logo QR VIatgeaddictes
--- El web amb informació pràctica per al viatger independent i alternatiu ---
puntExcursiones > Barcelona > el Alt Penedès > La Sanabra y el fondo de Sant Llorenç desde el Castillo de Penyafort

EL ALT PENEDÈS

La Sanabra y el fondo de Sant Llorenç desde el Castillo de Penyafort


 Ficha técnica
Ruta a pie Ruta a pie
Id ruta: 10375
Dificultad técnica Dificultad técnica: Baja
Distancia Distancia: 5,5 km
Tiempo efectivo Tiempo efectivo: 1 hora 30 minutos
Desnivel subida / bajada Desnivel subida / bajada: +392 m. / -392 m.
Circular  Circular:
Inicio / final Inicio / final: Castell de Penyafort (Santa Margarida i els Monjos)
Coordenadas GPS inicio Coordenadas GPS inicio: 41.30628600, 1.65824900
Ruta señalizada Ruta señalizada: Si
Interés Interés: Naturaleza / Cultura
Tipología Tipología: Ruta a pie en familia
Enlace externo Enlace externo: Ficha ruta
 Descripción

Se trata de un itinerario circular de baja dificultad que permite conocer el entorno natural del fondo de Sant Llorenç. situado dentro del espacio natural protegido del Parque del Foix.

Esta ruta nos lleva a descubrir elementos patrimoniales únicos y disfrutar de un paseo por un paisaje agrícola y forestal.

Ruta a la Sanabra y el fondo de Sant Llorenç desde el Castillo de Penyafort (© turismemonjos.cat)
Ruta a la Sanabra y el fondo de Sant Llorenç desde el Castillo de Penyafort (© turismemonjos.cat)

El itinerario tiene su inicio y final en el aparcamiento superior del castillo de Penyafort, el cual se encuentra dentro del término municipal de Santa Margarida i Els Monjos. A Santa Margarida i Els Monjos se puede llegar fácilmente en vehículo por la AP-7 (salida 30) o por la N-340. Pero también es fácilmente accesible en tren o autobús.

Para llegar al castillo de Penyafort deberemos dirigirnos a la parte sur del municipio, cerca del río Foix y muy cerca de una industria cementera. Lo más fácil es poner las coordenadas GPS indicadas en un navegador y dejarnos guiar.

Una vez en el aparcamiento del castillo debemos tomar el camino asfaltado que bordea el recinto.

Dejamos un desvío a la izquierda y poco después otro a la derecha y continuamos por el camino principal, donde iremos encontrando las masías de Cal Magí y, más adelante, Cal Noi, Cal Prunera y Cal Vicari.

A la altura de estas casas vemos un camino a la izquierda, que será por donde volveremos.

Nosotros, ahora, seguimos recto por el camino asfaltado. Al cabo de un rato atravesamos el torrente de Sal y Pebre.

Después de la subida dejamos un camino a la derecha junto a una casa y unos 100 metros más adelante giramos a la izquierda por un camino que sube en dirección a la Sanabra.

A medida que nos acercamos vemos la masía fortificada de La Sanabra y sus edificios anexos.

Es probable que la Sanabra fuera una de las primeras masías del municipio. En su reconstrucción se aprovechó la estructura gótica del año 1674.

Al lado de la masía se encuentra la ermita de Santa María de Sanabra, de arquitectura románica y de planta rectangular. Está construida con grandes sillares de piedra picada muy bien conservados.

Volviendo a nuestra ruta, seguimos el camino recto que pasa por debajo de la casa solariega hasta llegar junto a la ermita románica de Santa María de la Sanabra.

Unos 70 metros después de la ermita tomamos un sendero a la izquierda, medio escondido por la vegetación, donde podemos ver una pequeña barraca de piedra seca justo al inicio.

Bajamos por este sendero, bordeado de encinas y con antiguas roderas de carro, hasta llegar al camino principal del fondo.

Lo tomaremos hacia la derecha, dejando atrás la cadena, en dirección a la fuente de Sant Llorenç. El camino es fresco y sombrío, destacando una frondosa vegetación de encinar.

Una vez llegamos a la fuente, encontraremos unas mesas de picnic donde podremos reposar o continuaremos el camino, flanqueado ahora por antiguos bancales de cultivo, hasta encontrar, al cabo de unos 500 metros, un antiguo horno de cal restaurado.

La Fuente de Sant Llorenç está situada en el fondo de Sant Llorenç. Esta fuente a menudo mana, aunque no está garantizada la potabilidad del agua.

Destaca alrededor la vegetación de esta hondonada, donde predomina el encinar con especies de umbría como el durillo (Viburnum tinus), el boj (Buxus sempervirens), el galzeran (Ruscus aculeatus) y la hiedra (Hedera helix).

El lugar es muy bonito, hay sombra, podemos sentarnos, comer, descansar, escuchar a los pájaros...

Unos metros más arriba encontramos un antiguo horno de cal restaurado que, al igual que los numerosos bancales de piedra seca de su alrededor, es testigo de la intensa actividad agrícola y de explotación forestal que se había llevado a cabo años atrás en estos bosques.

La vuelta al lugar de partida de la ruta la realizamos por el camino principal del fondo que, más allá de la cadena, pasa por unos viñedos hasta llegar frente a la masía de cal Noi.

Continuamos hacia la derecha por el camino asfaltado que nos llevará, de nuevo, hasta el aparcamiento frente al castillo de Penyafort.

El Castillo de Penyafort

Aprovechando que el inicio y final de esta ruta está frente al castillo de Penyafort, nada mejor que dedicarle una merecida visita.

La parte más antigua de este conjunto arquitectónico es la torre circular, probablemente datada del siglo XII, que corresponde a los restos de la casa natal de Raimon de Penyafort (1185-1275).

Además de esta torre medieval, el conjunto comprende varios edificios construidos a partir del siglo XVII, que fueron convento dominico hasta la desamortización de Mendizábal en 1836.

Vista del Castillo de Penyafort
Vista del Castillo de Penyafort

A partir de ese momento el edificio pasó a manos de la familia burguesa Puig i Llagostera, que hizo su residencia de veraneo. Durante décadas han sido varios los propietarios de este edificio, que han realizado reformas y proyectos varios, hasta que en 2001 pasó a ser de propiedad municipal.

El castillo de Penyafort se puede visitar gratuitamente todos los domingos de a las 10:30h y a las 12h y también bajo reserva para grupos privados (en la web anterior).

Durante la visita se hace un largo viaje en el tiempo, iniciándonos en la reconquista condal catalana, para continuar con la implantación de la contrarreforma católica, las desamortizaciones y la revolución industrial, hasta el estallido de la guerra en el año 1936 y la posterior llegada de los primeros turistas americanos.

Aún queda mucho trabajo de reconstrucción a realizar en el castillo, pero la visita es muy interesante y amena. Ideal para ir con niños.

Para comer en Santa Margarida i els Monjos hay varias alternativas en restaurantes. Nosotros elegimos El Racó de la Cigonya (Avda. Catalunya, 26 - Santa Margarida i els Monjos) y no nos decepcionó en absoluto.

© Viatgeaddictes.com



Aquest web utilitza galetes pròpies i de tercers per a millorar l'experiència de navegació dels seus usuaris. Si continua navegant considerarem que accepta el seu ús.Més informació