy poco habían descubierto otra tumba aparentemente de unas características similares a las del Señor de Sipan, pero se desconocía el alcance del descubrimiento por estar todavía en los inicios de su investigación.

Ese mismo día pillamos un bus a las 2:30pm con la compañía Emtrafesa que nos llevó a Trujillo por S/ 14. Llegamos a Trujillo sobre las 5:00 pm. Se trata de una ciudad preciosa, lástima que nos quedaban unos pocos minutos de luz porque estaba anocheciendo. Fuimos al Hotel Colonial (Jr. Independiencia nº 618) para reservar habitación pero se encontraba lleno, así que nos dirigimos al hotel San Martín por S/ 60 la habitación doble. Se trata de un hotel un poco anticuado, ruidoso porque se encuentra al lado de una peña, las camas son duras y no hay agua caliente.

^top

Día 5

Empezamos el día con la visita de la Huaca de la Luna. Para llegar allí, tomamos un taxi que nos dejó en la avenida de los Incas, desde allí nos subimos a una combi dirección hacia la Campiña de Moche. Nos paramos en la Huaca de la Luna y realizamos la visita.

Para visitar la Huaca Arcoiris subimos a la combi en dirección hacia Esperanza. Esta huaca está mejor conservada, vale la pena.

Tomamos la misma combi para ir a Chan Chan. Desde donde nos dejó la combi hasta la entrada del templo hay un gran tramo de carretera que se recorre andando en unos 20 minutos. La ciudad de adobe es impresionante y bien restaurada, todavía se realizan trabajos de restauración ya que aún existen partes de la ciudad enterradas.

Cuando finalizamos la visita, tomamos una combi que nos llevó a Huanchaco. Se trata de un pequeño y tranquilo pueblo costero donde todavía utilizan barcas de totora. La iglesia se encuentra al final de una calle empinada y había una banda tocando música, estaban celebrando los 29 años del sacerdocio del cura. Luego nos acercamos a la costa para ver los barcos de totora.

Teníamos que regresar a Trujillo, allí pasaban combis con mucha frecuencia. Esa noche debíamos tomar el bus de la empresa Móvil Tours hacia Huaraz a las 9:00pm por S/ 45. El bus era cómodo, pero resultaba difícil dormir porque se trata de una carretera con muchas curvas.

^top

Día 6

Lagunas de Llanganuco
Lagunas de Llanganuco

Llegamos a Huaraz a las 6:15am, en esta zona hace bastante frío, pasamos de la manga corta al abrigo. Fuimos al Hotel de Valle (Jr. José Larrea y Loredo nº 780), cerca de la plaza de Armas, es pequeño pero limpio y con agua caliente.

Ese día concertamos un tour con la agencia Chavin Tours. Empezamos realizando una parada donde se observa el Huascarán, en el tour hay mucho turismo local y un español viajando con un amigo peruano. Visitamos el pueblo de Carhuaz el cual es conocido por sus helados, así que nos tomamos uno y dimos un paseo por la plaza de Armas, es un pueblo andino bonito y acogedor. Nos llevaron a visitar una tienda donde fabrican manjar, es una especie de dulce de leche y nos dejaron probarlo. En muchos de los dulces peruanos usan el manjar. Nuestra siguiente parada son las lagunas de Llanganuco, estaban rodeadas de un paisaje maravilloso verde con montes nevados y las aguas son de un color azul turquesa.

Visitamos el pueblo de Yungay. El 31 de mayo de 1970 un severo terremoto desprendió un alud del nevado Huascarán borrando del mapa al pueblo de Yungay, unas 22.000 personas fallecieron al instante. Actualmente existe un memorial a las personas fallecidas, una réplica de la fachada de la catedral, unos pedazos originales de lo que fue la catedral y un coche destrozado. Sólo se salvaron unos niños que en ese momento estaban en el circo y unas personas que estaban visitando el cementerio el cuál se encuentra a bastante más altura y desde donde vieron la catástrofe. Nos llevaron a visitar una tienda de cerámica y de allí regresamos a Huaraz. Nos fuimos a tomar algo con el español y su amigo peruano.

^top

Día 7

Tomamos el bus Chavin Express a las 8:30am para visitar Chavin de Huantar. El bus local apestaba, había maíz por el suelo y pedazos de cáscara de huevo. El bus iba realizando varias paradas por el camino en distintos pueblos andinos. En una de las paradas se subieron dos señoras con una alpaca cada una. Las vistas son espectaculares, durante el trayecto observamos desde el bus la laguna Querococha y una estatua blanca religiosa muy bonita encima de una montaña. Llegamos sobre las 11:30am, desayunamos en la Plaza de Armas de este pueblo andino y concertamos un guía para que nos explique la cultura de Chavin que existió 1200 años antes de Cristo. Visitamos el templo y sus pasadizos que todavía se mantienen en pie por tener construcción antisísmica. Se trataba de un gran centro ceremonial. En el centro del templo se encuentra el dios Lanzón con rasgos felinos.

El pueblo es una maravilla, nos paseamos por las calles estrechas alrededor de la plaza de armas. Tomamos el bus de regreso Chavin Express que también se llama Sandoval (son la misma empresa). Pedimos al conductor que nos pare unos minutos en la laguna de Querococha. Nos bajamos de bus unos minutos para contemplarla y observar una zona verde en la montaña que según los peruanos tiene la forma del mapa de Perú.

Cuando llegamos a Huaráz, nos fuimos a cenar a Pachamama. Tomamos un bus a Lima a las 9:00pm con la empresa Ancash por S/ 25 por ser la que parte más temprano (el resto de buses salían a las 10:00pm y eran mucho más caros). Queríamos estar pronto en Lima para de allí realizar la visita a las Islas Ballestas y sobrevolar las líneas Nazca en el mimo día.

A la 1 de la mañana me despertaron de mi placentero sueño porque el bus tenía una avería. Nos bajamos todos los pasajeros y esperamos en la carretera durante una hora, hacía muchísimo frío. Los pasajeros intentamos parar a otros buses que se nos cruzaban por el camino para que nos llevaran a Lima. Finalmente nos paró un bus que iba lleno. Subimos al bus donde nos cobraron S/ 15 soles y tuvimos que permanecer de pie ya que no quedaban asientos libres. Finalmente acabamos sentados en el suelo de pasillo por el cansancio y sueño que llevábamos encima.

^top

Día 8

Llegamos muertas a Lima sobre las 6:00am. Decidimos que no nos daba tiempo de ir a las islas Ballestas, así que cambiamos de plan. Un señor mayor cargado hasta los dientes nos acompañó al bus Flores para ir a Ica. Visitamos la laguna de Huacachina, se trataba de un oasis rodeado de dunas. No tiene nada de especial, pero tras la ajetreada noche decidimos disfrutar de un placentero desayuno en una terraza delante del oasis.

Nos subimos al bus de transportes Cuevas para ir a Nazca. Sobrevolamos las líneas Nazca con la empresa Aeroparacas. Tuvimos suerte porque llegamos sobre las 3:00pm y dos pasajeros habían anulado sus pasajes. La salida era a las 4:30pm y el cielo estaba muy despejado. El piloto era muy bueno, nos iba indicando muy bien donde se situaban las distintas figuras en las montañas y no nos mareamos en absoluto.

Por la noche visitamos el planetario de Maria Reiche que se encuentra en el Hotel de Turistas y en donde Maria pasó sus últimos años de su vida. Tras nuestra visita cenamos en uno de los numerosos restaurantes de Nazca donde tenían "karaoke" y vimos como un grupo de peruanos interpretaban canciones típicas peruanas y españolas. Por la noche tomamos el bus Ormeño hacia Arequipa, bus comodísimo pero que nos salió por S/ 90.

^top

Día 9

En Arequipa nos hospedamos en la Posada de Ugarte (calle Ugarte 320). Se trata de un hotel recién estrenado y limpio que nos costó S/ 90 con desayuno incluido. Nos fuimos a comer al restaurante Mixto's que se encuentra en el Pasaje de la catedral. Está situado en un callejón estrecho justamente detrás de la catedral, el sitio es acogedor y hay mesitas en la calle donde de vez en cuando vienen grupos musicales a cantar típicas canciones peruanas, sirven comida de todo tipo además de ceviche.

Después de comer visitamos la plaza, la iglesia Compañía y varias casas coloniales. Fuimos andando hacia Yanahuara y Cayma donde había unas vistas preciosas de la ciudad. Al anochecer visitamos el convento de Santa Catalina. La verdad es que la visita del convento por la noche tiene un encanto especial porque no hay muchos turistas y las habitaciones están alumbradas con velas de cera.

Por la noche fuimos a cenar al Nina-Yaku en la conocida calle San Francisco. Nos paseamos por las calles las cuales están muy animadas. El 14 de agosto es un día festivo porque el día 15 de agosto se celebra el día de la fundación de la ciudad. Las calles están llenas de puestos con mesas y taburetes donde la gente come y toma emoliente (bebida típica peruana).

^top

Día 10

Valle del Colca
Valle del Colca

Nos levantamos sobre las 8 y desayunamos en el hotel. Nos paseamos para visitar la catedral y las iglesias ya que sólo están abiertas a primera hora de la mañana y/o a última hora de la tarde.

Visitamos de nuevo el convento de Santa Catalina, estaba demasiado lleno de turistas. Al salir del convento nos acompañó un guardia urbano amabilísimo (casualmente había resultado ser nombrado el guardia ejemplar de Arequipa ese año) al otro extremo de la calle donde nos tomamos una pequeña pizza con un refresco de forma gratuita porque estaba incluido en la entrada de la visita al convento. Nos dispusimos a ver el corso (típico baile peruano realizado al aire libre), pero las calles estaban llenísimas, hacía mucho calor y era muy agobiante.

Regresamos al hotel porque nos tenía que venir a buscar Alex de la agencia Travel Tours (C/Santa Catalina 203) para ir a Cabanoconde y realizar el "trekking" en el Cañón del Colca. Fuimos en taxi hasta la estación de bus para tomar el bus de la empresa de transportes y turismo Andalucía por S/ 30 para que nos llevara a Cabanoconde.

En el bus nos vendieron el boleto turístico por S/ 35, necesario para poder visitar el valle del Colca. Los paisajes son muy bonitos, durante el trayecto el conductor puso la radio donde estaban transmitiendo la desastrosa noticia sobre el terremoto ocurrido en Ica. Nos hospedamos y cenamos en La Posada del Conde.

^top

Día 11

A las 6 de la mañana nos esperaba el padre del guía Alex para llevarnos a desayunar al restaurante de Miriam (madre de Alex). Allí nos encontramos a otros viajeros que habían finalizado el "trekking" o estaban a punto de realizarlo como nosotros.

Juan Carlos, el hermano de Alex, fue nuestro guía. Nos pusimos las mochilas, bajamos por el Cañón del Colca y llegamos a San Juan de Chucho donde comimos. Allí nos encontramos con un grupo de españoles y nos refrescamos nuestros pies en una piscina enana con el agua muy fría, nos sentó de maravilla.

Por el camino cruzamos varios pueblos. Descendimos la montaña para llegar donde se encontraban varios hospedajes para pasar la noche. Nos hospedamos en Eden. Dejamos la mochila en nuestra habitación, la cual se trataba de una caseta sin luz hecha con barras de madera. Los baños, también sin luz y con agua fría, se encontraban fuera y para acceder a ellos debíamos descender de la montaña. Cenamos a la luz de la vela y nos fuimos a dormir.

^top

Día 12

A las 3 de la mañana nos despertamos para partir. Nos pusimos las linternas en la cabeza y la mochila para empezar el ascenso por el Cañón del Colca. La subida resultó ser dura por tratarse de muchos peldaños y cuesta arriba. Otros turistas optaron por realizar la subida a los lomos de un burro. Sobre las 6:00am llegamos a Cabanoconde donde el desayuno de Miriam nos supo a gloria.

Tomamos el bus que se dirigía a la Cruz del Cóndor sobre las 7:00am. El bus estaba repleto, no se ni como el conductor se atrevió a pedir que subiese más gente cuando tenía la sensación de estar aplastada y de no caber nadie más. Afortunadamente el trayecto fue corto. Nos esperamos en la Cruz de Cóndor a observar los cóndores volando. Sobre las 9:00am empezamos a ver cóndores volando, algunos los vimos muy de cerca porque sobrevolaron sobre nuestras cabezas.

Luego nos dirigimos a Chivay donde comimos y tomamos el bus Reyna que iba de regreso a Arequipa, le pedimos al conductor que nos dejara en Pampas Cañahuas. Nos encontrábamos a mucha altura, por encima de los 4.000 metros, nos dolía la cabeza. El vigilante de Pampas Cañahuas fue muy amable y nos invitó a un café. Por allí pasaba el bus Alas del Sur sobre las 4:45pm para llevarnos a Puno, de esa forma nos evitamos el ir a Arequipa para luego ir a Puno.

Llegamos a Puno sobre las 8:30pm. Fuimos directas a reservar el billete para realizar el circuito turístico hacia Cuzco con la compañía Inka Express para dentro de dos días pero tenían todos los boletos vendidos. Las mismas personas que nos atendieron nos ofrecieron llevarnos al hotel TumiI que se encontraba en la calle Cajamarca y se ofrecieron para reservarnos el tour turístico hacia Cuzco con la compañía First Class por 30 dólares. El hotel estaba bien, tenía agua caliente y una calefacción en el pasillo, nos cobraban S/ 40 sin desayuno o S/ 50 con desayuno.

^top

Día 13

Teníamos un solo día para visitar Puno, queríamos ver las chulpas de Sillustani i las islas del lago Titicaca.

Por ese motivo, sobre las 6 de la mañana pillamos un taxi para que nos llevara a las Chulpas de Sillustani, a media hora de Puno. Las chulpas están bastante ruinosas pero se encuentran en un entorno con bonitas vistas a la laguna Umayo. Se trata de un cementerio preinca de la cultura de los collas. Finalizada la visita, le pedimos al taxista que nos llevara al puerto de Puno.

Islas Uros
Islas Uros

Llegamos al puerto sobre las 8:10am y nos dijeron que el tour que visitaba las islas Uros y la Isla Taquile ya había salido a las 8 en punto y que el barco de mercancía no paraba en las islas de Uros. El tour que todavía no había salido era el de dos días que realizaba la visita a las islas Uros y luego se iba a la isla Amantani. Así que finalmente nos subimos al barco de ese tour que nos llevó a las islas Uros para visitarlas y podernos unir al tour que salió a las 8 en punto. El tour lo organizaba la agencia Kollasuyo Tours (Jr. Theodoro Valcárcel n/155 de Puno).

Las islas Uros son muy bonitas, son islas artificiales que construyeron los uros con juncos de totora para refugiarse de los incas y los collas. Está compuesto por muchas islas pequeñas y se necesita barco para desplazarse de una a otra. Existe la posibilidad de quedarse a dormir pero la visita se puede realizar en muy poco tiempo. Hay poca cosa a ver, cuatro casitas, una escuela y una iglesia.

Nos subimos al otro barco que nos llevó a la isla Taquile. Se trata de una isla más grande. Tuvimos que andar durante una media hora desde el lugar donde nos dejó el barco hasta el centro de la isla. Es bonito pasearse por los campos labrados en terrazas incaicas, por entre las callejuelas del pueblo y observar como los hombres y mujer tejen en la calle. Comimos en uno de los restaurantes trucha, pescado muy típico y sabroso de la zona. De regreso a Puno pedimos al barco que nos parase de nuevo a las islas Uros para verlas de nuevo y observarlas mientras anochecía. Tomamos otro barco que nos llevó de vuelta a Puno.

En Puno, nos fuimos a Girón de Lima. Se trata de una calle peatonal llena de bares, restaurantes, lugares de cambio de moneda y tiendas. Puno por la noche se convierte en una ciudad con mucha vida. Fuimos a cenar al restaurante Don Piero en la misma calle nº 364. Además de disfrutar de una buena cena compuesta por trucha y pisco, tuvimos música en directo. Allí nos encontramos con dos canadienses y un inglés que ya habíamos conocido en el tour por las islas. Nos fuimos a tomar unas copas con ellos al bar Rock Reage que se encuentra justamente al lado del restaurante.

^top

Día 14

Salimos con las maletas a la plaza de las armas para verla a la luz del día. Allí tomamos un taxi que nos llevó al mirador de Puno desde donde hay unas bonitas vistas. El mismo taxi nos llevó a la estación para tomar el bus First Class. El bus turístico realizaba varias paradas durante el trayecto de Puno a Cuzco:

- Pukara: en este pueblo visitamos un pequeño museo pero interesante y una iglesia con un aire un tanto tétrico.
- La Raya: una parada en medio de la carretera con tiendas al aire libre que ofrece una vistas bonitas de las montañas nevadas.
- Sicuani: fuimos a comer al buffet de un restaurante con música en directo y de allí nos llevaron a un sitio donde pudimos ver, tocar y alimentar a llamas, alpacas y vicuñas.
- Ruinas de Racqui: estas ruinas son demasiado extensas para el poco tiempo de que disponíamos. Vale la pena visitarlas.
- Andahuaylillas: en esta población visitamos la bonita iglesia de San Pedro.

Sobre las 5 de la tarde llegamos a Cuzco. Allí nos hospedamos en la Residencia Santa Rosa de Lima (calle Awaqpinta nº 676). Nos cobraron S/ 60 por habitación doble con desayuno incluido.

Esa misma tarde fuimos a visitar varias agencias para reservar la visita al parque nacional de Manu. Finalmente realizamos la reserva en Expediciones Vilca (calle Plateros nº 359). La salida a la selva era a la mañana siguiente sobre las 10 de la mañana, por reservar justamente el día anterior conseguimos un buen descuento.

^top

Día 15

Vista desde el avión
Vista desde el avión

A las 10 de la mañana nos vinieron a buscar en el hotel con un minibús para llevarnos al aeropuerto. Allí junto con dos italianos subimos a un avión muy pequeño para que nos llevara a Boca Manu (se llama así porque es donde desemboca el río). Desde el avión observamos los cambios de paisaje. Pasamos de una zona muy despejada donde observamos el río Madre de Dios (ver foto) a otra totalmente frondosa cubierta de vegetación. La pista del aeropuerto de Boca Manu es pequeña y cubierta de una capa delgada de vegetación verde. El aeropuerto consta de una simple caseta de madera elevada del suelo.

Allí nos vino a buscar un señor que nos acompañó a la Cocha de la isla del Valle. Cuando llegamos a nuestro lodge, dejamos el equipaje y comimos. La bomba de agua estaba estropeada, así que si nos queríamos duchar debíamos hacerlo con cubos llenos de agua del río.

Nos unimos al grupo del guía llamado Cholo y de una chica indígena de 15 años llamada Ivon. Nos subimos a un catamarán para salir a pescar.

El camino de ida y vuelta en catamarán era frondoso y con mucha vegetación. El catamarán se nos iba hundiendo y con la ayuda de todos sacamos agua con las manos. Ya en el camino de vuelta tuvimos que utilizar las linternas.

Una vez en el campamento conocimos al resto del grupo con quien compartiríamos el resto del viaje por la selva que además de los dos italianos, estaba compuesto por dos ingleses, dos españoles y un turco. Cenamos todos y nos fuimos a dormir. Las habitaciones disponían de mosquiteras y se escuchaban innumerables sonidos nocturnos.

^top

Día 16

Nos levantamos a las 4:30am y desayunamos panqueques antes de partir.

A las 5:30am nos subimos al bote para ir a Manu con todo el equipaje, comida, agua e incluso colchones. Por el camino pudimos observar caimanes, tortugas, capibaras y muchos tipos de aves. Se nos estropeó el motor del bote y nos acercamos a la orilla para poder salir del bote. Nos esperamos a que colocaran el motor de repuesto.

Continuamos navegando hasta la Cocha Otorongo. Durante el camino, nuestra cocinera excelente nos preparó una ensalada de pasta. En la Cocha Otorongo dejamos el equipaje y dimos un paseo por la selva. Llegamos a un mirador y luego a otro. Cenamos y dimos un paseo nocturno para ver caimanes (solamente sus ojos rojos), arañas y hormigas.

^top

Día 17

A las 5:00am ya estábamos en pie y desayunamos unos deliciosos huevos con beicon.

Cogimos el bote para ir a la Cocha San Salvador. Espectacular, allí pudimos ver guacamayos, monos, múltiples aves y nutrias gigantes (lobos de mar). La vegetación también era bonita, nos enseñaron variedades de plantas y árboles como por ejemplo el ficus estrangulador. Volvimos a la Cocha Otorongo para comer, vaya banquete!, hoy la cocinera se había lucido incluso con la decoración: ensalada, palmitos, empanadillas de queso, pollo con brócoli y arroz. De camino a nuestra habitación se oyeron ruidos de cerdos salvajes. Nos acercamos despacio hacia la zona donde los habíamos oído. Cuando más nos acercábamos, más nos llegaba su desagradable olor. Vimos pasar una manada de cerdos salvajes de más de 200.

Luego nos fuimos al mirador desde el cual vimos a lo lejos lobos de mar. Nos acercamos a otro mirador para observarlos mejor. Desde allí además de ver los lobos de mar de cerca, observamos caimanes y monos. Había sido un día redondo, como oscurecía, volvimos al campamento, cenamos y dormimos.

^top

Día 18

A las 6am volvimos a Boca Manu, los italianos y el turco debían coger el avión, el resto realizábamos el regreso a Cuzco por tierra. Para ganar tiempo, desayunamos en el bote papaya con cereales. Sobre las 10 dejamos a los tres al aeropuerto, que por poco pierden el avión. Al ser aviones pequeños de pocos pasajeros, les habían estado esperando.

El resto volvimos de nuevo a la Isla de los Valles. Hacía un calor sofocante, nos esperamos sudando a la hora de comer y encima la bomba del agua seguía estropeada. Por la tarde salimos en catamarán por la cocha con todo el sol sobre nosotros. La guía nos enseñó y explicó que es un árbol pona (se trata de un árbol que cambia de posición con ayuda de las raíces que crecen a su alrededor). Es como si hubiera andado unos pasos.

Al llegar al lodge nos tenemos que duchar utilizando cubos de agua sacados del río. Por la noche, después de cenar, fuimos a un bar que se encontraba delante del río a tomar cerveza. En ese bar tenían un loro multicolor parlanchín muy gracioso.

Durante toda nuestra estancia en la selva nos habían acribillado los mosquitos y me acabé yo solita un bote entero de Relec. Habíamos estado inspeccionando las camas cada día antes de irnos a dormir porque el tener mosquitera es un arma de doble filo. Si hay algún insecto dentro de la mosquitera éste se queda encerrado y se multiplican las posibilidades de que te pueda picar. Esa noche después de inspeccionar detenidamente la habitación, sacamos dos cucarachas y un saltamontes.

^top

Día 19

Desayunamos una hamburguesa a las 7:30am. Nos subimos al bote para ir al pueblo Isla de los Valles donde viven los machilengas. Nos enseñaron un fruto que utilizan las nativas para pintarse los labios, lo probamos, claro está. Regresamos al campamento para recoger todas las cosas e irnos. Ese día cargamos incluso un gallo vivo en el bote.

Realizamos una parada en el pueblo Diamante donde viven los piras. Observamos como preparaban chicha de yuca. Nos enseñaron sus artesanías: techos hechos con hojas para las casas, cestitas y collares de semillas. Vimos niños que se dirigían a la escuela, caminaban descalzos y llevaban con ellos su cartera con los libros y un machete para sacar las malezas que se encuentran por el camino. Volvimos a subir en el bote y comimos a bordo.

Llegamos a Yanayacu, donde teníamos previsto ver tapires. Es uno de los sitios donde me gustó más los lodges, son de madera y se encuentran elevados del suelo, además cada lodge tiene su propio baño. En el lodge conocimos al tapir "Pancho", se trata de un tapir joven casi domesticado que está acostumbrado a estar rodeado de turistas.

Sobre las 5pm nos calzamos las botas de agua y nos dirigimos al mirador de tapires, tuvimos una hora de caminata por el fango y estaba anocheciendo. En el mirador estábamos a oscuras encima de unos colchones donde más de uno se quedó dormido. Esperamos un par de horas e iluminamos de vez en cuando la zona con una luz roja para no asustar a los tapires pero ni aún así salieron. Esa noche había luna llena y los tapires salen poco porque son más visibles en la noche y pueden ser atacados por un jaguar. Así que no tuvimos suerte y no pudimos ver a ninguno. Menos mal que habíamos al menos conocido a Pancho!. Regresamos al campamento sobre las 9pm donde cenamos y nos fuimos a dormir.

^top

Día 20

A las 7am ya estábamos desayunando. Nos esperaba un día duro pero todavía no lo sabíamos.

Como navegábamos contra corriente, y el nivel del río a veces estaba muy bajo, nos tocó bajar del bote, mojarnos hasta casi la cintura y empujarlo. Mis zapatillas no se sujetaban bien y se me salieron de los pies, tuve que lanzarme al agua para recuperarlas y las piedras eran dolorosas en los pies. Paramos para ir al baño y repetimos la operación de empujar el bote unas cuantas veces más. Entretanto tomamos galletas y frutas. Llegamos a un lugar en medio del camino donde había unas aguas termales naturales. El agua salía muy caliente, había como una piscina natural de agua caliente, un riachuelo de agua templada y otro con agua algo más fría. La verdad es que nos sentó de maravilla después del ejercicio de empujar el bote.

Una vez de nuevo en el bote tomamos un plato sabrosísimo de quinoa. Durante el resto del trayecto tuvimos que zambullirnos varias veces más para empujar el bote. Llegamos a Paititi, que no es un lodge tan bonito como el anterior, pero es muy acogedor. En ese lodge sacrificaron al gallo para preparar la comida del día siguiente.

El sitio es acogedor y cómodo porque disponemos de baño privado en las habitaciones y para ir al comedor no debemos salir al exterior. Este último pequeño detalle nos fue de maravilla porque se puso a llover a cántaros.

^top

Día 21

Mercado
Mercado

Desayunamos a las 7am panqueques con dulce de leche.

Subimos al bote para ir hasta Atalaya, tardamos unos 40 minutos en llegar. Afortunadamente no tuvimos que empujar el bote gracias a que la lluvia del día anterior había aumentado el nivel del agua del río.

Llegamos al pueblo Atalaya donde compré un arco y flecha de los que utilizan los nativos para cazar. Aquí dejamos definitivamente el bote para realizar el resto del trayecto en autobús.

La próxima parada fue el pueblo Pilcopata, pero se trató de una parada breve. Nos encontrábamos en Cosnipata o Bosque nublado. Paramos para realizar un tramo pequeño andando y disfrutar del paisaje. Por el camino vimos una cascada, debido al mal tiempo no pudimos ver gallitos de roca. El camino estaba lleno de curvas pero nuestro conductor se conocía la carretera al dedillo y era muy bueno al volante. Pasamos por dos túneles estrechos que parecían cuevas. Tuvimos que parar porque se había estropeado la dirección del autobús. De hecho se había caído una pieza por el camino. Pero el conductor que era muy mañoso la recuperó y lo arregló.

Llegamos a Acjanato que es el punto final del bosque nublado. Visitamos un pueblo andino muy bonito llamado Paucartambo. "Tambo" significa lugar de reposo. Este pueblo está muy animado por la fiesta del Carmen del 15 de julio y son muy populares los bailes típicos con máscaras.

Nuestra próxima parada fueron las chulpas de Ninamarca, de los lupacas (época preinca). Hicimos una breve parada en Huancarani y llegamos finalmente a Cuzco. Allí nos llevaron a la agencia donde repartimos las propinas y nos dieron un diploma con el mapa de la selva.

Esa noche en Cuzco fuimos al Ukukus Bar (en Plateros 316). Hasta las 11pm pusieron música en directo y luego pincharon discos.

Nos hospedamos en el Hostal San Juan Masías, que se encuentra también en la calle Ahuacpinta nº 600, en el interior del Colegio San Martín de Porres. Nos cobraron S/ 50 por habitación doble con el desayuno aparte (desayuno entre S/ 4 y S/ 8).

^top

Día 22

Desayunamos en el hotel y destinamos la mañana para atar cabos. Sacamos dólares, compramos el billete de tren al Machu Picchu y el billete de avión de regreso a Lima. Justo al lado de la estación del tren de Wanchaq hay un mercado donde tienen de todo, vale la pena. Luego fuimos a comer un menú por S/ 5 en el restaurante Latino de la Avenida del Sol.

Dejamos las compras en el hotel y visitamos Qorikancha o Templo del Sol ya que esta visita no está incluida en el boleto turístico que todavía no hemos comprado. Después nos dedicamos a patear la ciudad. Llegamos a la Plaza de Armas donde visitamos la catedral. Visitamos la iglesia de la Merced, la visita se hace rápida y merece la pena.

Nos dirigimos a la calle San Bernardo, donde se encuentra el INC (Instituto Nacional de Cultura), en el que venden entradas para el Machu Picchu. El precio es de S/ 120 y para estudiantes S/ 60. Cuidado porque a las 4:30pm ya cierran. Muy cerca venden los boletos turísticos. Los venden en la plazoleta Regocijo, en el OFEC, a S/ 70 y para estudiantes a S/ 35.

Visitamos la casa de Garcilaso de la Vega (escritor peruano sobre la historia de los incas que casualmente se llama igual que el escritor español Garcilaso de la Vega). La casa del escritor se encuentra en la misma plaza. Posteriormente anduvimos hacia el Convento de Santa Clara, el paseo y el paisaje es muy agradable. Tomamos la calle Plateros y cogimos la calle Tigre para volver por la calle Procuradores. Luego cogimos la calle Almirante y Tucumán para visitar el museo Inca, el museo precolombino por fuera y el callejón de las culebras (sin culebras porque han sido trasladadas a un museo). De allí cogimos la calle Palacios para ir a la Cta. de San Blas y ver la piedra de los doce ángulos. Subiendo la cuesta vimos cantidad de tiendas de artesanía y pintura y bares/restaurantes. La cuesta desemboca a la iglesia y plaza de San Blas. Se trata de un barrio con un aire moderno/hippie y rodeado de bares/restaurantes muy acogedores y bohemios además de una vista panorámica de la ciudad impresionante.

Regresando a la plaza de Armas visitamos la tienda de nuestra guía Ketty en Arte Inca (C/Triunfo 392, Interior 108). Arte Inca está compuesto por varias tiendas que ofrecen variedad de cosas distintas. Luego ya nos fuimos al espectáculo de danza nativo que estaba incluido en el boleto turístico y que se encuentra en la Avenida del Sol, en el Centro Qosqo de Arte Nativo.

^top

Día 23

Ese día madrugamos saliendo del hotel desayunadas a las 7am. Llevábamos con nosotras una pequeña bolsa con el pijama, dos camisetas y el neceser porque íbamos a estar dos noches fuera. Nuestro plan inicial era visitar Sacsayhuamán-Qenqo-Puca Pucara-Tambomachay-Pisac-Ollantaytambo y allí coger el tren a Aguas Calientes. No nos dio tiempo a visitar Ollantaytambo y casi perdemos el tren a Aguas Calientes.

Empezamos la visita andando desde Cuzco a Sacsayhuamán. Estas ruinas se encuentran cerca, pero el camino para llegar allí es agotador ya que todo es de subida y con peldaños, tardamos una media hora en llegar. Se trata de un templo bonito con los muros colocados en el suelo de forma zigzagueante simulando los dientes de un felino. De allí fuimos andando hasta Qenqo, también de subida. La visita fue rápida, parece una cueva. Encima de ella hay orificios para los rituales que se realizaban con chicha o sangre. De allí tomamos una combi por S/ 1 (pasan con mucha frecuencia) para que nos llevara a Puca Pucara. Se trata de un conjunto de habitaciones incas. De allí fuimos andando a Tambomachay o Baño del Inca.

Finalizada la visita, cogimos un bus por S/ 2,5 a Pisac. Aunque fuera martes, el mercado estaba montado, era bastante grande y tenía de todo. Además en Pisac habían unas pastelerías que tenían panes salados rellenos (de queso, pollo, espinacas,...) y dulces recién hechos. Comimos unos panes y nos fuimos a visitar las ruinas, ya eran las 2pm. Las ruinas son muy grandes y requieren dedicarles un tiempo. Lo mejor es tan sólo entrar, girar a la derecha porque desde allí empiezan las ruinas y se llega a las que están más alejadas, desde donde se puede bajar al pueblo andando. Sobre las 5pm empezamos a volver andando al pueblo de Pisac. Había sido un día duro.

Recomiendo empezar la visita al revés de cómo lo hicimos, es decir, desde Pisac a Sacsayuamán, porque es menos cansado por ser cuesta abajo y porque al dormir en Cuzco no es necesario llevarse consigo equipaje.

Desde Pisac, tomamos un bus a Urubamba y allí nos subimos a una combi hasta Ollantaytambo. Tardamos una hora y media en realizar el trayecto Pisac-Urubamba-Ollantaytambo. En Ollantaytambo tuvimos el tiempo justo para subirnos al tren que partía a las 8:15pm. El tren estaba cargado de muchos extranjeros que iban a Aguas Calientes para visitar el Machu Picchu, al día siguiente.

Llegamos a Aguas Calientes sobre las 10pm y fuimos al Hostal Joe en la calle Mayta Cápac 103 que está cuesta arriba desde la Plaza de Armas y muy cerca de donde parte el bus al Machu Pichu. El hostal estaba lleno y nos hospedamos en el hostal que quedaba justamente enfrente. Nos costó la habitación doble S/ 40 pero nos la dejaron por S/ 35 por quedarnos dos noches. El hostal es simple, pero con baño en la habitación con agua tibia. En la misma calle compramos comida para mañana en la visita del Machu Picchu: pan, tomate, queso, galletas, plátanos y agua.

^top

Día 24

A las 5 de la mañana fuimos a la parada de bus donde ya habían unas 20 personas esperando el bus.

El primer bus salía a las 5:30am y nos cobraron 12$ por el billete ida y vuelta. A las 6am entramos en el Machu Picchu. Si se desea visitar el Huayna Picchu, al haber foro limitado, lo mejor es que al entrar en la fortaleza nos vayamos hacia la derecha, hacia abajo para que nos sellen la entrada en el puesto de control detrás de la Roca Sagrada. Si se va por las terrazas sólo se tardan unos 15 minutos en llegar. Si está el cielo despejado, vale la pena empezar por el Huayna Picchu, de lo contrario podemos pedir que nos selle la entrada para subirlo en el segundo turno a partir de las 10am. Recomendable no subir más tarde de las 11am porque subir y bajar se tardan unas dos horas y a la 1pm te piden que bajes. Como ese día había niebla nos sellaron el ticket y nos unimos a un grupo de argentinos para visitar el Machu Picchu: templo del sol, templo del Cóndor, templo de las Tres Ventanas, casa del Sacerdote, templo Principal o Wiraqocha, el reloj solar Intihuatana y la Roca Sagrada. A las 10am subimos el Huayna Picchu. La subida fue dura porque eran todo escalones pero en tan sólo una hora se llega a la cumbre donde se disfrutan de vistas espectaculares y en donde comimos.

Machu Picchu
Machu Picchu

Volvimos a visitar el Machu Picchu pero esta vez sin niebla. Luego nos fuimos a la Roca Funeraria para ir al Puente Inca, el cual se encuentra tomando un camino hacia la derecha. El paisaje del camino es bonito pero el Puente Inca no tiene mucho que ofrecer.

Volvimos de nuevo a la Roca Funeraria, pero esta vez para ir hacia la Puerta del Sol que se encuentra tomando un camino hacia la izquierda. Se tarda una media hora en llegar, el camino es agradable y las vistas recompensan la caminata. La Puerta del Sol es la puerta por donde pasaban los incas cuando llegaban al Machu Picchu y de donde tenían su primera imagen del pueblo inca. Finalmente regresamos al Machu Picchu donde lo contemplamos por última vez y de allí tomamos el bus de vuelta a Aguas Calientes sobre las 5:15pm.

Hay un tren de Aguas Calientes a Ollantaytambo a las 8pm, pero nosotras en Cuzco compramos el que salía el día siguiente a las 8.30am porque ya no quedaban espacios libres. Cenamos en la plaza de Armas y nos fuimos a dormir prontísimo agotadas.

^top

Día 25

Tomamos el tren hacia Ollantaytambo, donde visitamos las ruinas y el pueblo empedrado que conserva las calles y los cimientos de las casas incas. En una hora se puede realizar la visita tranquilamente. En las ruinas se puede ver desde donde sacaban las piedras para edificar, el templo del sol muestra los conocimientos astrológicos que conocían y ponían en práctica, construyeron canales para que les llegara agua y templos rindiendo culto al agua, el templo del cóndor está formado en una montaña cuya silueta es realmente la de un cóndor.

Al finalizar la visita nos subimos a un bus que por S/ 2 nos llevó a Urubamba y de allí una combi por S/ 1 a Chinchero. El boleto turístico permite la entrada a la Plaza de Armas del pueblo y las ruinas. Durante el trayecto, andando de donde nos dejó la combi al pueblo, observamos fábricas de ladrillos de adobe. Cuando llegamos a la Plaza de Armas vimos un pequeño mercado. Las vistas desde las terrazas de las ruinas son bonitas. Finalmente tomamos un bus para que nos llevase de regreso a Cuzco.

Una vez en Cuzco, volvimos al centro Qosqo de baile nativo porque varían el repertorio cada día. Esta vez, cuando tocaron una de las danzas, pidieron a los espectadores que subieran y bailasen, un grupo de jóvenes se animó y subió al escenario.

Nos fuimos a cenar al Pacha Papa en la plaza de San Blas. Se trata de un sitio muy acogedor donde tienen mesas al aire libre y un horno de leña. La comida es típica peruana muy buena. Volvimos al Ukukus Bar para tomar una copa.

^top

Día 26

Salimos a las 7am para pasearnos por última vez por las calles de Cuzco, ya que a las 10:15 nos salía el avión hacia Lima.

El taxi al aeropuerto nos costó S/ 5. El avión partió a la hora prevista y una vez en Lima tomamos un taxi por S/ 45 para que nos llevase al barrio del Barranco. Nos hospedamos en un hotel muy cerca del parque Municipal, llamado la Quinta de Allison, en Jr. 18 de Julio nº 281, donde nos cobraron S/ 50 por una habitación doble.

Comimos en la cevichería El muelle, en calle Alfonso Ugarte nº 223 (delante del cuartel de policía), el ceviche estaba riquísimo, le ponen un poco de aji a no ser que les pidas que no lo hagan.

Nos subimos en una combi y nos dirigimos al barrio de Miraflores por S/ 1. Nos apeamos en el centro comercial Larcomar, delante del océano, donde nos tomamos un helado. De allí nos dirigimos a la Avenida Larco andando para llegar al parque Kennedy, el cuál vale la pena visitar. De allí anduvimos hacia la Huaca Pucllana, se trata de una visita guiada de 45 minutos y es interesante, a las 5 de la tarde cierran.

Tomamos una combi desde la Avenida Arequipa para volver a Barranco. En Barranco anduvimos alrededor del Parque Municipal y hacia la escalera que conduce a la playa mientras observamos el atardecer y como iba oscureciendo. Nos fuimos a cenar al Roky's (es una cadena de restaurantes), en la Avenida Grau, donde hacen pollo/parrillada y a partir de las 10pm toca un grupo en directo. La gente se animó a levantarse y bailar al son de la música. Luego nos fuimos al final de la calle peatonal Sánchez Carrión donde se encuentra La Noche. Allí tocaron dos grupos en directo buenísimos. El grupo estrella se llamaba La Sarita. A las 2am nos fuimos a dormir.

^top

Día 27

Tomamos un bus hacia el centro de Lima por S/ 1,4. Se tarda como una hora hasta llegar al centro. El bus pasó por la Avenida Abancay y nos dejó al lado del Congreso.

Desde allí, nos fuimos a la Iglesia y Monasterio de San Francisco, desayunamos antes de entrar. Allí se realizan visitas guiadas y valen la pena. Se llegan a visitar las catacumbas que fueron el primer cementerio de Lima en los años coloniales. Luego nos dirigimos a la Catedral que también tiene visitas guiadas. Ya eran las 11:45, momento en que hacen el cambio de guardia en la plaza de Armas y que sale del Palacio del Gobierno. El cambio de armas dura una hora aproximadamente, dan toda la vuelta a la plaza y regresen al Palacio del Gobierno.

Luego nos subimos a un bus turístico por S/ 5 para que nos llevara al Cerro de San Cristóbal. Este bus se pasó dando vueltas por la plaza de Armas durante media hora para que se llenara antes de partir. Como hacía un día nublado y el cielo estaba gris no pudimos tener buenas vistas desde el mirador del cerro.

Al bajar del cerro fuimos a comer al San Remo de la calle Nicolás Rivera nº 141, cerca de la Iglesia de Santo Domingo. Realizamos las últimas compras por los alrededores. Volvimos al hotel para coger la maleta y un taxi para que nos llevara al aeropuerto de regreso a España.

^top
Relat d'un viatge de 17 dies al Perú - Marita Acosta [2010]
Relat d'un viatge al Perú i Bolívia - Anna Cabré [2009]
Consells de viatge al Perú - José Villén [2008]
PERÚ - Guia i relat d'un viatge al Perú - Yolanda & Toni (Viatgeaddictes) [2006]
Ruta solidària al Perú - Conxita Tarruell [2006]
29 dies de vacances al Perú - Pere Dalmases [2003]
Relat d'un viatge al Perú - Sylvie & Agustí [2001]
Taquile, la màgia del llac Titicaca - David Ballester [1987]

facebooktwitterInstagramYoutube
RentalCars

COMUNITAT

facebooktwitterInstagramYoutube


2001-2017 © Viatgeaddictes.com [ Suanda, Yolanda & Toni ]. Tots els drets reservats
icona Viatgeaddictes
2001-2017 © Viatgeaddictes.com
Aquest web utilitza galetes per a millorar l'experiència de navegació dels seus usuaris. Si continues navegant considerem que acceptes el seu ús.Més informació