Viatgeaddictes
logo QR VIatgeaddictes
--- El web amb informació pràctica per al viatger independent i alternatiu ---
3 / 3
Australia

AUSTRALIA

Guía y relato de un viaje por libre a Australia

Data Data viatge: 2004. Publicat el 01/03/2001
2.6 de 5 (202 vots)

Introducción

Australia es el único país que ocupa un continente entero y, con una superficie equivalente a 15 veces la de España, es el sexto país más grande del mundo.

Desde luego, la mayor atracción de este país es su belleza natural y, debido a su tamaño, no sorprende que los paisajes australianos sean muy variados, yendo desde las playas de oleaje espectacular, salientes rocosos y acantilados en el sur hasta los densos bosques lluviosos tropicales en el norte, pasando por el inhóspito outback (así llaman los australianos a la zona interior del país).

Otra maravilla es la gran Barrera de Coral, la mayor del mundo, y que deja un rosario de islas en el nordeste del país. Además, Australia ocupa una de las masas continentales más antiguas y menos elevadas del mundo, lo que sumado a su aislamiento desde el punto de vista biológico, ha dado lugar a especies animales y vegetales únicas en el planeta.

Pero las ciudades también tienen su interés, especialmente Sydney, enclavada en un lugar de excepcional belleza. La sociedad australiana tampoco deja de sorprendernos por sus costumbres y su estilo de vida, aparentemente muy relajado y ordenado (¿quizás demasiado?) a los ojos de los europeos meridionales.

Dadas las dimensiones de este país-continente y sus numerosos puntos de interés son muchos los itinerarios que se pueden diseñar en función de gustos, tiempo disponible y presupuesto.

El itinerario aquí expuesto es sólo uno de ellos: con él pretendimos realizar una primera aproximación al país, visitando varios de sus puntos de interés más característicos. De los seis estados y dos territorios en que se divide administrativamente Australia este viaje visita Victoria, Nueva Gales del Sur (NSW), Queensland, y el Territorio del Norte.


^top

Ficha técnica del viaje

Nota

Avisamos de que cierta información publicada en estas guías o relatos, sobre todo la referida a horarios, precios, visados, direcciones de e-mail o páginas web, puede haber variado desde el momento en que se recogió la información (ver fecha en la cabecera del relato).

En Viatgeaddictes.com no nos responsabilizamos de los posibles perjuicios que pueda causar la informa- ción aquí contenida, así como de las opiniones expresadas por los colaboradores, ni estas son necesariamente compartidas por nosotros.

Por otra parte os animamos a que, si usáis la información aquí contenida, tengáis la amabilidad de enviarnos un e-mail con vuestras impresiones, sobre si os ha resultado útil o no, información errónea o no actualizada, etc. Tanto nosotros como nuestros colaboradores esperamos como única compensación a nuestro trabajo que perdáis un minuto y nos digáis algo que nos permita saber si nuestro esfuerzo merece la pena.

Gracias por visitar Viatgeaddictes.com

Fechas del viaje

Del 12 de junio al 10 de julio de 2004

Itinerario

mapa

Días 1-3: Barcelona - Frankfurt - Singapur - Melbourne
Día 4: Melbourne - Williamstown - Melbourne
Día 5: Melbourne - Geelong - Great Ocean Road - Melbourne
Día 6: Melbourne
Día 7: Melbourne - Sydney
Día 8: Sydney - Manly - Sydney
Día 9: Sydney - Taronga Zoo - Sydney
Día 10: Sydney - Katoomba (Blue Mountains) - Sydney
Día 11: Sydney - Bondi Beach - Bronte - Sydney
Día 12: Sydney - Cairns
Día 13: Cairns - Yungaburra
Día 14: Yungaburra - zona Atherton Tablelands - Kuranda
Día 15: Kuranda - Mossman - Cape Tribulation
Día 16: Cape Tribulation
Día 17: Cape Tribulation - Mission Beach
Día 18: Mission Beach - Port Douglas
Día 19: Port Douglas - Gran Barrera - Port Douglas - Cairns
Día 20: Cairns - Fitzroy Island - Cairns
Día 21: Cairns - Alice Springs
Día 22: Alice Springs - P.N. Kata Djuta - Curtin Springs
Día 23: Curtin Springs - Alice Springs
Día 24: Alice Springs - Darwin
Día 25: Darwin - Ubirr (P.N. Kakadu)
Día 26: Ubirr - Katherine
Día 27: Katherine - P.N. Nitmiluk - P.N. Litchfield - Darwin
Días 28-29: Darwin - Singapur - Frankfurt - Barcelona

Dinero

La moneda es el dólar australiano (abreviado A$). No hay ningún problema en cambiar euros, tanto en bancos como en oficinas de cambio y no se suele cobrar ninguna comisión por el cambio en efectivo (aunque es conveniente preguntar antes). En las ciudades las oficinas de cambio, especialmente las regentadas por orientales, suelen ofrecer mejor cambio que los bancos. Recomendamos chequear dos o tres sitios antes de cambiar, ya que puede haber diferencias significativas. En la terminal de llegadas del aeropuerto de Melbourne hay al menos una oficina de cambio abierta las 24 h, pero el cambio aplicado no es muy bueno, por lo que es mejor cambiar aquí lo mínimo.

Por otra parte el uso de la tarjeta de crédito (por ejemplo VISA) está muy extendido y se puede pagar prácticamente todo y en cualquier lugar del país. Con posterioridad también hemos observado que los pagos realizados con tarjeta han resultado ser significativamente más baratos que si los hubiéramos pagado en efectivo. Llevar una tarjeta de crédito también es muy conveniente si se piensa alquilar un vehículo.

Cambio medio:: 1 A$ (dólar australiano) = 0,607 Eur (1 Eur = 1,64 A$). Ver cambio actualizado en el enlace Eur -> AUD

Gastos del viaje

+ 1.099 € (vuelo BCN-Melbourne-Darwin-BCN + tasas aéreas + sobrecosto combustible)
+ 352 € (vuelo Sydney-Cairns + vuelo Cairns-Alice Springs + tasas aéreas)
+ 6 € (ETA / Autorización Electrónica de Viaje)
+ 1.870 € (transporte, alquiler coches, alojamiento, comida/bebida, entradas, excursiones, ...)
+ 51 € (regalos)
= 3.378 € (total por persona)

Nivel de vida: El nivel de vida para el viajero es alto, similar al de España, aunque se puede rebajar el presupuesto reduciendo los desplazamientos (el transporte es quizás lo más caro), buscando ofertas de última hora en Internet (antes o durante el viaje), alquilando un coche o autocaravana y pernoctando en campings, aprovecharse de los pases de transporte o de los descuentos de algunos carnets, etc. Australia es un país con una gran tradición mochilera (backpacker) y hay millones de sitios (hoteles, agencias, transportes, etc) que, utilizando esta palabra como gancho, luchan por captar este tipo viajero, aunque no siempre son sinónimo de barato.

Sacarse el carnet de alberguista internacional YHI antes de marchar a Australia es una buena idea, ya que se pueden obtener algunos descuentos en el país.

Obtención visado Australia
Información revisada en enero de 2011

Desde finales de octubre de 2008 hay un servicio electrónico llamado eVisitor que permite a los titulares de pasaportes de países de la UE y otros, entre ellos España y Andorra, solicitar una autorización electrónica de viaje a Australia a través de Internet y sin ningún coste. En caso de ser aprobada, la autorización de viaje permite la estancia en Australia, por turismo o negocios, hasta tres meses repartidos tantas veces como se quiera durante un periodo de 12 meses.

Sólo es necesario completar la información requerida en el formulario online de eVisitor con suficiente antelación, antes del viaje, y esperar unas horas o unos pocos días a recibir un correo electrónico de las autoridades australianas que confirme la aprobación de la solicitud. Importante: se recomienda llevar impreso este correo de autorización para presentarlo en caso de ser requerido.

En caso de estancias superiores a los 3 meses o si el motivo del viaje son estudios o trabajo entonces será necesario un visado. Más información al respecto a través de la embajada de Australia o en la página web del Ministerio de Inmigración y Ciudadanía del gobierno australiano.

Visado

Para viajar a Australia es necesario disponer de un pasaporte con una validez mínima de 6 meses desde el momento de la entrada al país, así como de un visado proporcionado por las propias autoridades australianas antes de volar al país.

En el caso de ciudadanos de la Unión Europea y otros países europeos y para viajes de turismo o negocios hasta un máximo de 3 meses el visado se puede obtener online y de forma gratuita a través de la aplicación electrónica llamada eVisitor.

Si ya se está en territorio australiano y se dispone de una autorización eVisitor es posible extender el periodo de permanencia en Australia hasta un máximo de 6 meses.

Ver más información sobre como obtener el visado para Australia en el cuadro adjunto...más información

Torre Espacio. Paseo de la Castellana, 259D, Pl. 24
28046 Madrid (tel. 91 353 66 90)

Salud

Para viajar a Australia sólo es obligatoria la vacuna contra la fiebre amarilla para viajeros procedentes de países donde esta enfermedad esté presente. Las condiciones sanitarias en Australia son muy buenas, pero la asistencia médica no es gratuita para los turistas. Por eso se recomienda viajar, como a cualquier otro país del mundo, disponiendo de alguna póliza o seguro médico que cubra la asistencia sanitaria y los gastos de repatriación en caso de necesitarla.

Por otra parte, debido al agujero de la capa de ozono en el hemisferio sur, hay un riesgo de cánceres de piel en exposiciones al sol y por eso se recomienda utilizar cremas solares protectoras, sombreros y gafas de sol.

Tampoco debemos olvidar los efectos del jet lag, debido a la diferencia horaria, o el cansancio producido por los largos trayectos en avión. Una vez en el país hay que protegerse del fuerte sol australiano, así como de cierta fauna autóctona que puede ser peligrosa e incluso mortal. A la lista de serpientes, arañas, tiburones o cocodrilos hay que sumar la temible jellyfish, una medusa abundante en las costas del norte y nordeste, especialmente entre noviembre y finales de abril, cuyas picadas pueden resultar fatales. En muchas playas se puede ver un rótulo que avisa del peligro, así como un recipiente con vinagre para el primer tratamiento en caso de picada. También en numerosos riachuelos y playas se avisa de la posible presencia de cocodrilos. Desde luego no hay que alarmarse por ésto, pero tampoco hay que olvidar que el peligro existe. Es bueno seguir las recomendaciones de la gente local y de nuestro sentido común.

Asimismo las autoridades sanitarias y los servicios de cuarentena de Australia tienen unas normas específicas y muy rigurosas para la importación de diversos productos (más información al respecto en la página Australia: Information for travellers). Los controles para cuarentena son minuciosos y los equipajes pueden ser sometidos a control por rayos X, por perros o manual a la llegada al país. Está rigurosamente prohibido entrar con productos alimenticios, plantas o flores. La ficha de entrada al país debe ser rellenada con mucho cuidado, declarando cualquier producto sometido a cuarentena. Cualquier falsedad u omisión al respecto puede implicar multas, la confiscación de objetos o el riesgo de ser deportado en el siguiente avión.

Seguridad

Australia es un país muy seguro (basta con ver la poca o nula protección de las viviendas frente a robos), aunque, como siempre, conviene tomar precauciones y usar el sentido común, especialmente por la noche y en grandes ciudades. En algunas zonas, sobre todo en las ciudades del centro y el norte del país, se pueden ver grupos de aborígenes alcoholizados vagando por la calle, lo cuál supone un grave problema social para el país, pero no de seguridad para el viajero, ya que no son violentos ni especialmente peligrosos. Por otra parte, Australia también es un país muy seguro para mujeres que quieran viajar solas.

Transporte

Avión. Debido a las grandes distancias del país el avión puede ser una buena alternativa en algún trayecto, especialmente si queremos ganar tiempo. Actualmente hay dos grandes compañías que cubren todo el territorio, Qantas y Virgin Blue (ésta última es más nueva y competitiva que la primera). Las tarifas normales no son nada baratas, aunque es posible aprovechar ofertas de última hora o algún otro tipo de descuento, contando, eso sí, con tener flexibilidad en las fechas. Se pueden comprar los vuelos domésticos una vez en el país (en todas las ciudades australianas existen oficinas de la exitosa cadena Flight Centre, especializada en la venta de vuelos y vacaciones, y que siempre tiene en el escaparate la lista de ofertas).

Nosotros optamos por comprar dos vuelos internos de Qantas antes de llegar al país para así tener los trayectos ya asegurados en las fechas deseadas. Aunque es posible cambiar las fechas de un vuelo de Qantas una vez comprado el billete, desde abril del 2004 esto supone un coste de 25 A$. También debe tenerse en cuenta que en periodos vacacionales la ocupación de vuelos internos puede fácilmente llegar a ser del 100%, sobre todo a destinos tan apartados como Alice Springs o a Yulara.

Autobús. Es la forma más barata de desplazarse entre ciudades, aunque algunos trayectos pueden ser muy largos por la distancia a recorrer. La compañía nacional McCafferty's/Greyhound Pioneer cubre todo el país. Sus autobuses no son de última generación, pero son suficientemente cómodos, y disponen de lavabo y aire acondicionado, y en ellos no se puede fumar. Mostrando el carnet de alberguista YHI al comprar el billete se obtiene un 10% de descuento sobre el precio normal (con el descuento obtenido en el trayecto Alice Springs-Darwin, por ejemplo, se amortiza sobradamente el coste del carnet). En la web de la compañía podéis estudiar si alguno de los pases de autobús que ofrece, por ejemplo el Aussie Explorer Pass, se adapta al diseño de vuestro viaje y así ahorrar algunos A$, aunque suelen ser útiles sólo en el caso de viajes de varios meses.

Para desplazarse de una ciudad a otra también existe la posibilidad de comprar una plaza en un backpacker bus, minibuses que fletan agencias turísticas y que es una mezcla de transporte y excursión organizada con paradas intermedias para visitar cosas. Aparte de ser más caro que el autobús, creemos que no es apto para espíritus independientes y por esta misma razón no llegamos a probarlo.

Coche de alquiler. Alquilar un vehículo (coche, 4WD o autocaravana) puede ser una muy buena opción si queremos total libertad. Además, para dos o más viajeros el precio también puede ser ventajoso, dependiendo de la zona del país. Aunque se conduce por el lado izquierdo, la conducción es bastante fácil y segura. Los vehículos de alquiler pueden ser automáticos o manuales. Suele haber un estricto límite de velocidad de 100/110 km por hora y aunque no suele haber autopistas ni autovías, las carreteras están en buen estado y muy señalizadas. Pese a todo, existen ciertas áreas del país en las que las compañías de alquiler desautorizan conducir sus vehículos debido a su aislamiento, al mal estado de carreteras y pistas o por las duras condiciones climatológicas. Para alquilar un vehículo no se precisa el carnet de conducir internacional, basta con nuestro carnet estandar. Hay que ir con cuidado a la hora de comparar precios entre distintas compañías y con las condiciones de los contratos que firmamos, ya que debemos tener en cuenta cosas como el seguro, las franquicias, el kilometraje, etc. El precio de la gasolina sin plomo en las fechas de nuestra visita estaba sobre 1 A$/l, aunque había variaciones según la zona.

Para conducir por el outback hay una serie de recomendaciones extras, como son ir preparado con agua y comida para las largas distancias sin nada entre medias, vigilar con las interminables rectas que suelen producir somnolencia por el calor y el aburrimiento (llevad CDs para escuchar música en el coche, ya que pueden pasar cientos de kilómetros sin sintonizarse ni una emisora de radio), y tener mucha precaución con los animales sueltos (vacas, canguros, wallabies, etc), muy especialmente de noche. Por último, en estas carreteras también hay que tener en cuenta los monstruosos road trains (camiones con hasta cuatro largos remolques), ya que suelen ir al límite de velocidad permitida y cuando toman una velocidad sostenida ya no hay quién les pare. Ante la duda mejor dejarles pasar.

Tren. También es posible recorrer el país en ferrocarril, pero los trenes de largo recorrido son bastante más caros y lentos que el autobús, aparte de su escasa frecuencia, por lo que sólo son aptos para incondicionales y románticos del tren. Para éstos existen dos rutas en Australia muy recomendables: el Indian Pacific, de Sydney a Perth (recorre la Long Straight, la recta de ferrocarril más larga del mundo, con 478'4 km de vías sin curva alguna en la Nullarbor Plain), y el The Ghan (un lujoso tren que conecta Adelaida y Darwin, cruzando el outback de arriba abajo).

Clima

Por su gran extensión, su situación geográfica y debido a la falta de altas cordilleras, Australia tiene diferentes tipos de climas, aunque en general son suaves. También hay que tener en cuenta que al encontrarse en el hemisferio sur las estaciones son opuestas a las nuestras.

En las fechas de nuestra visita encontramos un frío suave en la zona de Melbourne (entre 4 y 13ºC) y más templado en la de Sydney (entre 8 y 23ºC), aunque a veces el viento aumentaba la sensación de frío. Algún corto episodio de lluvia, especialmente en Melbourne. En Queensland la temperatura era cálida de día (máximo 25ºC) y fresca por la noche. En el centro del país el día era templado (unos 21ºC), mientras que las noches eran algo frías. Las temperaturas más cálidas las encontramos en Darwin y alrededores, siendo calurosas de día y bastante templadas de noche. Por tanto, en esta época conviene llevar ropa de abrigo y también de verano, e ir preparados para la lluvia.

Gastronomía

Más que platos típicamente australianos (la cocina autraliana está muy influenciada por la anglosajona y también por la de otras comunidades inmigrantes), destaca la forma de prepararlos. Lo más australiano es la barbacoa (conocida como BBQ), donde se asan filetes de carnes autóctonas como el canguro, el cocodrilo o el wallaby. En cualquier caso es una buena oportunidad para probar carnes exóticas para nosotros. En cuanto al pescado destacamos el barramundi, una especie de perca de los ríos australianos. Pero lo más habitual en el país es recurrir a las comidas para llevar (take-away) o comida rápida (fast-food), y eso se nota en el grave problema de obesidad que sufre su población. En grandes ciudades es fácil encontrar restaurantes especializados en cocinas de todo el mundo.

El vino y la cerveza son muy populares en Australia, aunque eso no significa que sean baratos. Algunos restaurantes, conocidos como BYO (Bring Your Own), permiten que cada uno traiga su propia botella de vino, comprada fuera, para beberlo durante la comida, resultando así más barato.

Cultura

Aunque hoy día los aborígenes suponen apenas un 3% de la población total de Australia (frente al 91% de los aussies o descendientes de europeos), su rica y antiquísima cultura está cada vez más presente en el panorama cultural de este país. Los pueblos aborígenes son de las civilizaciones más antiguas del mundo, pero al vivir aislados durante miles de años y no teniendo una historia escrita, quedan pocos restos de su cultura. Todo en el arte aborigen tiene un sentido mágico-religioso o ritual, y son especialmente interesantes las pinturas, bien realizadas en tela, bien sobre el cuerpo, con carácter abstracto o simbólico y siempre diferentes.

Otras manifestaciones culturales aborígenes son las esculturas en la tierra o las tallas en madera, además de complejos cantos y danzas. El instrumento más característico de su música es el didgeridoo, un largo tronco hueco de madera cuya sonoridad depende del tipo de madera, su forma o su longitud.

Diferencia horaria

En nuestro horario de verano la diferencia es de +8 horas en la zona horaria oriental (por ejemplo Sydney y Melbourne), +7'5 en la zona central (Darwin o Alice Springs), y +6 en la zona occidental (Perth). Si se viaja a Australia con nuestro horario de invierno vigente las diferencies son de +10, +9'5 y +8 horas respectivamente.

Electricidad

En Australia la corriente eléctrica es de 220-240 V i 50 Hz. Los enchufes son del tipo I (tres clavijas) y por tanto deberemos llevarnos (o comprar allí) un simple adaptador. Allí se pueden encontrar fácilmente en cualquier convenience store, p.e. los 7eleven, por un módico precio.

Guía de viaje

Australia, Lonely Planet (en inglés, 12ª ed. Enero 2004). Esta nueva edición coincide con un cambio de formato que, en nuestra opinión, viene a mejorar bastante el que había hasta ahora, especialmente en la localización en mapas. Debido a lo reciente de su publicación en las fechas de nuestro viaje y a que la editorial Lonely Planet, en este caso, juega en casa la información que proporciona la guía es mucha y bastante exacta.

^top

 GUÍA / RELATO DE VIAJE: RUTA por VICTORIA y NUEVA GALES DEL SUR

MELBOURNE y GREAT OCEAN ROAD (Victoria)

COMO LLEGAR

Vuelo Barcelona-Frankfurt con Iberia (1 hora y 50 minutos). A continuación otro vuelo Frankfurt-Singapur con Qantas (unas 12 horas para recorrer 10.300 km), en un Jumbo 747/300 con pantalla personal para películas, música y juegos, lo que permite pasar rápidamente las horas. En la corta espera espera entre vuelo y vuelo en el superaeropuerto Changi de Singapur aprovechamos para visitar el curioso jardín de cactus que hay en la terraza al aire libre de la Terminal 1. Por último, vuelo Singapur-Melbourne, también con Qantas (7 horas, 6.000 km). En total han sido 28 horas de viaje entre Barcelona y Melbourne, entre tiempo de vuelo efectivo y esperas en aeropuertos.

Pasado el control de inmigración (donde comprueban por terminal la existencia y validez de nuestra Autorización Electrónica de Viaje) se accede a la sala de equipajes. Policías con perros adiestrados controlan cada pieza de equipaje. Antes de salir al exterior cambiamos efectivo en una oficina de Thomas Cook, abierta las 24 h. La tasa aplicada no està ni bien ni mal, pero hay una comisión fija de 7 A$ que penaliza el cambio. En el exterior de la terminal de llegadas está la parada del Skybus al centro de la ciudad. A partir de las 5 de la mañana hay uno cada 15 minutos y cuesta 13 A$ por viajero. Como aún no ha amanecido, es festivo y no hay tráfico, en sólo 20 minutos llegamos a Stephen St, destino final del autobús. Desde aquí vamos caminando por las calles Lonsdale y Elizabeth hasta el hotel, siendo la primera toma de contacto con la ciudad a pie de calle.

DORMIR Y COMER

Toad Hall Hotel (441 Elizabeth St, Tel (03) 9600-9010). La habitación doble con baño compartido nos cuesta 60 A$. El lugar es sencillo, pero está muy limpio y es bastante céntrico. Dispone de nevera y cocina para poder hacerse la comida uno mismo. Es una lástima que el personal de recepción del hotel sea algo antipático.

A 50 m. del hotel, al otro lado de Elizabeth St, se encuentra el Hudsons Coffee, un lugar muy moderno y acogedor para desayunar. El restaurante italiano Cafe Puccini no es muy caro y la comida está bien (Village arcade, 206 Bourke St). En el Myo (487, Flinders Lane) uno mismo escoge lo que quiere y como lo quiere entre un gran surtido de ensaladas, pastas, y demás. El Blue Train Cafe (Southgate Landing) es un buen sitio para cenar, con una carta muy amplia y una buena vista de la ciudad. Para tomar un café o una bebida recomendamos el Young&Jackson (1, Swanston St), un lugar con mucha clase al estar ubicado en un bonito edificio del 1853, especialmente su interior.

Para cambiar dinero en la ciudad un buen lugar es el chiringuito que hay en la esquina de las calles Swantson y Bourke. PeterPan, contiguo al hotel Toad Hall, era el lugar más barato para conectarse a Internet, a sólo 2 A$ la hora.

COSAS A VER

MELBOURNE (estado de Victoria) es la capital cultural y deportiva de Australia, y también es la segunda ciudad más grande del país. Cuenta con muchos edificios de estilo victoriano, grandes parques y amplios bulevares surcados por los tranvías. Desde el punto de vista humano es una ciudad multicultural, cosmopolita y vibrante desde el punto de vista cultural. Nuestro interés en esta ciudad también pasaba por utilizarla como base para explorar la magnífica Great Ocean Road. En cualquier caso creemos que su visita es muy recomendable, aunque también pensamos que es mejor visitar Melbourne antes que Sydney para no dar lugar a cierta decepción.

Vista nocturna del CBD de Melbourne
Vista nocturna del CBD de Melbourne

Zona centro (CBD o Central Bussiness District). Aquí se encuentran buena parte de las atracciones de Melbourne y se puede recorrer fácilmente a pie. Para empezar la visita recomendamos tomar el City-Circle Tram, un tranvía gratuito que realiza un recorrido circular por esta zona y que permite hacerse una primera idea de la ciudad. Pasa cada 12 minutos aprox. y se distingue fácilmente por sus colores granate y dorado. Una vez ubicados podemos empezar la visita en Federation Square, una plaza cuadrada de arquitectura muy moderna y controvertida, aunque debemos reconocer que es bastante original. En una esquina está el Ian Potter Centre, un museo donde ver arte australiano de todas las épocas (la entrada para ver su colección permanente es gratuita). En la esquina opuesta de la plaza está el Melbourne visitor centre, una muy útil oficina de turismo. Junto a la plaza encontramos el imponente y bonito edificio de la estación de ferrocarril Flinders, construido en 1910 en estilo eduardino (aunque el tren llega a este punto de Melbourne desde 1854). En las cercanas calles de Collins, Swanston, Elizabeth, Spring o Bourke encontramos interesantes edificaciones del s. XIX, en estilo gótico, eduardino o de influencias parisinas. El Block Arcade, por ejemplo, es un precioso edificio ocupado por galerías comerciales y que traslada a otra época.

En Little Bourke St y callejones adyacentes tenemos Chinatown, la zona donde más se aprecia la huella de la comunidad china de la ciudad, con sus rótulos característicos, edificios, restaurantes, etc. En el extremo oriental de Bourke St encontramos el Parlamento y enfrente la atractiva fachada victoriana del lujoso hotel Windsor. Detrás del Parlamento se extiende una bonita y elegante zona con interesantes casas de estilo victoriano. Aquí destaca la gran catedral de St Patrick, de estilo neo-gótico.

Para ver la ciudad desde las alturas hay dos opciones. La primera es subir a la planta 55 del edificio Rialto Towers, en Collins St, desde donde se supone una espectacular vista de 360º. El inconveniente es que subir cuesta 12 A$. La segunda opción, y la que escogimos nosotros, es gratuita y consiste en subir a la planta 35 del hotel Sofitel Melbourne, también en Collins St. Entrando en los lavabos de esta planta encontramos una pared entera de cristal que permite disfrutar de unas magníficas vistas sobre Melbourne. En esta misma planta hay un restaurante donde se puede comer también gozando de una vista similar. Para subir hasta aquí basta con tomar un ascensor directo que hay en una entrada contigua a la del hotel.

A escasos 200 m. del hotel Toad Hall está el enorme e interesante mercado Queen Victoria, donde, entre otras muchas cosas, es posible comprar souvenirs a buen precio. En cuanto a museos recomendamos especialmente el Immigration Museum (está en el nº 400 de Flinders St y la entrada vale 6 A$, aunque hay un descuento del 10% si se presenta un carnet YHI). Su contenido es muy interesante y ameno, permitiéndonos entender mucho mejor la idiosincracia de la sociedad australiana a través de los flujos inmigratorios que se han producido a lo largo de su historia. También es interesante el edificio en el que se encuentra el museo.

Cruzando el puente sobre el río Yarra hacia el sur por St Kilda Rd tenemos a la izquierda los jardines Alexandra y Queen Victoria, y a la derecha el llamado arts precint, un conjunto de edificios que forman el corazón cultural de la ciudad: el museo National Gallery of Victoria, el Melbourne Concert Hall y el Theatres Building. Cruzando Linlithgow Av entramos en una enorme zona ajardinada conocida como Kings Domain. Primero encontramos el Myer Music Bowl, un escenario al aire libre con la línea de rascacielos de la ciudad detrás suyo. Más al sur tenemos la Government House, un bonito edificio que es la copia de un palacio que tuvo la Reina Victoria en la isla inglesa de Wight. No muy lejos está el Shrine of Remembrance, un enorme monumento en memoria de los soldados del estado muertos en la Primera Guerra Mundial. Muy recomendable subir hasta un balcón en su parte superior desde el que tendremos una espectacular vista de la ciudad desde el sur. Por pura casualidad nosotros coincidimos aquí con un muy emotivo acto de homenaje de oficiales de la marina australiana a sus muertos en la guerra. Hacia el este tenemos los Royal Botanic Gardens, considerados unos de los más bonitos del mundo. El acceso es gratuito y son bastante grandes, con numerosas rutas temáticas. Acabada la visita al jardín botánico volvemos a St Kilda Rd por Domain Rd y calles adyacentes, lo cual nos permite ver casas muy bonitas en esta zona bien.

En el lado occidental del CBD están los Docklands, la antigua zona de los muelles y que ahora se encuentra en plena efervescencia constructora, ya que se está poblando de novísimos edificios de viviendas, oficinas y centros de ocio. Destaca por lo llamativo el Telstra Dome, un estadio para espectáculos deportivos y ocio.

St Kilda viene a ser el barrio marítimo de Melbourne y está a unos 7 km del centro. Se trata de un lugar con un gran número de bares, restaurantes, tiendas y lugares fashion. En verano debe haber aquí un gran ambiente, pero en las fechas de nuestra visita, ya casi invierno, era un lugar mucho más tranquilo. Vale la pena ni que sea para una corta visita, por ejemplo para comer y dar una vuelta. Para venir hasta aquí tomamos el tranvía nº 16 en St Kilda Rd y tras un corto recorrido de unos 15 minutos bajamos al principio de Fitzroy St. Andamos por The Esplanade, pasando ante el Esplanade Hotel, construido en 1880, y el parque de atracciones Luna Park, con aspecto de viejo (en el buen sentido de la palabra). En las calles Fitzroy, Acland y Carlisle se concentra la mayor parte del ambiente de la zona y es fácil encontrar un café o restaurante donde tomar algo. Caminando por Jacka Bvld, el paseo marítimo que transcurre paralelo a la bahía, encontramos más restaurantes, casetas de baño, y finalmente el St Kilda Pier y los jardines Catani. Un buen lugar para pasear al lado del mar y gozar de las vistas de la ciudad y la bahía. Para volver al centro de Melbourne tomamos el tranvía nº 96 en la calle Fitzroy.

Williamstown es el destino de otra corta excursión a las afueras de Melbourne para disfrutar de un lugar con encanto. Fue el principal puerto de la bahía de Port Phillip desde 1837 hasta 1880, cuando Melbourne tomó el relevo. Ahora se trata de un sitio popular para los habitantes de Melbourne en los fines de semana. El día de nuestra visita era un día laborable a finales de otoño, con lo que nos encontramos con la tranquilidad propia de un lugar costero fuera de temporada. Aparte de la magnífica vista de la bahía con los rascacielos de Melbourne en el horizonte vale la pena andar por algunas de sus calles, especialmente para ver los edificios históricos en Nelson Place. Para ir de Melbourne a Williamstown la guía LP recomienda el ferry, que sale del amarre 7 en Southgate y cuesta 18 A$ ida y vuelta, pero a causa de la adversa climatología del día en cuestión nosotros preferimos tomar el tren. Estos salen de la estación Flinders, emplean unos 30 minutos en el recorrido y al ser un tren de cercanías los hay muy a menudo. Para volver a Melbourne se puede hacer desde la misma estación de Williamstown o desde la cercana Williamstown Beach, a la que se puede llegar en un agradable paseo.

En el Visitor Centre de Federation Sq podemos comprar el Metcard de un día por 5'8 A$. Con él podemos tomar tantos tranvías, autobuses o trenes de la zona 1 como queramos a lo largo de todo un día. Para visitar el centro de Melbourne no es necesario, pero es muy práctico si planeamos ir a St Kilda y a Williamstown en un mismo día, por ejemplo.

GREAT OCEAN ROAD. Esta carretera, que recorre la costa suroccidental del estado de Victoria a lo largo de más de 400 km, está considerada como una de las rutas costeras más espectaculares del mundo, combinando playas de grandes olas, altos precipicios, acantilados de perfil irregular, verdes paisajes, pequeñas poblaciones y bosques de eucaliptos. Aunque cualquier época del año es buena para recorrerla, en invierno (de junio a agosto) se muestra más espectacular y salvaje: fuerte oleaje, temperaturas frescas y días soleados, vegetación de un verde exultante tras las lluvias, y también porque está mucho menos concurrida, con lo que podremos disfrutar de mayor tranquilidad durante nuestra visita.

Aunque es posible contratar un tour en una de las varias agencias de Melbourne que incluyen este recorrido (a partir de 65 A$ por persona una excursión de un día) nosotros recomendamos el alquiler de un coche por la gran libertad que proporciona. En un radio de 200 m. del hotel Toad Hall se encuentran la mayoría de agencias de alquiler de coche de Melbourne, con lo que es fácil recorrer unas cuantas para quedarnos con la mejor oferta. Es recomendable hacerlo porque las diferencias pueden ser significativas y cada día cambian. Nosotros alquilamos en Budget un Hyundai Getz manual por 39 A$, más 23 A$ del seguro y con kilometraje ilimitado. La gasolina sin plomo nos costó 0.99 A$/litro en Melbourne en las fechas de nuestro viaje. La ruta expuesta a continuación nos supuso un total de 510 km.

A primera hora de la mañana salimos de Melbourne pasando por el espectacular West Gate Bridge, un puente con una altura que impresiona y desde el cual hay una vista alucinante de la ciudad. Siguiendo la autovía M1 llegamos a Geelong. Nos dirigimos al centro de esta ciudad y recopilamos información de la zona en el National Wool Museum Visitors Centre, en Moorabool St. Aprovechamos para ir al frente marítimo, a sólo 100 m. Se trata de una zona nueva, muy cuidada y con un cierto atractivo. A lo largo de Eastern Beach hay un bonito paseo de estilo art decó, al igual que el complejo de baños. También destaca el Cunningham Pier o el Jardín Botánico. Abandonamos Geelong y tomamos la B100, entrando en la Great Ocean Road propiamente dicha. A partir de aquí vamos pasando por pequeñas poblaciones como Torquay, Anglesea o Lorne. En esta última nos desviamos de la carretera principal y subimos por empinadas calles hasta llegar al Teddy Lookout, un punto elevado desde el que hay una magnífica vista sobre el océano y los montes boscosos circundantes.

Doce Apóstoles (Port Campbell N.P.)
Doce Apóstoles (Port Campbell N.P.)

Continuamos la ruta y tras pasar por Apollo Bay la carretera se aleja momentáneamente de la costa para rodear el Otway National Park. Nos desviamos por la Otway Lighthouse Rd y tras 12 km de una carretera secundaria entre grandes árboles primero y campos después llegamos al Cape Otway Lightstation, un bonito faro que bien merece una visita (la entrada al recinto donde se encuentra el faro vale 5 A$ y da derecho a ver el interior del faro y subir hasta donde se encuentra la óptica, desde donde hay una vista espectacular de este trozo de costa y los arrecifes donde tantos barcos naufragaron).

Volvemos a la carretera B100 y tras un buen trecho llegamos al visitors centre del Port Campbell National Park, la parte más conocida de la Great Ocean Road ya que alberga las maravillas naturales más conocidas de este lado del país. Entre ellas la más popular es la conocida como los Doce Apóstoles. Se trata de 12 torres de piedra caliza que han quedado en medio del océano tras milenios de erosión que las separaron de la tierra firme. Desde los diferentes miradores sobre la costa sólo es posible ver 7 de ellas, ya que las otras quedan ocultas a la vista y sólo es posible verlas desde el mar o desde el aire (es posible contratar un helicóptero).

En cualquier caso es un lugar fascinante que bien merece el esfuerzo de llegar hasta aquí (a primera hora de la mañana o a última de la tarde es cuando la luz las hacer más fotogénicas). Pocos kilómetros más allá del visitors centre encontramos anunciado el Loch Ard Gorge, una minúscula y preciosa bahía cuya única salida al mar abierto es una garganta. Además en las inmediaciones hay dos grandes cuevas naturales. Continuando por la B100 y pasado Port Campbell se llega al London Bridge, otra curiosa formación rocosa. Aquí damos por acabada nuestra ruta por la zona. Para volver a Melbourne tomamos la carretera C164 en Port Campbell hasta conectar con la A1, la cual va por el interior pasando por Colac o Winchelsea hasta llegar a Geelong. Desde aquí tomamos de nuevo la autovía M1 hasta Melbourne, adonde llegamos ya de noche.

^top

SYDNEY y BLUE MOUNTAINS (Nueva Gales del Sur)

COMO LLEGAR

Tomamos un autobús de McCafferty's/Greyhound que sale del Melbourne Transit Centre (en Franklin St, a menos de 100 m. del hotel) a las 20:00. El billete cuesta 65 A$ (59 A$ con carnet YHI) y es recomendable comprarlo con antelación. El autobús es cómodo y se pasa la noche en ruta. Para a medianoche en una área de servicio para comer algo, así como en Albany, Canberra y el aeropuerto de Sydney para recoger/dejar pasaje. Llegamos a la Central Station de Sydney a las 8 de la mañana del día siguiente, tras algunos embotellamientos de entrada a la ciudad.

DORMIR Y COMER

El hotel Springfield Lodge (9 Springfield Av, tel. 9358 3222) cuesta 60 A$ la habitación doble con baño compartido. A pesar de la zona donde se encuentra es muy tranquilo y el hotel no está nada mal, aunque no tiene calefacción si hace algo de frío. El personal de recepción es bastante atento. Puesto que supusimos que llegaríamos cansados a Sydney este hotel lo habíamos reservado por Internet. Para llegar hasta aquí desde la Central Station tomamos el tren, dirección Bondi, en la misma estación y bajamos en la parada de Kings Cross (este trayecto cuesta 2'2 A$). Andando unos 200 m. se llega al hotel. Por casualidad vimos en la zona un Hotel Formule 1 Sydney East (191-201 William St, tel. 9326 0300) al que nos cambiamos para las siguientes noches en Sydney. Llevaba abierto desde hacía sólo 1 mes y por tanto es muy nuevo. La habitación, con baño privado, TV y aire condicionado/calefacción cuesta 79 A$, aunque en ella se pueden alojar hasta 4 personas (mejor pedir una de las habitaciones que da a la parte posterior para evitar el ruido del tráfico). Opcionalmente se ofrece un desayuno continental por 6 A$. Desde Kings Cross al centro de Sydney se puede ir andando en unos 15 minutos.

Para cenar bien y no muy caro recomendamos el Mamma's Kitchen, un restaurante italiano en el 57 de Liverpool St. Entre la Ópera y Circular Quay hay varios chiringuitos donde es posible comer algo rápido. Otro sitio que no está mal es el restaurante Jacksons on George (176 George St).

COSAS A VER

SYDNEY (estado de Nueva Gales del Sur o NSW) es la ciudad más antigua de Australia y su principal motor económico. Para nosotros resultó ser, además, un lugar fascinante. La bahía de Sydney, alrededor de la cual se desparrama la ciudad y sus alrededores, está considerada una de las más bonitas del mundo y no es para menos. Por todo ello y mucho más este es un lugar para pasar unos cuantos días sin miedo a aburrirse.

Circular Quay y alrededores. Empezamos por el icono más conocido de Sydney que es, como no, la Sydney Opera House. Aunque acabada en 1973 y vista millones de veces en fotos e imágenes la verdad es que impresiona mucho, tanto por su diseño como por su ubicación. Vale la pena detenerse para disfrutar de cada uno de sus ángulos posibles desde cualquier posición. Es un edificio sencillamente fascinante. Es posible visitar su interior mediante un tour guiado (los hay de varios tipos, según temática y duración, a partir de 18 A$).

Sydney Harbour Bridge
Sydney Harbour Bridge

Desde la ópera tenemos una magnífica perspectiva del otro gran icono de la ciudad, el Sydney Harbour Bridge, el característico puente que une las orillas norte y sur de Sydney. Por experiencia os podemos decir que hay que controlarse para no disparar fotografías como una ametralladora dado lo fotogénico del conjunto. Desde la ópera caminamos hacia el oeste, voreando la bahía Sydney Cove, y pasamos por el Circular Quay (el centro neurálgico de Sydney, con los muelles de los ferrys, la terminal marítima de pasajeros, una estación de tren, tiendas, restaurantes, etc), un buen lugar para palpar el pulso diario de esta ciudad. Continuando más allá llegamos a The Rocks, lugar donde se asentaron los primeros colonizadores europeos que llegaron a esta zona. Hoy día es una zona muy turística, con muchas tiendas y restaurantes, pero aún así vale la pena pasear por aquí para disfrutar de sus estrechas calles y bonitos edificios coloniales. Algunas perspectivas de esta zona, con los imponentes rascacielos de vidrio y acero a sus espaldas, pueden recordar fácilmente a la ciudad americana de San Francisco. Cruzando por algunas de sus callejuelas llegamos a unas escaleras que suben hasta el nivel de la Bradfield Hwy, la autopista que cruza el famoso puente. Caminando unos 400 m. por su acera lateral llegaremos al pilar sudeste del puente, el llamado Pylon Lookout. Aquí se puede subir hasta lo alto del pilar por 8'5 A$ o bien cruzar paseando todo el puente hasta su extremo norte. Las vistas desde aquí son realmente impagables: la ópera, la línea de rascacielos tras Circular Quay, los suburbios de Sydney, la bahía y las numerosas embarcaciones que la navegan. Todo ésto se ve desde este mirador único. Para los más aventurados, y con presupuesto alto, también existe la posibilidad de vivir la experiencia del Bridgeclimb, una escalada de 3'5 horas por la estructura metálica del puente hasta llegar a su punto más alto. No apto para personas con vértigo.

Zona centro. Callejear por el centro de Sydney es una agradable experiencia en la que podemos ver algunos lugares y edificios interesantes, como por ejemplo el Sydney Town Hall (un edificio de 1874 donde reside el Ayuntamiento), la catedral de St Andrew (la más antigua de Australia) o los imponentes edificios Queen Victoria Building y Strand Arcade, magníficamente restaurados y que hoy día hospedan grandes centros comerciales. En la calle Liverpool y aledaños podríamos situar el Spanish Quarter, visible por algunos restaurantes con nombres, comida y música "típicamente" españoles, aunque son caros y no deja de sorprender que en el restaurante Casa Asturiana, por poner un ejemplo, se acompañe la cena con flamenco. Alrededor de la calle Dixon, unos 200 metros más al sur, entramos de lleno en Chinatown, con muchos restaurantes y algunos comercios de Todo a 100. En ambos barrios suele haber un gran ambiente nocturno, sobre todo en la calle Liverpool. A lo largo de Macquarie St, en el lado este de la zona centro, hay un buen número de interesantes edificios públicos: la iglesia de St James, el museo Hyde Park Barraks, el edificio Mint o el Parliament House.

Una ruta panorámica absolutamente recomendable es una que circumvala las bahías de Woolloomoolloo y Farm Cove. Esta arranca en la calle Victoria St de Kings Cross, calle en la que podemos ver algunas bonitas casas. Desde su extremo norte, en el pequeño parque Embarkation, en Potts Point, tendremos unas estupendas vistas de la ciudad y sus principales símbolos. Bajando desde aquí por unas escaleras accedemos a Cowper Wharf, la carretera que circunvala la bahía de Woolloomoolloo. Aquí encontramos el famoso, según parece, Harry's Café de Wheels, un pequeño chiringuito de comida take-away que abrió en 1945 y desde entonces ha tenido multitud de visitantes ilustres (podemos ver fotos de famosos del cine, del deporte, la política, etc. de todo el mundo que pasaron por aquí). Siguiendo la bahía conectamos con el lado este del enorme Royal Botanic Garden hasta llegar al Mrs. Macquaries Point, con vistas sensacionales sobre la ciudad, la ópera y el puente que quitan el aliento. Continuamos bordeando Farm Cove y, como nos viene casi de paso, nos desviamos para visitar la Government House, la que fuera la residencia del gobernador de Nueva Gales del Sur. Fue construida en 1837 y es una especie de castillo gótico, muy inglés. Muy bonito el edificio como su entorno. La visita es gratuita, aunque para verlo por dentro hay que unirse a una visita guiada que hay que pagar. Finalizamos esta ruta panorámica recorriendo 300 m. más desde aquí hasta llegar a la Opera.

Darling Harbour. En la zona oeste de la ciudad, y alrededor de la bahía Cockle, se encuentra esta zona portuaria que en los últimos años ha sido convertida en una moderna zona de ocio, con tiendas, restaurantes, cines, hoteles, etc. Aparte de pasear por ella aquí encontramos el Aquarium (parece recomendable, aunque nosotros no lo visitamos), algunos museos y el Chinese Garden of Friendship, un precioso y tranquilo jardín de estilo chino diseñado por paisajistas de Guangdong (la entrada cuesta 6 A$). Muy cerca de aquí se encuentra el Barrio Chino, cuyo eje principal es Dixon St, con una gran cantidad de restaurantes y tiendas. Por pura casualidad nosotros coincidimos con un concierto de homenaje a The Beatles (aquí parecen continuar de moda 40 años después) en un escenario montado sobre el agua de la bahía.

Una forma distinta de ver la zona de Darling y el centro es desde el monorail, el cual realiza un recorrido circular elevado sobre el suelo. Emplea unos 15 minutos en dar la vuelta completa y cuesta 4 A$ el trayecto, aunque nos permite dar las vueltas que queramos mientras no descendamos de él. Hay varias estaciones a lo largo de su recorrido.

Manly es un bonito enclave situado en una estrecha península al norte de Sydney. Parece ser un lugar muy frecuentado por la gente de Sydney durante los fines de semana. Desde donde nos deja el ferry, en Manly Cove, basta recorrer los 400 metros de The Corso, una calle peatonal llena de tiendas y restaurantes, para llegar a la bonita playa de Manly, abierta al océano Pacífico. El paseo marítimo que rodea esta playa, la calle North & South Steyne, es uno de los caminos escénicos que se proponen a los visitantes de Manly. El otro, aún más interesante que éste, es el Manly Scenic Walkaway, un bonito paseo a pie de 9 km que pasa junto a pequeños puertos y playas, bonitas casas, puntos panorámicos, y que se adentra en el Sydney Harbour National Park. En el Manly Visitors Centre (junto al ferry) nos pueden proporcionar un mapa muy útil para recorrer estos caminos escénicos. Si no se va muy apretado de días opinamos que vale la pena venir hasta aquí y pasar al menos medio día.

Para llegar a Manly desde Sydney basta con tomar el ferry a Manly en Circular Quay. El trayecto dura 30 minutos y es muy bonito, por lo que vale la pena ir en la parte exterior del ferry. Ya sólo por disfrutar de la llegada a Sydney vale la pena. El billete de ida y vuelta cuesta 11'6 A$.

Bondi y alrededores. La playa de Bondi es quizás la más famosa de Sydney y una de las más populares en Australia para los surfistas. De hecho el primer club de surf del mundo se creó aquí. Esta playa es grande y bonita, pero aparte de esto, sorprende su ambiente de mezcolanza de diversas comunidades inmigrantes y sobre todo la gran cantidad de gente que se puede ver haciendo deporte a lo largo de la playa o el paseo marítimo adyacente: surfistas, bañistas, o haciendo fitness, jogging o similar. Increible. Un itinerario a pie muy recomendable desde esta playa es ir hacia el sur por la calle Sandridge hasta conectar con un precioso camino que bordea los acantilados sobre el océano hasta llegar a Tamarama, una cala con fuerte oleaje. Continuando el camino llegamos a Bronte, un lugar encantador donde un parque con hierba llega hasta la misma playa. Vale la pena comprar comida para llevar (por ejemplo fish & chips) en alguno de los numerosos chiringuitos cercanos y comer al aire libre en alguno de los bancos que hay enfrente de la playa, mientras vemos a los surfistas desafiando a las grandes olas. Lo dicho, muy recomendable.

Para llegar a Bondi tomamos el autobús nº 380 en Oxford St (2'7 A$ el trayecto), el cual nos deja justo enfrente de la playa. Volvemos al centro de Sydney tomando el autobús nº 378 en Bronte (también 2'7 A$), junto al parque.

Vista de Sydney desde el zoo
Vista de Sydney desde el zoo

Taronga Zoo. Aunque a nosotros no nos gustan demasiado los zoológicos, creemos que este en particular vale la pena, ya que ofrece la posibilidad de ver la numerosa fauna autóctona australiana, única en el mundo, aunque sea en cautividad (durante el viaje ya tendremos oportunidades de verlos en libertad o no), como canguros, wallabies, wombats, koalas, ornitorrincos, y muchos más. Además el zoo se encuentra ubicado en un lugar fantástico, con unas vistas excepcionales de la ciudad de Sydney y su bahía. El zoo es tan grande y hay tantas especies que fácilmente se pueden emplear más de 3 horas en ver las más significativas.

Para llegar al zoo hay que tomar el ferry en Circular Quay. Aquí podemos comprar el ZooPass que por 31'6 A$ incluye la entrada al zoo, el ferry de ida y vuelta, y el teleférico de subida y bajada entre el ferry y la entrada superior del zoo. Esto es más económico que comprados por separado (ya sólo la entrada al zoo vale 25 A$ y el ferry 4'5 A$ por trayecto). El trayecto en ferry entre la ciudad y el zoo es de 15-20 minutos.

Patrimonio de la Humanidad Blue Mountains (declaradas Patrimonio de la Humanidad en el año 2000). La región montañosa de las Montañas Azules se encuentra a unos 100 km del centro de Sydney y debe su nombre a la neblina de color azulado formada por las micropartículas aceitosas en suspensión desprendidas por los millones de eucaliptus que pueblan estas montañas. Por todo lo que ofrece este parque nacional y por la facilidad en llegar hasta aquí, la verdad es que esta excursión vale realmente la pena, dedicándole al menos un día entero. En él podemos encontrar paisajes espectaculares, con gran cantidad de barrancos y precipicios, y todo cubierto por eucaliptus hasta donde llega la vista. La diferencia de altura con Sydney, más de 1.000 metros, hace que la temperatura aquí sea notablemente inferior que a nivel del mar, por lo que es conveniente traer ropa de abrigo.

Para ir a las Montañas Azules compramos el billete de tren en la misma estación de Kings Cross (en hora punta cuesta 22'8 A$ ida y vuelta, pero si se compra después de las 8:00 h. pasa a valer sólo 14 A$). Con este mismo billete tomamos el tren hasta la Central Station, donde cambiamos de tren para tomar el siguiente a Katoomba, el centro turístico de la región. Son dos horas de cómodo viaje (y bonito en cuanto empezamos a subir hacia las montañas). Desde la estación de tren de Katoomba andamos unos 2 km callejeando por esta tranquila población hasta llegar al Echo Point, quizás el lugar más popular de toda la región, ya que desde aquí la vista es sencillamente fantástica sobre el valle Jamison y la espectacular formación rocosa conocida como Three Sisters. Junto al Echo Point hay una oficina de turismo donde conseguir mapas detallados para recorrer la zona. Uno de los posibles recorridos a pie arranca aquí y baja hasta una de las rocas de las Three Sisters. Otro de ellos, igualmente recomendable, es el conocido como Henry Cliff walk, con origen en el Echo Point y final en el Scenicworld (a lo largo del camino hay varios miradores con vistas sensacionales). Del Scenicworld salen un funicular y un teleférico que descienden hasta el valle Jamison. Aquí también hay un restaurante y una tienda donde comprar algo para comer.

Para ir a otros puntos de interés más lejanos, como Leura, o para volver al centro de Katoomba se puede tomar alguno de los autobuses que van tomando y dejando pasajeros en sitios prefijados dentro de un circuito circular. Un viaje sencillo cuesta 2'4 A$, pero también existe la posibilidad de comprar un abono Blue Mountains Explorer Bus que vale 25 A$ y permite tomar el autobús de forma ilimitada durante 24 horas en cualquiera de esos puntos prefijados. Para volver a Sydney basta con volver a la estación de Katoomba y tomar el primer tren hacia allá (hay uno cada hora aprox.)

^top

 GUÍA / RELATO DE VIAJE: RUTA por QUEENSLAND

CAIRNS (Queensland)

COMO LLEGAR

En el propio hotel reservamos la noche anterior un minibús que nos lleva al aeropuerto de Sydney a la hora concertada por 8 A$ cada uno (el tren AirportLink vale 11 A$ por persona y no sale a cuenta). Un vuelo doméstico de Qantas nos lleva a Cairns en 2 horas y 40 min. después de recorrer 1.972 km.

Una vez en el aeropuerto de Cairns tomamos un minibús de Australia Coach para ir al centro, a unos 7 km de aquí. Vale 6 A$ y nos deja en el hotel o lugar de Cairns que queramos.

DORMIR Y COMER

En el Ryan's Rest (18 Terminus St / tel. 0451 4734) una habitación doble con baño exterior cuesta 48 A$. Se trata de un lugar muy tranquilo y agradable, en una construcción toda de madera. Como nota negativa sólo mencionar el hecho de que la responsable del hotel se mostró enojada con nosotros por no haberle contratado ninguno de los servicios turísticos que ofrecía (!), aunque finalmente nos pidió disculpas por su comportamiento fuera de lugar.

Para variar un poco de la comida aussie un buen lugar es el restaurante chino Silver Dragon, en el nº 102 de Lake St, así como el restaurante italiano Little Ricardo's, en la esquina de las calles Applin y Abbot. Para desayunar recomendamos el Gloria Jean's Coffee que hay en Cairns Shopping Centre de McLeod St.

La pequeña oficina de CashEx, en la esquina de las calles Abbot y Spence, es un buen lugar para cambiar dinero. Para conectarse a Internet el mejor lugar (y más barato) es el Peterpan, en el 1er. piso del nº 20-22 de Shields St (1 A$ por una hora de conexión).

COSAS A VER
infoMás información sobre esta ciudad en Cairns (II)

CAIRNS (estado de Queensland) es el centro turístico más importante de toda esta zona del país, conocida como Far North, y uno de los destinos más populares entre los viajeros a Australia. Esta moderna ciudad, que crece rápidamente con el aumento del turismo, no tiene gran cosa a ver, pero gracias a su infraestructura turística es una magnífica base para organizar nuestra visita a esta zona de Queensland.

Aparte de callejear por el centro de la ciudad vale la pena pasear, de día o de noche, por el Foreshore Promenade, un agradable camino paralelo al paseo marítimo. En él destaca un bonito estanque artificial de 4.000 m2, con playa incluida, donde es posible bañarse.

También vale la pena entrar en la galería del fotógrafo Peter Lik, en el nº 4 de Shields St. En ella se exponen las fotografías de este famoso fotógrafo australiano de origen checo, con espectaculares retratos en gran formato de paisajes y naturaleza. La entrada es gratuita y se pueden comprar posters, calendarios, postales, etc. con sus fotos.

Para visitar otros puntos de interés en el estado de Queensland lo más recomendable es alquilar un coche, ya que el transporte público a varios de esos lugares es infrecuente o inexistente, además de que se gana mucho tiempo y libertad, y que los precios del alquiler y la gasolina en esta parte del país son muy asequibles. Antes de alquilar un vehículo conviene mirar en varias agencias antes de decidirnos (por suerte la mayoría de ellas se encuentran concentradas en las calles Sheridan y Lake), ya que las diferencias de precios son significativas. Finalmente nosotros nos decidimos por A1 Car Rentals (141 Lake St), donde alquilamos un Nissan Pulsar 1.8 automático por sólo 58'5 A$ diarios (incluye seguro con franquicia de 380 A$ y 400 km diarios gratis). Cada kilómetro adicional cuesta 0.25 A$, pero podemos afirmar que los 400 km diarios incluidos son más que suficientes. La gasolina más barata la encontramos en Cairns, a 89'9 A$ el litro de gasolina sin plomo.

A continuación encontraréis la descripción de nuestro recorrido de 7 días por Queensland con nuestro vehículo alquilado.

^top

YUNGABURRA (Queensland)

COMO LLEGAR

Desde Cairns tomamos la Hw 1 hacia Innisfail, pero al llegar a Gordonvale nos desviamos para tomar la Hw 52 (Gillies Hw) hacia Yungaburra. En este punto iniciamos nuestro recorrido por la zona conocida como Atherton Tablelands. En el camino ascendente a Yungaburra hay bonitos paisajes.

DORMIR Y COMER

En el hostal On the Wallaby pagamos 49 A$ por una habitación doble con baño compartido. Se trata de un lugar muy tranquilo y muy popular entre mochileros (hay tanta familiaridad que las habitaciones se pueden cerrar desde dentro pero no desde fuera).

Un buen lugar para cenar es el Nick's Swiss-Italian Restaurant, de aspecto totalmente alpino. El servicio es lento, pero queda compensado por lo atento y simpático de su dueño Nick, el cual, entre plato y plato, no duda en venir a nuestra mesa para recordar sus orígenes centroeuropeos y refrescar su lengua romanche. Aquí podéis probar los deliciosos filetes empanados de cocodrilo. Para desayunar temprano (fuera del hotel) la única posibilidad es la Roadhouse, a unos 3 km de Yungaburra, en el cruce al lago Eacham. Se trata de una tienda de comestibles donde se prepara café y hay pastas para el desayuno.

COSAS A VER
Yungaburra
Yungaburra

Yungaburra es una tranquila y pintoresca población de sólo 1.000 habitantes y situada a 720 m. de altura. Posee la mayor concentración de edificios históricos del s. XIX de todo Queensland. De hecho se trata de un lugar tan idílico, tan bonito y tan "bien puesto" que parece formar parte de un parque temático. Pero no, es real!! Desde luego lo recomendamos como base para realizar excursiones por la zona.

A sólo 1 km del centro de Yungaburra siguiendo la carretera a Atherton se encuentra la principal atracción de esta población: el Curtain Fug Tree, una enorme higuera con raíces aéreas que forman una espectacular cortina y de ahí su nombre. Es el árbol más famoso de la zona y merece la pena ser visitado. Muy recomendable también un paseo por las calles de Yungaburra para apreciar los numerosos edificios históricos que posee, formando el llamado Yungaburra Heritage Walk. Al oscurecer (o al amanecer) la principal actividad a realizar aquí es ir hasta uno de los puntos de observación de ornitorrincos (platypus viewing point) para intentar ver a uno de estos únicos, raros y esquivos animales. Hay un punto de observación al final de Penda St y otro junto a la Gillies Hwy, ambos sobre Peterson Creek, un pequeño río. Una vez en el punto de observación hay que permanecer muy quieto y en silencio para no perturbar la tranquilidad del lugar y cruzar los dedos para tener la suerte de ver uno.

Lago Eacham. Este bonito lago volcánico forma parte del Crater Lakes National Park. Sus aguas son cristalinas y está rodeado de densa vegetación tropical. Es un magnífico lugar para bañarse, o para hacer pic-nic en la playa de césped que hay junto al aparcamiento. Muy recomendable recorrer a pie los 3 km del camino que bordea completamente el lago y que discurre entre la vegetación. Se pueden ver muchas aves y también tortugas en el agua. Este lago se encuentra a unos 5 km de Yungaburra, junto a la Gillies Hw.

A unos 8 km del lago Eacham, y siguiendo las indicaciones, llegamos al Red Giant Cedar, un enorme cedro de 7 metros de diámetro, 36 de alto y con más de 500 años de vida.

Circuito de las cascadas. En las afueras de Malanda, unos 20 km al sur de Yungaburra, encontramos unas cascadas que cuentan con una zona de baño y pic-nic y un centro de interpretación. Las cascadas en sí no valen gran cosa. Más bonitas y espectaculares son las que se encuentran cercanas a Millaa Millaa, unos 24 km al sur de Malanda. A 1 km de la población siguiendo la Palmerston Hwy tomamos una carretera local que, después de un circuito de 16 km, desemboca casi en el mismo lugar de partida. Por el camino encontramos las cascadas Millaa Millaa Falls (la más bonita y espectacular de todas, en un entorno idílico de frondosa vegetación y donde es posible bañarse si la temperatura acompaña), Zillie Falls y Ellinjaa Falls, no tan vistosas, pero que también valen la pena de ver.

En la ruta de Millaa Millaa a Atherton pasamos por Ravenshoe, donde podemos ver la WindyHill Wind Farm, el mayor parque eólico de Australia. Antes de llegar a Herberton nos desviamos para visitar el cráter que se encuentra en el Mt Hypipamee National Park. Se trata de un agradable circuito a pie de unos 800 m. que nos conduce hasta una terraza que se asoma a un profundo cráter de 138 m. de profundidad causado por una explosión natural de gas. En el fondo del cráter hay un pequeño lago de agua verdosa. En Herberton paramos para visitar esta pequeña población de pasado minero y donde aún se pueden apreciar numerosos edificios intactos de principios del s. XX, época de la fiebre minera en esta zona. Continuamos por la ruta 52 hasta Atherton, capital de la región. En ella nos detenemos brevemente para visitar la antigua estación de ferrocarril (incluso con una vieja locomotora de vapor abandonada) y la contigua Chinatown y el templo Hou Wang. Se trata de un templo chino con un siglo de vida situado en el que fue el antiguo barrio chino de la ciudad (desde 1800 a 1950). Hay carteles explicativos que permiten entender la historia y el día a día de los inmigrantes chinos en esta zona, aunque aparte de ésto no tiene mucho más interés.

Yendo de Atherton a Kuranda por la ruta 1 nos desviamos en Tolga para visitar brevemente el lago Tinaroo, concretamente el mirador Tinaroo Lookout y la ribera del lago en la población de Tinaroo.

^top

KURANDA (Queensland)

COMO LLEGAR

Llegamos a Kuranda por la ruta 1 desde Atherton (ver punto anterior).

DORMIR Y COMER

En el Kuranda Backpacker's Hostel (6 Arara St) pagamos 42 A$ por una habitación doble con baño algo básica, aunque a cambio tiene amplios espacios como cocina, comedor, jardín, o parquing para el coche, además de mucha información sobre la zona.

Para cenar recomendamos el el pub del Kuranda Hotel Motel, con un ambiente a medio camino entre un pub irlandés y uno del far-west. La comida es buena y el ambiente acogedor.

COSAS A VER

Kuranda es una pequeña población, a sólo 38 km de Cairns, muy orientada al turismo de paquete turístico, pero también al mochilero. Parece ser que a partir de media mañana y hasta primera hora de la tarde, coincidiendo con la llegada y partida del Kuranda Scenic Railway (tren escénico con un recorrido de 34 km entre las montañas) y el Skyrail Rainforest Cableway (teleférico con un recorrido de 7.5 km, uno de los más largos del mundo), sus calles sufren una avalancha de turistas procedentes de Cairns y alrededores. Nosotros llegamos a Kuranda a media tarde y partimos a la mañana siguiente y estuvimos prácticamente solos en nuestra corta visita a la zona, evitando así las aglomeraciones. Para nosotros el interés de Kuranda radica en el bonito entorno donde se ubica este pueblito, junto al río Barron y rodeado de frondosos bosques. Aparte de pasear por sus inmaculadas calles recomendamos visitar las Barron Falls, unas bonitas cascadas, aunque en el momento de nuestra visita sin demasiada agua. Se encuentran unos 3 km al sur de Kuranda. Un kilómetro más allá tenemos el Wrights Lookout, un excelente mirador sobre el Barron Gorge National Park.

Siguiendo la ruta 1 en dirección a Cairns descendemos hacia la costa, no sin antes parar en algunos de los miradores junto a la carretera para contemplar magníficas vistas sobre las playas al norte de Cairns. Antes de emprender la ruta hacia el norte nos desviamos para visitar una de ellas: Yorkeys Knob, a unos 11 km al norte de Cairns. Además de visitar su playa de arena blanca subimos al pequeño cerro que le da el nombre al lugar para tener una excelente vista desde este punto elevado.

Conducimos por la ruta 14 hacia el norte. Tras unos 56 km de una bonita carretera que discurre junto al mar (también hay aquí algún mirador con magníficas vistas sobre el océano, las Double Island y playas vírgenes) pasamos cerca de Port Douglas, pero continuamos unos 20 km más al norte hasta llegar a Mossman, donde nos desviamos unos 6 km al oeste para visitar la Mossman Gorge. Se trata de un barranco donde el río forma algunas zonas de baño entre las rocas. Un recorrido circular de 3 km que parte de aquí permite adentrarse en el bosque y conocer el entorno. Antes de llegar al barranco se cruza el pequeño poblado de los Kuku Yalangi, los aborígenes tradicionalmente dueños de estas tierras. Es posible contratar trekkings por la zona conducidos por guías aborígenes a través de Kuku-Yalangi Dreamtime Walks.

^top

CAPE TRIBULATION (Queensland)

COMO LLEGAR

Desde Mossman continuamos unos 29 km hacia el norte por la Captain Cook Hwy (ruta 14) hasta llegar al Daintree Ferry, el cual permite cruzar el río Daintree para continuar hacia Cape Tribulation. El precio del ferry para nosotros y el vehículo es de 20 A$, ida y vuelta (un solo trayecto cuesta 12 A$), e incluye una tasa para el mantenimiento de las infraestructuras de la zona. Hay un ferry cada 15 minutos y sólo tarda unos 2-3 minutos en cruzar el río. Una vez cruzado el río hay otros 34 km de carretera asfaltada hasta llegar a Cape Tribulation.

DORMIR Y COMER

Nos alojamos en el Cape Trib Beach House (tel. 4098 0030), junto a la pista que va a Cooktown y a 3 km del núcleo de Cape Tribulation. Pagamos 70 A$ por una cabaña doble con baño compartido, situada en mitad del bosque y a pocos metros de la playa. Recomendable y a un precio asequible para la zona. Conviene reservar con antelación, ya que suele estar lleno.

El Shipwreck Bar&Restaurant se encuentra en una zona abierta junto a la piscina en el mismo hotel. Es muy recomendable por su variedad y calidad, así como por su ubicación, y todo a precios muy razonables para lo que cabría esperar por el aislamiento del lugar. También recomendamos el Boardwalk Takeaway, un chiringuito de comida para llevar en el mismo núcleo de Cape Tribulation .

COSAS A VER

Patrimonio de la Humanidad Cape Tribulation (forma parte de la zona de los Trópicos húmedos de Queensland, Patrimonio de la Humanidad desde 1998). El nombre le fue dado por el Capitán Cook después de que su barco embarrancara en 1770 en un arrecife de la zona y aquí empezaran, según él, todos sus problemas. Por otra parte el lema turístico de esta área es Where rainforest meets reef, ya que es uno de los pocos lugares del mundo donde el bosque lluvioso se puede encontrar junto al mar. Esta es la mayor extensión de bosque húmedo tropical en baja cota de todo Australia y el último refugio para plantas y animales con 140 millones de años de historia. Además es de gran significado espiritual y cultural para los aborígenes Kuku Yalangi. En nuestra opinión se trata de un lugar maravilloso por sus bonitos paisajes y sobre todo por la sensación de espacio salvaje, remoto y virgen que transmite. Además, en función de nuestro presupuesto y tiempo disponible, ofrece un amplio abanico de actividades a realizar.

Atardecer en Cape Tribulation Beach
Atardecer en Cape Tribulation Beach

Para un primer contacto la Cape Tribulation Beach es un buen lugar. Es la playa que hay junto al hotel Cape Trib Beach House y es muy bonita, en especial la zona de manglares junto al Ryker's Creek. Con un poco de suerte la puesta de sol puede ser inolvidable.

El Kulki Boardwalk es un camino guiado que comunica las playas de Cape Tribulation y Myall. Uno de sus extremos conduce al Cape Tribulation Lookout, un fantástico mirador sobre el mismo cabo que ofrece magníficas vistas de la playa Cape Tribulation y de los bosques húmedos que la circundan. Este camino parte de un punto junto al hotel PK's Jungle Village. También vale la pena pasear por la playa Myall Beach, de la cual parte el Dubuji Boardwalk, un circuito interpretativo de 1.5 km sobre pasarelas de madera a través de manglares y bosque de costa.

Emmagen Creek es una preciosa piscina natural de agua dulce situada en mitad del bosque. Se encuentra unos 5 km al norte del hotel Cape Trib Beach House siguiendo la pista que conduce a Cooktown. Esta es una excursión para realizar a pie, ya que hay tramos en que la pista está tan mal que no es aconsejable para un vehículo que no sea 4WD. Andando tampoco es fácil por los continuos desniveles del terreno. Se puede ir siguiendo la pista y volver por la playa, aunque también esta es muy exigente cuando encontramos rocas y sólo es posible cuando la marea está baja (también hay que vigilar con los cocodrilos que pueda haber en los riachuelos que dan a la playa).

Con el coche visitamos algunas de los puntos de interés que hay entre Cape Tribulation y el río Daintree. Unos 8 km al sur de Cape Tribulation encontramos Noah Beach. Muy cerca de aquí está el Marrdja Botanical Walk, un interesantísimo y precioso paseo interpretativo de 600 metros sobre una pasarela de madera que sigue un riachuelo a través del bosque húmedo y los manglares hasta llegar a un mirador sobre Noah Creek. Unos 7 km más al sur paramos brevemente para ver la playa de Thorntons Beach y a unos 15 km de aquí nos desviamos para ir hasta la playa de Cow Bay. Antes de llegar al río Daintree encontramos el Alexandra Range Lookout (Walu Wugirriga), un mirador con maravillosas vistas sobre la desembocadura del río Daintree, el océano y el monte Alexandra.

Los 34 km de carretera de Cape Tribulation al río Daintree forman parte del Daintree National Park. Por el camino tenemos la ocasión de ver señales de tráfico muy curiosas, algunas de ellas como resultado de alguien que las ha alterado de una forma muy imaginativa y simpática. Hay que conducir con cuidado, ya que en la calzada hay varias zonas de resaltes para obligar a disminuir la velocidad ante la posible presencia de animales, como el raro cassowary (una especie de avestruz autóctono que puede resultar bastante violento si se cree intimidado).

Desde Cape Tribulation parte la Bloomfield Rd, una pista de 106 km que conduce a la remota Cooktown. Hasta la fecha (y mientras no sea asfaltada), esta pista sólo es aconsejable para vehículos 4WD. Incluso tras episodios importantes de lluvias puede resultar intransitable para todo vehículo. Podemos certificar su mal estado, ya que recorrimos unos pocos kilómetros por ella con nuestro vehículo antes de volver para atrás.

En cualquier hotel de Cape Tribulation se puede contratar la excursión a la Gran Barrera. En el momento de nuestra visita dos compañías ofrecían este servicio, RumRunner y Odyssey H20. Ambas visitan los arrecifes de Mackay y Undine. Con RumRunner la excursión cuesta 116 A$ por persona (incluye almuerzo), sale a las 8:15 y vuelve a las 17:00. Nosotros contratamos esta excursión, pero poco antes de salir se nos comunicó que se habían suspendido las de este día a causa del mal tiempo y el fuerte oleaje. Así tuvimos que cambiar los planes para realizar esta excursión desde Port Douglas, ya que se nos aseguró que allí es muy difícil que se suspenda la navegación porque los barcos son mayores y tienen más estabilidad.

^top

MISSION BEACH (Queensland)

COMO LLEGAR

Desde Cape Tribulation tomamos el coche de vuelta hacia el sur y la civilización, cruzando de nuevo el río Daintree con el ferry. Al pasar por Port Douglas nos desviamos para contratar aquí la excursión a la Gran Barrera para dentro de dos días. Continuamos viaje hacia el sur pasando por Cairns (a 72 km de Port Douglas), Innisfail y finalmente Mission Beach (a unos 145 km de Cairns). Antes de llegar a Innisfail la carretera (Bruce Hwy) pasa junto al monte Bartle Frere, que con 1.622 m de altura es el pico más alto de Queensland. Los últimos kilómetros de ruta antes de llegar a Mission Beach son especialmente bonitos.

DORMIR Y COMER

En el Hideaway Holiday Village (58-60 Porters Promenade, Mission Beach) pagamos 58 A$ por una estupenda cabina con A/C, televisión, cocina y todos los utensilios, y baño compartido. Es una especie de camping con todos los servicios, muy bien situado, y muy limpio y ordenado.

Dado que disponemos de cocina aquí optamos por comprar la comida en un supermercado y comer en casa, abusando de la generosidad de nuestros vecinos australianos que amablemente nos proporcionan aceite y sal para condimentar.

COSAS A VER

Mission Beach es un destino turístico bastante popular por su atmósfera relajada y por tener una franja de costa bastante única en el litoral de Queensland. En total son 14 km de playa con palmeras, desde las que es posible divisar hasta 20 islas más o menos cercanas a la costa, y todo ello en un entorno que parece casi virgen. Además la lista de actividades que se pueden realizar desde aquí es extensísima: submarinismo, pesca, excursiones a la Gran Barrera, trekkings, etc.

Algunas zonas de la playa de Mission Beach son sencillamente de postal, con las palmeras inclinadas sobre la arena y el agua. Y a poca distancia de la costa (a 4 km) la isla Dunk. Merece la pena un paseo tranquilo por esta playa, al menos hasta llegar a Porters Creek, ya que para cruzarlo es posible que tengamos que mojarnos bastante.

Entre las playas de Mission Beach y Narragon existe un cabo sobre el que hay un mirador, con maravillosas vistas sobre ambas playas, una al norte y otra al sur. Continuando al norte por la carretera a Bingil Bay llegamos junto al monte Clump, frente a la playa de Narragon. Aquí es muy recomendable la caminata llamada Bicton Hill Track. Se trata de un circuito de 4 km que sube hasta la cima del monte. Con un par de horas basta para subir, y extasiarse en la cima con la magnífica vista sobre el entorno, y bajar de nuevo. El camino no es muy dificultoso, pero en cualquier caso merece la pena el esfuerzo. Un km más allá se encuentra la playa de Bingil Bay.

Con más tiempo en Mission Beach puede ser recomendable ir en una excursión de un día a la cercana isla Dunk. También hay algunas caminatas por los alrededores que pueden ser interesantes. Casi enfrente del Hideaway Holiday Village se encuentra el Visitors Centre, con abundante información sobre cualquier cosa en Mission Beach y alrededores.

^top

PORT DOUGLAS y GRAN BARRERA (Queensland)

COMO LLEGAR

Desde Mission Beach volvemos hacia Port Douglas. Por una carretera secundaria enlazamos con la Bruce Hwy en El Arish. Pero en vez de continuar por esta hacia el norte, tomamos una ruta alternativa por una carretera secundaria que pasa por los minúsculos pueblos de Silkwood y Mena Creek (no hay más que seguir las indicaciones al Paronella Park). Esta carretera discurre virtualmente enterrada entre campos y más campos de caña de azúcar. Numerosos trenes recorren la zona recogiendo la caña en los campos y transportándola a las factorías donde es procesada, por lo que hay que tener cuidado con los pasos a nivel que a menudo van cruzando la carretera.

Poco después de pasar por Mena Creek encontramos el tan anunciado Paronella Park, un jardín tropical que incluye un castillo español construido en los años 1930 por Josep Paronella, un emigrante de origen catalán. Es muy popular entre los tours y la entrada cuesta 20 A$. Nosotros finalmente no entramos y no podemos opinar sobre si merece la pena o no, pero nuestra corta parada junto al jardín nos permitió ver y fotografiar la espectacular mariposa Ulysses.

DORMIR Y COMER

En el Tropic Breeze Van Village (24, Davidson St, Port Douglas) una cabina muy amplia con cocina y TV nos cuesta 72 A$ (el baño es compartido). Aunque no está mal, no admite comparación con el Hideaway Holiday Village de Mission Beach, con una relación calidad/precio mucho mejor. En cualquier caso no pudimos escoger, ya que Port Douglas estaba por esas fechas con un nivel de ocupación muy alto.

COSAS A VER

Port Douglas es un destino turístico popular entre turistas de nivel adquisitivo medio-alto, con algunos campos de golf y resorts de cinco estrellas. Los pocos edificios históricos que podía haber fueron destruidos por un ciclón en 1911. Aunque no tenía demasiado interés para nosotros, el motivo de pernoctar aquí no era otro que llevar a cabo la excursión a la Gran Barrera que habíamos reservado días atrás.

Para tener una magnífica vista sobre la playa Four Mile Beach y el mar del Coral no hay nada mejor que subir hasta el Flagstaff Hill Lookout, en lo alto del Dickson Point. Muy fotogénica es la iglesia de St. Mary's by the Sea, una pequeña capilla de madera construida en 1911 y situada en el parque Anzac.

En cualquier caso Port Douglas es especialmente popular por su amplia oferta de actividades relacionadas con el mar, ya que aquí es posible, por ejemplo, contratar excursiones a islas coralinas cercanas o a la Gran Barrera, además de poder obtener certificaciones de buceo a precios razonables.

Patrimonio de la Humanidad La Gran Barrera (declarada Patrimonio de la Humanidad en 1981), con sus 2.000 km de longitud, es la única cosa viva visible desde el espacio y es mayor que la Gran Muralla china. Está considerada una de les siete maravillas del mundo natural. Transcurre paralela a la costa de Queensland y en realidad está formada por unos 2.600 arrecifes distintos, constituyendo la mayor formación coralina del planeta. La barrera propiamente dicha o outer reef se encuentra a una distancia de la costa de entre 30 y 300 km. Entre ambas se encuentra el inner reef, formado por islas de origen coralino que salpican este espacio. La biodiversidad de este ecosistema es mucho más rico que el de un bosque tropical e incluye miles de especies marinas. Dicho todo esto, es evidente que cualquier visita a Queensland, o a Australia en general, debería contemplar una visita a la Gran Barrera, ya que es de esos lugares que hay que ver antes de morir.

Nosotros contratamos la excursión con el operador Haba y nos costó 140 A$ cada uno e incluye un impuesto 5 A$ para conservación (las excursiones que ofrecen los operadores más consolidados son muy similares en características y precios).

Arrecife Agincourt B1 en la Gran Barrera
Arrecife Agincourt B1 en la Gran Barrera

Nos convocan a las 8:00 en el complejo Marina Mirage de donde salen todos los barcos. Después de quitarnos el calzado y dejarlo en tierra (por el barco sólo podremos ir descalzos) subimos al catamarán y desayunamos (incluido en el precio). Salimos puntualmente a las 8:30. Después de casi 2 horas de navegación, con olas de 2 a 3 metros y vientos de 15 a 20 nudos, llegamos al primer lugar de inmersión, pero unos 10 minutos antes un monitor nos da instrucciones sobre el uso del material de que disponemos (pies de pato, gafas y respirador), las precauciones a tomar y sobre los animales que podemos encontrar, y todo ello con mucho humor, aunque al ser los únicos no australianos o neozelandeses del pasaje nos tememos que hay nos perdimos alguna de las bromas (?). El barco fondea junto al arrecife Agincourt B2, protegido del mar abierto por la propia barrera. Nos ponemos las gafas, el respirador y las aletas y vamos nadando hasta las rocas del arrecife. Sumergir la cabeza en el agua es ser espectador de un espectáculo inenarrable de vida, formas y colores. Estamos en el agua aproximadamente durante 1'5 horas (la temperatura del agua aquí es de 24 a 25ºC), tras las cuales volvemos al barco para secarnos y almorzar (también incluido en el precio), mientras el barco enfila rumbo a otro arrecife. Unos 20 minutos después ya estamos en el arrecife Agincourt 1. El monitor nos da nuevas instrucciones sobre este nuevo lugar y volvemos al agua donde pasamos un buen rato. Este arrecife es bastante más grande que el anterior, y posiblemente también más variado y bonito. A las 14:30 volvemos de nuevo al barco y poco después iniciamos la vuelta a Port Douglas. En el camino de vuelta pasamos junto a las bonitas islas coralinas Low Isles. Llegamos a Port Douglas a las 16:20 ya secos y cambiados. Recuperamos nuestro calzado y nos despedimos de la tripulación del barco. Por nuestra experiencia recomendamos mucho este operador y, desde luego, insistimos en que ir a la Gran Barrera es imprescindible.

^top

CAIRNS II (Queensland)

COMO LLEGAR

Volvemos de nuevo a Cairns, desde Port Douglas, conduciendo por la magnífica Captain Cook Hwy (Ruta 14).

DORMIR Y COMER
infoMás información en Cairns (I)

Esta vez nos alojamos en el Inn The Tropics (141 Sheridan St, a 5 minutos del centro de Cairns). Es un típico lugar para backpackers, con muchos servicios y animado a todas horas. Una habitación doble con baño compartido, pero con A/C, TV y nevera, nos cuesta 48 A$. Recomendable.

Para desayunar o comer algo ligero recomendamos el libanés Cafe Byblos, en 129 Sheridan St, muy cerca del hotel.

COSAS A VER

Una vez hemos devuelto el coche de alquiler, tras recorrer 1.230 km por tierras de Queensland, nos dirigimos a pie hasta la terminal Reef Fleet en el Marlin Marina de Cairns para tomar una embarcación que nos lleve a la isla Fitzroy y aprovechar así este último día entero de que disponemos en Cairns.

Nude Beach en Fitzroy Island
Nude Beach en Fitzroy Island

Fitzroy Island es una montaña cubierta de vegetación que emerge del mar y con algunas playas coralinas alrededor. Las únicas construcciones humanas que tiene son un faro y un resort. Es un magnífico lugar para una excursión de un día (aunque también existe la posibilidad de alojarse en el resort, pero no es nada barato). Desde el resort, junto al embarcadero donde nos deja el barco, sale el camino que conduce al faro (hay uno fácil que sigue la costa y otro más duro que sube la montaña hasta una altura de 270 m, con muy buenas vistas del entorno). Otra posibilidad es el Secret Garden Walk, un fácil paseo de 30 minutos por entre las rocas y el bosque húmedo. A 1 km del resort tenemos la preciosa playa nudista Nudey Beach, con arena blanca coralina, agua de color turquesa y grandes rocas y vegetación a pie de playa (muy parecida a la imagen que tenemos de algunas playas de las islas Seychelles). Otras actividades posibles aquí son cursos de submarinismo, y deportes acuáticos.

El resort tiene un bar donde se puede comprar comida y bebida. Además se pueden utilizar gratuitamente algunos de sus servicios, como las duchas y los lavabos. El ferry de ida y vuelta a la isla desde Cairns cuesta 38 A$ con la empresa Thunder Raging, la única que da este servicio. De Cairns sale uno a las 8:30 y otro a las 10:30, y el último sale de Fitzroy a las 17:00. Se trata de un catamarán que tarda unos 45 minutos en recorrer los 34 km que separan ambos puntos.

^top

 GUÍA / RELATO DE VIAJE: TERRITORIOS DEL NORTE (centro y norte de Australia)

ALICE SPRINGS (Territorios del Norte)

COMO LLEGAR

Para ir al aeropuerto de Cairns tomamos un taxi que nos cuesta 11'9 A$, aunque también se puede tomar el minibús shuttle que realiza el servicio entre el centro de Cairns y el aeropuerto. Este cuesta 6 A$ por persona, pero sólo lo hay a ciertas horas. Un vuelo de la compañía Qantas en un pequeño reactor nos lleva hasta Alice Springs en 2'5 horas.

En el mismo aeropuerto de Alice Springs alquilamos un coche a la compañía Avis, un Opel Astra que resulta ser el único que queda sin reservar en Alice Springs. Nos cuesta 70 A$ por día (+ 22 A$ de seguro) y sólo 100 km diarios son gratuitos, ya que el resto son a razón de 0.25 A$/km. Es un robo, pero no nos queda más alternativa para llevar a cabo nuestra idea de ir a Uluru al día siguiente. Por todo ello, recomendamos reservarlo con antelación a través de Internet, teléfono o agencia, habiendo antes estudiado la mejor oferta entre las distintas compañías. Una de las que podéis mirar es Advance Car Rentals, ya que el precio por día era superior pero incluía kilometraje ilimitado, cosa muy importante en estas tierras de distancias inacabables. En cualquier caso no podemos recomendar Avis en Alice Springs, ya que su personal no fue nada honesto con nosotros.

DORMIR Y COMER

En el Desert Rose Inn (15 Railway Tce, tel. 8952 1411) una habitación doble con ducha privada, pero WC compartido, nos cuesta 40 A$. Tiene habitaciones de varios precios y piscina. Muy recomendable y, además, está muy cerca del centro de Alice Springs.

Para comer recomendamos el restaurante familiar Casa Nostra (esquina Undoolya Rd y Stuart Tce, al otro lado del río Todd) para comer pasta y pizza. La comida está muy bien, aunque son algo lentos. Uno puede llevarse su propia bebida (es BYO). Otro lugar es el Outback Bar & Grill (75 Todd Mall), en el que presentando un vale que aparece en los folletos turísticos te obsequian con una copa de vino australiano.

COSAS A VER

Existían varios motivos por los que decidimos volar a Alice Springs y desde aquí realizar la excursión de ida y vuelta a Uluru, en vez de volar directamente a Yulara/Uluru: evitar dormir en la zona de Yulara (muy cara y siempre llena), poder visitar la propia Alice Springs o sentir la experiencia de conducir por la Stuart Hwy (ruta 87), la cual cruza Australia de norte a sur por el corazón del Outback. Pero lógicamente esta no es la única posibilidad y tampoco tiene porque ser la mejor. Cada uno puede escoger la suya en función de tiempo, gustos y presupuesto.

Alice Springs es una ciudad tranquila y compacta, asentada junto al río Todd (normalmente seco), y situada justo en el centro del país, en mitad de la nada. Desde aquí hay 1.485 km hasta Darwin, en el norte, y 1.549 km a Adelaide, en el sur (hasta 1987 la carretera que la unía a Adelaide no fue completamente asfaltada). Se fundó en 1870, junto a una estación telegráfica, por lo que cuenta con una corta historia. Por todo ello aquí tenemos la sensación de encontrarnos un poco en el Far West, en tierra de pioneros. Aunque Alice Springs no cuenta con ninguna atracción espectacular, sí tiene varias cosas a ver que pueden llenar unos cuantos días.

La guía Lonely Planet sugiere un fácil circuito a pie por el centro que permite ver los pocos edificios históricos que tiene la ciudad, como la Adelaide House (fue el primer hospital de Alice, en 1920, y ahora es un museo), el John Flynn Memorial Church (como homenaje al creador del Flying Doctor Service), la Residency (la residencia del primer gobernador de la Australia central), el National Pioneer Women's Hall of Fame (fueron los juzgados y ahora es un museo que homenajea a todas las mujeres pioneras que vinieron a estas tierras), o el Stuart Town Gaol (fue la primera prisión de la ciudad, a partir de 1909). Tras este último edificio hay un mural donde se cuenta la historia de la policía en Alice. En Railway Tce hay un gran mural donde se detalla la historia de Alice. También en el centro, Anzac Hill (o Untyeyetweleye como la llaman los aborígenes) es una pequeña colina desde cuya cima hay una magnífica vista sobre la ciudad y los MacDonnell Ranges. Vale la pena subir hasta aquí especialmente para la puesta de sol (si además hay luna llena entonces es doblemente atractivo). Aquí podremos apreciar ya con toda su intensidad el color rojizo de la tierra, tan característico de esta zona del país. Para subir hasta la cima hay un corto y fácil camino que arranca de Wills Tce. Los domingos por la mañana hay un mercado muy animado en la calle peatonal Todd Mall.

Alice Springs Telegraph Station. Se trata de un museo alojado en los edificios que formaron la estación telegráfica que se instaló aquí en 1870 y que han sido bien restaurados. Es interesante. Justo detrás de estas construcciones se encuentra el manantial Alice Springs, sobre el río Todd, el cual dio nombre a la ciudad. De hecho Alice era el nombre de la esposa de Charles Todd, el superintendente de la compañía de telégrafos que estableció aquí la estación telegráfica, junto al manantial (ya que el río Todd suele estar seco la mayor parte del año). La entrada al museo cuesta 7 A$ y se encuentra unos 5 km al norte del centro de la ciudad. A unos 3 km al oeste del centro de Alice se encuentra el Alice Springs Desert Park, donde se reproducen los ecosistemas del desierto central australiano, con sus peculiares animales y plantas, así como su relación con las tradiciones del pueblo aborigen. La entrada cuesta 18 A$ y no podemos opinar sobre él, ya que nos fue imposible ir por falta de tiempo.

MacDonnell Ranges es una cadena de montañas que se extiende al este y oeste de Alice Springs, cuyo principal interés son los bellos paisajes que crean los numerosos barrancos de paredes verticales, los grandes piscinas naturales, y la vegetación. La parte que está al este, East Macdonnell Ranges, se extiende hasta una distancia de 100 km de Alice Springs, mientras que la del oeste, West Macdonnell Ranges, aún es más larga. En cualquier caso no hay transporte público para ir a los distintos puntos de una y otra, por lo que se debe disponer de transporte propio. En un día se pueden ver algunos de estos puntos, pero con más días existe la posibilidad de hacer numerosas caminatas por la zona, como la exigente Larapinta Trail (220 km en 12 días). De los numerosos puntos de interés en esta cadena montañosa nosotros nos limitamos a visitar los dos más cercanos a Alice en la parte este. El primero de ellos, Emily Gap, está a 16 km de Alice Springs. Se trata de un barranco que rompe la cadena de montañas, a cuyo pie hay un estanque de agua con cierta profundidad, y también pinturas aborígenes en las rocas (aunque para llegar a ellas hay que cruzar el estanque nadando). Este es uno de los lugares más sagrados de la zona para los aborígenes Arrernte. El lugar en sí es muy bonito y muy tranquilo. El otro lugar que visitamos es Jessie Gap, unos 8 km más allá. Aunque también es bonito a nosotros nos gustó más el primero. Por falta de tiempo no pudimos explorar otros lugares de los Macdonnell Ranges.

^top

CURTIN SPRINGS STATION - ULURU - KATA TJUTA (Territorios del Norte)

Curtin Springs Station es una granja familiar que también dispone de alojamiento, restaurante, gasolinera, y una pequeña tienda, aparte de organizar excursiones por la zona o paseos en camello. Se encuentra junto a la Lasseter Hwy, unos 100 km al este de Ayers Rock y 365 km al sudeste de Alice Springs y es una alternativa a los altos precios o a la sobreocupación del alojamiento en Yulara, la zona habitada más cercana a Uluru. Además está convenientemente situado para llevar a cabo las excursiones a Uluru, Mount Conner, The Olgas y Kings Canyon.

COMO LLEGAR
Algunas recomendaciones sobre la conducción en el Outback

En la Stuart Hwy no hay límite de velocidad (free zone), pero en la práctica no conviene pasar de 120 km/hora, ya que hay un peligro real de encontrar animales (vacas, canguros, etc.) cruzando la carretera (algunos vehículos volcados y/o quemados junto a la carretera nos sirven de aviso).

En caso de conducir de noche aún deben extremarse más las precauciones, ya que es cuando muchos animales salen al exterior aprovechando que baja la temperatura. En estas carreteras también conviene ir con cuidado con los espectaculares road-train (camiones trailer con tres o más remolques). Una vez alcanzan su velocidad de crucero de 100-110 km/h ya no hay nada que los pare y la corriente de aspiración que generan es impresionante.

Otra recomendación es llevar siempre suficiente combustible en el depósito, puesto que las gasolineras son muy poco frecuentes y podemos pasar muchos kilómetros (de 100 a 300 km) antes de encontrar una. También conviene que llevemos agua y algo de comida para el camino (se puede comprar en el supermercado Coles de Alice Springs).

Por último, como que no hay ninguna población importante en este trayecto la señal de radio FM/AM se pierde a pocos kms de Alice y ya no se recupera en casi todo el camino, por lo que recomendamos llevar algunos CDs para amenizar la ruta.

Salimos de Alice Springs muy temprano: a las 5:45 de la mañana ya estamos en ruta hacia Uluru (la distancia entre ambos es de 441 km). Tomamos la Stuart Hwy y a veces pasan muchos kilómetros hasta encontrar otro vehículo circulando. La carretera está en buen estado y los kilómetros se hacen rápidamente, aunque a veces la conducción puede resultar algo tediosa.

Unos 197 km al sur de Alice llegamos a Erldunda, donde dejamos la Stuart Hwy y tomamos la Lasseter Hwy. Por el camino encontramos algunos paisajes muy bonitos, con árboles y arbustos que destacan sobre la tierra de intenso color rojizo.

Unos 85 km antes de llegar a Yulara encontramos Curtin Springs Station, lugar en el que habíamos reservado alojamiento días atrás mediante correo electrónico.

DORMIR Y COMER

En el Curtin Springs Way Side Inn (Curtin Springs Station, N.T. 0872, tel. 08 89562906) pagamos 45 A$ por una habitación pequeña, tipo barracón, con baño compartido y aire acondicionado. Es muy simple, pero no está nada mal. Recomendamos reservar previamente.

Aquí mismo hay un restaurante donde es posible cenar, pero debe tenerse en cuenta que la cocina cierra a las 20:30h.

COSAS A VER
Road train
Road train

Mt Conner. Se trata de una enorme formación rocosa completamente plana en su parte superior, situada en un pintoresco paisaje. Tiene una altura de 90 metros y una longitud de casi 1 km. Desde lejos suele confundirse con el archifamoso Uluru y es perfectamente visible desde la carretera, justo antes de llegar a Curtin Springs. Vale la pena detenerse para disfrutar de la vista.

Desde Curtin Springs continuamos hacia el oeste por la Lasseter Hwy y pasado el cruce a Yulara (la pequeña población y resort que sirve de base para visitar el parque nacional) encontramos el acceso al Parque Nacional Kata Tjuta, en el que hay que pagar los 25 A$ que vale la entrada (es válida para tres días consecutivos). Con ella nos suministran un folleto explicativo del parque y un largo listado de que se permite y que no dentro del parque y de las multas que suponen su incumplimiento (algunas están penadas con cárcel y el resto con multas que van de 550 a 55.000 A$).

Patrimonio de la Humanidad Uluru - Kata Tjuta National Park (declarado Patrimonio de la Humanidad en 1987) es famoso mundialmente por albergar la mayor roca monolítica de todo el planeta, el Uluru, así como las 36 cúpulas rocosas y los profundos cañones de Kata Tjuta, también conocidas como The Olgas. Toda esta área es sagrada para los aborígenes Anangu, los dueños tradicionales de estas tierras (hay evidencias arqueológicas de que estos pueblos aborígenes han vivido en la zona los últimos 22.000 años y que Uluru y Kata Tjuta han sido lugares de enorme significado ceremonial y cultural para ellos). De hecho, los Territorios del Norte concentran la mayor parte de territorio bajo jurisdicción aborigen de toda Australia, pero no fue hasta 1987 en que este área les fue devuelta y los lugares recuperaron sus nombres tradicionales. Es imposible no visitar estas dos maravillas naturales cuando se visita el centro de Australia, no sólo por su espectacularidad sino también por el extenso conocimiento de la cultura aborigen que proporciona al visitante una experiencia única e inolvidable.

Pasada la entrada al parque, ya divisamos Uluru desde la carretera, bañado por el primer sol de la mañana. Pero nos desviamos a la derecha para ir a visitar primeramente The Olgas. A 26 km del desvío paramos en el Kata Tjuta Dune Viewing Area, un camino de 600 m. que conduce a un mirador con magníficas vistas sobre Kata Tjuta, el bello entorno desértico e incluso, a lo lejos, Uluru. No lo paséis de largo porque vale mucho la pena, y fijaros en la vegetación y el color rojizo de la arena.

Kata Tjuta (the Olgas) significa muchas cabezas en lengua Aborigen y es una colección de 36 cúpulas rocosas situadas a 42 km por carretera al oeste de Uluru. Se trata, pues, de un conjunto de valles y barrancos que permite al visitante caminar por él y penetrar en este entorno de tranquilidad y espiritualidad, ya que este lugar tiene la misma trascendencia que Uluru para el pueblo Anangu. Mount Olga es la cúpula rocosa más alta de todas con sus 546 m. de altura (200 más que Uluru). Quizás por no ser tan conocido este lugar, a nosotros nos sorprendió enormemente y, como mínimo, nos gustó tanto como Uluru.

Dejamos el vehículo en el aparcamiento de Kata Tjuta y ahora debemos elegir entre dos posibles circuitos: The Valley of the Winds (circuito circular de 7.4 km, unas 3 horas) y The Olga Gorge (o Walpa Gorge, 2.6 km ida y vuelta, 1 hora). Dado que por falta de tiempo no podemos realizar los dos, nos decantamos por el primero:

Desde el aparcamiento vamos andando hasta el Karu Lookout, a 1.1 km del inicio (si la temperatura ambiente sube por encima de los 36ºC a partir de las 11 de la mañana se cierra el camino en este punto). Desde aquí y hasta el Karingana Lookout el camino es exigente, pero vale mucho la pena, ya que la vista desde este mirador es espectacular y un punto surrealista y mágico. Entre ambos el camino pasa por barrancos, rocas y riachuelos que hacen sentirse a uno poca cosa en este paisaje rocoso. Desde el mirador Karingana el camino baja hasta el valle y da la vuelta hasta llegar de nuevo al Karu, y de aquí camino de vuelta al aparcamiento. En fin, muy, muy recomendable. Conviene llevar mucha agua para beber y crema solar.

Uluru (Ayers Rock) tiene un profundo significado para el pueblo Anangu y es el icono más famoso del Outback australiano. Se trata de una enorme roca monolítica, la mayor del mundo, de 3.6 km de largo, 2.4 de ancho

Puesta de sol sobre Uluru
Puesta de sol sobre Uluru
y 348 m. de altura que emerge de un terreno completamente plano y rodeado de arbustos (al parecer 2/3 de la roca se encuentran bajo la superficie del desierto). Es especialmente impresionante al amanecer y al atardecer, cuando el color rojo de la roca va cambiando de matiz de forma espectacular, del rojo brillante al gris oscuro.

Hay varias posibilidades de caminos indicados alrededor del monolito (todos ellos figuran en el folleto que se entrega en la entrada): Dune Walk (500 m. ida y vuelta, 30 min.), Mutitjulu Walk (1 km ida y vuelta, 45 min.), Mala Walk (2 km ida y vuelta, 1'5 horas), Liru Walk (4 km ida y vuelta), Uluru Base Walk (9'4 km, 3 ó 4 horas, vuelta completa al monolito). Diariamente existe la opción de realizar el circuito Mala Walk guiado por un guarda del parque (es gratuito y comienza a las 8:00 de octubre a abril, y a las 10:00 de mayo a septiembre).

También es posible subir, siguiendo un camino bastante exigente al principio, hasta lo alto del monolito. Este camino se inicia frente al aparcamiento Mala Car Park. Pero dado que este camino tiene una gran importancia espiritual para el pueblo Anangu y que ellos son actualmente los responsables de la seguridad de los visitantes, cualquier percance que pueda ocurrir a alguien subiendo o bajando de la roca (y ya se han producido unas cuantas muertes!!) les acaba afectando seriamente a causa de su sentido de la responsabilidad. Por respeto, nosotros recomendamos no subir a la roca, aunque cada uno es libre de hacer lo que quiera, puesto que no está prohibido. El camino de subida se cierra si llueve, hace mucho viento, hay niebla o la temperatura sube por encima de los 36ºC.

Alrededor de la base de Uluru también hay unas cuantas áreas sagradas importantes para los Anangu, como por ejemplo Mala Puta (!!) o Warayuki. ALgunos de estos lugares son sagrados según las leyes tradicionales de las mujeres Anangu y otros según las de los hombres. En cualquier caso estas zonas están perfectamente indicadas y se ruega no entrar en ellas ni tomar fotografías, tal como indican las señales.

Junto a la carretera que bordea Uluru se encuentra el aparcamiento Sunrise Viewing Area, el sitio oficial desde donde ver la salida del sol sobre el monolito. En la carretera a Yulara, a unos 5 km de Uluru, encontramos el aparcamiento Sunset Viewing Area, el correspondiente para ver la puesta de sol. Especialmente en este último es recomendable llegar con tiempo para poder escoger un buen lugar (en algunos puntos la vegetación puede ocultar parcialmente la vista), ya que suele estar concurridísimo. Desde luego no hay que perderse este espectáculo de la naturaleza. En esa misma carretera, a 2 km de Uluru, se encuentra el Uluru-Kata Tjuta Cultural Centre, que puede proporcionar una magnífica introducción a la cultura Anangu, con audiovisuales en diversos idiomas, vídeos y exposiciones que dan una visión de la historia y geología del lugar. Si se dispone de tiempo es buena idea visitar este centro antes de proceder a recorrer el parque.

En nuestro caso hicimos el camino Mala Walk (muy recomendable) y bordeamos completamente el monolito siguiendo la carretera para poder ver todos sus ángulos. A las 17:00 nos dirigimos al aparcamiento desde donde ver la puesta de sol. Aunque ya había bastante gente apostada conseguimos un buen lugar en primera línea y disfrutamos del espectáculo, entre foto y foto, hasta que el sol se oculta completamente tras nuestro a las 17:55. Pero no abandonamos el lugar hasta las 19:00, ya completamente oscuro, cuando el monolito no es más que una sombra negra que aún destaca sobre el horizonte. Inolvidable. La única interferencia es el molesto ruido de los helicópteros que sobrevuelan constantemente la zona con el fin de obtener vistas aéreas para sus clientes. De vuelta al hotel, nos detenemos en Yulara para poner gasolina, ya que aquí es más barata que en la gasolinera de Curtin Springs.

Llegamos a Curtin Springs a tiempo para cenar algo y conseguimos que nos dejen hacerlo donde come el personal del hotel, ya que fuera el frío se hace notar y justamente las mesas se hallan en el exterior (al resto de huéspedes, australianos, esto no parece importarles, pero tampoco nos sorprende puesto que ya vimos como en Melbourne la gente estaba en las terrazas con un frío glacial, lo que ellos llaman al fresco... y nunca mejor dicho). Pasamos la noche aquí y a la mañana siguiente, a las 6:15 h., iniciamos la vuelta a Alice Springs, a donde llegamos unas 4 horas después, parando para desayunar y hacer fotos.

Watarrka National Park (Kings Canyon). Unos 50 km al este de Curtin Springs encontramos el desvío de la Luritja Road, la carretera que conduce a Kings Canyon, un lugar que al parecer es bastante espectacular. Se trata de un cañón con paredes de 100 m. de altura en el que se pueden realizar diversos trekkings. Nosotros no pudimos ir por falta de tiempo, ya que nos suponía hacer 340 km de ida y vuelta a partir de este desvío más los 300 km desde aquí hasta Alice, sin contar el tiempo para la visita del cañón. Si se dispone de un vehículo 4WD o en un futuro mejoran los 99 km de la pista Ernest Giles Rd entonces nos podemos ahorrar un total de 180 km, ya que la mencionada pista nos conduce directamente a la Stuart Hwy, a medio camino entre Erldunda y Alice. Nuestro vehículo no era 4WD y nos desaconsejaron encarecidamente que circuláramos por esa pista. Pero si tenéis la oportunidad no os perdáis Kings Canyon.

^top

DARWIN I (Territorios del Norte)

COMO LLEGAR

Tomamos un autobús McCafferty's en Alice Springs a las 15:30 y llega a Darwin a las 11:15 del día siguiente, tras recorrer casi 1.500 km. Este trayecto cuesta nada menos que 235 A$ cada uno, aunque presentando el carnet YHA se paga sólo 211'5 A$ (descuento del 10%). El autobús sale de la oficina de McCafferty's, en la esquina entre Gregory y Railway Tce y a 200 m. del hotel Desert Rose. Es conveniente reservar con antelación.

Tras 2 horas de trayecto el autobús para 40 minutos en Ti Tree, un área de servicio junto a la carretera, para tomar algo. También para en Tennant Creek un buen rato, ya que debe esperar a los pasajeros que vienen en otro autobús desde Queensland y que se dirigen a Darwin. Nos da tiempo de dar un breve paseo nocturno por las calles desiertas de esta ciudad de aspecto algo cutre y constatar que aquí el calor ya comienza a notarse, aparte de enterarnos que se habían dado casos de dengue en la región. A primera hora de la mañana se detiene en Katherine para desayunar y estirar las piernas, y más adelante también para 20 minutos en Adelaide River. El viaje acaba en el Transit Centre de Darwin. La verdad es que, a pesar del largo viaje, no se hace nada pesado y las horas pasan rápido.

DORMIR Y COMER

En el Frogshollow Backpackers Hostel (27 Lindsay St, Tel. 8 8941 2600) una habitación doble, con baño privado, A/C, TV, nevera y desayuno incluido nos cuesta 62 A$ (el precio era de 65, pero nos descuentan 3 A$ por presentar el carnet YHA). El sitio está bastante bien y el personal de recepción es muy útil como fuente de información. Además se encuentra en una parte tranquila de la ciudad. Si se les avisa con antelación mandan una persona con furgoneta al Transit Centre para recogernos.

Muy recomendable el restaurante Lizards Outdoor Bar & Grill (en la esquina de Mitchell y Daly St), con una agradable terraza al aire libre. Aquí es posible probar el filete de canguro.

COSAS A VER
infoMás información en Darwin (II)

DARWIN es la capital de los Territorios del Norte australianos, situada en una zona conocida popularmente como Top End. Darwin está más cerca de Jakarta, por ejemplo, que de Sydney, y no sólo en sentido geográfico.

En el año 1974 el ciclón Tracy devastó la ciudad, obligando a evacuar a más de 30.000 de sus 43.000 habitantes de entonces. Fue reconstruida, por lo que ahora es la capital más joven y moderna del país. Pocos edificios antiguos sobrevivieron a la catástrofe.

Aunque Darwin no tiene un gran interés (se suele venir aquí como punto base para visitar la región) se pueden ver algunos museos y parques, así como ver los pocos edificios históricos que sobrevivieron a la 2ª Guerra Mundial y al ciclón. Nosotros seguimos el circuito a pie de 3'5 km que sugiere la guía Lonely Planet. Empezamos el circuito junto al Victoria Hotel (Smith St), pasamos junto a los restos del que fue el antiguo Palmerston Town Hall y de la renovada Christ Church Cathedral. Cruzando la calle Esplanade llegamos al Survivor's Lookout, desde el que hay una estupenda vista sobre el puerto. Además cuenta con una muestra de fotografías sobre los bombardeos japoneses a esta ciudad durante la II Guerra Mundial. A escasos metros del mirador tenemos la preciosa Government House y más allá el blanco edificio del Parliament House. A partir de aquí seguimos la ruta a través del Bicentennial Park, el cual proporciona excelentes vistas sobre la bahía. En el extremo norte del parque hay un mirador desde donde podemos ver bonitas puestas de sol. Volviendo al centro por las calles Esplanade y Knuckey pasamos junto a los edificios históricos Lyons Cottage y Admiralty House, llegando al inicio de esta ruta.

En el Visitors Centre (en la esquina de las calles Knuckey y Mitchell), además de información turística de todo tipo, se puede arreglar el alojamiento en Darwin, en Kakadu, o en cualquier otro punto del Top End.

Para visitar Kakadu, Litchfield y Katherine con total libertad optamos nuevamente por alquilar un coche y lo hacemos a través de nuestro hotel, el Frogshollow, el cual nos encuentra la mejor opción posible con Advance Car Rentals (86 Mitchell St). Un Toyota Corolla manual nos cuesta 86'95 A$ por día, incluyendo seguro y kilometraje ilimitado.

^top

UBIRR - KAKADU (Territorios del Norte)

COMO LLEGAR

Desde Darwin, ya con nuestro vehículo, tomamos la Stuart Hwy hacia Katherine, pero a unos 33 km de Darwin nos desviamos a la izquierda para tomar la Arnhem Hwy y adentrarnos en Kakadu. En total son 275 km desde Darwin a Ubirr.

DORMIR Y COMER

En el Kakadu Hostel (tel. 08-8979 2232) una habitación doble con baño compartido nos cuesta 65 A$. Todas las instalaciones del hotel son muy muy básicas y se trata del único lugar dentro del parque que ofrece alojamiento a precios asequibles. Dada la abundancia de mosquitos en esta zona y la imposibilidad de aislar la habitación recomendamos llevar encima una mosquitera para protegernos de ellos mientras dormimos. Para el resto, especialmente en el baño, deberemos utilizar un buen repelente. El Kakadu Hostel se encuentra a 3 km de Ubirr, justo detrás del Border Store y junto al río East Alligator y la frontera con Arnhem Land. En muy recomendable reservar previamente (nosotros lo hicimos a través del Visitors Centre de Darwin). En el Border Store encontraremos a la persona responsable del hotel.

En el Border Store, junto al Kakadu Hostel, se puede comprar algo de comida (aunque hay poca variedad) y puede ser preparada en la cocina del propio hostel. En el shopping centre de Jabiru hay un take-away chino donde se pueden encontrar cosas más elaboradas. En el Anmak An-me Café del Bowali Visitor Centre también es posible comer algo, aunque sólo de 9:00 a 17:00, mientras está abierto el Centro. Otra alternativa, aunque algo caro, es el bar exterior del Gagudju Lodge Cooinda.

COSAS A VER

En la ruta de Darwin a Kakadu por la Arnhem Hwy encontramos algunos lugares interesantes. Junto al cruce de esta con la Stuart Hwy encontramos el Didgeridoo Hut, un pequeño complejo donde es posible ver y comprar arte aborigen (además hay una granja de emús). Unos kilómetros más allá empezamos a disfrutar del bonito paisaje de las marismas del río Adelaide. Antes de llegar al camping Mary River Park encontramos a la derecha de la carretera un espectacular campo de termiteros, una zona con varios montículos (algunos de ellos con más de 3 m. de altura) creados por las laboriosas termitas. Vale la pena detenerse y explorar estos enormes rascacielos a escala.

Unos 50 km más al este encontramos el acceso norte al parque, donde pagamos los 16'25 A$ que cuesta la entrada. Esta es nominal y es válida para los siguientes 7 días.

Patrimonio de la Humanidad Kakadu National Park (declarado Patrimonio de la Humanidad en 1981). Este parque nacional es una de las maravillas naturales de Australia, ya que abarca una variedad de paisajes magníficos, multitud de fauna salvaje y tiene algunos de los mejores ejemplos de arte rupestre aborigen del país. Por tanto tiene una gran importancia natural y cultural. El nombre Kakadu proviene del Gagadju, una lengua de los aborígenes locales. Este parque tiene una extensión de casi 20.000 km2, la mayor parte de la cual pertenece a diversos clanes aborígenes. En la época de lluvias, normalmente de octubre a marzo, buena parte de Kakadu queda anegada por el agua y hace que muchas carreteras sean impasables, incluso para vehículos 4WD, por lo que varios de los lugares de interés en el parque quedan fuera de límites para el visitante.

Mamukala es la atracción principal del área de South Alligator, ya dentro del parque (el desvío en la Arnhem Hwy lo encontramos unos 7 km al este después de cruzar el río South Alligator). Se trata de una zona de humedales en la que hay una plataforma de observación desde la cuál es posible contemplar las numerosas aves que se alimentan en la zona. El paisaje es muy bonito y vale la pena contemplar con calma el ir y venir de aves. Además hay un camino muy interesante de 3 km que bordea los humedales.

Ubirr se encuentra a 39 km del cruce entre las Arnhem y Kakadu Hwy, en la conocida como East Alligator area. En la época de lluvias toda esta zona puede quedar anegada y, por tanto, inaccesible por carretera. Lo más remarcable aquí es un camino circular de 1 km que nos conduce por varios lugares con espectaculares pinturas aborígenes en las rocas (han sido pintadas directamente sobre la roca desde 20.000 años atrás hasta la década de 1990, a veces superpuestas unas sobre otras), las mejores de Kakadu junto con las de Nourlangie. Además vale la pena subir hasta el mirador Nardab, situado sobre una zona rocosa de 250 m. de altura, con maravillosas vistas de 360º sobre una vasta llanura de marismas y la zona escarpada de Arnhem. Es recomendable visitar Ubirr por la tarde para poder disfrutar de la puesta de sol desde el mirador, todo un espectáculo a pesar de la cantidad de gente que se da cita aquí con el mismo fin. A 1 km del Border Store tenemos el Cahills Crossing, con una plataforma que ofrece vistas sobre el río East Alligator. Aquí la carretera que conduce a la zona de Arnhem Land cruza el río directamente sobre el lecho de éste, y dado que el río baja crecido es un espectáculo ver algunos autobuses y 4WD pasar con el agua a casi 1 metro de altura. Arnhem Land es una enorme reserva Aborigen que está fuera de límites para el viajero independiente y parece ser que sólo es posible visitarla obteniendo un permiso especial (difícil de conseguir) o mediante algunas agencias con limitados tours a la zona a precios muy caros.

Yellow Water forma parte de la zona de marismas del río South Alligator y la paseo en barca por el Yellow Water Billabong es una cita imprescindible en la visita a Kakadu. El paseo dura 2 horas y hay tres al día, aunque el más recomendable es el primero del día, a las 6:45, ya que es cuando hay más aves y están más activas, además de que la luz es mágica (y el paisaje muy fotogénico).

Nosotros tomamos el de las 6:45. A esa hora ya empieza a clarear el día, pero el sol aún no ha salido. La luz es muy muy bonita a medida que se va haciendo claro y finalmente sale el sol por el horizonte (los reflejos sobre el agua permiten obtener fotos espectaculares). La barca avanza muy lentamente por las marismas, entre la vegetación (como por ejemplo plantas de papiro), y se detiene cuando el piloto ve algún animal o algo digno de mención. Tenemos la oportunidad de ver infinidad de aves y también varios salties (así llaman cariñosamente los australianos al agresivo y peligroso cocodrilo de estuario o saltwater). Tras dos horas disfrutando de este espectacular paseo volvemos al embarcadero. Recomendamos llevar un repelente de insectos potente ya que los mosquitos atacan sin piedad.

Este paseo en barca cuesta 40 A$ cada uno y es imprescindible reservar, especialmente para el de las 6:45 (nosotros reservamos plaza el día anterior en el Bowali Visitors Centre, pero también se puede hacer llamando al 08-8979 0111). Podemos dar fe que a esa hora salieron cinco embarcaciones de 45 plazas cada una y no había ni una sola plaza disponible. Los tickets se obtienen en el Gagudju Lodge Cooinda, unos 100 km al sudoeste de Ubirr. Desde aquí unos microbuses hacen el trayecto gratuitamente de ida y vuelta hasta el embarcadero.

A 1 km del Gagudju Lodge Cooinda encontramos el Warradjan Aboriginal Cultural Centre, un interesantísimo lugar con una exposición y audiovisuales sobre la cultura aborigen de Kakadu, todo ello en un edificio de estructura circular, que simboliza la forma como se sientan los aborígenes cuando se reúnen. Muy recomendable.

Pinturas rupestres de Nourlangie
Pinturas rupestres de Nourlangie

Nourlangie es un circuito circular de casi 2 km que nos permite ver un antiguo refugio bajo una gran roca, utilizado por los aborígenes desde hace 20.000 años para defenderse de la climatología, y magníficos ejemplos de pinturas rupestres sobre las rocas. Vale la pena subir hasta el mirador Gunwarddehwardde, ya que ofrece impresionantes vistas sobre la zona escarpada de Kakadu y la gran roca de Nourlangie. Para llegar hasta aquí hay que desviarse de la Kakadu Hwy a 19 km del Bowali Visitor Centre y recorrer 12 km más hasta llegar al aparcamiento. A 2 km de aquí visitamos el Anbangbang Billabong, uno de los más bonitos de Kakadu. Un camino circular de 2.5 km lo circunda. El paisaje es muy bonito y vale la pena al menos verlo.

Con más tiempo, hay otras cosas a ver en Kakadu. Algunas de ellas, como las Jim Jim Falls (o las Twin Falls) quedaban fuera de nuestro alcance ya que para llegar a ellas es del todo necesario un vehículo 4WD para recorrer los 120 km de pista de ida y vuelta. Y eso en la época seca, porque en la de lluvias la única posibilidad de verlas es desde el aire mediante un vuelo escénico.

Por último, debemos mencionar algo que nos sorprendió durante nuestra estancia en Kakadu: los incendios forestales controlados. Aunque el fuego ha sido importante en la vida aborigen durante miles de años, desde la década de 1980 el pueblo aborigen y los gestores del parque colaboran en la quema controlada de amplias zonas del parque durante el principio de la época seca (de mayo a julio) para limpiar el suelo y prevenir así los grandes incendios incontrolados de finales de la época seca. Aunque a veces no lo parezca los fuegos controlados son de poca intensidad y revisten poco peligro para humanos y animales. Aún así sorprende encontrarse, día y noche, con zonas boscosas y de matorrales en llamas, aunque sólo se quema el suelo y la hierba, pero no los árboles. Es fácilmente visible en el horizonte el humo provocado por estos incendios y, sobre todo al ponerse el sol, da al cielo un color rojizo muy llamativo.

^top

KATHERINE (Territorios del Norte)

COMO LLEGAR

Siguiendo la Kakadu Hwy salimos del parque por su entrada sur, y unos 70 km más allá llegamos a Pine Creek, donde tomamos la Stuart Hwy y recorremos los 90 km hasta Katherine.

DORMIR Y COMER

En Palm Court Backpackers (esquina de Giles St y Third St) una habitación doble, con baño interior y A/C nos cuesta 40 A$ (este precio incluye un descuento porque la habitación no tenía TV). Muy recomendable.

Para comer en Katherine recomendamos el Main Street Cafe (en la esquina de Katherine Tce y Giles St), un restaurante chino que está bien, cierra más tarde de las 20 h. y es barato. En el Cinema Cafe (17 First St) se puede desayunar bien y en un entorno agradable. Para comprar comida y bebida para las excursiones nada mejor que ir al supermercado Woolworth's (en Katherine Tce), lo más barato en muchos kilómetros a la redonda.

COSAS A VER

Katherine y Tennant Creek son las únicas poblaciones existentes en los casi 1.500 km que separan Alice Springs de Darwin. En nuestro caso el único interés en venir hasta esta ciudad fue la visita al cercano Nitmiluk National Park, la principal atracción de la zona.

Nitmiluk National Park (Katherine Gorge) tiene una superficie de casi 300.000 Ha y sus propietarios tradicionales son el pueblo aborigen Jawoyn. En el parque podemos encontrar paisajes de afilada piedra arenisca, valles amplios y numerosos lugares con un significado cultural, pero la principal atracción es el cañón excavado por el río Katherine en la propia piedra arenisca (en realidad son 13 cañones, separados entre sí por rápidos). La época ideal para visitar el parque es entre los meses de mayo y septiembre, ya que en la época de lluvias las crecidas del río pueden limitar las actividades a realizar. El acceso principal al parque se encuentra a unos 30 km al nordeste de Katherine (junto a esta carretera, a la salida de Katherine, pudimos ver un numeroso grupo de canguros en libertad).

De todas las actividades posibles en el parque nosotros recomendamos explorar el río Katherine en canoa a nuestro aire. Es la forma ideal de explorar la diversidad y experimentar la tranquilidad de este maravilloso lugar. Existe la opción de alquilar la canoa durante medio día (de 9 a 13 h. ó de 13 a 17 h.) o el día entero. Dado que el nº de canoas es limitado es muy recomendable reservar la canoa en la agencia Travel North de Katherine (6 Katherine Tce. Tel. 1800 089 103, llamada gratuita desde Australia).

Nosotros cogimos la opción de medio día, de 9 a 13 h. Pagamos los 49 A$ que vale el alquiler de la canoa en el momento de hacer la reserva. El día de la excursión en canoa hay que dirigirse al pequeño embarcadero (boat ramp) que hay a 500 m. del Visitor Centre del parque. Aquí debemos dejar un depósito de 20 A$ (recuperables al final) y nos proporcionan dos armillas salvavidas, dos palas dobles, una canoa doble y dos grandes recipientes herméticos de plástico para poder llevar con nosotros cosas sin peligro de que se mojen (por ejemplo la cámara, comida o ropa). En las 4 horas disponibles da tiempo de recorrer hasta el final los dos primeros cañones. Como en la época seca no es posible remontar con la canoa los rápidos que separan un cañón del otro hay que llevar la canoa y el material a peso, por una pasarela de madera sobre las rocas hasta superar la zona de rápidos, para pasar al siguiente cañón. El primer cañón tiene una longitud de 3.2 km y el segundo unos 2.4 km. En cualquier momento es posible bañarse sin problemas, por lo que es buena idea llevar puesto el bañador (y llevar crema solar para no quemarse). En resumen, se trata de una experiencia muy placentera y recomendable para disfrutar de este bonito lugar. Para los más perezosos también existe la posibilidad de una excursión de 2 horas por el primer cañón en una embarcación a motor.

Litchfield National Park. De vuelta a Darwin, después de conducir 230 km por la Stuart Hwy, nos desviamos hacia la pequeña población de Batchelor, a 14 km del desvío. Tras cruzar este bonito pueblo recorremos unos 35 km más hasta llegar al punto conocido como Magnetic Termite Mounds, unos campos llenos de termiteros, con la particularidad de que las termitas han construido estos pináculos siguiendo una orientación norte-sur, con lo que aprovechan más el calor de la mañana y el sol de la tarde. Como no tenemos tiempo para más volvemos atrás hasta la Stuart Hwy para continuar viaje a Darwin. A pesar de esta corta visita al parque debemos decir que los paisajes que cruza la carretera son muy bonitos y valió la pena la incursión. Por el camino pasamos junto a un incendio forestal controlado, pero de grandes proporciones, por lo que a causa del humo durante unos minutos oscureció.

^top

DARWIN II (Territorios del Norte)

COMO LLEGAR

Desde el desvío a Batchelor recorremos 85 km por la Stuart Hwy hasta llegar a Darwin.

DORMIR Y COMER

Esta vez nos alojamos en el Banyan View Lodge (YWCA, 119 Mitchell St - Darwin, Tel. (0)8 8981 8644), el cual habíamos reservado a través del Visitors Centre antes de partir hacia Kakadu, ante la imposiblidad de volver al Frogshollow Backpackers Hostel por estar lleno este día. En el Banyan una habitación doble con baño compartido nos cuesta 50 A$. Aunque no está mal y el staff es muy servicial, quizás preferimos el Frogshollow.

COSAS A VER
infoMás información en Darwin (I)

Mindil Beach Night Market. Si tenéis la suerte de estar en Darwin un jueves de mayo a octubre no os perdáis este mercado nocturno junto a la playa de Mindil. Se encuentra junto a un gran casino, cerca de Gilruth Av. y a sólo 5 minutos en coche desde el centro de Darwin.

Funciona de 17 a 22 h. y en él hay un ambiente increíble y muy concurrido tratándose de Australia y a esas horas. En él hay de todo: muchos tenderetes de comida, especialmente asiática (tailandesa, malaya, vietnamita, de Sri Lanka, ...), pero también de ropa, productos naturales, souvenirs, reflexología, música, o charlatanes vendiendo cualquier cosa. Nosotros pudimos disfrutar de un magnífico concierto de didgeridoo (de hecho 4 didgeridoos de distintos tonos, una batería y una caja de ritmos) a cargo del grupo Em Dee.

Si queremos comprar un didgeridoo de recuerdo y únicamente con el fin de decorar este es un buen lugar, ya que los hay a precios muy económicos, pero si queremos que cumpla su función como instrumento musical deberemos gastarnos bastante más dinero y comprarlo en tiendas especializadas de Darwin, Katherine o Sydney, por ejemplo, donde además nos darán un curso acelerado de como tocarlo.

Y EL VIAJE SE ACABA...

Aprovechamos las últimas horas para hacer algunas compras en el centro de Darwin. Para ir hasta el aeropuerto reservamos a través del hotel dos plazas en un shuttle bus. Su precio es de 8'5 A$ por persona y hay varios a lo largo del día. Tarda casi 1 hora en recorrer los 12 km hasta el aeropuerto ya que va recogiendo a los pasajeros directamente en sus hoteles. En el aeropuerto podemos recambiar los A$ sobrantes, aunque el cambio ofrecido es bastante pobre.

El vuelo de Qantas tarda casi 4'5 horas en recorrer los 3.350 km que separan Darwin de Singapur. Una vez en Singapur, y puesto que debemos esperar otras 4'5 horas en el aeropuerto Changi hasta el siguiente vuelo, ya habíamos planeado realizar una rápida escapada al centro de Singapur:

SINGAPUR. Tras pasar inmigración (no se necesita visado para Singapur) sin problemas nos dirigimos a la estación del MRT en el aeropuerto Changi. Antes cambiamos algunos euros a S$ (dólar de Singapur) en una pequeña oficina de cambio en la Terminal 1 (el cambio en ese momento era de 2'17 S$/€). El MRT es el tren que nos lleva al centro de la ciudad y cuesta 2'4 S$ cada trayecto (se debe pagar en efectivo ya que las máquinas expendedoras no admiten tarjeta Visa). En tren que tomamos aquí nos lleva en dos estaciones hasta la de Tanah Merah (estación EW4), donde debemos cambiar de tren para ir hacia el centro. Descendemos del tren en la estación City Hall. En total son 28 minutos desde el aeropuerto hasta aquí.

Al salir al exterior de City Hall notamos el sofocante calor húmedo de Singapur, a pesar de que ya es de noche. Primeramente nos dirigimos al cercano Raffles Hotel (1 Beach Rd), uno de los hoteles antiguos más famosos del mundo. Abrió en 1887 con el nombre del fundador de Singapur, Sir Stamford Raffles (entre los primeros huéspedes que tuvo se cuentan a Joseph Conrad y Rudyard Kipling). El magnífico edificio de este hotel de superlujo cuenta con escaleras y balaustradas exteriores y todo él desprende encanto y sabor colonial. Vale la pena entrar y visitar las zonas abiertas al público y, si es posible, detenerse en el bar y probar su famoso cocktail Singapore Sling.

Las calles de Singapur, al menos en esta zona, nos parecen bastante inhóspitas para el peatón. Da la sensación de que se busca que la gente circule por el subsuelo de la ciudad, un inmenso mall lleno de tiendas, restaurantes y cualquier cosa que tenga que ver con las compras y el ocio (abstenerse compradores compulsivos). Caminando llegamos al complejo Suntec City, un conjunto de 5 rascacielos de oficinas con un enorme centro comercial adyacente. En el centro del complejo se encuentra la Fountain of Wealth, una enorme fuente que ostenta el título Guinness de ser la más grande del mundo, con una altura de 14 m. y una superficie de esparcimiento del agua de 1.683 m2.

De vuelta al intercambiador City Hall intentamos subir al bar-mirador en la planta 70 del impresionante rascacielos Swissôtel-The Stamford (2 Stamford Rd), pero el precio es de 20 S$ por persona en concepto de consumición mínima, por lo que decidimos dejarlo para una próxima ocasión dada nuestra premura de tiempo. Damos por concluída aquí nuestra brevísima visita a Singapur. Desde luego hay muchas cosas más a ver en esta ciudad-estado y que justifican una próxima visita. Para volver al aeropuerto utilizamos la misma combinación que a la ida.

El vuelo de 12.000 km de Singapur a Frankfurt en un Jumbo B747-400 de Qantas nos suponen algo más de 12 horas. Por último, un vuelo de Iberia a Barcelona tarda 1 hora y 50 minutos en cubrir el trayecto. Fin de este viaje !!

^top
Relat d'un viatge de 29 dies a Austràlia - Víctor Bordás & Paquita Poch [2011]
Australia - Mini-guía online de Australia de Lonely Planet.
Viajar como turista a Australia - Web turística con mucha información de la Embajada de Australia en España.
Comisión de Turismo de Australia - Página oficial con abundante información: consejos, rutas, fotos, etc.
All Backpackers Australia - Lista de todos los hostels para mochileros en Australia.
YHA Australia - Página web donde consultar y reservar alojamiento en los Youth Hostel de Australia.
Kangaroos - Blog con información sobre la preparación, evolución y transcurso de un viaje por la Costa Este de Australia.
Mi viaje por Australia - Web personal con información de Javier E. en su viaje a Australia.
Australia - Diario de viaje y fotografías de un viaje por Australia.
Cairns Unlimited - Web con mucha información sobre Tropical North Queensland y la Gran Barrera.
^top

facebooktwitterInstagramYoutube
RentalCars

COMUNITAT

facebooktwitterInstagramYoutube


2001-2017 © Viatgeaddictes.com [ Suanda, Yolanda & Toni ]. Tots els drets reservats
icona Viatgeaddictes
2001-2017 © Viatgeaddictes.com
Aquest web utilitza galetes per a millorar l'experiència de navegació dels seus usuaris. Si continues navegant considerem que acceptes el seu ús.Més informació