Viatgeaddictes
logo QR VIatgeaddictes
--- El web amb informació pràctica per al viatger independent i alternatiu ---
2 / 2
Paraguay Bolivia

PARAGUAY/BOLIVIA

Relato de viaje a Paraguay y la Chiquitania boliviana

Data Data viatge: 2009. Publicat el 22/01/2010
2.4 de 5 (159 vots)

Introducción

Nota

Avisamos de que cierta información publicada en estas guías o relatos, sobre todo la referida a horarios, precios, visados, direcciones de e-mail o páginas web, puede haber variado desde el momento en que se recogió la información (ver fecha en la cabecera del relato).

En Viatgeaddictes.com no nos responsabilizamos de los posibles perjuicios que pueda causar la informa- ción aquí contenida, así como de las opiniones expresadas por los colaboradores, ni estas son necesariamente compartidas por nosotros.

Por otra parte os animamos a que, si usáis la información aquí contenida, tengáis la amabilidad de enviarnos un e-mail con vuestras impresiones, sobre si os ha resultado útil o no, información errónea o no actualizada, etc. Tanto nosotros como nuestros colaboradores esperamos como única compensación a nuestro trabajo que perdáis un minuto y nos digáis algo que nos permita saber si nuestro esfuerzo merece la pena.

Gracias por visitar Viatgeaddictes.com

El viaje se desarrolló en el mes de noviembre de 2009 por 4 países (Argentina, Paraguay, Bolivia y Brasil), aunque estuvo centrado especialmente en Paraguay y Bolivia (Chiquitania). La búsqueda de accesos más económicos en algún caso y de salida en otros hizo que, por ejemplo, me adentrara en Brasil (algo no previsto inicialmente). La vuelta de Encarnación (Paraguay) se prolongaría a Posadas (Argentina), para desde allí ir a Buenos Aires y La Plata, donde me estaban esperando unos buenos amigos vascos, antes de mi regreso a Euskadi.

Paraguay hay que visitarlo porque es un país absolutamente desconocido. El hecho de no conocer a nadie que jamás haya estado ahí quizás despertó en mi un cierto interés en conocer este país que, excepto en algunos chistes por la gracieta del nombre, insisto... Paraguay no es un nombre que esté en los mass media, ni en el día a día de la actualidad y muchísimo menos figura como destino turístico alguno. Y en cuanto a la Chiquitania boliviana, sólo se me ocurre que igual el paraíso o edén como tal no existe, pero una aproximación se encuentra en ésta zona del mundo: paisaje, gentes y la fuerte energía que se palpa en el ambiente... Lo dicho, un paraíso escondido, al menos para mí.

Me atraía la posibilidad de recorrer de Sur a Norte Paraguay y conocer de paso el Gran Chaco, una extensión de terreno que abarca a 4 países (Argentina, Paraguay, Bolivia y Brasil), completamente distinta a lo que es la Amazonía, porque estamos hablando de bosque seco y de pantanales, pero de una variedad de flora y fauna importantísima, estimándose una superficie que oscila entre un 1.100.000 y 1.200.000 km², el equivalente al 6% del espacio geográfico de América del Sur.

Tengo que advertir al lector que mi viaje sería más largo del que voy a describir, pero que se iniciará en este diario en Ciudad del Este, continuará por Asunción, Filadelfia (Chaco medio) y se prolongará por las misiones bolivianas (Santa Cruz de la Sierra), conocida como Chiquitania, para desde Puerto Guijarro, por Corumba en Brasil, de nuevo poder penetrar en territorio paraguayo.

^top

 DIARIO DE VIAJE

Ciudad del Este, un pequeño Hong Kong [Paraguay]

Cómo llegar

El bus para acceder a Ciudad del Este desde Puerto Iguazu (Argentina) se coge en la terminal de Ómnibus de esta ciudad. Son autobuses rotulados en el frontal, de color amarillo y de la empresa El Práctico, que te llevan por 5 pesos argentinos que el mismo autobusero te cobra cuando te montas en el vehículo. El viaje apenas se demora 1 hora, haciendo una única parada en la aduana argentina (bajada del bus con tus pertenencias), sellar el pasaporte y volver a subir al bus que espera unos metros más adelante.

Una vez todo el pasaje listo, el bus reinicia su marcha, cruza la aduana brasileña sin detenerse, adentrándose por Foz de Iguazu, sin hacer parada alguna en sus calles, y atravesando el puente de la amistad que separa los países de Brasil y de Paraguay, sin pararse en ninguna de las 2 aduanas, para una vez atravesado el control-aduana de Paraguay, hacer una parada, en la que se bajan todas aquellas personas que han venido fundamentalmente a comprar cosas de electrónica (no en vano a unos metros de los militares se encuentra el Microcentro, un conjunto de calles comerciales de las que os hablaré extensamente más adelante).

El autobús continúa hasta la terminal de Ómnibus, pero conviene, amigo mochilero, detenerse junto a la aduana y sellar tu pasaporte retrocediendo unos metros, porque en caso contrario puedes tener serios problemas con sanción económica incluida con la policía paraguaya, que no se caracteriza por ser muy simpática y agradable (a tenor de lo que había leído por ahí en foros), impresión que en el transcurso de mi viaje cambió radicalmente. Las multas son muy importantes.

En cuanto a los accesos al centro de Ciudad del Este... desde Microcentro o zona de la aduana al área 3 una carrera de taxi te puede costar unos 25-30 mil Gs (Guaraníes, la moneda paraguaya). Sin duda es mejor opción la moto taxi (10.000 Gs), teniendo la precaución, eso si, de que el motero lleve su correspondiente chaleco puesto con los datos de su empresa en la parte posterior. Otra opción que te deja muy cerca preguntando es coger un bus de nombre Mburucuya, de color naranja, y que por tan sólo 2.000 Gs te acerca hasta el área 3.

Alojamiento

Con todo en regla, la primera cuestión a resolver es el tema del alojamiento. No hay mucho por Internet donde elegir, así que yo recomendaré el hotel donde pernocté. No hay en Paraguay hostales afiliados a Hostelling internacional (atención jóvenes emprendedores), así que es preciso recurrir a Google, donde pude localizar un número de 2 hoteles: el primero de ellos se llama Hotel Caracol (20 US$ la noche), en el mismo microcentro y el Hotel Miraflores, la opción elegida (15 US$ o su equivalente 65.000 guaraníes) y que esta regentado por una familia de hermanos muy simpáticos y atentos... Vaya... que te sientes como en casa, en un establecimiento que se encuentra ubicado justo al lado de la terminal de Ómnibus de Ciudad del Este y cuya dirección es Avenida Cruz del Chaco esq. con Arturo Gracete, justo muy cerca de una estación de servicio Petrobras.

Destacar que muy cerca de donde me alojé hay un establecimiento donde pude comer su especialidad (para chuparse los dedos). El local se llama Top Lomitos y la delicia y especialidad de la casa se llama lomito árabe (recomendado, además es muy barato).

Cosas a ver y hacer

Ciudad del Este. La primera impresión nada más llegar a ella es la de una ciudad muy dura. Una impresión que no es la más agradable y simpática que pueda transmitir una ciudad y tanto es así que dan ganas de darse la vuelta y salir corriendo.

Esta ciudad tiene una actividad comercial incesante que recuerda a una ciudad como Hong Kong, pero en pequeño. Miles de personas a diario se mueven en torno a unas cuadras muy cerca de la frontera con Brasil, gran número de ellas de aspecto oriental y árabe (principales vendedores) que te pueden conseguir y proporcionar lo que quieras, desde un helicóptero, móviles de ultima generación, armas o lo que quieras. Tú miras y si no encuentras algo sólo hay que preguntar y seguro que muy pronto consigues ese objeto de deseo... El mercado de videocámaras, móviles, llaves USB, tarjetas de memoria y cámaras fotográficas digamos que son los artículos a mejor precio que vas a encontrar. Si quisieras, como era mi caso, ropa deportiva, se me antoja que en Asunción capital vas a tener una oferta mucho más variada.

Un aspecto muy importante es no dejarse llevar por prejuicios y comentarios leídos en algunos foros y páginas viajeras en las que se lee cada cosa que se te quedan los pelos como escarpias. Ciudad del Este puede ser tan seguro como inseguro, al igual que cualquier otra ciudad de Latinoamérica, aunque sí que es cierto que a partir de las 15:30h, la zona comercial se cierra y hay más posibilidades de tener algún susto si uno no tiene alguna precaución básica o se adentra por sus calles más de lo normal (fuera del horario comercial es mejor estar en cualquier otra área de la ciudad, por ejemplo en la número 3, donde yo estuve).

Si vais a Ciudad del Este comprobareis que el dólar y el real brasileño son monedas con más aceptación que el propio guaraní, la moneda de Paraguay. Esto puede provocar alguna leve mejora en el precio final de compra en algunos establecimientos o, mejor dicho, galerías, como Monalisa, Americana, Hebai, Casa China, América King y un largo etecetera que pueblan varias calles de lo que se denomina popularmente, como antes he comentado, el Microcentro. Ni que decir tiene que si te alejas de la calle principal los precios pueden bajar algo. Dos buenas calles donde comprar son la Avenida San Blas y la de Camilo Recalde.

Ciudad del Este no tiene muchos atractivos para prolongar la estancia más de una jornada: la visita a su Catedral que tiene forma de barco y la excursión a la presa de Itaipu, la más grande del mundo (iluminada de noche), es lo más destacable de una ciudad que resulta dura una vez que el viajero llega, aunque luego te vayas acostumbrando.

^top

Asunción, una dulce ciudad [Paraguay]

Cómo llegar

Una vez visto lo que había que ver es necesario preparar el viaje que a uno le conducirá al próximo destino por carretera, casi 400 km que separan Ciudad del Este y Asunción. Para ello adquirí el billete en la terminal de Ómnibus a la empresa NSA (Nuestra Señora de Asunción) al precio de 73.000 Gs (5 horas el trayecto), pero resulta que hay una promoción y si decides viajar en el primer servicio de la mañana, es decir, a las 07:30h, el precio se reduce y se queda en 55.000 Gs (al parecer viaja menos gente en ese horario).

Alojamiento

Una vez llegado a Asunción volvemos a tener que buscar alojamiento y aunque la oferta es más variada que en otras ciudades del país, yo me decidí por el hotel La Española (tiene su gracia el nombre), que esta ubicado en el mismísimo centro de la capital, entre las calles Independencia Nacional y Alberto Herrera y que tiene un precio más que interesante (80.000 Gs la noche en habitación single), ideal para presupuestos modestos como el mío, aunque las instalaciones, habitación y equipamiento, son muy justitas, pero eso sí, todas las habitaciones tienen A/A, lo cual es muy de agradecer. Para llegar desde la propia terminal de autobuses hay que coger la línea 38 (bus urbano) y decirle al autobusero la dirección para que te avise un poco antes de tu parada elegida y poder bajarte.

Cosas a ver y hacer
Cabildo de Asunción
Cabildo de Asunción

Asunción es de las capitales de país que más me ha sorprendido por el mal estado de los edificios civiles y por sus acusados contrastes (desigualdades sociales que, si ya en Ciudad del Este eran evidentes al observarse a indígenas instalados en chabolas en descampados cuya ocupación principal eran el cartoneo y la mendicidad, en el caso de Asunción la misma pobreza está presente a escasos metros del mismísimo Palacio Presidencial.

El centro histórico de la ciudad cuenta con sitios de interés como el Palacio Presidencial, el Panteón de los Héroes (al lado hay un mercado de artesanía diario), la antigua estación de ferrocarril, el Cabildo, las plazas uruguayas y de la democracia, sin olvidarnos de la Catedral, la ribera del río, la Casa de la Independencia y la recoba del puerto (mercadillo de artesanía).

El edificio del antiguo Cabildo, construido en 1541, ejercía funciones de justicia y de administración de la ciudad, siendo sede de gobierno. Sus galerías y balcones también sirvieron de platea a los espectadores de partidos de fútbol. Fue Congreso Nacional y Camara de Senadores hasta el año 2003. Este edificio, que es Monumento Nacional y que ha sufrido varias reconstrucciones en su ya dilatada vida, en la actualidad se denomina Centro Cultural de la República. El Cabildo es una preciosidad, se pude visitar libremente con guía y en su interior alberga una biblioteca, así como autenticas joyas del folclore nacional, musical e ilustres personajes paraguayos de las letras. Visita Imprescindible.

Otro lugar de interés para visitar en horario de tarde (si el calor no lo impide) es el Museo del Barro, ubicado en la calle isla Francia.

Y en los alrededores de la ciudad podéis emplear una mañana en salir de la capital y visitar San Bernardino (a 48 km) y Aregua (31 km), localidades ubicadas junto al lago Ipacaray, en donde además de encontrar puntos de venta de artesanía local, no faltan las barcas de recreo y de paseo en un lago que transmite mucha tranquilidad. Para llegar hasta aquí se hace necesario, en la terminal de Ómnibus, coger un bus (4.000 Gs) rotulado en su parte frontal con el nombre de destino, en este caso San Bernardino, y estar atento para no saltarse la parada (hay que insistirle al autobusero de que te avise con tiempo). Ya de vuelta hay que parar y bajarse en Ipacaray, pueblo junto a un semáforo, para poder coger un bus distinto que te lleve a Aregua, donde meramente cambia el tipo de artesanía, pero no las vistas del lago, muy similares a las de San Bernardino.

^top

Filadelfia, camino del Chaco [Paraguay]

Cómo llegar

Los paraguayos son gente muy amable y simpática. Claro que a veces se limitan al guión cuando les formulas una pregunta y tienes que indagar e indagar sobre la existencia de otras alternativas. Esto viene a cuento porque hay varias empresas de autobuses que tienen servicio desde Asunción hasta Filadelfia, distante a 472 km, y que se traduce en torno a unas 7,15 horas de viaje.

La gran mayoría de las empresas tienen un único servicio a las 19 horas con lo cual se llega a destino a horas intempestivas (2:30 horas de la madrugada). Por suerte la empresa Golondrina S.A dispone de 3 servicios, a las 6:00, 14:30 y 19:00. Pero todavía hay más, Filadelfia queda al margen de la ruta general que va a Santa Cruz de la Sierra (Bolivia), con lo que todo el mundo te propone que bien por tus propios medios te traslades al cruce donde poder coger cualesquiera de los buses que salen de Asunción, previa compra de un billete abierto, porque según aseguran desde las propias empresas todos los autobuses van repletos, así que llamándoles la víspera para confirmar el viaje sería la primera opción o bien uno mismo debería retroceder unos 30 km hasta Loma Plata, ciudad menonita que se ubica dentro de la ruta con destino a Bolivia.

Bueno pues al final resulta que desde Filadelfia se puede ir hasta Mariscal Estigarribia y de ahí a Santa Cruz, con lo que olvidándome de cruces y de billetes abiertos opté por comprar mi billete con la empresa más legal, entre comillas, que me suministró toda la información: Golondrina S.A, al precio de 70.000 Gs. La ruta nº 9 Transchaco me esperaba, siendo al final, mira por donde, un viaje de unas 6 horas, llegando a destino con tiempo para cenar.

Alojamiento

El hotel donde me alojé en Filadelfia es el Florida Chaco (recomendado), propiedad de la comunidad Fernheim, con una amalgama de precios que oscila entre los 8 y los 34 US$ (todas ellas con A/A y sólo el confort, como la TV y el desayuno marcan la diferencia). Importante especificar en recepción y decir que se quiere uno alojar en las habitaciones económicas.

La ciudad

Filadelfia. Rodeado de menonitas, Filadelfia es el claro ejemplo de una ciudad que ha crecido en torno a un proyecto de ésta comunidad religiosa que se estableció procedente de Rusia y Polonia en la década de los años 30. En esta región inhóspita, que sufre los rigores del clima, pero haciendo gala de su lema: Fe, trabajo y unidad, han conseguido un auténtico milagro antes los ojos de quien pase por la zona. Estos alemanes errantes (de ascendencia), que escaparon como pudieron ante la revolución bolchevique (antes ya lo habían hecho al ser perseguidos en el siglo XVI por separarse de la Iglesia Católica única aceptada al tener 3 premisas fundamentales: el bautismo en edad adulta, la separación Iglesia-Estado, la objeción en el uso de las armas y el rechazo del juramento.

Bueno, al asunto, en Paraguay fueron aceptados y a cambio de garantizarles la libertad de culto y la exoneración de sus miembros de cumplir el servicio militar, el gobierno paraguayo se aseguraba el desarrollo económico del Chaco que sería avalado por el dictador de infausto recuerdo el general Alfredo Stroessner. Reconocen que la ayuda recibida los primeros años desde la comunidad menonita de EE.UU. resultó fundamental. Hoy en día son 25 aldeas y la propia ciudad de Filadelfia quienes conforman la comunidad Fernheim (4.300 miembros). Para leer más: Inmigración de menonitas en Paraguay.

Lamentablemente los indígenas en la franja de edad de entre 15 y 20 años están ensimismados todo el día con sus teléfonos móviles, mandándose mensajes sms y escuchando música, no soltando de sus manos los celulares para nada, ver para creer¡¡¡. Hay desempleo, dicen que como consecuencia de la sequía. Los que están empleados ganan muy bien (me dice uno de ellos que sobre 1.400.000 Gs, unos 300 US$). Son sueldos más elevados que en otros puntos del país. En Filadelfia, repartidos en 90 aldeas, viven 23.000 indígenas.

Me encuentro en un mundo feliz, con gente sonriente en una comunidad que ayuda a través de una fundación a los indígenas locales, en el desarrollo formativo y en la consecución de proyectos, pero curiosamente no hay mezcla alguna entre ambos. A la pregunta de si existen matrimonios mixtos te miran los menonitas un poco sorprendidos, la verdad¡¡¡.

Filadelfia es el centro administrativo de los granjeros menonitas de la colonia Fernheim, una comunidad super-organizada que ofrece servicio integral a toda la población: educación bilingüe, sanidad, mantenimiento de la red local de caminos (que en breve asumirá la municipalidad) y su cooperativa Coop. Multiactiva Fernheim Ltda, motor de la economía de la zona. La ciudad cuenta con 2 librerías (postales y artesanía indígena), tiendas, supermercados, Internet, oficina de correos, escuelas, un hospital, una residencia de ancianos y una Unidad de Psiquiatría, además de un instituto de secundaria y un internado para alumnos que vienen de colonias y aldeas lejanas.

Cosas a ver y hacer

Entre las cosas para ver y visitar en Filadelfia destaco el Museo Jacob Unger, lugar donde se puede apreciar como se inició el establecimiento de los colonos menonitas, además de mostrar animales que tienen su hábitat en el Chaco. Entrada libre. También la Oficina de Turismo, contigua al Museo. Imprescindible, además la persona que la dirige es una señora muy simpática. Y por último una visita a la Radio-Emisora ZP-30 (La Voz del Chaco Paraguayo). La Radio-Emisora ZP-30 tiene programas en 8 idiomas y dialectos indígenas, emitiendo en MA-610Khz y esperando pronto poder hacerlo asimismo en FM (en la actualidad trabajan 16 personas y la emisora alcanza un radio de acción que comprende zonas de Brasil, Argentina y Bolivia gracias a sus 25 kilovatios de potencia. Su Director actual, Helmut Giesbrecht, muy simpático, me enseñó las instalaciones de la emisora.

Existe la posibilidad de poder realizar visitas guiadas por los alrededores de Filadelfia, por ejemplo contratando los servicios de la empresa Gran Turismo Chaco, pero cuyas oficinas habitualmente suelen estar cerradas, siendo necesario llamar a un número de teléfono para contactar con Norbert Epp (en la oficina de Turismo pueden facilitarte el contacto). En mi caso localicé al matrimonio Hain (encantadores) y según la zona y el tiempo a invertir te hacen un tour a la carta, claro que con la limitación del tiempo, porque resulta prácticamente imposible conocer la totalidad del Chaco Paraguayo, con una superficie de 1.100.000 km². Me ofrecieron 3 posibilidades de tour: el primero de ellos de un día entero y los otros dos, uno de ellos por una zona amplia de la ciudad y localidades adyacentes y el último por las inmediaciones de Filadelfia y que dado el calor reinante y su duración, aproximadamente unas 3 horas, opté por éste último. Los precios son de 1.000.000, 450.000 y 200.000 Gs respectivamente.

^top

Santa Cruz de la Sierra [Bolivia]

Cómo llegar

Abandono Filadelfia para dirigirme en autobús hacia Santa Cruz de la Sierra (Bolivia). Pero hete aquí que surgen las dificultades para poder reanudar el viaje. Al encontrarse Filadelfia, como he reseñado anteriormente, fuera de la ruta transchaco nº 9, el viajero está sometido a la voluntad de las 2 únicas empresas que le pueden llevar a uno hasta el pequeño pueblo de Mariscal Estigarribia, donde realizar los tramites de Control de pasaportes y enlazar con un bus que procedente de Asunción te conduzca a través de un camino de ripio, porque el asfalto se acaba en la frontera real, a más de 240 km del citado control aduanero, teniendo el viaje unas 14 horas de duración, ahí es nada¡¡.

El transaporte en Bolivia siempre está<br />repleto de averías y fuertes emociones
El transaporte en Bolivia siempre está
repleto de averías y fuertes emociones

Bueno, uno rehén de NSA y STEL, que únicamente dispensan un servicio a las 20:00h ambas, para recorrer 73 kilómetros y esperar desde las 21:30h aproximadamente hasta las 2 de la madrugada, cuando llega el bus procedente de Asunción. Elegí coger, al tratarse de sábado, un servicio de Golondrina S.A. que salía de Filadelfia a las 14:30h, pensando ingenuamente que si llegaba sobre las 16:00, malo sería que no llegara cualquier colectivo, bus o incluso camión que me pudiera sacar del país. Así que eso hice y, ¿que pasó?.

Aunque en el billete pone las 14:30 horas finalmente sobre las 15:00 pusimos rumbo a Mariscal Estigarribia en un bus en el que, como siempre ocurre, las empresas venden más boletos o billetes que plazas de las que dispone, por lo que algunos (bueno, un chico de Mariscal y yo) nos levantamos para que se sentaran unos niños.

Antes de las 16:30 horas ya habíamos llegado a Mariscal Estigarribia. Es importante recordar que la aduana y el control de pasaportes está 1 km antes del pueblo, con lo que si la intención es proseguir hacia Bolivia hay que sellar el pasaporte (la salida) y esperar a los autobuses de Asunción que, mira por donde, dos o tres son los que finalmente llegan a las 2 de la madrugada y paran precisamente en la aduana. Es entonces cuando hay que adquirir el billete hasta Santa Cruz y abonar al autobusero el importe, en mi caso unos 170.000 Gs con la empresa Transbolipar S.R.L.

Digo todo esto porque hay que advertir al conductor cuando vienes procedente de Filadelfia que te deje y puedas apearte en el control de pasaportes. Con esa intención me apeé, sellé el pasaporte y cuando me disponía a ir al pueblo se puso a diluviar. Total que allí me quedé, porque al tratarse de sábado no había movimiento de camiones alguno. Allí sólo, contemplando la tormenta que cayó (que, por cierto, fue de aupa, hacía 6 meses según me contaban que no llovía). Me quedé en animada conversación con los policías de la aduana, hasta el punto que, tras tomar unas rondas sacadas de la estación de Petrobass (atendida también por menonitas) por aquello de la ausencia de alcohol, acabamos cenando todos juntos en el interior del edificio, hablando de lo divino y humano, en una imagen pues un poco atípica y curiosa. Sólo me quedaban, si contamos desde cuando llegué, nueve horas de espera que finalmente serían diez, y sin luz, porque con la tormenta hubo apagón y con una vela y mi frontal alumbramos la estancia, vaya¡¡, de película, jajajajaja.

Con 1 hora de retraso apareció un bus de la empresa Transbolipar S.R.L. con tan sólo 5 pasajeros. Apareció de repente un tipo que se bajó de un coche, pasaron ellos el control de pasaportes, y nos pusimos en marcha. La aventura no había hecho más que comenzar. 7 pasajeros, 2 autobuseros y 1 auxiliar en un viaje que empezaríamos a las 3 de la madrugada y no acabaría hasta las 17 horas del domingo, 8 de Noviembre.

Sin entrar en valoraciones, porque hablar de autobuses o flotas, como denominan en el oriente boliviano, es asumir lo que hay (esto no es Argentina). El viaje se hizo muy largo, porque aunque hasta la frontera real con Bolivia la carretera está asfaltada, no es así en un tramo de unos 120 km, donde el ripio y el movimiento en vertical del bus son las constantes del viaje. A todo esto tuvimos que superar varios controles militares: uno en Paraguay, un retén conjunto Paraguay-Bolivia y la propia aduana boliviana, además de dos controles rutinarios, según dicen, antes de llegar a la capital cruceña. El viaje se hizo largo y las empresas ponen los autobuses que ponen, porque con el mal estado del piso, no pueden poner un autobús que cumpla con todos los estándares de calidad y confort.

En la parte boliviana cabe decir que van muy avanzados los trabajos de asfaltado de la ruta (de hecho hay bastante maquinaría pesada) y van a dejar el tramo afectado (los 120 km) en un paseo, con lo que corren éstos autobuses, porque confortables no serán, pero corren que vuelan. Cuando estuve en el control de pasaportes en la aduana de Bolivia (recordad en guardar como oro en paño el papelito o resguardo rellenado) me ofrecieron cambiar bolivianos y no acepté. Luego me arrepentiría a pesar de que el cambio boliviano-euro sea más bajo que el conseguido en una casa de cambio, banco o cambistas de la calle (opción recomendada en Santa Cruz, porque dan el mejor cambio con diferencia y te evitas tediosas colas ante una ventanilla; están ubicados los cambistas en una de las esquinas de la plaza 24 de Septiembre, junto a los limpiabotas). Al llegar a Santa Cruz me di cuenta que no había cambiado nada y no tenía en el bolsillo ni un triste boliviano y encima era domingo por la tarde (todo cerrado).

Alojamiento

No fui al hostal inicialmente previsto porque se me hizo muy caro (sobre la información que disponía, cuya oscilación era entre 10 y 12 US$, me encontré que el precio casi alcanzaba los 25 US$). Así que me recomendaron el hostal Residencial Bolivar (ubicado en el nº 131 de la calle Sucre), que no pertenece a Hostelling International, pero que estaba realmente muy bien y justo a dos cuadras de la plaza 24 de septiembre, la principal de Santa Cruz. Cuesta 55 Bs y el alojamiento es en habitación compartida, algo que a mí no me importa, y además el desayuno está incluido en el precio. El personal... a mí me atendió un chico de nombre Amilkar, muy majo, si,si.

Cosas a ver y hacer

Santa Cruz de la Sierra fue fundada en 1560. En cuanto cosas para ver y visitar, además de la plaza 24 de Septiembre, su iglesia-catedral, el mirador de la misma (3 Bs) y su reloj manual (cada 12 horas sube una persona a darle cuerda), puedo aconsejar no perderse la Casa de Cultura y el Museo de Historia Regional (entrada libre en ambos). En el caso del Museo se encuentra en la calle Ayacucho, frente a la oficina de correos, muy descuidado (una pena la verdad) y necesita un lifting, pero es un edificio muy bonito, repleto de salas, donde se puede ver el nacimiento el desarrollo de la ciudad y de la propia Chiquitania. El Museo Etnofolklórico del parque-paseo del Arenal ha sido demolido y su contenido se muestra en el museo de Historia Regional.

Vistas las cosas más interesantes de Santa Cruz mi mirada estaba puesta en la Chiquitania, objetivo central de mis vacaciones y ya exhausto por el calor de los días pasados. Mi propósito, como digo, era descansar por espacio de unos 10 días en pequeños pueblos, paraísos escondidos con balnearios naturales y disfrutando de pasos y atardeceres así como de la amabilidad de sus gentes. Como he leído por Internet, si Evo Morales no estuviera tan ocupado con un millón de cosas, debería volcarse en esta zona de Bolivia, de nombre Chiquitania, un auténtico paraíso escondido.

^top

San Xavier [Bolivia]

Cómo llegar

Conviene viajar por la mañana a San Xavier, porque el trayecto son 4 horas de bus (221 km) y la empresa Transguarayos (línea 102) viaja a las 7 y 10 de la mañana por 30 Bs, pero eso sí, sin A/A, aunque podrás disfrutar de unos paisajes verdes impresionantes. Te aconsejo que compres el billete la víspera (en la Terminal de Santa Cruz hay que atravesar un pasillo subterráneo que sortea unas vías de tren, accediendo al anden donde se encuentran las boleterías).

Son cuatro horas de viaje y en la última de ellas, una vez se atraviesa San Ramón, el paisaje se vuelve más verde y frondoso con praderas de perfiles redondeados, vaya una maravilla para los ojos, divisándose muy pronto San Xavier, la primera de las misiones.

Alojamiento

Yo me alojaría en la plaza donde se encuentran la gran mayoría de hotelitos, posadas y alojamientos, justo enfrente de la iglesia. En mi caso lo hice en Ame Tauna (en lengua chiquitana significa, según me cuentan, veni paqui, en serio, que no es broma, jajajajaja). Dispone de habitaciones compartidas (3 plazas c/u) al precio de 50 Bs y habitaciones sin compartir (100 bs). Su teléfono es el 9635018 (sin más prefijos llamando desde Santa Cruz) y atiende Jacqueline. Recomendado.

Cosas a ver y hacer

San Xavier (o San Javier). Hablar de San Xavier es hablar de su imponente iglesia (misa todos los días a las 19:30h, recomendado al menos una vez), su Museo Misional contiguo, abierto desde las 12:00 (8 Bs) y que contiene restos de instrumentos musicales, pinturas, así como figuras de santos.

La posibilidad de darse un bañito en un lugar rodeado de fuentes de agua naturales (3 pozas) de origen volcánico y propiedades curativas existe y se llama Aguas Calientes, como no podía ser otro nombre y está distante unos 12 kilómetros. Para ir se necesita que te lleve una mototaxi al precio de 30 Bs, con 10 minutos de baño y vuelta, o por 50 Bs el chico que te lleva te espera 1 hora (opción elegida por mí).

Para completar la visita: un paseo al Parque Piedra de los Apóstoles (formación de piedras graníticas de gran tamaño de origen volcánico, en donde al parecer los antiguos Piñocas adoraban a su Dios Piyo. Y muy cerca de aquí aproximarse al mirador natural La piedra de Bibusi, a cuya cima se aferra un viejo bibusi (árbol tradicional) y a los tumbos de Zuroquiso (majestuosas caídas de agua a unos 19 kilómetros de San Xavier, de acceso difícil y costoso en mototaxi, en torno a los 80 Bs).

^top

Concepción [Bolivia]

Cómo llegar

Para ir a Concepción, entre las 11 y 11:30 horas según me dicen en la oficina de Transguarayos, se toma el autobús que sortea cerca de 69 km al precio de 10 Bs, invirtiendo teóricamente 1 hora de tiempo, jajajajajaja. La parada se encuentra en la calle principal, donde se supone que te dejó el bus el día anterior, junto a la oficina de la empresa.

Empezó mal el día, pues el bus venía con retraso y por si esto fuera poco luego, más tarde, me enteraría del motivo: el radiador del bus se quedaba sin agua y cada cierto tiempo había que parar el motor y reponer agua en el circuito de refrigeración. Total, que entre una una cosa y otra, tardé bastante en llegar a Concepción. La persona que atiende la Oficina de Turismo en Concepción (infotour) me dio todo tipo de explicaciones, aunque de material la oficina estuviera un pelín encasa (no había mapas, aunque sí folletos).

Alojamiento

Elegí al Hotel Colonial (en la calle Nuflo de Chavez nº 7, a 30 metros de la plaza; tel. 954-3050) tras mirar en varios lugares. Cuesta 50 Bs, incluyendo el desayuno y un ventilador que solicité en la habitación para mí sólo la verdad, genial, jajajaja. Hotel super-recomendado, donde me trataron estupendamente. Está regentado por un matrimonio mayor simpatiquisimos.

Pero había un problema, para redondear al día, ya que había habido un corte de agua y, claro, como que no era posible darse una ducha opté por irme a comer al único (aunque en las guías vienen unos cuantos, pero el único) restaurante con cierto nivel y además recomendado por el tipo del hotel, bueno, además el nombre, El Buen Gusto, parecía indicar que sí, que se podría comer muy bien. Pues hete que no, porque a pesar de que es un lugar con un patio muy grande y rodeado de plantas y vagetación, el servicio, a cargo de 2 niños, no era lo más eficiente y encima no sirven pan, claro¡¡. Todo esto cuando ya había pedido un plato de majaditos (carne picada con huevo y arroz).

Cosas a ver y hacer

Concepción. Cuando estuve aquí, en Noviembre de 2009, se encontraba repleta de zanjas en las calles que rodean la plaza principal y adyacentes, en unos trabajos consistentes en adecentar el encementado y empedrado del piso de todo el entorno (la verdad va a quedar muy bien cuando terminen las obras).

Concepción
Concepción

La Catedral, totalmente restaurada a raíz del peligro de hundimiento del atrio en 1975, es monumental. Se pueden visitar dos museos: el Museo de la Catedral y el Museo Misional, así como la propia iglesia fuera de las horas de culto, al precio de 15 Bs. A 2 km dando un paseo se encuentra la represa y balneario de Zapocó (con suciedad y mal señalizado, prescindible) y un poco más distante, a 13 kilómetros, la Cascada de San Isidro Pozas, con una caída de agua de unos 7 metros ( taxi o mototaxi, preguntar en el pueblo).

Si se dispone de tiempo se puede ver el Museo Antropológico o Casa de España, donde se pueden apreciar las dos culturas nativas de la región: la ayorea y la chiquitana. Funciona desde 1996 y fue inaugurado en 1998 por el presidente Aznar y su señora, como reza una placa a la entrada del edificio del Cabildo. En este legar, que además da alojamiento, tiene un museo que curiosamente no pude ver porque Hilario, un simpático señor no encontraba la llave. En su patio hay un auténtico jardín botánico, con especies de flora de la zona, y una reproducción a escala natural de la típica casa chiquitana (hay dos tipos: la normal con aspecto de casa y un segundo tipo tienda de campaña canadiense), así como las trampas que colocaban para la caza, especialmente de diferentes especies de mamíferos, y muestra utensilios de las culturas Chiquitana y Ayorea. Muy Recomendable su visita, por unos 3 Bs. Además funciona como Aula de Naturaleza, donde jóvenes de la zona acuden a formarse como guías de ecoturismo, además de impartirse cursos de sensibilización en ecoturismo y desarrollo sostenible y del fomento y desarrollo del ecoturismo. Además ofrece diferentes paquetes turísticos en el área de Concepción. Inicialmente fue financiado por la Comunidad de Madrid, pero en la actualidad es el Gobierno de España, aseguran, el que contribuye a su mantenimiento. Es administrado por la organización no gubernamental Asociación Hombre y Naturaleza Bolivia.

Otras cosas para ver en las inmediaciones de Concepción son: Laguna de la Pachanga (a 3 km), observación de aves; Piedras de Calama (a 8 km), formaciones pétreas en el bosque seco chiquitano; Piedra de Santa Teresita (a 6 km), formaciones pétreas; Piedras del Paquio, formaciones pétreas del precámbrico, cuenta con cabañas (hay búfalos en el entorno, introducidos para el cruce de ganado); Reserva de Vida Silvestre, Río Blanco y Negro, área protegida de 1.400.000 Ha situada al norte de Concepción; Parque recreativo Kolping, observación de especies silvestres (aves), además de la existencia de un lago y una área de esparcimiento con churrasqueras, una especie de asadores.

^top

San Ignacio de Velasco [Bolivia]

Cómo llegar

Para continuar el viaje en la siguiente etapa y así poder recalar en San Ignacio de Velasco hay serios problemas con el transporte o mejor dicho con los horarios, que no son muy buenos en el caso del Expreso de Jenedrenú ya que tiene un servicio diario a las 2 de la madrugada (45 Bs). Por su parte, la empresa 31 del Este (Mercado 6 de Octubre) sale a las 17:00h por 30 Bs, en un trayecto de 178 km que se cubre en unas 5 horas de viaje. A todo esto el bus no es un bus, sino un micro, con lo que si ya de por si los autobuses hay que verlos, los micros aún están más castigados e indudablemente repercute su estado en la calidad del viaje.

Este bus, perdón, micro de 31 del Este sale a las 17:00h de la propia oficina de la compañía, un poco alejada del centro (a unas 4 cuadras). Conviene, pues, asegurarse habitación en San Ignacio de Velasco para dormir, porque la hora de llegada ronda en torno a las 22:00 siendo generosos y teniendo mucha fe. Al menos realizar este trayecto de noche tiene su recompensa y es poder ver por la ventanilla del bus todo un espectáculo de luciérnagas por los campos.

De todos es sabido que los transportes en Bolivia son un auténtico desastre, bien porque los caminos son de ripio (tierra) y/o porque los dueños de las flotas de autobuses no se gastan mucho en modernizarlos, argumentando el mal estado de los caminos. Con retraso (algo habitual) recorrimos los cerca de 178 km que separan Concepción de San Ignacio de Velasco por una especie de vía forestal y algo debió pasar, porque la última hora y media no pasaríamos de 40 km/hora, pero llegamos, eso sí, con un retraso de 1 hora y media.

Alojamiento

Finalmente elegí Betania Residencial (calle Velasco esquina con Cochabamba; tel. 3962-2307 si llamáis desde Concepción) al precio de 50 Bs la habitación individual. Si precisas un ventilador, al no estar incluido en el precio al igual que tampoco el desayuno, te cobra su propietaria, de nombre Eudolia, unos 10 Bs más. En San Ignacio De Velasco hace mucho calor (todavía más que en Concepción), con lo cual yo recomiendo desprenderse del equivalente a 1 € y pasar una noche más fresquita.

Esta residencia está en el mismo centro del pueblo, donde de nuevo, desde Santa Cruz de la Sierra, volveréis a ver casas de cambio, bancos y podréis cambiar los euros o moneda que llevéis por bolivianos. Por ello, sed previsores en Santa Cruz y calculad bien el dinero, porque hasta San Ignacio de Velasco muy difícilmente váis a poder hacer un cambio de moneda. Aunque si váis a cambiar euros hacedlo en Santa Cruz de la Sierra, porque en San Ignacio, a pesar de que existen 4 casas de cambio (los bancos sólo cambian dólares) dos de ellas estaban cerradas, una tercera (de nombre Traudy, en la plaza) sólo cambia dólares, reales y bolivianos, y la que vi que cambia euros se encuentra en la zona del mercado, de nombre Guapomó y la dirige un brasileño con aspecto, pelín siniestro, ofreciendo un cambio muy malo: apenas 9 Bs por 1 €, cuando en Santa Cruz se podía cambiar por 10,20 e incluso a 10,25 Bs (cambistas de la plaza).

Cosas a ver y hacer

San Ignacio de Velasco. Los pésimos horarios de los autobuses influyen en la planificación del viaje por esta zona (no suele haberlos en horario de mañana, sino de tarde o madrugada). Yo llegué a San Ignacio de noche y tuve que aprovechar la mañana de un viernes para cambiar moneda, comprar el pasaje a San José de Chiquitos, mi siguiente destino.

Paisaje típico de la Chiquitania
Paisaje típico de la Chiquitania

Además, como San Ignacio rebosa de actividad comercial, hice algunas compras de recuerdos y también de aquellas cosas que de vez en cuando se acaban (pilas, la funda de la cámara que tenía rota, etc). Recomiendo la compra de artesanía, siendo especialmente abundantes las figuras de la representadora de la Chiquitanía (un ángel con sus alas) y que según a que misión representa cambia el rostro de su cara.

Con una mototaxi me acerqué a la Cueva del Yeso, distante a 2 km de la localidad, de donde cuentan que los jesuitas extraían el yeso, la cal y la mica para la elaboración de muchos objetos.

Al igual que en Chaco paraguayo también existen menonitas por la zona de Santa Cruz de la Sierra y la Chiquitanía, pero a diferencia de los del Chaco, con su prospera actividad comercial, éstos viven anclados en el siglo XIX, con sus carros y caballos. Además no tienen electrodomésticos, ni TV, se dedican a la ganadería y me cuentan que ya hay algún matrimonio mixto con las gentes del lugar, aunque aquel miembro menonita que osa salirse de la comunidad es automáticamente expulsado. Unos menonitas éstos que no van al colegio, tienen los suyos propios, pero sólo durante los primeros años para aprender lo más básico, el leer y escribir, para posteriormente dedicarse a trabajar. Menonitas que, curiosamente, al atardecer se acercan a las ventas situadas en torno a la carretera para echar unos buenos tragos de cerveza.

^top

San José de Chiquitos [Bolivia]

Cómo llegar

Para realizar el trayecto desde San Ignacio de Velasco hasta San José de Chiquitos, de 280 kilómetros, cogí el autobús (sólo Lu-Mi-Vi y Sa a las 13:30h, al precio de 40 Bs) de la empresa La Universal, el cual invierte 6 horas en llegar a San José. Este camino también es de ripio, cuyo asfaltado se prevee para 2010 y de hecho me contaban que ya estaba licitada la obra.

Con el culo muy duro, por el autobús, llegué a San José de Chiquitos, cuyos accesos son horrorosos, hasta que por fin el autobús se detuvo tras un viaje de mucho polvo y más baches.

Alojamiento

En San José de Chiquitos me alojé en Alojamiento Suto (calle Nuflo de Chaves, a una cuadra de la plaza principal; tel. 39722213, si es que llamáis desde San Ignacio de Velasco), por 25 Bs sin desayuno, pero con ventilador. Y aunque el precio estuvo francamente bien y la propietaria, Lucilleni, era una mujer muy simpática, recomiendo buscar otros hoteles como alternativa, porque en éste los grifos y duchas apenas expulsaban agua y es un poco tedioso la verdad!!. No obstante a mí no me disgustó del todo y por eso dejo todos los datos. Se me olvidaba que hay un gallo muy madrugador en el patio de la casa contigua y que se pasea por ambos patios como si nada, donde están las habitaciones, ojo al dato!!!.

Cosas a ver y hacer

Mi intención era poder hacer más fotos de día de la plaza y de su iglesia, cambiar moneda (apenas tenía bolivianos) y comprar un boleto bien para viajar en ferrobus, mi primera opción, o hacerlo en micro para ir a Chochis.

Es muy importante recordar de nuevo que desde Santa Cruz de la Sierra hasta la zona de frontera con Brasil (Puerto Guijarro) es muy difícil que alguien te acepte canjear-cambiar euros por bolivianos. ¿Porqué?, pues porqué sólo cambian dólares, siendo la moneda de más aceptación. Así que, como el cambio en Santa Cruz es realmente bueno, calculad los días que os restan y haced el cambio de moneda suficiente, teniendo una segunda oportunidad en San Ignacio de Velasco, en el lugar anterior mencionado, pero claramente a la baja. A mi me libró un empleado de un banco que como tenía que ir unos días más tarde a Santa Cruz se arriesgó y me hizo el cambio (aseguraba que no había visto billetes de 50 euros en su vida), hecho por el que siempre le estaré muy agradecido a Humberto ,que éste es su nombre.

^top

Chochis [Bolivia]

Cómo llegar

Chochis está a unos 80 kilómetros de San José de Chiquitos. Esto de la cuestión de las distancias en Bolivia es la pera, pues me entero que en realidad son 110 y no 80 los kilómetros a realizar, viaje que hago con la Perla del Oriente, nombre de una compañía de autobuses, pero sin mucha perla la verdad!!.

El viaje se realiza en apenas 2 horas con un micro. Existe la opción del tren o ferrobús, más lento y con un horrible horario (se llega de noche). El viaje, como norma habitual, es en un bus repleto y lleno de soldados, con permiso de fin de semana al tratarse de un viernes, procedentes de un Regimiento de infantería que hay en San José de Chiquitos. Fue terrible, no cabía ni un alfiler dentro del mismo. Acercándose el bus a Chochis, cambia el paisaje radicalmente, pues surgen montañas y elevaciones de rocas y la belleza del entorno es más que palpable.

Alojamiento

Instalado en la Casa de Reposo El Refugio Corazón de María, de la orden de los Dominicos, quienes acogen a viajeros (100 Bs la noche con desayuno incluido), negocié con Doña Blanquita, una monja salteña (Argentina), mi estancia para mi sólo y el personal claro. Esta casa está un poco alejada del pueblo de Chochis, que cuenta con otro alojamiento en el hotel El Peregrino, así como un albergue.

Torre de Chochis
Torre de Chochis

Me habló ésta monjita de un tal Don Jesús el español que tenía una tienda llamada el almacén. Así que fui a buscarlo y puedo asegurar dos cosas: que la historia de éste tipo me cautivó, así como poder apreciar que mi viaje adquiría otro tono, más de descanso y de relax. Don Jesús el español, gallego de procedencia que salió de su pueblo Puentedeume (A Coruña) con 23 años hacia Sao Paulo, donde tras una breve estancia trabajando en una fábrica de coches, ejerció las más variopintas profesiones (ganadero,comercial, cazador de gatos monteses, ...) se acabó instalando hace 40 años en éstas tierras, donde se casó y enviudó (tiene una hija ya casada) y con ganas de volver a su pueblo, donde le esperan sus 5 hermanos. Don Jesús me cuenta que vende de todo, desde cemento, licores, tabaco, fruta, una cerveza brasileña muy buena (marca Colonia) y todo aquello que se puede vender en una tienda de ultramarinos, teniendo todo el día la tienda abierta al publico. Apenas conoce Bolivia, me asegura, excepto Santa Cruz de la Sierra. Al decirle mis intenciones por visitar el Santuario me comenta que en el 2010, se vuelve a su pueblo y regresa a Galicia.

Cosas a ver y hacer

Chochis es un pequeño pueblo, pero muy bonito. Así que, al día siguiente de mi llegada, con un chico joven del lugar, nos dirigimos al lugar conocido como el velo de la novia (cascada de unos 7 metros de altura) que conviene visitar acompañado ya que el sendero es estrecho y por un bosque mal señalizado. Al contrario que para visitar el Santuario de la Torre de Chochis, cuyo camino está perfectamente bien adecentado y se realiza en apenas 1 hora y media. Conviene por este orden visitar el Santuario y después el velo de la novia por aquello del calor.

Hay una tercera excursión al Cerro, en la que se emplea un mayor número de horas, a un lugar donde las inscripciones y una laguna en lo alto de la montaña es lo más reseñable. En cualquier caso contactar con un tal Cesar, que os guiará a los lugares que queráis.

^top

Roboré [Bolivia]

Cómo llegar

Me despido de Doña Blanquita y de Don Jesús en un micro (hay al menos dos que pasan por el lugar entre las 16:45 y las 17h al precio de 8 Bs) y en apenas una media hora me presento en Roboré, pueblo famoso turísticamente hablando.

Alojamiento

Elijo por referencias el hotel San Martín (en la avenida del Ejército; tel. 9742192), alejado de la plaza principal, algo que ya no me gusta mucho, y cuyos precios son de 150 Bs con baño privado y de 50 Bs con baño compartido y A/A.

Cosas a ver y hacer

A medida que me voy acercando al Pantanal Boliviano, noto que el calor aumenta. Salvo el Chorro de San Luis (una caída de agua de 25 metros, distante a unos 6 km y que yo no vi; en taxi son 4 km por 10 Bs y el resto andando por ser inaccesible para vehículos) la totalidad de Roboré no merece la pena para hacer un alto en el camino porque, aunque cuenta con 4 pequeños balnearios, el pequeño pueblo de Aguas calientes le supera con creces por el hecho de ser además aguas termales.

Roboré es famosa por atractivos ubicados dentro de su municipalidad, como Chochis y Aguas Calientes, pero no por ella en sí. Por eso, salvo para encontrar algún local con Internet y hacer algunas fotos en la plaza principal, su estación de tren (si uno opta por el ferrocarril para desplazarse) y el ya citado Chorro de San Luis, no merece la pena ni siquiera pasar unas horas en ella.

^top

Aguas Calientes [Bolivia]

Cómo llegar

De nuevo con la compañía de la Perla de Oriente, que tiene 2 servicios diarios (a las 7:30 y a las 14h) y hay que comprar el billete media hora antes de la salida y no la víspera, como suele ser habitual. Por unos 10 Bs, saliendo junto a la estación de tren, donde está la oficina (en una bocacalle casi en la esquina). Hay que fijarse, porque en la susodicha esquina hay un cartel con forma de V invertida, que anuncia la empresa y los horarios. El viaje a Aguascalientes es muy cortito, apenas unos 40 minutos.

Los Hervores de Aguascalientes
Los Hervores de Aguascalientes
Alojamiento

Aguas Calientes, pueblo muy pequeño, cuenta con cuatro alojamientos, de entre los que cabe destacar el Alojamiento Dayis, donde yo estuve, el cual lo atiende Daisi y se encuentra a dos cuadras de la plaza principal (cartel de madera) y los precios son de 70 y de 50 Bs, con unas habitaciones, según me contó un joven en la plaza, de lo más aseadas. No obstante un alojamiento más económico (25 Bs) es el del bar-restaurante 5 mentario, hay un cartel de la marca de cerveza Brahma en el exterior y se encuentra casi al lado de una de las esquinas de la plaza principal.

Cosas a ver y hacer

Aguascalientes es sinónimo de aguas termales, habiendo tres puntos para tomarlas: en el paraje conocido como Los Hervores (con V), donde se aprecia que el agua brota de origen volcánico (5 Bs); Burrito, (agua tibia) con entrada libre en el mismo río pero aguas abajo; y en la zona del puente (agua más fría).

^top

Puerto Guijarro [Bolivia]

Cómo llegar

Merece la pena pernoctar en Aguascalientes y al día siguiente coger un expreso que llega a la estación de Aguascalientes a las 00:30h con destino a Puerto Guijarro, adonde llega a las 7:10h, con unos precios que oscilan entre los 79 y 19 Bs, según categoría.

Yo no tendría la suerte de poder coger un tren, porque se había estropeado la unidad que la víspera hizo el trayecto en sentido inverso hasta Santa Cruz y me comunicaron que el retraso resultaría considerable, por lo menos de hasta las 9 horas del día siguiente, y que me hubiera obligado a pasar una segunda noche en Aguascalientes. Así que agarré un micro, de nuevo con la Perla del Oriente, que llega a Aguascalientes a las 15 horas y por 40 Bs, a las 19:00 ya me encontraba en Puerto Guijarro.

Por cierto, en Aguascalientes conocí a Jorge, un pastor evangelista brasileño, que vivía en una tienda de campaña en el jardín junto al edificio de la estación de ferrocarril. Es un tipo curioso.

Alojamiento

Mi llegada se produjo una vez había anochecido, encontrando el hostal Tamengo (Hostelling International) relativamente pronto, muy cerca de donde te deja el bus, en el barrio de Copacabana, siendo la dirección la de la calle Costa Rica nº 57, un pelín apartado, pero realmente merece la pena, por el nivel de equipamiento y confort y que no envidia a ningún hotel y encima es para mochileros. Lleva apenas abierto desde hace unos 9 meses Lo tiene todo, incluso piscina, Internet, posibilidad de comer y el propio alojamiento a un precio muy interesante desde 10 US$, en habitaciones compartidas (recomendado), si es que quieres pasar unos días en la zona para visitar el pantanal.

Cosas a ver y hacer

Puerto Guijarro. En esta ciudad fronteriza con Brasil existe una zona franca (shopping) realmente muy cara, bajo mi punto de vista, y un mercado en Arroyo-Concepción con infinitamente mejores precios, pero, por si acaso, no está de más recomendar probar todo aquello que se vaya a comprar, especialmente artículos de electrónica, móviles, llaves usb, etc.

Muy cerca de la parada del bus en la avenida principal que conduce al shopping hay una parada de taxis, en donde cobran 5 Bs por persona, por lo que la gente se agrupa en el lugar y a medida que se van formando los grupos de cuatro, los taxis van saliendo en dirección a la frontera con Brasil (precio mínimo: 20 Bs).

Nunca podré agradecer lo suficiente a los dueños del hostal Tamengo que ese día, por suerte, tenían que ir de compras a la ciudad de Corumbá, ya en el lado brasileño, y se ofrecieron a llevarme y esperarme en las dos paradas que hice, llevándome hasta la propia terminal de autobús de Corumbá, donde me dejaron. Unos metros antes de la frontera, junto al Banco Unión, hay unas señoras cambistas que te podrán cambiar euros por reales (moneda de brasil), aunque el cambio sea un poco bajo, pero no hay alternativa posible, porque en los bancos solo te cambiarán dólares.

Una vez llegas al control de inmigración boliviano tan sólo consiste en sellar en el pasaporte el sello de salida (2m) y dejar tu hoja de control de inmigración, pudiendo pasar andando y habiendo en el otro lado, ya en Brasil, taxis, motos y buses que te podrán acercar hasta el centro de Corumbá, a 6 km, en cuya terminal de autobuses deberás de sellar tu entrada al país en tu pasaporte en el horario de 8 a 11:30h y de 14 a 17:30h, requisito imprescindible para poder a continuación poder comprar un billete de bus y salir de allí en cualquier dirección. El funcionario que me tocó en suerte, un chico joven, resultó ser un pelín impertinente, con preguntas estúpidas.

^top

Pedro Juan Caballero [Paraguay]

Cómo llegar

Como quería entrar de nuevo en Paraguay y no podía hacerlo bajando por el río Paraguay, la mejor opción resultaba, aunque me alejara inicialmente, coger en primer lugar un bus hasta Campogrande, la capital de la provincia brasileña de Matogrosso, por 68 reales (el billete se puede pagar con tarjeta) y después un autobús hasta Ponta-Pora, frontera con la ciudad de Pedro Juan Caballero (separadas por una calle).

El primer servicio hasta Campogrande lo realiza la empresa Andhoriña, y el trayecto desde Corumbá se cubre en 6,30 horas, pero el celo que pone en los controles rutinarios la policía federal de Brasil provoca retrasos considerables, teniendo que esperar la totalidad del pasaje hasta que resuelven los interrogatorios, chequeos y registros a aquellos pasajeros elegidos para que les acompañen hasta el exterior con sus pertenencias. Así que mucho cuidado con la policía brasileña y poned a prueba el sentido del humor cuya parafernalia y estética recuerda a los hombres de Harrelson (serie antigua de tv).

En éste viaje conocí a un peruano exportador de artesanía, Henri, quién también padeció un trato aduanero poco exquisito y que se dirigía a Cuiritiba a una exposición, y me contó algunas cosas muy interesantes como que, por ejemplo, que en realidad el 90% del total de la artesanía que se vende en Latinoamérica está confeccionada y fabricada en Perú, a pesar de que le digan a uno que el origen es del país en el que te encuentras. Increíble.

Una vez en Campogrande, tuve la oportunidad de adquirir un billete de bus a Ponta-Pora. Tuve suerte y mi espera no se prolongó mucho, así que con la empresa Expresso Queicoz, por 53 reales, en 5,30 horas realizamos el trayecto Campogrande - Ponta-Pora.

Los autobuses de Brasil se caracterizan, a diferencia de los de Argentina, por no existir los de dos pisos (yo al menos no vi ninguno). Curiosamente, la empresa que los carroza y fabrica, Marcopolo, es brasileña. Y la otra peculiaridad es que hay más separación entre las filas de asientos, lo que provoca que se reduzca el número de pasajeros, casi en 20 plazas con respecto a un autobús estándar de cualquier país (un aplauso, porque éstos resultan más cómodos).

La terminal de autobuses de Ponta-Pora está muy alejada del centro de la ciudad, por lo que se hace necesario coger un taxi, en una carrera cuyo valor es de 15 reales, hasta la sede de la Policía Federal de Ponta-Pora, donde debe sellar el viajero el registro o sello de salida en su pasaporte. El horario (cabe recordar que en Brasil es una hora más que en Paraguay,Argentina o Bolivia) para sellar la entrada es de 9 a 12 y de 14 a 17h, de lunes a viernes. Pero como se trataba de sellar la salida, yo que estaba allí antes de las 7:00, no tuve problemas para que un funcionario muy amablemente me sellara el pasaporte.

Ahora sólo me faltaba desplazarme hasta la oficina de la aduana de Paraguay, en una calle perpendicular a la de la sede de la Policía Federal Brasileña, y con alguna indicación que otra y mis dos bolsas, andando, una funcionaría cumplimentó todo en mi pasaporte muy rápidamente.

Por tanto, atención a la forma de proceder para salir de Ponta-Pora y sellar los pasaportes. En mi caso me instalé en Pedro Juan Caballero porque es una ciudad mucho más económica que la ciudad brasileña de Ponta-Pora.

Alojamiento

Como estaba ya un poco exhausto me dirigí al centro de Pedro Juán Caballero sin referencia alguna de hoteles y di con el Hotel Eiruzu (bueno), 150.000 Gs la habitación con desayuno incluido, A/A y baño privado. Se encuentra en la Av. Mariscal López esquina con Mariscal Estigarribia, muy próximo al Hotel Peralta (muy buena pinta). Así que si estáis en la ciudad, como éste hotel se encuentra en la calle Mariscal Solano (una calle repleta de actividad comercial y de oficinas de cambio), cerca del Eiruzu, podéis preguntar).

Cosas a ver y hacer

Pedro Juán Caballero. Yo creo que Pedro Juán Caballero, ciudad que no cuenta con ningún atractivo especial salvo sus shoppings (galerías de venta de artículos de electrónica a inferior precio) y su zona de mercado, tiene un punto a su favor en que es una ciudad mucho más amable que Ciudad del Este, por ejemplo, y tan buenos precios o incluso mejores a la hora de realizar compras. Compras que al menos hice, además de dar una vueltecita por un parque que se llama, como no podía ser de otra forma, Pedro Juán Caballero (militar y político paraguayo que lideró el movimiento que logró la independencia de Paraguay), con estatua incluida en el centro, un pequeño lago y un muy modesto, por ser muy generoso, Museo Regional. Esto fue todo aquello que logré ver tras un descanso diurno en el hotel.

Como todavía me faltaban algunas etapas por cubrir compré un billete para Concepción y poder salir al dia siguiente a primerísima hora, y así poder pasar unas horas (fotos y paseo) y el mismo día dejando mis bolsas en la Consigna de la terminal, ya por la tarde alcanzar la capital Asunción no prevista inicialmente, pero la pérdida de fotos, por un virus en mis llaves USB provocó una segunda visita.

^top

Asunción [Paraguay]

Cómo llegar

Jamás de los jamases se os ocurra coger un bus de la empresa ITT (transportes ligeros), porque más parece una empresa de paquetería y que, ya de paso, lleva pasajeros desde Pedro Juán Caballero hasta Concepción, parando en todos los pueblos a los que lleva encomiendas. Ya se ve que su prioridad es el transporte de bultos, para lo cual habilitan la totalidad de la bodega del autobús, y claro¡¡, todas las bolsas de los viajeros, la de mano y la segunda que siempre va abajo, pues en éste caso va arriba contigo. Menos mal, a todo esto sin A/A, que era el primer servicio de la mañana (6:15h) y llegarnos a Concepción a las 11:45h. La intención era hacer un alto en el camino, unas horas, sacar unas fotos y después continuar hasta Asunción donde pasar la noche).

El pueblo-ciudad de Concepción es pequeño y no tiene nada interesante que ver: un mercado y una plaza, además de un colegio con iglesia de los Hermanos Maristas, eso es todo. Así que ahorraros el viaje!!.

Dude inicialmente entre ir desde aquí a Coronel Oviedo o a Asunción y creo, según me cuentan los propios paraguayos, que acerté de pleno en mi elección de no ir hasta Coronel Oviedo, al no tener ningún atractivo turístico que ofrecer. El pasaje con la empresa NASA a Asunción me costó unos 60.000 Gs y el viaje, de 430 km, se hizo muy pesado, porque era tal el calor en el interior del autobús que ni el propio A/A podía con él, en un viaje que comenzó a las 13:45h y se prolongó hasta las 20:30h (sin comentarios).

Siendo previsor, y para ahorrarme un viaje, al llegar compré en la terminal de Asunción un billete a Encarnación por 55.000 Gs con NSA (Nuestra señora de la Asunción) para el día siguiente a las 13:30h, al tiempo que cambié euros en uno de las innumerables casetas de cambio que hay en la terminal de autobuses tras comparar las tasas de cambio (se llevan todas muy poquita diferencia), pero siempre en alguna te dan un poco más si les dices que otra caseta de la zona así lo ha hecho.

Mercado de la Recoba
Mercado de la Recoba
Alojamiento

Volví al hotel La Española en el que me había alojado la primera vez. Y con pocas ganas, porque era un poco tarde, salí a echar un bocadito, cosa harto difícil porque en Asunción, a partir de las 19:30h el centro de la ciudad se queda prácticamente vacio.

Cosas a ver y hacer

Asunción. Esta segunda visita a la capital paraguaya no estaba prevista inicialmente, pero la pérdida de las fotos que hice en la primera a causa de un virus en mis llaves USB hizo que volviera para repetir las fotos. Por ello fue muy interesante revivir la sesión de fotos de unas semanas atrás en los mismos escenarios, con el añadido de la Casa de la Independencia (muy recomendable su visita). Eso sí, todo ello lo hice a primera hora hora de la mañana y madrugando, porque a partir de las 10:00 es imposible dar un paso del calor que hace.

^top

Encarnación [Paraguay]

Cómo llegar

La duración del viaje entre Asunción y Encarnación es de 6,5 horas (351 km) y, al igual que entre Pedro Juán Caballero y Concepción, me gustó mucho el paisaje que se observa desde un autobús de 2 pisos: muy verde, con bosque limpio y ordenado y amplias praderas. Encarnación era la última ciudad paraguaya a visitar antes de mi entrada a Posadas (Argentina).

Alojamiento

Tan sólo tenía una dirección de hotel, con sus precios, pero apuntaré dos más para que el viajero elija según su conveniencia. De la Costa Hotel (avenida Rodríguez de Francia nº 1240 con calle Cerro Cora), 130.000 Gs la single con desayuno incluido, uso de la piscina y wifi. Hotel Acuario (calle Juan Mallorquin nº 1550 con Calle Villarrica), 99.000 Gs la single con desayuno incluido y A/A. Hotel Cristal (calle Mariscal Estigarribía nº 1157, a 4 cuadras de la terminal de autobuses), en donde la habitación cuesta 100.000 Gs con A/A, así como también tienen de 60.000 Gs con ventilador (el desayuno en los dos casos está incluido). Yo me alojé en éste último por su proximidad a la terminal de bus.

Cosas a ver y hacer

Encarnación es una ciudad de 100.000 habitantes (censo de 2002), a tan sólo 13 kilómetros de la ciudad argentina de Posadas, y en cuyas inmediaciones están las conocidas como Misiones Paraguayas de Trinidad y Jesús Taravangue.

Por ello, desde la propia terminal me dirigí en primer lugar a Trinidad con la empresa Ortega (5.000 Gs), apeándote el bus en la misma carretera general, lugar en donde deberás coger el bus de vuelta (de cualquier empresa) con el mismo del billete anterior. Subiendo una cuesta de unos 300 metros llegas finalmente a las ruinas y a una oficina a la entrada en donde hay que pagar unos 25.000 Gs. Esta entrada te sirve para un espacio de 3 días, así como para visitar las otras ruinas, las de Jesús de Taravangue, distantes entre sí unos 12 km.

Jesús de Taravangue
Jesús de Taravangue

A las de Jesús de Taravangue puedes ir desde donde te deja el autobús en la carretera, unos metros más adelante, junto a un cruce, donde suele haber un taxi que cobra 5.000 Gs por persona (hay que llenarlo, ya que en caso contrario pagas 20.000 Gs). Antonio, un francés que me encontré en el bus de ida, y yo conseguimos que por 20.000 Gs nos llevara, esperara unos 10 minutos, el tiempo suficiente para hacer unas fotos y nos trajera de nuevo a la parada de taxis del cruce.

En el caso de Trinidad se le suele dar una propina a las guías (jóvenes universitarias), ya que no reciben sueldo alguno por enseñarte y contarte la historia de la misión. Tengo que decir que me gustó más por su espectacularidad las de Jesús de Tavarangue al encontrarse toda la estructura en pie, una misión que, según cuentan, su iglesia nunca se terminaría de construir por las expulsión de los jesuitas en 1768 por parte de Carlos III de España.

Estas dos visitas se pueden hacer en una misma mañana y al regresar a Encarnación, justo enfrente de la terminal hay una marquesina donde para cada 20 minutos el autobús internacional que te llevará a Posadas por 5.000 Gs o su equivalente, 4 pesos argentinos.

Adiós Paraguay !!

Los tramites a realizar para salir son los de siempre: en la aduana paraguaya, sello de salida en el pasaporte. El autobusero siempre te pregunta, así que coges tus bártulos, te bajas, haces lo del sellado y esperas al siguiente bus que venga para llegar a la aduana argentina, pero recuerda siempre en conservar el ticket del primer autobús. Una vez superada la aduana argentina y sellado el pasaporte de entrada te revisan las bolsas en una cinta y listo. Unos metros más adelante de nuevo toca esperar y coger un autobús, en éste caso prácticamente vacio y distinto, que ha dejado pasajeros para los trámites en la aduana argentina, con lo cual la cosa pinta mejor.

Recuerdo para los que os bajáis en el centro de la ciudad de Posadas que preguntéis al autobusero para no hacerlo en la terminal que queda en la zona este, muy alejada del centro. Yo cometí la torpeza de no alojarme por ejemplo en el Hostel Las Misiones (en Av. Las Heras, 2071; por unos 40 pesos por el hecho ser miembro de HI) y fui a parar a un hostel que se encuentra lejisimos de la ciudad, en La Aventura Hostel (en Avenida Zapiola nº 965 con Avda Urquiza), de HI claro. Además, llegando bien entrada la noche, sin nada que ver y hacer en muchos metros a la redonda. Vaya, que no merece la pena alojarse en este hostal a pesar de su excelente estado (la tranquilidad del campo), por quedar, insisto, a desmano de todo. Como me sobró tiempo antes de mi vuelta a Buenos Aires visité las misiones de San Ignacio Mini.


^top
Relat d'un viatge al Perú i Bolívia - Anna Cabré [2009]
ARGENTINA/Paraguai/Uruguai - Guia viatge al nord i centre d'Argentina - Yolanda & Toni (Viatgeaddictes) [2004/05]
Viatge a Argentina, Bolivia i Xile - Víctor Bordás & Paquita Poch [2004]
Paraguay y Chiquitanía de Bolivia '09 - Vídeo del viaje en forma de videoclip.
Mirando al Sur - Más información en la web del autor.
^top

facebooktwitterInstagramYoutube
RentalCars

COMUNITAT

facebooktwitterInstagramYoutube


2001-2017 © Viatgeaddictes.com [ Suanda, Yolanda & Toni ]. Tots els drets reservats
icona Viatgeaddictes
2001-2017 © Viatgeaddictes.com
Aquest web utilitza galetes per a millorar l'experiència de navegació dels seus usuaris. Si continues navegant considerem que acceptes el seu ús.Més informació