Viatgeaddictes
logo QR VIatgeaddictes
--- El web amb informació pràctica per al viatger independent i alternatiu ---
2 / 4
Ucraina

UCRANIA

Relato de un viaje a Ucrania en autocaravana

Data Data viatge: 2012. Publicat el 05/03/2013
2.3 de 5 (92 vots)

Introducción

Nuestro proyecto para estas vacaciones era conocer Ucrania, el único país europeo que aún no conocíamos y queríamos aprovechar también para ir a lugares que, aún habiendo ido con anterioridad, no habíamos profundizado en ellos, como era el caso de Eslovaquia o la zona sur de Polonia (Zakopane y los Tartras), con sus iglesias de madera.

Todos estos lugares eran para nosotros una asignatura pendiente, así que hicimos una ruta que nos llevaría por esos lugares, procurando regresar por Rumania, país que me encanta y en el que no me importaba volver a sus maravillosos monasterios o a Transilvania. Más tarde, el tiempo climatológico nos marcaría después de Rumanía por donde regresar.

^top

Ficha técnica del viaje

Nota

Avisamos de que cierta información publicada en estas guías o relatos, sobre todo la referida a horarios, precios, visados, direcciones de e-mail o páginas web, puede haber variado desde el momento en que se recogió la información (ver fecha en la cabecera del relato).

En Viatgeaddictes.com no nos responsabilizamos de los posibles perjuicios que pueda causar la informa- ción aquí contenida, así como de las opiniones expresadas por los colaboradores, ni estas son necesariamente compartidas por nosotros.

Por otra parte os animamos a que, si usáis la información aquí contenida, tengáis la amabilidad de enviarnos un e-mail con vuestras impresiones, sobre si os ha resultado útil o no, información errónea o no actualizada, etc. Tanto nosotros como nuestros colaboradores esperamos como única compensación a nuestro trabajo que perdáis un minuto y nos digáis algo que nos permita saber si nuestro esfuerzo merece la pena.

Gracias por visitar Viatgeaddictes.com

Fechas del viaje

Del 14 de junio al 15 de septiembre de 2012 (tres meses).

Itinerario

Esta ruta en autocaravana a través de Europa, con origen en la ciudad de Granada y destino Ucrania, cubre un total 13.981 km. A ellos también habría que sumar la distancia recorrida en coche entre las ciudades de Melilla, donde residimos, y Granada, lugar donde tenemos la base de la autocaravana. Así que el viaje en autocaravana comienza realmente en Granada.

La ruta de este largo viaje hasta Ucrania parte de España y recorre Francia, Alemania, Austria, Eslovaquia y Polonia en el viaje de ida, mientras que el de vuelta cruza Rumanía, Hungría, Liechtenstein, Alemania, Francia y Andorra, para regresar finalmente a España.

El total de kilómetros recorridos ha sido de 13.981,8 km, con un consumo total de gasoil equivalente a 1.949,26 litros.

Alojamiento

Alojamiento en campings y zonas de aparcamiento a lo largo de la ruta (damos la posición GPS de la zona de acampada).

Gastos del viaje

Algunos gastos de este viaje son los siguientes:

+ 141,33 Eur (peajes)
+ 253,30 Eur (zonas de aparcamiento nocturno y camping)
+ 48 Eur (viñetas diversos países)
+ 955 Eur (restaurantes y alimentación)
+ 1.650 Eur (agencia ucraniana)

^top

 VIAJE A UCRANIA (I): Ruta ida por España, Francia, Alemania y Austria

ESPAÑA, 14 al 23 de Junio

• Días previos
Kilómetros etapa: 809 km

Salimos de Melilla por la frontera de Farkhana en dirección a Granada, donde dejaremos el coche y cogeremos la autocaravana para iniciar este largo viaje por Europa. Pasamos por Taourirt, Guercif, Fez, Rabat, Kenitra y por Ceuta antes de cruzar el Estrecho y poner rumbo a Granada. Por el camino nos detuvimos unas horas en Sefrou para ver el pueblo y echar un vistazo a su museum, una especie de fiesta de pueblo en España, que se celebra el 15 de junio.

• Día 1: Granada - Bailén - Baños de la Encina - Bailén
Kilómetros etapa: 552 km
Posición GPS zona acampada: N 38º 06' 26'' - W 3º 45' 48''

Hoy realmente es cuando comienza el viaje. Salimos de Granada después de unos días haciéndole a la autocaravana las labores propias de su "sexo": llenarla de agua, limpiar casete, llenar las ruedas de nitrógeno líquido y demás.

Comemos en Bailén, en el restaurante El Álamo, un lugar excelente, barato y en el que se puede pernoctar en el recinto, con luz, agua y unos dueños encantadores.

Después de comer nos vamos a Baños de la Encina para ver la ciudad. Lo más bello e interesante es su castillo califal, mandado construir por Al Haken (llamado en árabe Bury al Hamma, o sea el castillo de los baños), es una fortaleza omeya. Este castillo se conserva de forma maravillosa. Fue construido en el año 963 y tiene 14 torres almenadas, aunque antes había 15.

Nos encontramos con que todo está cerrado: el castillo que no podemos ver por dentro y las ermitas de la Virgen de la Encina y de Jesús del llano y alguna que otra iglesia.

Si se accede al pueblo por una indicación que pone autobuses y camiones, se desemboca en un espacioso aparcamiento donde la pernocta es factible, rodeado de moreras, es un lugar estupendo (posición GPS zona acampada: N 38º 10' 12,93'' - W 3º 46' 31,52'').

Regresamos por Linares hacia El Álamo, porque en este lugar nos interesa enchufar para que el frigorífico cargue después de tanto tiempo sin usarse. Noche tranquila y calurosa.

• Día 2: Bailén - Aranjuez - Atapuerca
Kilómetros etapa: 201 km
Posición GPS zona acampada: N 42º 22' 36'' - W 3º 30' 30''

Nos cobran 4 euros por el parking y la luz. Marchamos para pasar la Mancha a una hora menos calurosa, comemos en Aranjuez a orillas del Tajo, en una zona idílica de poetas generación del 98. Atravesar Madrid no nos ha causado mucho problema: yo tenía miedo a los atascos, y en verdad que no ha sido dificultoso.

Parada técnica en Aranda de Duero, en la zona de autocaravanas, para el aseo de la nuestra (posición GPS zona acampada: N 41º 40' 06''- W 3º 41' 45''). Continuamos con viento y decidimos quedarnos en Atapuerca para continuar camino hacia San Sebastián mañana.

• Día 3: Atapuerca - Vitoria - Alegia - Mont de Marsans (Francia)
Kilómetros etapa: 393,9 km
Posición GPS zona acampada: N 43º 53' 39'' - W 0º 29' 47''

Una noche no fresquita sino fría, bastante fría. Llegamos a Vitoria buscando una gasolinera que expende gas propano para llenar la bombona que compramos, para no tener que ir cargados con 4 o 5 bombonas como otros años. Comemos en Alegia, un preciosísimo pueblo con un preciosísimo nombre: Alegría.

Pasamos a Francia casi sin tráfico, la primera vez que pasamos de forma tan cómoda, camino de Mont de Masans donde decidimos buscar un lugar para pernoctar. Damos una vueltecita por el centro de Mont de Marsans que, todo hay que decirlo, es muy bonito. Yo siempre pensaba que era una ciudad sin encanto y me había equivocado. Un palacio que alberga un museo con un precioso jardín de plantas olorosas, el río que atraviesa la ciudad, canalizado de forma muy estética y bastante agradable pasear cerca.

^top

FRANCIA, 23 de Junio al 1 de Julio

• Día 4: Mont de Marsans - Casteljaloup - Isigeac - Beaumont - Sarlat la Caneda
Kilómetros etapa: 232 km
Posición GPS zona acampada: N 44º 53' 43'' - E 1º 12' 45''

La noche fresquita y maravillosa. Paramos en Casteljaloup, donde hay una zona estupenda y llenamos de agua y hacemos todas las tareas que nos exige la camella, que así se llama nuestra autocaravana.

Más tarde comemos en una zona antes de llegar a Bergerac. Nos dirigimos a Isigeac para dar una vueltecita, según tenemos entendido es una ciudad medieval preciosa, y el caso es que hemos acertado de todas, todas.

Isigeac está situada al sur de Bergerac. Esta ciudad ha preservado todos sus monumentos desde el siglo XIII al XVIII. También en el s. VI tuvo prosperidad como ciudad Galo Romana. Son innumerables los vestigios y momentos que hay en esta villa, Los obispos de Sarlat construyen un castillo y se aposentan en la ciudad que sería el primer castillo con techo a la francesa.

Pero el encanto de Isigeac reside en una serie de casas construidas en piedra y madera, cuyos orígenes se remontan al s. XIII. Hay una calle muy original, la de Oustal donde al parecer trabajaban y vivían los artesanos, pues tiene un primer nivel y el resto en piedra a la calle. La más interesante, la calle de las cabezas, que consta de tres niveles, con una serie de cabezas esculpidas en madera bajo las ventanas, a las que parecen soportar, con ese estilo grotesco a la que la época era dada. La Iglesia de San Feliciano, patrón de Isigeac, está erigida sobre la antigua abadía, tiene un campanario octogonal. Pero no me canso de decir lo muy bonita que es la ciudad, llena de flores de detalles en sus puertas, me ha parecido preciosísima. Visita obligada para quien se aproxime al Perigord.

Después nos vamos a ver la Abadía de Cadouin, bastante feúcha, pero con una leyenda preciosa. Lo cierto es que Cadouin fue un centro espiritual de peregrinación en la antigüedad. Terminamos el día en Sarlat la Caneda, en la zona de acampada donde normalmente cobran 5 euros por 24 horas, pero no estaban las barreras levantadas y no cobraba nadie.

• Día 5: Sarlat la Caneda - Brive la Gallarde - Allasac
Kilómetros etapa: 83,2 km
Posición GPS zona acampada: N 45º 15' 32'' - E 1º 28' 24''

Bajamos caminando al centro de la preciosa ciudad medieval de Sarlat la Caneda. Vimos la fuentecilla que dio origen a la catedral situada en la plazuela del Coro de las fuentes, el jardín de Enfous llamado de los panteones, que atestiguan que allí hubo un cementerio monacal. Así que Sarlat, artísticamente es una perita en dulce para aquel que le guste el Arte y el Medioevo. La ciudad entera es un gran mercado del foie en todos sus derivados y de Casoulets a unos prohibitivos precios.

Comida en la puerta del Carrefour, donde hemos ido a repostar gasoil a 1,11 euro/litro, más baratito que en gasolineras.

Después a Brive la Gallarde donde nos hemos vuelto locos para aparcar, consiguiéndolo cuando todo o casi estaba cerrado, la ciudad me ha parecido más fea que otras veces, tal vez porque no estaba en fiestas. De allí vamos a Allassac porque en Brive la Gallarde no hay zona de autocaravana. En este pueblecito, la zona frente a la estación de tren tiene luz gratuita y agua, pero es un sitio ruidosísimo.

• Día 6: Allasac - Monteau les Mines
Kilómetros etapa: 379,7 km
Posición GPS zona acampada: N 46º 40' 34''- E 4º 21' 47''

El día de hoy ha sido de tránsito, pero aun y así se nos ha fastidiado la bomba de agua gracias a que ayer lavamos. Enrique, que lleva una de repuesto, quería arreglarla, pero como vamos a Alemania a la cita que nos dieron por mail en el concesionario de Bustner para cambiarnos la puerta de la autocaravana... La bomba nos la arreglaran o cambiaran en Kehl.

A Enrique no le gusta ni mucho ni poco ir a Lyon, por ello hemos ido hacia Vichy por carreteras pequeñitas de las que nos gustan.

Hemos llegado a Monteau les Mines, un pueblo precioso con un canal y muchos barcos, flores y aparcamiento por todos sitios, un pueblo para verlo y estar relajado.

• Día 7: Monteau les Mines - Dole - Rodia
Kilómetros etapa: 168,3 km
Posición GPS zona acampada: N 47º 13' 54' - E 6º 02' 17''

El lugar de la pernocta es precioso, los barcos en el canal, las flores, el canto de los pajaritos, y sin calor, se puede pedir más? Sí, que funcione la bomba. Hemos desayunado en un cafetería para no tener que fregar cacharros.

Llegamos a Dole que es una ciudad que no tiene mucho salero excepto porque nació Pasteur, con la importancia de sus descubrimientos, por su nombre se llama la pasterización. Comemos en un restaurante de un súper a la salida de Dole.

Y yendo hacia Bensaçon encontramos una zona estupenda y gratuita llamada Rodia, al ladito mismo del río Doubs, y al frente la impresionante fortaleza, situada en un bucle del río Doubs. Rodia es famosa por sus relojes de cuarzo y fue ciudad galo romana porque los romanos se percataron de su importancia estratégica. Y lo más importante, en esta ciudad nació Víctor Hugo.

La suerte es que desde el mismo aparcamiento sale un bus, el 17, que lleva a la ciudadela y cruza todo el centro histórico (el bus vale 1,30 euros con duración de una hora de trayecto). La subida es una paliza, aunque el bus te deja en lo más alto. La edificación es soberbia, tiene hasta un zoo. Y los monos, pululan bajo el puente de acceso a la entrada., edificada por Vauban en l Siglo XVII, consta de tres frentes separados por explanadas. En su interior hay una explanada y un profundo pozo, y varios museos, un acuario, un insectario, te pasan una peliculilla sobre el recorrido de la evolución del monumento.

Volvemos a bajar en el bus, porque el camino es largo y tortuoso, aunque desde allí hay una indicación de que se puede bajar caminando al parking de Rodia. En la plaza del Ayuntamiento se encuentra la iglesia de San Pedro. La catedral de San Juan no se podía visitar porque la estaban restaurando. Volvemos a la autocaravana, donde nos duchamos con botellas de agua.

• Día 8: Rodia - Eguisheim - Colmar - Kaysersberg
Kilómetros etapa: 199,6 km
Posición GPS zona acampada: N 48º 08' 07''- E 7º 15' 46''

Noche fresquísima y tranquilita y nos vamos para Alsacia, que la verdad no me entusiasma, a pesar de la belleza de sus pueblos, ya sea en la ruta de los vinos o en la de los pueblecitos. Alsacia es demasiado Alemana y yo, que soy mediterránea al 100%, no termino de encajar en esta sociedad, tan organizada para todo. La verdad, todo es precioso, pero, aquí no encajo.

Entramos en Eguisheim y aparcamos al lado de la caseta de los lavabos, que me ha venido de fábula porque al tener la bomba estropeada he llenado varios botes de 5 litros de agua para ducharnos esta noche y para el inodoro. Por la hora tan tardía casi todo estaba ya cerrado, pero hemos recorrido el precioso pueblecito de forma tranquila y sosegada, recorriendo los tres círculos que forman la aldea y maravillándome ante la plaza del Castillo, ¡vaya entorno más bonito ¡el interior de la iglesia es toda una belleza y la fuente y la iglesia están dedicadas al Papa León IX. Al salir hemos ido a ver El Palomar, sin duda otra belleza que nos ofrece esta aldea.

Llegamos a Colmar con la intención de quedarnos, pero en la plaza de la Montaña Verde han puesto una señalización de prohibido a las autocaravanas. Vamos a la plaza Lacarre y sólo admiten autobuses. Por último vamos a la plaza de Sheurer Kertner, pero han puesto barreras de altura.

Así que nos vamos a la zona de autocaravanas de Kaysersberg, con un precio 19 7 euros y la parada 4 euros. Nos quedamos con un sol que cae a martillazos sobre el techo de la auto y eso que son las 8 de la tarde.

• Día 9: Kaysersberg - Riquewihr - Ribeauvillé
Kilómetros etapa: 16,5 km
Posición GPS zona acampada: N 48º 11' 32'' - E 7º 19' 44''

Lloviendo toda la noche, pero pronto comienza el calor. Kayserberg no me ha parecido tan bonito.

Después nos vamos a visitar Riquewihr, donde ha subido el precio del aparcamiento de 2 a 4 euros. Tengo un libro que me regalaron en Perigord sobre los lugares más bonitos de Francia, y este se halla incluido como sitio preciosísimo, pero estoy en total desacuerdo: es un pueblecito como tantos otros, todo muy alemán, flores por todos sitios, pero nada más. Los restaurantes tiene unos precios de escándalo y las tiendas de regalos unos precios prohibitivos. Me ha gustado la judería y la torre de los ladrones. Por cierto, hemos visto carteles en algunos parking con fotocopias de ladrones desvalijando coches.

A continuación vamos a Ribeauvillé y nos montamos en un trenecito turístico que nos ha llevado por todos los lugares turísticos, hasta una iglesia fortificada preciosa, con dos cementerios, el de dentro de las murallas era católicos y el de fuera de ellas protestante. Hay dos castillos donde nos han aproximado bastante y durante todo el recorrido nos han explicado la vida y milagro de la población.

Nos quedamos en el parking en el que si llegamos un poco más tarde no entramos ni con calzador. Calor espantoso: 37ºC a las 20:30 h.

• Día 10: Ribeauvillé - Obernai - Gumbasch
Kilómetros etapa: 144,8 km
Posición GPS zona acampada: N 48º 02' 43'' - E 7º 10' 30''

La zona de acampada estaba atestada esta mañana, ya no cabía un alfiler. Vamos al supermercado Cora, para aprovisionarnos de patés, de embutidos de lengua, budín y otras exquisiteces que nos encantan y no hay en Alemania.

Al llegar a Obernai hemos encontrado un aparcamiento formidable al ladito mismo de la ciudad, donde se puede pernoctar y hay unos servicios estupendos para las autocaravanas (Posición GPS zona acampada: N 48º 27' 36'' - E 7º 29' 10'').

Obernai en la antigüedad fue romana, merovingia, ducado y ciudad imperial. Pasó por avatares cuando Alemania la integra a su territorio. En los años 60 comienza su desarrollo, económico y turístico, y en 20 años duplica su población.

Lo cierto es que a pesar de la fama de Obernai, lo que más me ha impresionado es su sinagoga, construida en 1876 con las aportaciones de los miembros de la comunidad judía, que en esa época eran 205 miembros. Y algo que me ha llamado la atención poderosamente es que muy próxima hay una mezquita. Muy próximo a la villa hay un recinto megalítico.

Marchamos hacia Gumbasch porque mañana hay un soberbio video granero y como hasta la tarde no hemos de estar en Kehl, nos dará tiempo de recorrerlo y tal vez de ir a algún otro.

• Día 11: Gumbasch - Gunesheim - Kehl
Kilómetros etapa: 269.7 km
Posición GPS zona acampada: N 48º 34' 15'' - E 7º 50' 26''

Anoche una tormenta espantosa: hubo un vendaval que me asusto bastante, truenos, relámpagos y toda la noche lloviendo. Al levantarnos continuaba llueve que te llueve, desayunamos y al ir al pueblo de Gumbasch sólo había dos o tres puentecillos, así que nuestro gozo en un pozo.

Desilusionados nos vamos en dirección a Soubdenheim y al llegar resulta que el mercado de pulgas era el día anterior. Continuamos hacia otro pueblo también con mercadillo que, aun lloviendo, tenía sus puestos tapados con plástico y quitaban el plástico cuando paraba.

Partimos con lluvia y más lluvia a Kehl, donde encontramos el único sitio que había para aparcar con luz frente a la puerta de la exposición de Bustner. Tranquilos pasamos la tarde. Continúa lloviendo.

^top

ALEMANIA, 2 al 7 de Julio

• Días 12-13: Kehl
Kilómetros etapa: 0 km
Posición GPS zona acampada: N 48º 34' 15'' - E 7º 50' 26''

Pasamos dos días en la casa Bustner de Kehl, en los que nos han cambiado la puerta del conductor y la de la casa, nos han arreglado la bomba de agua, poniéndonos una nueva y han apretado el sillón del conductor. Lo terrible es que empiezan a trabajar a las 7:00 y tienes que estar preparado para llevar la autocaravana a recepción de vehículos. Allí te dan un vale para el desayuno opíparo.

Comemos en un restaurante próximo a la fábrica.

• Día 14: Kehl - Triberg - Meesburg
Kilómetros etapa: 175 km
Posición GPS zona acampada: N 47º 42' 00'' - E 9º 16' 11''

Con todo solucionado vamos a los súper que hay antes de entrar al puente de Europa, en zona alemana, para cargar alimentos.

Nos vamos a Triberg, la región de la Selva Negra que fabrica el mayor número de relojes de cuco de toda Alemania. La Selva Negra (en alemán Schwarzwald), en la parte sureste de Alemania, tiene unos 60 km en su parte más ancha y 30 km en la más pequeña 30.

Imagen del lago Constanza
Imagen del lago Constanza

Siendo Triberg una población eminentemente turística, sorprende por la cascada del río Gutach, con 7 escalones y 163 metros de caída. Por ser jubilados nuestra entrada vale 3,50 euros, siendo 8 para los jóvenes de menos de 65 años. La subida es mortificante, por poco nos tiene que terminar de subir empujándonos, algo extenuante, hay lugares para estar con animales pero no aptos para la tercera edad.

A la salida de la población, pero cerquita del centro, hay un aparcamiento para autobuses y autocaravanas y a la salida del pueblo una zona magnifica por si se quisiera pernoctar (Posición GPS: N 48º 07' 53'' - E 8º 15' 11'').

Pasamos cerquita del lago Constanza que nos ha brindado unos paisajes de ensueño. Nos aproximamos a Baviera que es la región más encantadora de Alemania, sus pueblecitos, sus casas, y sus vacas que parecen eternas en el paisaje.

Ha empezado a llover así que llegamos al parking donde se embarca para atravesar a Suiza en ferri, pero está prohibido el aparcamiento para autocaravana. Subimos a Meesburg y han quitado el parking gratuito que había en otras ocasiones. Hay dos zonas de pernocta que cuestan 10 euros tanto para 24 horas como para un ratito, media hora de luz 50 céntimos y la carga de agua 1 euro, agua para el casete 10 céntimos. Muy alejado del centro y hay que bajar en bus, pero como la mayoría de las cosas en Alemania, ejemplo real, la oficina de Correos abren lo lunes de 7 a 9, los martes de 3 a 5, los miércoles de 1 a 2, etc.... los buses pasan los lunes a las 8:02 horas, a las 9:13 y a las 5:52. Es materialmente imposible acordarte de estos datos, así que paciencia y a esperar o a desistir.

• Día 15: Meersburg - Lindau - Ravensburg - Munich
Kilómetros etapa: 287,1 km
Posición GPS zona acampada: N 4º 09' 53'' - E 11º 32' 25''

Meersburg es una preciosidad. Después, con un atasco fenomenal por obras, llegamos a Lindau al parking 1 (hay tres, pero el que está habilitado para autocaravanas es el 1). Frente a él hay una parada de bus, el nº 1, que da una vuelta circular. El billete te sirve para la ida y la vuelta, se saca en una máquina que hay dentro del bus y cuesta dos euros (las coordenadas son N 47º 33' 27'' - E 9º 42' 01'').

En la oficina de Turismo de Lindau hay una chica sudamericana que te atiende muy bien. En el bus te has de bajar en Ressin que es la parada más próxima al lago. Lindau es una ciudad alemana como muchas otras, pero a mí me ha gustado de forma especial, ya que está situada sobre un lago (por eso se llama Lindau am Bodensee), en realidad sobre una isla del Lago Constanza y unida a tierra por un puente y un viaducto. A la entrada del puente hay un faro y el famoso león Bávaro.

Nos vamos a Ravensburg para ver las dos preciosas torres y un brocante.

Y de ahí vamos a Munich, pero una horrible y espantosa tormenta se desata sobre nosotros, teniendo que parar en una calle por la intensidad de la lluvia. Cuando amaina alguien nos indica un aparcamiento al ladito, frente a una academia militar, con un fabuloso parking gratuito. Así que continuando con la espantosa tormenta, que dura horas y horas, nos quedamos bajo la sombra de un árbol por si al tiempo le apetece cambiar y solear la mañana.

• Día 16: Munich - Fussen
Kilómetros etapa: 202 km
Posición GPS zona acampada: N 47º 34' 07'' - E 10º 40' 10''

La noche pasada por agua, pero el lugar tranquilísimo. Hoy hemos ido al Olimpia Park, pero ya no dejan poner el mercadillo Floh Mark. En vista de lo visto nos vamos al centro y con una suerte de campeonato aparcamos justito a 200 metros de la maravillosa Marienplatz, que en cualquier edificio de esta plaza es un monumento sobre todos los dos ayuntamientos, el nuevo y el viejo.

Cerca, la Peterskirsche y la Frauenkirschen con sus cúpulas verdes, que no solo es una belleza visual, sino auditiva por sus campanas. Múnich es una de las ciudades alemanas que más me gustan y como todo el mundo sabe es la capital de Baviera.

Por la tarde hemos ido camino del Tirol porque vamos a pasar a Austria por Innsbruck, por esos caminos de paisajes bucólicos y maravillosos, llenos de verdor, de flores y de algún que otro lago. Hemos terminado en Fussen, que es un lugar que nos encanta. Hemos descubierto a la salida de Fussen un súper increíble de cosas riquísimas y a unos precios muy razonables.

El parking está un poco alejado, a 3 ó 4 km de Fussen, pero estaba lleno de autocaravanas, así que ahorro para el bolsillo. Nos hemos quedado allí y comienzan las tormentas, pero aun y así, vamos teniendo suerte y sólo nos llueve casi de noche y las mañanas y las tardes soleadas o por lo menos nubladas.

• Día 17: Fussen - Weiskirchen - Fussen
Kilómetros etapa: 87,7 km
Posición GPS zona acampada: N 47º 34' 53'' - E 10º 42' 03''

La noche ha sido de fortísimo aparato eléctrico, pero la mañana poco a poco se ha abierto y ha lucido un sol maravilloso y hasta calor y el día ha sido redondo para nosotros.

Vamos a Weiskirchen y nos acercamos para verla, tres kilómetros, para adentro. En el parking no se paga, porque están los parquímetros estropeados. Subimos la colina y están celebrando misa, precioso,la iglesia es única, un barroco con muchísimo color. El entorno es precioso, muy rural con vacas, caballos y un lujurioso manto verde que lo cubre todo, realmente hemos disfrutado mucho y la iglesia una belleza de lo más.

Después paseíto por Fussen y más tarde al parking, los tres que hay, llenos hasta la bandera, y al final un señor nos ha llevado al lado de su autocaravana y allí nos hemos quedado, hoy con un sol abrasador, pero he puesto lavadora y secadora, así que todo limpio. Este parquing cuesta 12 euros por 24 horas, 50 céntimos el agua, 1 euro la luz para tres o cuatro horas y la ducha otros cincuenta céntimos, en total unos 15 euros todo incluido. La lavadora 2,50 euros e igual la secadora.

^top

AUSTRIA, 8 al 13 de Julio

• Día 18: Fussen - Innsbruck
Kilómetros etapa: 145 km
Posición GPS zona acampada: N 47º 16' 37'' - E 11º 31' 31''

Salimos de Alemania por el Pasenfalt, pero antes paramos en un gasolinera para comprar la viñeta para las carreteras de Austria, que para 10 días (10 tages vignete en Osterreich), el menor tiempo posible de estancia, cuesta 8 euros. La gasolinera estaba como los sanfermines en la calle estafeta, más porque el precio de la gasolina es en Austria más barata que en Alemania, con una diferencia de 5 céntimos el litro (en Fussen estaba a 1,45 €/l y aquí a 1'399).

Como es domingo la carretera es un hervidero y en la zona peor asfaltada hay unas colas de espanto, pero no nos ha importado porque el paisaje es tan hermoso que hemos disfrutado mucho ir en caravana más de 40 km hasta que se ha empezado a despejar la cosa.

Paramos en un pueblecito llamado Telfs, para comer algo. Cuando llegamos a Innsbruck aparcamos en pleno centro, en una calle perpendicular a la María Teresa Trasse, y nos vamos de rule, a ver por enésima vez en nuestra vida Innsbruck. Vamos hacia el palacio Imperial de Maximiliano, donde como novedad la calle está cortada y muchísimos niños hacen dibujos con cera de colores y también algún mayor que otro. Asistimos a un concierto en el patio de la biblioteca que nos alegra la tarde.

Acampamos yendo en dirección a Jembach, en un parking entre unos holandeses, un alemán y unos belgas. Nada más empezar a cenar se desata una tormenta eléctrica y una granizada de libro. La suerte es que nos llueve de noche y de día o chisporrotee o está nublado, pero el caso es que estamos en el Tirol y hace calor.

• Día 19: Innsbruck - Jembach - Alm - Bischofswiesen
Kilómetros etapa: 160,7 km
Posición GPS zona acampada: N 47º 38' 53'' - E 12º 56' 11''

Hoy no llueve. Vamos hacia Jembach que teníamos entendido que era un pueblo precioso, pero lo cierto es que no es para tirar cohetes ni siquiera un petardillo, pero como zona de pernocta, hay varios aparcamientos en pleno centro, que sería una opción para la pernocta, porque son maravillosos y están cerquísima de Innsbruck.

Decidimos ir a Hallstat, pero por carreteritas. Aquí en Austria tienes el riesgo de encontrarte con carreteras estrechísimas, porque lo cierto es que Austria tiene las carreteras bastante destrozadas. Hay muchas obras supongo que sería con la idea de reparar en verano lo que cubrirá la nieve en unos meses.

Esta mañana hemos estado en un súper y como todo era carísimo, al ir hacia Berchtesgaden y encontrarnos en Alm (en Alemania) dos súper alemanes hemos parado para aprovisionarnos, ya que la diferencia de precio es ostensible. Un ejemplo, los panecillos en Alemania cuestan 15 céntimos y en Austria 45, y así todo. Austria en alimentación es muchísimo más cara que Francia o Alemania.

Enrique ha conocido a un alemán simpatiquísimo que nos ha enseñado un parking gratuito, en plena montaña y precioso, hemos ido con él y estaba hasta la bandera, pero en un lugar idílico.

• Día 20: Berchtesgaden - Konigssee - Halltastd - Bad Ischl
Kilómetros etapa: 141,1 km
Posición GPS zona acampada: N 47º 42' 22'' - E 13º 36' 41''

Como no puede ser de otra manera, casi toda la noche lloviendo, pero el día amanece radiante y rodeadas de vaquitas todas las autocaravanas estamos en sitio idílico.

Vamos hacia Berchtesgaden, que no se puede ni imaginar un pueblo más bonito, aunque hemos tenido que aparcar en el culo del mundo, pero ha merecido la pena, la mar de recomendable esta población.

Después al lago Konigssee, que está bastante cerquita, lleno hasta los topes de gente y una cola impresionante para subir en el funicular, pero merece la pena. El lago tiene 8 km de largo y 1 km de ancho, su altitud es de 600 metros y su profundidad de 200. La temperatura del agua se mantiene constante durante todo el año, más bien fría, yo diría que glacial. Su estructura es similar a la de un fiordo. Hay barcos eléctricos que lo cruzan. Es un lugar mágico y relajante.

Por esta zona alemana hay muchísimas cosas que ver, pero nuestra autocaravana es demasiado larga para meterla por según qué lugar y mi fortaleza física para hacer largos trayectos a pie no me lo permite ¡cosas de la edad!.

El Nido del Águila (Kehlsteinhaus) está también situado en esta zona y visitarlo supone tener una visión de unos 200 km de paisaje, además de ser un sitio histórico. Su construcción fue comenzada por Martín Bormann para ofrecérsela a Hitler con ocasión de que este cumplía 50 años, la carretera de acceso es la más larga de Alemania, edificada sobre piedra y se construyó en 13 meses. Hoy día está abierto al público y se puede visitar en su aspecto original, hoy los beneficios que se obtiene de las visitas se dedican a caridad, lo rige una fundación creada por el estado de Baviera sin lucro alguno.

Al parecer la carretera es de órdago, muy muy peligrosa. Una vez que se llega al parking superior hay un túnel que llega al corazón de la montaña, hay un ascensor que sube 124 metros en vertical. Un sitio muy interesante, pero lleno de recuerdos para unos hechos que no debieron ocurrir nunca, y que sin duda muchos de ellos se gestaron en este lugar.

Próxima también la carretera panorámica de Rossfeld, con unas vistas soberbias. También muchas telecabinas y alguna que otra cascada. En fin, un lugar para venir con calma y dedicar tiempo sólo a esta zona.

Nos vamos a Hallstastd, pero en el centro del pueblo fue imposible aparcar. De este pueblo algunos dicen que es uno de los más bellos del mundo a orillas de un lago, pero discrepo totalmente. Paramos en la carretera que rodea al lago para hacer fotos, pero imposible poner el pie en el suelo.

Por último nos dirigimos a Bad Ischl, la capital de verano de los reyes austriacos, donde veraneaba Francisco José y la emperatriz Isabel, conocida en las películas de los sesenta como Sissi, El pueblo en fiestas, hemos visto el exterior del palacio por lo tardío de la hora, y un desfile de música. Terminamos aparcando en un tranquilo lugar, cerca de un picadero en un parque deportivo.

• Día 21: Bad Ischl - Ebersee - Gmunden - Melk
Kilómetros etapa: 292,6 km
Posición GPS zona acampada: N 48º 13' 45'' - E 15º 19' 47''

El Ebersee es un lago preciosísimo y en sus orillas la población de Gmunden, una auténtica belleza.

Por caminos rurales llegamos a cruzar Amsteten, donde aquel monstruo tenía a su hija y nietos hijos encerrados, y al final llegamos a Melk, donde subimos a la abadía que ya habíamos visto hace algunos años.

Al pasar por la abadía encontramos un lugar, justo detrás, con unas vistas soberbias y donde hay unas autocaravana aparcadas. Por señas, pues son alemanes, les pedimos las coordenadas (N 47º 22'39'' - E 16º 46' 57''), pero cuando bajamos de la abadía y cruzamos el pueblo le digo a Enrique que no merece la pena cambiarnos de sitio porque el que tenemos es estupendo. La noche fue tranquila.

• Día 22: Melk - Krems - Viena
Kilómetros etapa: 130 km
Posición GPS zona acampada: N 48º 08' 59'' - E 16º 18' 01''

Por el valle del Danubio, tantas y tantas veces visto, pero sin cansarte nunca de verlo, llegamos hasta el camping Wien, en la zona sur de Viena, que fervientemente no os recomiendo,

Hemos tenido el siguiente incidente: aparcamos en línea recta y cuando voy a registrarme a recepción me dicen que he de acampar a lo largo, no a lo ancho, porque por la longitud de la autocaravana nos cobrarían tres plazas. Haciendo la maniobra hay unas casetas pequeñas, no el lugar de enchufar el cable, sino otra que tiene no se qué elementos distribuidos por el césped del camping de forma aleatoria y sin señalizar, que al parecer suministran la luz a varias zonas próximas. Pues bien, al hacer la maniobra roza con la parte trasera lateral derecha y tenemos un raspón y el artilugio al parecer no suministraba luz a unos tres lugares. Ha venido un señor y lo ha arreglado, pero más tarde pretenden que firmemos un papel escrito en alemán para que nuestro seguro o nosotros paguemos la reparación. Lógicamente me he negado a firmar nada que yo no entienda. Con Google han hecho una traducción de no sé qué accidente, yo he escrito que no me responsabilizo de nada, que el camping tiene que tener un seguro que se responsabilice de lo que ocurra, porque sino en lugar de ir a un camping y pagarlo, duermo en la calle. Me quedo con una copia del papel por lo que pueda ocurrir.

• Día 23: Viena - Bratislava - Castillo Devin
Kilómetros etapa: 134,4 km
Posición GPS zona acampada: N 48º 11' 19'' - E 17º 11' 17''

Nos vamos del camping fatídico lloviendo a mares y buscamos una estación de servicio con LPG. Encontramos dos, pero no nos sirven.

Llegamos a la frontera con Eslovaquia y compramos la viñeta para este país: 10 € para 15 días. Continua lloviendo y el proyecto era por la mañana ir al centro de Bratislava y por la tarde al Castillo Devin, pero como diluvia entramos en un Carrefour, que además tenía la calefacción puesta porque hacía un frío de narices. Vemos que todo es baratísimo ¡que enorme diferencia con los precios austriacos!.

Como la mañana se ha perdido decidimos ir al Castillo Devin y aunque encapotado el cielo, no llueve. Aparcamos en un lugar próximo a la subida del Castillo, que sería un lugar fabuloso para acampar porque hay hoteles y pensiones y en el aparcamiento no se molestaría a nadie (coordenadas GPS: N 48º 10' 31'' - E 16º 58'4 5''). Os escribo las coordenadas del Carrefour porque también es un buen sitio de pernocta: N 48º 06' 28'' - E 17º 05'28''.

Vamos a ver la desembocadura del río Morava, triste y oscuro, casi sin notar su corriente, en el gigantesco y más claro río Danubio, con una corriente soberbia. El paisaje es encantador y viendo el río aparece una gabarra de turismo fluvial, impresionante de tamaño, pero lo más gracioso es que había muchos pescadores en la confluencia de los dos ríos y unos chicos sacan en sus cañas casi a la par unos enormes peces de entre 25 y 30 kilos (nos dijeron que eran carpas).

Luego subimos al castillo, que valía 3 euros la entrada, pero como somos jubilados no hacen reducción y nos cobran 1,50 euros. El castillo fue primero un asentamiento celta, más tarde los romanos y en el s. IX el rey morabo eligió el lugar para construir una fortaleza. En 1809 lo volaron los franceses, que eran muy dados a volar todo lo que encontraban. El castillo continua ruinoso, pero se palpan las mejoras que hacen, todo muy limpio y cuidado, aunque algunos torreones y partes de murallas esta destrozados.

Hay un monumento que recuerda la cortina de hierro (alambrada de espino que a veces electrificaban, guardada por soldados y perros y por otros lugares minada), donde se ven aun balas de fusil. Esta fue real hasta el año 1989, como el muro de Berlín. Aunque el gobierno ordenó la destrucción total, aun queda un trozo próximo a la ruta ciclista del Danubio, en un pueblecito que se llama Devinska Nova.

Comienza a llover y damos la visita por concluida, dirigiéndonos a Bratislava, al camping Zlaté Piesky que cuesta 19,30 euros. En este camping estuvimos hace unos años y es de lo más inseguro, con barreras para entrar, pero abierto a una zona donde los eslovacos van al lago y los servicios y duchas son comunes. Paseando por el camping nos percatamos de que pagar aquí es tirar el dinero. Además las duchas que entonces eran comunitarias, ahora las han separado, pero da un asco ducharte en ese lugar que es un sitio desagradable. Me reafirmo en mi impresión de que es mejor ducharte en tu casa con ruedas.

^top

 VIAJE A UCRANIA (II): Ruta ida por Eslovaquia y Polonia

ESLOVAQUIA, 14 al 22 de Julio

• Día 24: Bratislava
Kilómetros etapa: 0 km
Posición GPS zona acampada: N 48º 11' 19'' - E 17º 11' 17'

Amanece con un tiempo raro: sale el sol, se va, vuelve. Nos vamos al centrode Bratislava en el Tram 4, y pasa por la parada cercana al camping a las y media y a la horas en punto (compramos los billetes en recepción del camping que cuestan 1,80 € la ida y vuelta). Hay que cruzar un puente de la autopista y allí está la parada, que es final de trayecto. Para llegar al centro tarda 25 minutos y al parecer los únicos que llevamos billetes somos nosotros.

Recorremos el centro de la ciudad: Catedral de San Martín, Iglesia azul, Iglesia de las Clarisas, Palacio arzobispal Palacio Mirbach... y todo lo artísticamente visible. Subimos al Castillo andando, pero nos damos cuenta una vez en todo lo alto que hay trenecitos, pero ya no merecía la pena. La primera referencia sobre el castillo es del s. X en un lugar estratégico sobre el Danubio. Se incendió en el s. XIX y en su interior está el Museo Nacional. El paisaje no es que sea soberbio, pero el Danubio se ve en su esplendor.

Comemos comida eslovaca en un restaurante, solicitando los platos al azar. Pedimos indicaciones para ir al mausoleo de Chatar Sofer y conseguimos llegar hasta él, aunque no hemos podido entrar porque estaba cerrado (era domingo por la tarde). Chatan Sofer, era un rabino judío que nació en Alemania y murió en Bratislava, y se le considera el mayor sabio judío del s. XIX, fue un conocedor profundo de los libros sagrados. Está considerado como el segundo lugar de peregrinación de los judíos ortodoxos y está incluido para hacerla patrimonio mundial por la UNESCO.

Al ir a buscar el mausoleo pasamos por una sinagoga, así que supongo estaríamos en pleno corazón del barrio judío de Bratislava. Más tarde caminando hemos visto las curiosas esculturas que adornan el centro histórico de Bratislava, aunque una de ellas, unas piernas abiertas enormes, de mujer, me pareció una verdadera horterada.

Comienza a lloviznar y al parecer el agua nos deja llegar a la parada del trayecto hacia el camping, llueve, pero no demasiado.

• Día 25: Bratislava - Nitra - Cerveny Kamen - Modra - Stany Jur - Bratislava
Kilómetros etapa: 193,4 km
Posición GPS zona acampada: N 48º 11' 14'' - E 17º 10' 44''

Llueve que te llueve nos vamos a Nitra para ver su castillo. Y es que el castillo de Nitra es muy importante para la historia eslovaca. Fue construido en el s. IX y soportó invasiones tártaras y asedios a lo largo de los siglos. Todos estos avatares minaron la construcción original. El castillo es la sede del obispo de Nitra. La iglesia superior tiene unos frescos barrocos para dejarte con la boca abierta, la iglesia de abajo se mantiene en parte así como sus murallas.

Comemos los dos por 12 euros, bueno y rico. Y más tarde vamos al Castillo de Ceverny Camen, que la verdad, es bastante birrioso, pero tiene un parking donde se podría dormir muy bien. Más tarde vamos a Modra, que es donde se fabrica la cerámica blanca con azul, con una preciosa puerta que queda de su viejo castillo y recorremos también Svaty Jur, la localidad vinícola productora de los caldos más afamados de Eslovaquia, donde los toneles llevan su marca y seña para que no tenga trampa ni cartón.

Dormimos en el parking del supermercado Tesco de Bratislava, abierto 24 horas, cerca de su gasolinera. Esta tarde hemos tenido sol, por lo menos un par de horas, ahora no llueve.

• Día 26: Bratislava - Trnava - Beckov - Trencin - Bratislava
Kilómetros etapa: 148,3 km
Posición GPS zona acampada: N 48º 51' 50'' - E 18º 01' 08''

La noche ha sido tranquilísima y sin lluvia. Hemos podido observar que los super Tesco están extendidos por toda la geografía eslovaca, sobre todo en las ciudades grandes, hay gasolineras 24h, iluminadas y asfaltadas, lo que hace que sea un lugar muy seguro para la pernocta. Hoy, después de ver Trencin, nos hemos acogido a su reino al lado de unos belgas que también circulan en autocaravana.

Trnava recibe el status de ciudad en 1238, lo que la convierte en una de las ciudades más antiguas de Eslovaquia. La ciudad cuenta con un gran número de iglesias, monasterios, y conventos, varias columnas de la peste, que le mereció el nombre de la Roma eslovaca. La primera universidad húngara se fundó en esta ciudad, rodeada por murallas que forman un cuadrado. La edificación más importante es la catedral de San Nicolás (aquí se encuentra la Virgen de Tranva, veneradísima en Eslovaquia). También hay una sinagoga de estilo morisco bizantino que hoy acoge un museo de cultura judía, frente a ella hay un monumento en mármol negro dedicado a los mártires del Holocausto judío. Nos ha encantado la ciudad.

Más tarde vamos a Beckov. El castillo de Beckov tuvo que ser algo impresionante y digo tuvo porque, está casi en ruinas, pero la majestuosidad se percibe, dominando un alto cerro, a donde no hemos podido subir.

Tras Beckov, Trencin. Aparcamos casi en el centro, en una zona azul y subimos al castillo, que data del s. XII. Se reconstruyó siguiendo el patrón de los castillos franceses góticos, realmente bonito, también se dice que hace sombra al castillo de Luís II de Baviera, pero para mí que la comparación es inapropiada, siendo los dos bellísimos, cada uno en su estilo. Lo curioso es que en este castillo se celebra en primavera un Festival de Monstruos y Fantasmas, que debe ser la mar de divertido. El casco histórico de Trencin está bien conservado.

Realmente hoy ha sido un día precioso, con vistas preciosas y monumentos preciosos. He de decir que Eslovaquia, al igual que Bulgaria, huele a hinojo, huele a tilos, por cualquier lugar los hay, y el ambiente se impregna de ese olor que me encanta. Es uno de los recuerdos que siempre tendré de este viaje

• Día 27: Trencin - Banská Stiavnica
Kilómetros etapa: 110,7 km
Posición GPS zona acampada: N 48º 27' 31'' - E 18º 53' 51''

La noche fue un poco ruidosa por tener detrás una carretera, pero no ha llovido en toda la noche.

Vamos hacia Banská Stiavnica por una carretera que unos 40 km antes de llegar es de pena y la subida es fortísima, con una carretera estrecha, sin arcén, los árboles tupidos y las curvas casi en L, muy transitada. En ella hemos visto un Calvario impresionante, policromado, solo por verlo merecía la pena llegar hasta aquí. Esta es una de las ciudades más antiguas de Eslovaquia y es Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Sólo en la zona territorial que ocupa hay 201 monumentos que son Patrimonio cultural eslovaco.

Cuenta con muchísimos edificios religiosos, como la Iglesia Evangélica, y algo curioso, una Torre de las llamadas, que se utilizaba para llamar a los mineros en caso de incendio o algún desastre natural o laboral. Visitamos el castillo antiguo, cuya ntrada cuesta 4 euros, pero como estábamos nosotros solos, al preguntarnos el guardián de dónde veníamos y decirle que España, nos ha invitado a verlo sin cobrarnos. Hay también una sinagoga y dos columnas de la peste (esas que se hacían cuando había epidemias), una cigüeña, coronando la columna de la Inmaculada, La otra soberbia, tal vez la más bonita que he visto nunca, de la Santísima Trinidad.

A la entrada de Banská Stiavnica encontramos un parking vigilado en el que había dos autocaravanas italianas. Pudimos recorrer la ciudad muy tranquilamente y hoy, nuestro aniversario de boda, ir a cenar a lo más elegante que hemos encontrado. Me sorprende que medio litro de cerveza cueste 0,60 céntimos.

• Día 28: Banká Stivanica - Zvolen - Iglesia Hronsek - Banská Bystrica - Bojnice
Kilómetros etapa: 155,4 km
Posición GPS zona acampada: N 48º 46' 44'' - E 18º 36' 28''

Después de una noche tranquila con un fuerte chaparrón, hoy es el primer día que no ha llovido, Nos despedimos de este precioso pueblo medieval y minero y por una carretera en condiciones llegamos al castillo de Zvolen, que a lo lejos impresiona, pero una vez que uno se aproxima cambia algo la impresión. Aparcamos en una zona que podría servir a la perfección como lugar de pernocta (N 48º 34' 25'' - E 19º 07' 42''), se paga un euro por 24 horas). Visitamos el castillo y su interior por 3 euros la visita, no nos gusta tanto como el exterior.

A menos que vayas de camping, en Eslovaquia el problema es que hay pocos lugares con agua para autocaravanas.

Después vamos hacia la iglesia articulada de Hronsek, patrimonio de la Humanidad de la Unesco, dedicada al culto protestante y construida entre los siglos XVII y XVIII. Cuando llegamos no pudimos verla porque estaba cerrada, la rodeamos y nos subimos donde pudimos para mirar por la ventana. Cuando ya nos marchábamos una señora sale de una casa con la llave en la mano y al vernos se dirige con la llave y nos abre la puerta. Nos quedamos impresionados. Al final nos cobra 2,5 €, nos regala un impreso en eslovaco y una postal y nos deja subir al piso superior, que está igual que si vieras desde un anfiteatro. Realmente es un trabajo maravilloso e importantísimo, es la única iglesia similar a las escandinavas, y dicen que de pie pueden entrar 1.100 adultos. Salimos y frente a ella hay una especie de torreón campanario también en madera.

Banská Bystrica
Banská Bystrica

Después nos dirigimos a Banská Bystrica, aparcamos muy cerquita del centro y caminando hemos recorrido la calle principal peatonal. En ella había varias iglesias y al final de la calle una torre con un reloj, que es el único que he visto en Eslovaquia que marca la hora correcta. Hay un cementerio muy interesante. Había unas personas haciendo batuka en medio de la plaza donde está el monumento a los soldados rusos muertos por la liberación de la ciudad en 1945, tan numeroso que llegaba hasta donde estaba ubicada la columna de la peste, que no podía faltar.

Lo más interesante ha sido la Barbacana, en estilo gótico y coronada por estilo barroco. También hay un castillo, cercano al cementerio y la Torre Barbacana, y muchas casas en el recorrido con policromía en sus fachadas, renacentistas, góticas y barrocas.

Continúanos hacia Bojnice, pero fue imposible aparcar por las dimensiones del vehículo. Lo intentamos en un aparcamiento, que según pone en la puerta los autobuses pagan entre 10 u 20 euros y se nos considera autobús, pero el guardián ya no estaba, aunque quedarte solo en un lugar muy alejado y en el mismo aparcamiento de un club de alterne... Así que nos hemos ido al parking de un supermercado Tesco que hemos visto al subir buscando el castillo, bajo una farola que te da luz y al lado la gasolinera de 24 horas.

La curiosidad de todos en todos los lugares hacia nuestro vehículo es agotadora, todo el mundo pretende meter las narices en tu casa, en el campo, en la ciudad en los aparcamientos, en todos lugares.

• Día 29: Bojnice - Cicmany - Rajecká Lesná - Martin
Kilómetros etapa: 124,2 km
Posición GPS zona acampada: N 49º 06' 28'' - E 18º 53' 59''

Subimos al castillo de Bojnice y hay muchísima gente. Casi no encontramos aparcamiento y te cobran 4 € en uno y 8 € en otro. El castillo se cree que se construyó en 1113 pero no se sabe con seguridad. Todo el mundo dice que es un castillo de cuentos de hadas, pero no es para tanto. El castillo original, al parecer, era de madera y el que hay ahora está hecho en piedra y es de estilo gótico. He encontrado mayor similitud con los castillos de la Loire. Aquí también se celebra otro festival de monstruos y fantasmas . En sus alrededores hay muchos chiringuitos de venta de objetos y suvenir,y hoteles pensiones y restaurantes.

Más tarde vamos a Cicmany, un pueblo que se hizo famoso porque en sus casas de madera casi todas las mujeres en el s. XIX comenzaron a dibujar las fachadas con dibujos geométricos, en color blanco, que destacaba sobre el color oscuro de la madera. La artesanía era baratísima. En este pueblo hay muy pocos habitantes, unos 250, y está situado en los Fatras (no confundir con los Tartras, porque hay varios nombres similares).

Después vamos a ver el que es conocido como el mayor Belén del mundo. Aparcamos y preguntamos por donde se encuentra el Belén y nos indican una dirección: rodeando una iglesia, en lugar de girar por completo, lo hacemos en sentido opuesto y caminamos por una carretera. El pueblo se llama Rajecká Lesná.

Llegamos a un restaurante donde decidimos comer, eligiendo lo que comen los comensales de la mesa de al lado porque la carta solo está escrita en eslovaco, la comida buenísima. Terminamos y continuamos, pero cuando nos damos cuenta que por ese camino no se ve nada, preguntamos nuevamente por el Belén. El señor nos acompaña carretera abajo, hasta el lugar donde se encuentra el Belén, que no era el más grande del mundo, sino un Belén con muchísimas figuras en madera, preciosas, pero de Belén solo tenía el misterio: había escenas rurales, castillos, hechos políticos y algunas escenas mecanizadas, aparte del maravilloso trabajo. No me ha gustado, yo esperaba algo gigantesco y navideño.

Seguimos hacia Martín, porque la ruta de los Fatras, donde hay cascadas, arroyos, paisajes alucinantes recorridos mágicos, escapa ahora mismo de nuestras posibilidades. Cansados, paramos en un súper para comprar pan para esta noche y se desata una tormenta eléctrica con granizo, que parecía el diluvio, después de un día soleado y casi con calor, así que nos vamos a un camping que se llama Turjec, limpios los servicios como los chorros de oro, pero con el ambiente de zona turística de la antigua Unión Soviética. Su precio era 15,20 € con una reducción de 1 € por ser Enrique mayor de 65 años.

• Día 30: Martín - Vlkolinec - Levoca - Castillo Spiss - Kosice
Kilómetros etapa: 255,1 km
Posición GPS zona acampada: N 48º 44' 27'' - E 21º 15' 54''

Hoy tenemos un día con un poquito de sol, pero con un frío que te pelas.

Vamos a Vlkolinec, pueblo situado en una carretera que no corresponde en absoluto a un sitio tan turístico: el asfalto es un desastre y la carretera es de lo más estrecha (cuando nos cruzamos con un turismo, ambos hemos de meternos en el campo porque no hay cuneta). Al final llegamos a una zona donde dejamos la autocaravana porque hay una señal de prohibición, aunque los coches continúan hacia arriba. Total, 3 km andando cuesta arriba para llegar al pueblo, donde hay que pagar dos euros por persona, y si aparcas el coche un euro más.

Este pueblucho es célebre por sus casas típicas y fue declarado por la Unesco patrimonio cultural (yo no sé quien asesora a los de la Unesco, porque aquí han metido la pata hasta el culo). Después de la subida, esperando encontrar unas casas de color pastel maravillosas, de las que habla la guía, hemos encontrado varias casa pintadas tan solo, otras rodeadas de cachivaches viejos de sus habitantes, sin encanto alguno. Me parece una verdadera estafa, aconsejo no ir. Al bajar Enrique ha hecho autostop y menos mal que nos han bajado al lugar donde dejamos la autocaravana.

Yendo a Levoca paramos a comer en un restaurante dejando la autopista y metiéndonos en un pueblito, una sopa alucinantemente buena y una comida agridulce picante, buenísima. Veo en las carreteras anuncios de menús a 2,80 y a 3,5 euros. No me puedo ni imaginar lo que les pueden dar a los comensales por ese precio.

Levoca es un pequeño y agradable pueblo que también es Patrimonio de la Humanidad. Y no sé porqué,ya que sólo tiene la iglesia de Santiago, con un altar gótico considerado el más alto del mundo, y que no emos porque la iglesia está cerrada y rodeada de murallas.

El Castillo de Spis, que parecía que iba a ser la guinda del pastel, pero al llegar hemos comprobado que está en ruinas y también había que subir andando, luego hemos hecho unas fotos y si te he visto no me acuerdo.

Ponemos dirección a Kosice y, después de la horrorosas experiencias del día, sólo faltaba ver a Stalin o Lenin paseando por sus calles (sólo en Rusia he visto ciudades así, para mí que esta es más rusa que las que hoy hay en Rusia). Kosice es una ciiudad de edificios confiteros, triste, desangelada, ... Al final, sin camping, hemos preguntado por un supermercado Tesco ensañando una bolsa con el logo y nos han ido guiando conductores y transeúntes.

• Día 31: Kosice - Poprad - Dukla - Mikulas - Oravsky Podzamok
Kilómetros etapa: 226,9 km
Posición GPS zona acampada: N 49º 15' 32'' - E 19º 21' 32''

En Kosice hemos visto la iglesia más grande de toda Eslovaquia que es muy bonita, pero la intensísima lluvia nos ha entorpecido ver la ciudad como hubiéramos querido.

Vamos por autopista hasta Poprad, ciudad que tiene un maravilloso centro medieval, tan precioso y de tal riqueza cultural que se considera reserva de la arquitectura eslovaca y está absolutamente prohibido el hacer modificaciones. Esta ciudad tiene el Parque acuático más grande de Eslovaquia, no me extraña, como el agua cae del cielo sin parar, no le cuesta un céntimo rellenar las atracciones.

Con un tímido sol vemos en Dukla un monumento a los soldados eslovacos y soviéticos caídos en la segunda guerra. Hay un castillo próximo en ruinas, ahora convertido en hotel y, será el poquito sol, pero me parece precioso. Comemos en Mikulas, porque era tardísimo.

De ahí, con nuestra compañera inseparable la lluvia, llegamos a Oravsky Podzamok (castillo de Oraba), el cual me ha parecido precioso. El Castillo ha sufrido constantes transformaciones desde su construcción, desde el s. XIII al XX, en variadísimos estilos, desde el románico, pasando por el gótico, renacimiento, barroco y romántico. Me sorprende la riqueza que tiene Eslovaquia en monumentos, pero sobre todo en castillos, que son centenares.

Hemos dormido en el parking del castillo por tres euros y medio, un lugar un poco solitario por la noche, aunque hay casas y hemos estado muy bien, con el castillo al fondo iluminado, eso sí, lloviendo.

• Día 32: Oravsky Podzamok - Podbiel - Tvrdosin - Zakopane
Kilómetros etapa: 288,3 km
Posición GPS zona acampada: N 49º 18' 42'' - E 19º 58' 26''

Hemos subido a visitar el castillo. Te daban hora para entrar, pero como hemos ido muy temprano sólo hemos esperado una chispita. Te hacen una presentación con halcones y águilas y personas vestidas de época, lo explican todo, pero lógicamente como no entendemos el eslovaco no nos hemos entrado de la misa la mitad, me ha gustado más el exterior que el interior.

Vamos a ver el pueblo de Podbiel. Los de la Unesco deberían haber pasado por aquí, porque le da 100 vueltas a Vlkolinec. Este sí que es bonito y limpio, ordenado y adornado. Después a Tvrdosin, donde hemos visto una iglesia preciosísima de madera amurallada. Nos la ha enseñado una chica que, al vernos aparcar en la puerta, ha llegado con su llave de una casa cercana y nos ha cobrado dos euros uno por hacer fotos y 50 céntimos de entrada por cada uno, preciosa más por fuera que por dentro.

Pasamos la frontera hacia Polonia y comemos en un restaurante tradicional por 15,50 euros, muy buena comida. Cambiamos sólo 100 € para pagar con tarjeta, pero interesa llevar dinero en zloty, la moneda polaca, para compras pequeñas, un aparcamiento, un café, ...

Vemos otra iglesia de madera en Orawka, ya en territorio polaco. Es del s. XVII con pinturas del XVIII. Eel interior era maravilloso y también el exterior me ha gustado muchísimo. Nos hemos parado en Rabka Zdrói para ver otra iglesia, pero no me ha gustado nada.

Las iglesias de madera en Polonia tienen una ruta para ellas, pero no es fácil saber donde están porque algunas están en pueblecitos pequeños y en lugares no muy accesibles, y más aún dependiendo la longitud del vehículo. Suelen pertenecer a tres confesiones religiosas: protestantes, católicas y ortodoxas griegas. Esta ruta se extiende por 1.500 kilómetros y agrupa 248 sitios arquitectónicos, entre iglesias, palacios y balnearios. Así que nos conformaremos con ver algunas, aunque tengo especial interés en ver las de estilo Zakopane, que son con balcones.

Al final del día llegamos a Zakopane, sin un solo sitio para aparcar. Al final hemos pedido permiso en una gasolinera y ahí pernoctamos. Lo que he visto de Zakopane me ha decepcionado, porque yo esperaba una pequeña ciudad al pie de las montañas y me he encontrado con un sitio turístico lleno de tiendas, restaurantes, gente y más gente, de lo más agobiante del mundo, no me ha gustado nada de nada.

^top

POLONIA, 23 de Julio al 6 de Agosto

• Día 33: Zakopane - Wadowice - Auschwitz
Kilómetros etapa: 142,9 km
Posición GPS zona acampada: N 50º 01' 43'' E 19º 12' 04''

Me da pena no habernos acercado a Chocholów y alrededores, pero tanta gente y tanto jaleo no es para nosotros, y así también es una buena excusa para volver.

Desde Zakopane hemos ido a Wadowice. Hemos rezado en la iglesia de la plaza, al lado de la casa donde nació el papa Juan Pablo II. Acabada la visita hemos vuelto al aparcamiento donde habíamos dejado la autocaravana, sitio que sería un magnifico lugar de pernocta (posición GPS: N 49º 52' 54'' - E 19º 29' 21''). Continuamos viaje hacia Auschwitz.

Tengo que comentar que aquí los aparcacoches son casi o todas mujeres, pidiendo el dinero antes de que aparques, y la mayoría de las veces te intentan meter el clavo, o te lo meten. Por ejemplo, al entrar al aparcamiento de Auschwitz hay un cartel donde están los precios de la pernocta y para las autocaravanas es de 15 zlotis, entramos y cuando Enrique va a pagar le dice la comadre de la entrada que son 25 zlotis, yo le digo que no, que fuera pone 15, pero como dice que es muy grande el vehículo tenemos que pagar 25, y no me ha dado la gana pagarle 10 zlotis más suponen 2 euros y medio, pero no me gustan los listillos.

Hemos vuelto a recorrer el campo de concentración de Auschwitz y no quiero ni un comentario del horror que aquí se vivió. En el aparcamiento hay bastantes autocaravanas, parecemos la ONU.

• Día 34: Auschwitz - Gora Swietej Anny - Czestochowa
Kilómetros etapa: 238,3 km
Posición GPS zona acampada: N 50º 48' 43'' - E 19º 05' 32''

Este año nos hemos acercado a Birkenau, porque en este campo no hay reconstruido nada. Al parecer, Auschwitz estaba tan saturado que los nazis decidieron hacer el campo de Bikernau para poder tener a más personas masacradas y torturadas... vamos a dejarlo!.

Vamos buscando un anfiteatro que casualmente está situado próximo al Santuario de Santa Ana, del s. XVI, un lugar de acontecimientos religiosos políticos y patrióticos. A su alrededor hay un vía crucis de capillas, pero había un Calvario donde la imagen del buen ladrón me ha impresionado.

Volvemos al pago de los aparcamientos. Hemos aparcado en el césped, bajo el monasterio, pero un chico ha salido de no sé donde para cobrarnos 6 zlotys, que no es dinero, pero como te pares para cualquier cosa hay que pagar la parada.

El anfiteatro no es del otro jueves, pero en el centro han puesto la estatua a la Acción del Insurrecto (no tengo idea de que será lo del insurrecto). Camino a Czestochowa hemos estado en tres iglesias de madera. Una de ellas es altísima y se llama Gora Swietej Anny. Es una maravilla. Hemos entrado y estaban celebrando misa, curioso que el interior estaba tan restaurado que no merecía la pena, pero exteriormente una maravilla. Situada en un lugar maravilloso para pernoctar (posición GPS: N 50º 43' 29'' - E 18º 31' 54'').

El colofón de iglesias ha sido otra que al parecer estaba ubicada en una rotonda de la carretera, pero se inundaba por la proximidad de un arroyo, y la comunidad decidió cambiarla de lugar. Al acercarnos había dos hombres y uno de ellos nos atendió de forma delicadísima y nos regaló dos estampas y una cartulina de Santa Ana, muy apreciada en toda Polonia).

Marchamos a Czestochowa y en el parking vigilado de Jasna Gora nos quedamos a pernoctar por 20 zlotys.

• Día 35: Czestochowa - Powiat - Ujazd - Sandomierz
Kilómetros etapa: 270 km
Posición GPS zona acampada: N 50º 37' 22'' - E 21º 41' 14''

Hoy nada más levantarnos hemos ido al Santuario de Czestochowa, que ya lo visitamos en otra ocasión... ¡Lo que hace la fe en algunos casos... y en otros la curiosidad!. La imagen representa el busto de la Virgen con el niño en el brazo izquierdo y pertenece a la iconografía bizantina, del tipo Odighitria. Es sorprendente la cantidad de personas de razas, credos y países diferentes que la visitan.

Marchamos por carreterillas hacia Powiat, un pueblecito donde nos hemos enterado que había fiesta (el sacerdote nos ha bendecido la autocaravana). Me sorprende cuan religioso es el pueblo polaco: imágenes de la Virgen por todos sitios, iglesias, monasterios, abadías, ...

En Ujazd vemos el Castillo de Krzyztopór, que curiosamente se construyó para significar un calendario. Tiene 4 torres que simbolizan las estaciones, 12 salas para los meses del año y 365 ventanas para los días, sin olvidar una más para los años bisiestos que aparece cerrada cuando no lo es. También se construyeron 52 salas por las semanas. Hoy está en ruinas, pero al parecer lo están restaurando. Cuesta 8 zlotys visitarlo, cosa que no hemos hecho porque al estar ruinoso se ve desde la carretera, pero tiene "su aquel".

Con lluvia nos quedamos antes de Sandomierz, en una gasolinera de 24 horas, donde han venido prestos para que les paguemos 15 zlotis por el aparcamiento. Ja, que cosa tan ridícula, es risible total, si ya os lo decía.

• Día 36: Sandomierz - Lublin - Majdanek - Kazimierz Dolny
Kilómetros etapa: 199,9 km
Posición GPS zona acampada: N 51º 19' 33' - E 21º 57' 01''

La noche con tormenta y calurosa. Al levantarnos querían cobrarnos también 15 zlotys de agua, y aunque nos hacía falta no hemos llenado porque me parecía una tomadura de pelo.

La catedral de Sandomierz tiene muchísimas pinturas que describen métodos de tortura. Al parecer simbolizan los meses del año, que por estos lares parece estar muy de moda. En cada pintura hay un número de orden que representa el día del mes. En la ciudad hay sótanos que se pueden visitar. La ciudad me ha gustado mucho, y eso que veníamos confundidos porque yo quería ir a Karzimier y como veo tan poco lo escribí mal en el navegador.

Lublin me ha encantado. Hemos aparcado bajo la ciudad artística, pagando 5 zlotys que una apremiante y simpática cobra-parking nos ha cobrado en el preciso instante de aparcar. Esta es una de las ciudades polacas mejor conservadas, el eje de la ciudad lo cierran la plaza mayor y la puerta Krakwoska que la estaban reparando y era el sistema defensivo para la ciudad. La Catedral es uno de los principales templos barrocos de Polonia y su interior es maravilloso (por dentro el barroco aparece por todos sus rincones, pero está todo pintado, pareciendo arquitectura lo que es solo pintura, una preciosidad). Tal vez para mí es el templo más bonito de todo el viaje y eso que el barroco no es lo mío.

También hay una fortaleza magníficamente conservada. Fue castillo gótico, con una torre romana. Pero lo que más me gusta de esta ciudad fue que la llamaron el Jerusalén Polaco: en el s. XV hubo mucha emigración de judíos que se asentaron en la falda del castillo y así Lublin se convirtió en un centro eminente de cultura y religión judía. Entre 1942 y 1943 los alemanes destruyeron la ciudad judía y sus habitantes exterminados en campos como los de Majdanek, Brlcez o Sobibon.

Más tarde vamos al campo de exterminio de Majdanek, pequeño en restos pero extenso en espacio, con un memorial que recuerda la masacre que allí hubo. Aquí es exterminaron más de 230.000 personas, con victimas de 26 países. Vemos cientos de grajos negros que pululan por el memorial y me recuerda la película de Los Pájaros de Hitcoch, sobre la novela de Dafne du Maurier, me he aterrorizado.

Más tarde vamos a Kazimierz Dolny y aparcamos a la entrada del pueblo, cerca de los barcos turísticos bajo el río. No tarda en aparecer la cobradora que nos pide 20 zlotys por el aparcamiento.

• Día 37: Kazimierz Dolny - Varsovia
Kilómetros etapa: 151,4 km
Posición GPS zona acampada: N 52º 14' 37'' - E 21º 00' 30''

El pueblo de Kazimierz Dolny es precioso por el río y por su entorno lleno de pintores por sus calles, que todos pintaban lo mismo en diferentes colores. La plaza tal vez sea lo más atractivo, porque está llena a rebosar de puestos de souvenirs y mercado de frutas y flores. Abundan las heladerías, porque no he visto nunca a nadie que le gusten tanto los helados como al pueblo polaco.

Al parecer es un pueblito al que algunos habitantes de Varsovia van de vacaciones. Hay muchos hoteles y casas de Podoje, que quiere decir que alquilan habitaciones, algo así como las Maisons d'Hôtes en Francia.

Del castillo solo queda una torre y parte de las murallas que están restaurando, antes era una fortificación de madera y posteriormente al destruirse se hizo de piedra, que es la restauración actual.

Comemos en el camino, ya que no hemos encontrado ni un súper ni una tienda donde vendan pan. La comida un poco cutre, porque aquí se han olvidado de lo rica que sería la dieta mediterránea, y todo es a base de patatas y col, grasas y sin postres, solo unas birras de tamaño descomunal.

Llegamos a Varsovia y aparcamos en un sitio privilegiado, frente al teatro a unos 600 metros del castillo y las plazas del Stare Miesto... es que ni buscado a conciencia hubiéramos dado con un lugar mejor: comunicado, tranquilo y está la poli, aunque algo ruidoso (pasan nenes con motitos). Es zona azul de pago, pero cuesta menos de 1 €/hora y mañana se comienza a pagar a las 9:00 por ser sábado.

Hemos dado un paseíto por la barbacana. El castillo de Varsovia se reformó en el s. XVII, siendo una de las residencias palaciegas más suntuosas, pero los nazis lo destruyeron de forma premeditada. Se fue reconstruyendo gracias al pueblo polaco. Hace mucho calor, pero nuestra atalaya es realmente privilegiada, es algo así como aparcar en la puerta del sol o en la Gran Vía.

• Día 38: Varsovia - Treblinka - Varsovia
Kilómetros etapa: 231 km
Posición GPS zona acampada: N 52º 15' 02'' - E 21º 00' 57''

Nos hemos ido a Treblinka para ver el campo de exterminio, pero no merece la pena desplazarse y hacer 95 kilómetros. Allí llevaron los prisioneros polacos para hacer trabajos forzados. En 1942 se crea Treblinka II, donde en un tiempo record se eliminaron 800.000 personas. En 1943 los nazis destruyeron Treblinka para restaurar el paisaje. Hoy, una enorme roca de granito conmemora lo que allí hubo y una serie de pequeñas piedras unen Treblinka I con Treblinka 2.

Cuando regresamos a Varsovia vamos a ver un trozo de muro del Gheto, en la calle Siena nº 45. Cerca de 500.000 judíos estuvieron allí prisioneros. Existían dos guetos, uno pequeño y otro grande, que los separaban de la calzada aria con muros de tres metros de altura.

La sinagoga, que aún se conserva, es la del matrimonio Nozyk, que se la cedieron a la comunidad judía, pero como hoy es sábado (sabota en polaco) no se puede visitar. Hay un lugar, llamado Umschagplat, desde el cual se deportaban judíos a Treblinka, todos los días de 5.000 a 7000 personas. Hay un montón de monumentos para recordar y no olvidar, pero con la autocaravana es muy dificultoso desplazarse hasta ellos.

Al final terminamos en un parking arbolado cerca del río. El de ayer era muchísimo mejor, pero no hay sombra y este tiene muchos árboles. En él hay 5 autocaravanas de distintos países.

• Día 39: Varsovia - Torun
Kilómetros etapa: 299,7 km
Posición GPS zona acampada: N 53º 00' 27'' - E 18º 35' 59''

Ha sido un día que hemos dedicado buena parte de él a compras.

Las carreteras polacas están por todos sitios en obras y hay que tener mucho cuidado, porque vienen los clásicos listos adelantando tienes que tirarte a la cuneta si no quieres darte un golpe. Esa ha sido la tónica de todo el recorrido por Polonia, obras y más obras, con la suerte que íbamos en la dirección opuesta de las inmensas colas.

Al llegar a Torun hemos aparcado para la pernocta, bajo el puente del Vístula, que ya conocíamos de otro viaje, pero la ciudad de Copérnico nos encantó. Además hacemos tiempo para el día 6 de agosto entrar a Ucrania, que era lo previsto, así que desde aquí iremos bajando deteniéndonos en pueblecitos, como nos gusta.

Hoy he visto un castillo y una barbacana de ladrillo rojo precioso, pero no sé donde, ha surgido en la carretera, pero no sé cómo se llama el lugar. Una fuerte tormenta nos hace decidir a quedarnos en este tranquilo lugar, leyendo y haciendo pequeñas cosas.

• Día 40: Torun - Wroclaw
Kilómetros etapa: 294,9 km
Posición GPS zona acampada: N 51º 06' 39'' - E 17º 02' 35''

En Torun, fundada en 1233 por los caballeros de la orden teutónica, nació en 1473 nació el gran astrólogo Mikoli Kopernik. Interesantísima ciudad llena de edificios y con unas murallas medievales muy bien conservadas. Entrar por la puerta del puente o por la puerta de los navegantes, que son las puertas que quedan de las murallas.

Como en cualquier ciudad que se precie, hay una plaza del Mercado donde está la estatua de Copérnico y el Ayuntamiento, que dicen que es el más bello de Polonia, algo en lo que discrepo, si acaso por estar construido en ladrillo, lo que es una obra maestra, para mi gusto es la iglesia de Santa María. Hay muchas casas renacentistas y barrocas de un gran interés, como la de la estrella.

Por la tarde marchamos y comemos en un restaurante de carretera una comida muy poco apetitosa, llena de col y grasas. Se nos hace el camino pesadísimo, cuando no hay desvíos por obras que te meten en carreteras estrechísimas y con un piso deplorable, los camiones (no he visto un país que circulen más camiones) te adelantan a velocidades de vértigo, no hay arcenes y es muy peligroso.

Al final llegamos a Wroclaw, casi de noche. El parking vigilado a dónde íbamos era incomodísimo y nos fuimos, pero apareció un francés que nos indicó un sitio próximo muy cómodo y sin ruidos, estábamos reventados.

• Día 41: Wroclaw
Kilómetros etapa: 0 km
Posición GPS zona acampada: N 51º 06' 39'' - E 17º 02' 35''

Donde estamos aparcados es una facultad y cuando hemos despertado estábamos rodados de coches, así que mañana tendremos que estar atentos en elegir un sitio que no nos estorben para salir.

Hoy hemos estado todo el día en Wroclaw viendo la ciudad como no la habíamos visto antes. A Wroclaw se la conoce como la ciudad de los mil puentes, ya que el río Oder alimenta un montón de canales y forma varias islas. En la más importante, la isla de Arenas, esta la Catedral, que es una maravilla. Su portada es una filigrana de santos y adornos en las columnas. La plaza del mercado, llena de floristas y de preciosísimas casas. Muchas de ellas son casas góticas y renacentistas reconstruidas, pero destaca el maravilloso Rynek (ayuntamiento), una obra maestra de la arquitectura gótica, con un reloj astronómico. Tiene cantidad de figurillas antropomorfas y en la otra fachada las figurillas son escenas campesinas.

Ni que decir tiene que hemos visitado tropecientas iglesias, góticas y renacentistas. Hemos ido al mercado central, de corte soviético, el típico con un piso superior en donde hay restaurantes y tiendas que no son de alimentos. Ni que decir tiene lo muchísimo que me gusta esta ciudad, muchísimo más que Cracovia, aunque decir esto parezca un pecado mortal.

• Día 42: Wroclaw - Cracovia
Kilómetros etapa: 285,1 km
Posición GPS zona acampada: N 50º 03' 55'' - E 19º 55' 50''

Hoy vamos a Cracovia por autopista (unos 9 euros el recorrido) y la verdad que aburridísimos, pero ante el estado de las carreteras nacionales y las obras... Hoy nos hemos aburrido hasta llegar a nuestro destino.

Hemos comido en un restaurante de carretera antes de entrar a Cracovia y hemos ido a nuestro parking favorito, en la calle Karmeliká, pero han tirado el muro y está abierto a ruidos, así que hemos entrado en el de enfrente, aparcando frente a un enorme peral, Este parking debió de ser un palacio o una casa señorial, porque entre los árboles hay estatuas y piedras esculpidas en algunas paredes.

Cracovia. tan bonita como siempre y más cara que nunca. Creo que abusan debido al turismo. Dar una vueltecita en coches para turistas de 6 plazas cuesta 40 euros, en un trayecto que sería de ida y vuelta unos 3 km. Hemos subido a Wawel, el impresionante y maravilloso castillo, como ciudad artística e intelectual. Es la joya de la corona de Polonia, pero la ciudad tiene además 17 museos, 7 teatros, una filarmónica y una ópera, universidad y obispado.

En su catedral es donde se coronaba a los reyes de Polonia y es la más grande del país. En la Plaza del Mercado se encuentra el almacén de paños, convertido en venta para turistas y en si puedo te cobro de más. En la parte exterior venden flores naturales y secas.

Reventadísimos de caminar volvemos a nuestra casita, con calor, pero pronto refresca. Ya he comentado antes que este país es el paraíso de los helados: todo el mundo los come, a todas horas, enormes, hasta se hacen colas para conseguirlos. Los hay de mil sabores y colores. Todos comen, mayores, niños, ancianos, parece en lugar de la casita de chocolate, la casita de los helados.

• Día 43: Cracovia - Kalvaria - Wieliczka
Kilómetros etapa: 97,7 km
Posición GPS zona acampada: N 49º 59' 05'' - E 20º 03' 11''

Esta mañana hemos comprado los billetes para el autobús en una tiendecita tipo supermercado. Hemos cogido el tranvía 8 que nos ha dejado en el Barrio de Karzimierz, el barrio judío de Cracovia. Esta zona fue fundada en 1335, rodeado por una muralla defensiva y entre los dos brazos del río, y en el s. XV por decreto del rey Olbratch se constituyó en ciudad judía, construyéndose casas, escuelas, sinagogas o cementerios, y así se convirtió en un importante lugar. Pero llega la segunda guerra mundial y con los nazis la ciudad llega a ser devastada, creando el gheto y trasladando a la mayoría de su población a campos de exterminio.

Tras la guerra este barrio quedó en ruinas, siendo un lugar triste y peligroso. Pero el rodaje de la película La lista de Schindler lo sacó del olvido. Hoy hay restaurantes y 7 sinagogas. La calle Szroka (que significa ancha) era el centro de la vida del barrio, por aquí hay muchos testimonios que se han conservado, el cementerio y la sinagoga Remuh, la sinagoga vieja y muchas más casas y sinagogas.

Bajamos al centro y comemos en un self-service que pagas según el peso del plato. Te sirves y directo a la báscula. He aprovechado para hacer una degustación de todas las variedades, por lo que cambio mi concepto de la comida polaca: hay cosas deliciosas, como un pollo empanado relleno de bechamel y salsa picante, exquisito.

Con la autocaravana hemos ido a la fábrica de Schindler, que está en la quinta puñeta, pero nos daba curiosidad. La verdad es que esperábamos otra cosa y no nos ha gustado (en la calle Lipowa, 4; coordenadas GPS: N 50º 02' 50'' - E 19º 57' 45'').

Después al Santuario de Kalwaria Zebrzydowska, una iglesia barroca del s. XVII que es la basílica de la Virgen de los Ángeles. En el año 1999 fue inscrita como Patrimonio cultural de la Unesco. Está situado unos 40 km al sudoeste de Cracovia.

Y después a Wieliczka, pero no para ver las minas de sal, sino para pernoctar, porque lo han puesto precioso. Lo que antes era un aparcamiento hormigonado, ahora luce esplendoroso, con árboles, flores y jardines muy bien cuidados.

• Día 44: Wieliczka - Zalipie - Lancut
Kilómetros etapa: 256.2 km
Posición GPS zona acampada: N 50º 04' 09'' - E 22º 13' 43''

Desde Wieliczka hemos ido a la aldea pintada de Zalipie, que es Patrimonio de la Humanidad. Vuelvo a repetir que quien asesora a la Unesco debía de prepararse un poco mejor, porque este verano estoy viendo patrimonios de la Unesco para reírse. Esta aldea es eso, una aldea con algunas casas diseminadas adornadas sus fachadas con motivos florales que verlas es agradable por los colores y el bucólico lugar donde están situadas, pero no merece la pena desplazarse para verlo. Zalipie está a unos 80 kilómetros de Cracovia.

De camino a Lancut hemos visto la iglesia de madera de Skrzyszówice, que estaba abierta porque estaban restaurándola. El exterior precioso y han debido gastar mil cubas de barniz porque estaba brillante, pero tan súper arreglada que no impresionaba.

Hemos llegado a Lancut, pero la visita del castillo la dejamos para mañana. Hemos aparcado para pasar la noche prácticamente en el centro, pero en un aparcamiento un tanto tenebroso.

• Día 45: Lancut - Debno - Tarnow - Przemysl
Kilómetros etapa: 105 km
Posición GPS zona acampada: N 49º 47' 01'' - E 22º 46' 15''
exp1-f3

Lo cierto es que el castillo de Lancut no me ha gustado nada. Parece un palacio y no un castillo, rodeado de un gran parque. Hay un museo de carrozas, pero solo lo hemos visto por fuera. Yo pensaba en una mole enorme de castillo y ya no me ha interesado, aunque en la guía tiene dos estrellas y en el mapa figura con un recuadrito azul. No me ha gustado lo visto en el exterior.

Por la ruta marcada a Debno, que tampoco ha sido nada del otro jueves, vemos un castillo de gótico tardío, construido en el s. XV y conservado casi intacto. Tarnow, por su parte, se funda en el s. XV, pero sus monumentos se construyen en el XVI que es su época dorada. El ayuntamiento o Rynek es gótico renacentista, con mascarones. Su museo diocesano es el más antiguo de Polonia y tiene otro museo dedicado a los romaníes, que es el único en Polonia dedicado a este pueblo.

Llegamos a Przemysl y al preguntar por el camping resulta que lleva cerrado ya tres años. Pero como es sábado y no hay casi nadie, aparcamos en pleno centro, con bastante calor, en una zona azul, pero como mañana es domingo no hay problema.

• Día 46: Przemysl
Kilómetros etapa: 0 km
Posición GPS zona acampada: N 49º 47' 03'' - E 22º 46' 04''

Nada más levantarnos visitamos la ciudad de Przemysl, que me ha parecido preciosa. Tiene un castillo, nada del otro jueves, pero desde lo alto hay una vista soberbia que merece la pena subir. También tiene muchas iglesias renacentistas góticas y una preciosísima catedral, llena de fieles que ocupaban hasta parte de la calle.

Nos hacía falta dinero y buscando un kantor, que así se llaman las oficinas de cambio aquí, nos ha resultado bastante difícil a pesar de ser ciudad fronteriza y hemos tenido que ir a un supermercado Tesco y allí hemos podido cambiar.

Buscando la oficina de cambio hemos encontrado un parking de un teleférico (posición GPS: N 49º 46'42'' - E 22º 45' 17'') en el que hemos visto una toaleta con grifo, agua caliente y enchufe. Como no había nadie en el parking, le hemos pedido permiso a la taquillera (previo regalo de unas gafas de sol que compré en Marruecos) y hemos lavado con mi lavadora y tendido la ropa detrás de la ac.

Sobre las 19:00 hemos ido al aparcamiento de un hospital que también hemos descubierto buscando la oficina de cambio. Este parking es amplio y seguro. En el parking del supermercado Tesco también se podría pernoctar (posición GPS: N 49º 46' 54'' - E 22º 48' 30'').

Mañana por la tarde pensamos entrar en Ucrania, destinando la mañana a ver algún sitio histórico de los alrededores de Przemysl, de los que esta ciudad está llena, ya que no en vano es la tercera fortaleza de Europa (tras Amberes y Verdum). Tiene dos círculos: el del exterior abarca entre 8 y 12 km, con 42 fuertes. A Przemysl se la conoce como la ciudad de las tres culturas y su ubicación geográfica aglutina las tierras bajas con las altas, regada por el río Sam. Por aquí hay muchas zonas de senderismo y es curioso que haya una ruta de senderismo por donde las luchas que tuvo el ejército austro húngaro en la primera guerra mundial.

• Día 47: Przemysl
Kilómetros etapa: 221 km
Posición GPS zona acampada: N 49º 47' 03'' - E 22º 46' 04''

Ha sido un día terrible de calor y hemos sido conscientes de que la bombona, nuestra maravillosa bombona que nos iba a quitar del problema de cargar con cuatro o cinco bombonas todo el verano, que íbamos a llenar en cualquier parte y que nos había costado una pasta gansa, no ha servido para nada.

Todo el día buscando la solución y al final hemos terminado en el sitio que anoche dormimos tan tranquilitos con la idea de que sea lo que Dios quiera y la que llevamos,la tradicional de Repsol nos dure por lo menos la estancia en Ucrania. Así que mañana pasamos la frontera bien temprano por las colas y el calor buscando solución.

^top

 VIAJE A UCRANIA (III): Ruta por Ucrania

UCRANIA, 7 al 23 de Agosto

• Día 48: Przemysl - frontera Polonia-Ucrania - Lviv
Kilómetros etapa: 174,9 km
Posición GPS zona acampada: N 49º 47' 27'' - E 23º 54' 22''

Nada más llegar al paso fronterizo de Medyka-Mostyska entre Polonia y Ucrania nos dejan pasar sobre la cola de vehículos. Entran para ver la autocaravana, pero con afán de fisgar y de paso de control. Luego te dan un papel con la cantidad de personas que van en el vehículo que has de entregar en el último control. Entregas la carta gris del vehículo y los pasaportes en otra ventanilla.

Pero nuestra gran sorpresa ha sido que me viene una soldado diciendo que la acompañe, doy la vuelta a un edificio de la aduana y me llevan a un despacho donde hay una señora que me empieza a enseñar las tapas de mi pasaporte y adivino que ella cree yo he falsificado el pasaporte o que hay algo irregular en él. Me retienen en el despacho muy educadamente y aparece una chica que habla español y dice que mi pasaporte está manipulado. No sé si se ha rozado o despegado o que se yo. Rellenan varios formularios y al final me dicen que si entro en el país al salir puedo tener problemas, que a lo peor si salgo por otra frontera tengo más problemas. Yo estoy ahora, la verdad, acongojada pero entramos en Ucrania.

Cambiamos dinero a 9,70 Grivnas (moneda de Ucrania) por euro. Es curioso hay billetes de 0.10 céntimos de euro y al lado compro pan ya que tengo dinero ucraniano. En Ucrania llevamos una hora de diferencia (+1 hora) respecto de la España peninsular.

Llegamos sin problemas, con el navegador, al camping que tenemos reservado, situado a unos 80 km de la frontera de Medyka. Su nombre, traducido del cirílico, es Gran Resort y está situado entre las carreteras E40 y H13, en Pustomytiv'skyi Rayon.

Desde el camping bajamos en autobús a la ciudad de Lviv, a casi 13 km. En la parada nos espera Sergei, el guía, y nos ha enseñado el centro histórico medieval que es una maravilla. Dicen que Lviv es algo similar a lo que ocurre con San Petersburgo y Moscú, que artísticamente es mejor. Discrepo, no hay comparación posible, pero lo cierto es que artísticamente es una completa belleza. Le hace falta renovación y gastar muchísimo dinero en reparaciones, pero en muchos monumentos se ve que los están restaurando.

Lviv ha tenido un montón de nombres según a quien ha pertenecido: Lviv, Luuv, Leber, Leopolis, ... Lo han invadido muchos pueblos y ha sido polaco, soviético y lo ocuparon los nazis. Ahora es Patrimonio de la Humanidad.

La circulación es caótica y el parque móvil muy antiguo. Hay muchísimo por hacer, pero creo que merece la pena. Me ha servido para no arrepentirme de ver el país, ya que la gente es muy amable, todo muy barato y lo que he visto es una gozada. Lo que más me ha gustado es la Catedral Armenia, que la están restaurando y pertenece a la iglesia apostólica gregoriana. Esta iglesia es la más antigua del mundo, construida en 1363 y restaurada después de un incendio.

Recorriendo el casco antiguo vemos cantidad de monumentos. Cerca de la catedral armenia hay un arzobispado armenio y un convento benedictino armenio, la Catedral es maravillosa llena de frescos por todas partes. Hay otra catedral que llaman la Catedral Latina y que es de culto católico. Fue construida en estilo gótico y al restaurarla lo hicieron en Barroco. También vemos la Catedral de San Jorge.

También vemos la opera, plazas y barbacanas, donde hay un túnel que al parecer había un monasterio de varones y frente a él uno de mujeres y sobre el tema se cuentan picaras historias. El barrio judío tiene una sinagoga en muy mal estado, pero hay un restaurante Kocher con unos precios de escándalo.

Hemos ido a un bar que estaba decorado como una celda de castigo en la Edad Media, lleno de aparatos con los que se torturaba. Las camareras, preciosas chicas, van vestidas de época y los camareros y bármanes de verdugos. Allí he probado una mezcla de cerveza y algo así como cola revuelta, que estaba buenísimo y refrescaba un montón, pero sin alcohol.

Al final vamos a un mercadillo, pero a las 17:00 ya estaban quitando los puestos, con una artesanía preciosa. Creo que este país me va a gustar muchísimo.

• Día 49: Lviv - Kiev
Kilómetros etapa: 596 km
Posición GPS zona acampada: N 50º 21' 56'' - E 30º 28' 18''

Las carreteras de Ucrania son muchísimo más malas de lo que yo creía. Casi todo el trayecto de Lviv a Kiev es autovía, no una autovía inmensa, pero bien trazada y a veces se convierte en carretera de dos sentidos. En plena autovía hay pasos cebra en color rojo y mucha oscilación de velocidades (50, 60, 70, 80). También hay bastante policía, pero está muy entretenida con los nacionales, que corren que se las pelan. Los árboles son raros porque tienen en las ramas trozos rojos como abrasados, pero no por el fuego. En la ruta hemos encontrado agujeros en el asfalto tipo tamaño nido de cigüeñas y badenes por todos sitios, parece que el piso está bien, pero vas botando como una pelota de aquí para allá.

La entrada a Kiev ha sido demencial, menos mal que el navegador ayuda un montón, pero ha sido estresante. Hemos cruzado al menos 30 km de ciudad, ya anochecido, con coches que lo mismo adelantan por la derecha que por la izquierda y unas calles llenas de baches. Así, llegar al camping ha sido una aventura de estrés y este es como si entraras en la mansión de Drácula, dentro de un parque en una zona alambrada, pero hay luz, agua y el lugar de tirar el casete, andando como 500 metros o más. Próximo a uno de los tres aeropuertos que hay en Kiev.

Hemos llegado tan tarde a Kiev porque de camino hemos ido al Monasterio de Pochaiv, el más famoso de Ucrania, algo similar a Lourdes o Fátima y como todo lugar donde la Virgen juega un papel fundamental, hay agua milagrosa y la cola de fielas (que no fieles) era tremenda. Está situado a 18 km de Kremenets' y es un complejo de iglesias ortodoxas enorme y además están construyendo otra catedral, todo limpísimo y perfecto.

Me parece una preciosidad y la verdad es que ha sido una gozada pasear disfrazada como si fuera carnaval, porque aunque llevaba pañuelo en la cabeza (preceptivo en monasterios ortodoxos, aquí no dejan pasar a las mujeres en pantalones y con manga cortita) y me han puesto la falda larga negra que sirve tanto para hombres como para mujer y una camisola floreada. Pero eso sí, por ser guiri me han dado esas prendas sin estrenar. A la salida he entregado las prendas en otro habitáculo, pues he salido por otra puerta.

Al salir hemos ido a un mercadillo. En una tienda hemos comprado pan y pagado con unos billetes que valen 10 céntimos de euro. Hemos comido a la puerta, donde nos había instalado un soldado, muy amablemente, delante de varios vehículos a los que hemos impedido salir por precepto militar, que han sido muy amables y los pobres que estaban detrás y querían salir se han tenido que esperar estoicamente. El complejo está lleno de soldados que vigilan que no hagas fotos en el interior. La verdad es que hemos disfrutado machismo con la visita, hemos estado sumergidos en un mundo de color.

• Día 50: Kiev
Kilómetros etapa: 0 km
Posición GPS zona acampada: N 50º 21' 56'' - E 30º 28' 18''

Salimos a las 9:00 en autobús, acompañados por el guía que se llama Alexander, dispuestos a visitar Kiev. La primera visita es para la catedral de San Vladimir, dedicada a este santo que hizo que Ucrania pasase del paganismo al cristianismo. La iglesia es claramente bizantina. Después la catedral de San Miguel, que es el patrón de Kiev y al parecer es el santo favorito de este pueblo, la cual tiene las cúpulas de oro.

Catedral de San Miguel (Kiev)
Catedral de San Miguel (Kiev)

En la izquierda de la plaza que precede a la catedral de San Miguel, hay un monumento a las víctimas que Stalin decidió asesinar por el hecho de que eran o parecían ser ricos. Hay otro monumento en la plaza con tres personajes que respetan los habitantes de Kiev.

La catedral de Santa Sofía, que es Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, es la catedral más importante de Ucrania, fundada en el año 1037. Soberbio barroco en su estilo, considerada como un ejemplar artístico perfecto como ejemplo del esplendor y gloria de Rusia, construida por el Príncipe Yaroslavl. Fue durante mucho tiempo el centro de la vida política, cultural y social de la ciudad.

Después nos ha llevado a un museo militar que no me ha gustado nada, y tiene el rimbombante nombre de Museo de la Gran Guerra Patriótica de los años 1941 a 1945, que es un completo memorial con muchos elementos militares. En lo más alto hay una gran estatua que se puede subir por dentro para ver el paisaje, en ascensor, y la llaman la señora de hierro con pecho de lata, un regalo de la Unión Soviética y está construida en titanio, pero hemos pasado.

A comer vamos a un self service rarísimo, vas poniendo los platos que indicas que te den en fila india, mientras ves como se te cuela la gente y nadie protesta. La comida muy rara, las bebidas todas calenturris (eso sí, unas cervezas enormes). Pagas en unas cajas que están en medio del local y te vas a cualquier sala a comer. Los precios muy baratos, hemos pagado los tres unos 13 euros.

Después la ocurrencia de llevarnos a un paseo por el río Dniéper, con lo poco que me gustan los barcos y llegar hasta el muelle ha sido una historia de subir y bajar escaleras, tramos en obras y atravesar puentes. El paseo cuesta 4 euros (40 grivnas), con cerveza gratuita o en su lugar un helado. El paseo dura una hora y es aburridísimo, porque desde el río sólo se ve la gran estatua y las cúpulas del Monasterio de Lavra. Y el agua del río está sucísima, pero lo curioso es que la isla del centro del río tiene playas de arena.

Desde el centro de la ciudad, que es donde estaba el restaurante, hemos ido en Metro porque me habían comentado que era tan bonito como el metro de Moscú, pero las estaciones que he visto son muy corrientes. Me ha impresionado, eso sí, la escalera mecánica: lleva una velocidad de vértigo y por lo menos un kilómetro hacia abajo. El Metro de Kiev tiene tres líneas activas, otra en construcción y una en proyecto. Cuesta 20 céntimos y compras con ese dinero un jetón que lo introduces en una maquina al entrar.

Regresar al camping lo hemos hecho en un coche de un particular que ha negociado y pagado el guía, que no ha venido con nosotros. Al parecer esto es muy corriente, coches particulares que te llevan, pero has de concertar el precio porque si no estás apañado, del clavo que te meten. Y hay también unos microbuses cutres que van a determinados sitios y que se llaman Marshrutkas.

En el centro de Kiev, muy curioso, venden cerveza o vodka por todos sitios, en los carrillos de cualquier cosa, lo mismo da que vendan periódicos que chuches, y una bebida que es un revuelto de cerveza con algo como coca-cola que no es coca-cola y esta buenísima. Medio litro de cerveza con otro medio de vodka cuesta un euro aproximadamente. Venden café en la parte trasera de algunos coches que llevan adosadas varias cafeteras de café expreso. También venden tarjetas SIM para teléfonos liberados, lotería de esas rápida, vendedores de juguetes y hasta un mercado de verduras callejero, cerca de Zara o Marks&Spencer.

Hay una plaza, que es el centro de Kiev, donde está Correos, que es precios. Y como hace calor los chiquitines se mojan, mientras otros tienen palomas preciosas que ceden para hacerse la gente fotos. Este lugar es de lo más bonito de Kiev a pesar de las ventas explicadas anteriormente.

Más o menos nos acostamos todas las noches sobre las 22:00 (que son las 21:00 de la España peninsular) porque estamos muertos de cansancio y por la noche hace frío. La zona de camping es como un centro para socios, pero el propietario es un polaco.

• Día 51: Kiev
Kilómetros etapa: 0 km
Posición GPS zona acampada: N 50º 21' 56'' - E 30º 28' 18''

Hoy hemos hecho la visita al Monasterio de Lavra de Petchersk que para los ucranianos y rusos es uno de los más grandes monasterios (Lavra significa que es un monasterio importante, este título lo concede el patriarca ortodoxo). El nombre Petchersk significa roca, por lo que es conocido como el monasterio de la roca, con dos partes: la baja y el alta. En la parte baja se encuentran las grutas.

En su entrada hay una leyenda que dice que quien pase por el pequeño túnel de entrada, de tamaño normal, sus pecados le son perdonados. Hay que pagar unos 3 € en una caja que hay en la entrada.

En este monasterio hubo una universidad y la primera imprenta, una gran biblioteca y muchos museos. El museo que más me ha gustado es el dedicado a las miniaturas y otro que guarda la memoria de los tesoros de Ucrania. En la parte alta se encuentra la iglesia de la Trinidad, construida en el s. XI y remodelada por Pedro el Grande en el s. XVII. En ella hay unas soberbias pinturas murales.

En la plaza vemos la iglesia de la Dormición, que es el edificio más importante de esta parte alta. Fue destruida en 1941 y ahora la están restaurando. La Lavra está rodeada de murallas y tiene una gran superficie. Desde allí se contempla un paisaje precioso.

Cuando llegas a la parte baja por una calle empinada, hacia abajo, hay lavabos, que es algo que en este país parecen no existir y es una parte necesaria en cualquier lugar.

El monasterio en si está en la parte baja, pero suben por lo menos una vez al día a la parte alta para celebrar los actos religiosos. La entrada aquí es gratuita y se accede a donde están los monjes enterrados (para entrar hay que pagar el precio de una bujía). Los corredores que hay son estrechísimos, sin iluminación y los devotos te alumbran con las velas. Hay grutas donde el fervor religioso alcanza el misticismo. Por los pasillos y en las grutas hay monjes ataviados con hermosas ropas.

Fuimos a comer al mismo lugar de ayer en autobús. Por la tarde fuimos a ver la puerta de oro, pero no mereció la pena porque estaba en obras y toda ella cubierta de andamios. Lo curioso es que hay una estatua de un gato, ya que según la historia era del dueño de una tienda que amaba los gatos y a este lo atropelló un coche y el hombre lo sintió de tal manera que le hizo una estatua.

Luego fuimos a un mercado de souvenirs de Rynolk. Esperaba encontrar lo que había visto en Liev. También vimos la casa de la quimera, en el nº 10 de la calle Bancota. Fue construida por Gorodetski y está adornada con animales y figuras míticas. Aquí los artistas se lucieron, representan historias que no pueden ser contadas. Vuelve a llover y nos despedimos de Kiev con bastante frío.

• Día 52: Kiev - Obukhiv Raion
Kilómetros etapa: 46 km
Posición GPS zona acampada: N 50º 08' 42'' - E 30º 28' 29''

Hace frío y hemos ido a un parque temático de cosacos, en Obukhiv Raion, que estaba a medio terminar, todo de madera. Nos hemos perdido varias veces hasta encontrarlo. A mí la verdad no me ha gustado nada. Hemos comido allí: una sopa, un plato de patatas con hierbas y carne de bisonte, todo por 10 euros cada uno (200 grivnas en total).

Por la tarde había espectáculo, pero tampoco me ha gustado. Considero un error haber venido a ver esto, pero el guía de Kiev nos lo recomendó muy especialmente.

• Día 53: Obukhiv Raion - Zaporizhzhya
Kilómetros etapa: 540 km
Posición GPS zona acampada: N 47º 47' 52'' - E 35º 10' 08''

Hoy ha sido un día de tránsito, con un montón de kilómetros por unas carreteras infernales. Yo pensaba en las carreteras que había en los alrededores de Kiev y Lviv y de eso nada, estas son peores, con unos agujeros tremendos y en algunos casos, estrechas carreteras para ir en la dirección correcta. Afortunadamente, aunque el navegador se ha perdido varias veces, le enseñábamos el nombre de la guía a las personas y nos indicaban rápido.

Nos han cogido unas rachas de viento que yo creía que se iba a desatar un tornado y hemos recorrido muchos kilómetros con una lluvia que después ya no ha parado en toda la noche.

Al llegar a Zaporizhzhya, el camping que nos han buscado tiene puerta electrónica y está detrás de una gasolinera muy europea, más arriba de un Auchan escrito en cirílico. Pero una vez cruzas la verja, todo parecido con la realidad es pura ficción. La callecita/carretera para llegar era tan estrecha que íbamos rozando todas las ramas.

Al final terminamos dentro del recinto, en medio de un campo de fútbol de tierra, y así hemos pasado la noche, seguros y tranquilos, porque por allí solo pasearían Drácula, el hombre lobo o algún extraterrestre despistado.

• Día 54: Zaporizhzhya
Kilómetros etapa: 0 km
Posición GPS zona acampada: N 47º 47' 52'' - E 35º 10' 08''

Nuestro guía ha venido a buscarnos y hemos ido al centro de Zaporizhzhya, pero hemos tenido que esperar que nos dieran permiso para entrar, porque para eso no somos del país.

Hemos comenzado por la calle Lenin, que tiene 11 km de largo y es la arteria principal de la ciudad. Esta es una ciudad casi soviética, de marcado corte estalinista, bañada por el río Dniéper, que aquí es inmenso. Es una ciudad industrial, donde se fabricaba el coche Zaporizhia, un modelo que se producía en Rusia, y muy importante por la central eléctrica de DnieproGES como industria soviética.

Os preguntareis que qué hacemos por estos lares. Pues bien, aquí se viene por la isla Khortytsia, que es donde los cosacos establecieron su república. Es el lugar ideal para profundizar en la cultura cosaca. En el año 1553 los cosacos construyeron un fuerte en la isla, que era un lugar privilegiado, y aquí se mantuvieron. En la mejor época llegaron a ser 20.000 hombres que eran unos adversarios formidables para cualquiera.

exp1-f9

Lo cierto es que hemos dado una vuelta en un barco (8 euros cada uno), con más años que Matusalén y donde ha aparecido un ratoncillo curioso. Se ve la isla de cerca y las orillas llenas de arena, que dicen es natural. Están construyendo dos nuevos puentes, aunque ya hay otros dos de hormigón muy deteriorados. Por uno de ellos hemos cruzado a la isla para ver un complejo que están construyendo, imitando al pueblo cosaco sobre el asentamiento original, cosa que para mí lo están logrando. Un lugar agradable, con vistas sobre la ciudad y el río Dniéper, preciosas. La visita es gratuita.

La iglesia la estaban forrando por fuera de madera más oscura y es soberbia. Y las cabañas, con el interior decorado según su función, están muy logradas. Hay un anfiteatro en la misma isla donde celebraban carreras con caballos. Hemos ido a ver la estatua de Lenin y poco más. También hay una fortificación en la isla, llamaba en la antigüedad fort Alexander, que forma parte del montón de fortificaciones que se construyeron a lo largo del río Dniéper con el objeto de protegerse de los turcos.

Hay varias islas más. La isla más pequeña se llama la Durmya Scala. Otra isla es Stdb, cuya característica geológica es tener forma de un tazón grande y se dice que en verano se puede hervir agua (los cosacos la utilizaban para cocinar Galuskhi, que era una masa cocida con caldo picante).

Zaporizhzhya fue una ciudad muy importante en la época soviética por su industria, al haber minas de carbón próximas. Hoy sigue siendo muy importante para la economía ucraniana, se construyen motores de aviación y hay una gran industria de acero e hidroeléctrica.

Hemos ido a un restaurante bastante más elegante que los que hemos ido hasta ahora y el precio ha sido 9 euros. El restaurante estaba bien servido y la comida como en todos sitios: sopa, carne con patatas, sin postre y una bebida deliciosa que la hacen fermentando frutos secos, en agua y los dejan no se cuanto tiempo, estaba buenísima.

Al llegar al camping hemos comprobado que había otro lugar con varias caravanas a orillas del lago que no vimos anoche, donde hay luz y agua (agua infecta que nos hizo limpiar el depósito en otro lugar), así que nos hemos cambiado a un sitio que hasta es bucólico. Al parecer es un club de pesca que hay barcas y un señor nos ha regalado un banderín del club.

• Día 55: Zaporizhzhya - Sudak
Kilómetros etapa: 433,4 km
Posición GPS zona acampada: N 44º 50' 11'' - E 35º 01' 03''

Hoy ha sido un día largo en kilómetros por el estado de las carreteras. El navegador sólo se ha despistado un poquillo en el último tramo hacia Sudak, la entrada a la península de Crimea.

La carretera hoy estaba llena de distracción, cosa que no ocurre en otros sitios, ya que había cientos de puestos distribuidos por todo el camino de frutas y verduras. Pero el atractivo mayor son las cebollas, porque al parecer las cebollas de Crimea son famosas. También muchísimos puestos de pescado seco de muchísimas variedades.

Entramos en la península de Crimea (lo anuncian varios carteles, claro está en Cirílico) y aparecen suaves colinas con fuertes subidas y bajadas. La vegetación cambia, aunque no mucho.

Llegamos al camping en Sudak. Está media Rusia acampada, en tiendas de campañas y varias caravanas. Tenemos el problema del agua, porque la que llenamos ayer era verde y vaciamos el depósito entero para limpiarlo y posteriormente llenarlo.

La zona de camping se llama Noviset y vienen autobuses hasta aquí desde el centro de Sudak o bien en unos furgones llamados marshrutkas, que hay por todas las ciudades.

El Mar Negro,que el año pasado vimos desde Turquía y este año desde su frontal, aquí en Sudak, es bellísimo, a nuestra llegada de un precioso azul y a la noche de un gris aterrador. Bajamos a la playa, que no es más que un alud de piedras y algas, que no sé cómo se podrán bañar aquí.

• Día 56: Sudak - Bakhchisaray - Sebastopol
Kilómetros etapa: 205,6 km
Posición GPS zona acampada: N 44º 39' 27'' - E 33º 32' 41''

Cuando nos hemos levantado hemos ido a Sudak, ciudad fundada en el s. III y que estuvo en la ruta de la seda (de ahí su nombre).

Con la autocaravana, ya que el camping esta en el culo del mundo, hemos cruzado la ciudad, que estaba llena de turismo, puestos y más puestos, tiendas y más tiendas, rusos y más rusos, alucinante. Lógicamente no hemos podido aparcar, pero hemos dado una amplia vuelta y aunque el pueblo no tiene nada que ver especial, el ambiente es todo un espectáculo. Aparcamos justo bajo el castillo.

El castillo de Sudak es una fortaleza genovesa edificada entre los siglos XIV y XV, es patrimonio de la Humanidad. La entrada cuesta 35 grivnas (unos 3,5 euros), pero si quieres subir a la torre más alta tienes que pagar otro ticket (nosotros no subimos porque estaba lejos y hacía mucho calor).

Realmente debió ser algo soberbio y aun hoy lo es. Le llaman la muralla china ucraniana y realmente tiene unas murallas increíbles que rodean la montaña donde se ubicó la fortaleza y el pueblo. Lo que queda son las murallas y las puerta de entrada, pero hoy día se hacen trabajos para recuperar el esplendor que tuvo. No lo hemos recorrido entero porque hacia muchísimo calor y era amplísimo el recorrido. Lo cierto es que me ha gustado, ha merecido la pena venir.

Vamos por las carreteras montañosas de Crimea, con curvas y más curvas, dejando el mar Negro a nuestra izquierda.

Llegamos a Bakhchisaray, que fue una ciudad y un palacio que guardan los vestigios de la capital del Khan en Crimea. Allí se guardaba todos los tesoros de la península. Durante tres siglos esta fue una ciudad de jardines y flores. Esta ciudad fue destruida varias veces pero los tártaros la reconstruyeron, hoy se recuerda que en 1783 la ciudad perdió su importancia.

Llegamos al camping, que está a 21 km de Sebastopol. Cuando pienso que de niña decían "ese lugar es más lejano que Sebastopol" quien me iba a decir que yo un día vería Sebastopol...

• Día 57: Sebastopol
Kilómetros etapa: 35 km
Posición GPS zona acampada: N 44º 39' 27'' - E 33º 32' 41''

La ciudad de Sebastopol fue fundada por Potenkim en 1783. Por el hecho de que la flota rusa del mar Negro está estacionada en esta ciudad, Sebastopol estuvo cerrada hasta 1990 y aun hoy posee un status particular. De hecho, hasta 2019 Rusia tendrá el puerto militar que deberá abandonar en esa fecha y dejarlo en manos del gobierno ucraniano.

A mí la ciudad me ha parecido preciosa, es una parte de Crimea con sabor Mediterráneo, con sus calles blancas y un puerto maravilloso. Cantidad de turismo y puestos de regalos de mucha calidad. Se nota la carencia de zona histórica por lo mucho que han sufrido con las dichosas guerras.

Hay monumentos soviéticos y la llama del soldado, que no había nadie, cuando tenía entendido que cambiaba la guardia y era muy bonito ver el cambio. Hemos visitado un bunker para refugio de los submarinos y para las tropas, un refugio antinuclear. Lo hemos recorrido a pie, se conserva maravillosamente y dentro hay varios museos sobre la guerra de Crimea, pero hay una humedad dentro espantosa. Existe la posibilidad de embarcarse y te llevan por la zona donde entraban y salían los submarinos en una barcaza llena de turismo nacional, pero nosotros hemos hecho el recorrido andando.

En esta ciudad hay delfinarium, acuario y oceanario. También playas que atraen a muchos turistas, sobre todo rusos.

Museo de la Defensa de Sebastopol
Museo de la Defensa de Sebastopol

Pero de todo lo que he visto en Ucrania lo que más me ha gustado es el Museo de la Defensa de Sebastopol. Nunca he visto nada igual, es tan real que he llorado como una niña al ver el desastre. Se refiere a los años 1854/55 y trata sobre la defensa de la ciudad en la guerra de Crimea contra la coalición de Francia, Turquía, Piamonte y Cerdeña. Es una visión única, parece ser de los mejores del mundo, hecho por Franz Roubaut, fundador de la escuela rusa de arte, y le costó hacerlo tres años.

Vuelta al camping, que uno se puede duchar de 17 a 20 h. pero no llego a tiempo, así que la ducha en la autocaravana. Este camping es como casi todos los que hay en donde hubo dominación soviética: hay habitáculos pequños, hechos de madera, con una ventanuca, sobre pilares y que deben tener ratones e insectos, aunque estos estaban pintados de azul. En el camino al camping hemos visto unos cerros donde había casas trogloditas, pero el camping está en el culo del mundo, aunque por la tarde-noche había música en un local enorme donde los rusos bailaban y los niños corrían.

Olvidé decir que, como pasa en Rusia, hay muchas gasolineras donde has de calcular lo que vas a poner de combustible en el depósito, porque has de pagarlo por adelantado y no aceptan tarjeta, así que un rollo. Aquí hemos vuelto a cambiar dinero, porque aunque todo es baratísimo en Ucrania no sé como gastamos tanto dinero.

En cualquier lugar de Ucrania ir al baño cuesta 2 grivnas (0,20 euros), pero no veo normal que te cobren en restaurantes por adelantado. Hay WC públicos en unos casetones de plástico, pero son verdaderamente asquerosos si entras a utilizarlos, sin agua ni papel, son repugnantes, y aún gracias, porque hay cafeterías y bares que no tienen servicios.

• Día 58: Sebastopol - Yalta - Sebastopol
Kilómetros etapa: 140 km
Posición GPS zona acampada: N 44º 39' 27'' - E 33º 32' 41''

Hoy hemos ido y vuelto al camping para desplazarnos a ver la ciudad de Yalta, que en el mes de agosto duplica su población. Al llegar a Yalta aparcamos la autocaravana (en N 44º 29' 86'' - E 34º 14' 55''), pero en estas fechas puede resultar bastante difícil aparcar aquí.

No había dicho que en varios lugares de Ucrania hay personas que alquilan habitaciones en su casa. Se ponen en la carretera con carteles y coches aparcados con anuncios de las habitaciones que ofrecen. Pero en Yalta y alrededores no hemos visto este sistema.

Los habitantes de Yalta dicen que sus playas son mejores, porque tienen arena, pero tocarán a un granito por persona. El paseo marítimo es una zona en donde casi no se puede caminar, lleno de atracciones, animales para fotografiarse con ellos, heladerías y bares, muchísimos bares, que están en el paseo, junto al mar.

Hemos visitado la fortaleza-palacio de Vorontsov que es una fortaleza, castillo, palacio, con unos jardines preciosos, donde se alojó Churchill y su séquito cuando la conferencia de Yalta. Está situada al lado de la ciudad de Alvdka, próxima a Yalta, y estaba lleno a rebosar de turismo ruso.

Después hemos ido al jardín botánico Nikitsky, a unos 9 km (se puede ir en minibús desde Yalta). La entrada cuesta 20 grivnas. Fue fundado en 1812 y en él hay variedades de todos los continentes, hay unas 50.000 especies. Es una verdadera atracción turística. A la salida hay cantidad de chiringuitos de souvenirs.

Vista del palacio Livadia (Yalta)
Vista del palacio Livadia (Yalta)

Pero lo más interesante ha sido la visita al palacio Livadia (posición GPS: N 44º 28' 16,39'' - E 34º 08' 36,49''), a 3 km de Yalta (en el autobús nº 5). Era propiedad del conde Pototsky, pero en 1860 pasó a manos de la familia real rusa. Después de la evolución de Octubre se convirtió en sanatorio para los trabajadores socialistas y en 1945, tras la segunda guerra mundial, sirvió para la celebérrima conferencia de Yalta en la que Churchill, Roosevelt y Stalin llevaron a cabo las durísimas negociaciones que dividieron a Europa en dos bandos, dando paso a una nueva época que duró hasta 1989.

La visita al palacio cuesta 20 grivnas. Se puede ver la mesa donde se reunieron los mandatarios, fotos de la conferencia, lugares donde se reunían y también las habitaciones donde habían residido los zares (la más emotiva es la habitación de estudio de los niños).

Cuando paras para ver el paisaje del Mar negro, a lo lejos se ve el Castillo del Nido de las Golondrinas, que está en una roca sobre un acantilado (dicen que es peligroso visitarlo porque es una zona sísmica).

La carretera por esta zona es bastante buena, la mejor de toda la ruta. A veces se suelen ver las vides del famoso vino de Crimea.

Esta península es el lugar más próximo a Turquía a tan solo unos 250 kilómetros por mar y dicen que en días claros se ve la costa turca.

A pesar de que Crimea enfoca todas las actividades turísticas a la guerra y a la playa, hay una Catedral Armenia preciosa, muy similar a una que hay en Achmiadzin (Armenia), con los característicos techos armenlos que son una joya. Otra joya construida por Krasnov es la catedral de Alexander Nevski,. Krasnov también construyó otros palacios en Crimea.

En las montañas paralelas a la costa sobre el Mar Negro se encuentra el Valle de Demerdzin (valle de los fantasmas), repleto de esculturas caprichosas, algo similar a la ciudad encantada de Cuenca. Hay figuraciones de monstruos, personajes, animales, ... Es un lugar muy visitado por los ucranianos y es considerado un lugar sagrado.

Volvemos al camping y mañana saldremos hacia Odessa.

• Día 59: Sebastopol - Odessa
Kilómetros etapa: 581,3 km
Posición GPS zona acampada: N 46º 32' 21'' - E 30º 44' 28''

Hoy todo el día de ruta. Excepto la carretera de Nicolái a Odessa, que es una autovía llena de badenes, el resto es terrible: curvas,, carreteras llenas de baches... Además hay que ser muy prudentes por la forma de conducir de aquí, porque salen sin intermitentes, adelantan en línea continua,... pero eso sí, respetan los semáforos al milímetro.

Además hay policía en casi todos los cruces y en unas casetas que hay en las carreteras nacionales, muy bien pintadas y cuidadas. También hay unas señales en azul y blanco cuadradas que he observado que a uno o dos kilómetros esta la policía, que con nosotros han sido muy respetuosos, y he podido observar que es un país muy seguro para el autocaravanista, en contra de lo que se pueda pensar. La mentalidad es rígida y férrea, pero en general la gente que tiene un carácter seco suele ser amable.

En la ruta hemos comprado melocotones que están deliciosos y una ristra de guindillas picantes que hemos puesto a secar en la puerta de la autocaravana y, sin quererlo, la hemos embellecido y cuando abrimos la puerta los cercanos se sonríen, como pensando las cosas tan extrañas que hacen los guiris. También hemos comprado vino de Crimea en unos envases muy poco atractivos y, como no, cebollas de Crimea que van colgadas en el arcón.

A Odessa llegamos casi de noche y la zona de acampada está al lado de un recinto de playa, de tierra, pero con luz y agua que nos suministra el guarda. La zona donde se encuentra la zona de acampada se llama Malibu y está a unos 10 km de Odessa, muy bien comunicada por tranvías (pasan muchas líneas), cuyas vías has de cruzar y es peligrosísimo porque los tranvías llevan mucha velocidad.

Nos han instalado delante de unos contenedores y bolsas de basura, pero nos hemos cambiado enseguida que ha quedado un sitio libre.

• Día 60: Odessa
Kilómetros etapa: 0 km
Posición GPS zona acampada: N 46º 32' 21'' - E 30º 44' 28''

Odessa es una de las ciudades más bonitas de Ucrania (la que más ha gustado a Enrique, pero a mí me gustaba más Sebastopol).

Esta ciudad se fundó por un capricho de la zarina Catalina la Grande, que encargó su construcción y planificación a arquitectos europeos en 1794, aunque su historia comenzó en el s. XIV con los tártaros. Los rusos la llamaron Odessa por una antigua colonia griega que tenía el nombre de Odessos. En el s. XIX Odessa llegó a ser el segundo puerto en importancia de Rusia. Y en el año 1905 fue el centro de un episodio heroico inmortalizado en el cine: la historia del acorazado Potemkin.

La ciudad esta limpísima y es el lugar de Ucrania donde he visto rosas, porque en los demás lugares no hay flores. El paseo marítimo nos ha llevado a la célebre escalera Potemkin, la que ordenó construir Catalina II al arquitecto italiano Boffo. Esta debía proporcionar una entrada espectacular a Odessa accediendo desde el mar. Tiene 10 descansillos y 192 escalones. Su construcción se hizo con la idea de crear una ilusión óptica: si se contempla desde arriba se ven los descansillos, pero si se mira de abajo sólo se ve los escalones.

Teatro de la Ópera de Odessa
Teatro de la Ópera de Odessa

Esta escalera forma parte de una escena mítica del cine ruso, de la película El acorazado Potemkin (1925) del director ruso Serguéi M. Eisenstein. En esa escena, de 6 minutos, se representa la masacre que hubo en ella cuando el pueblo ruso se levantó contra los zares en 1905. A la derecha de la escalinata hay un pequeño funicular que hasta hace poco era gratuito, pero ahora cuesta 2 grivnas. La verdad es que con la escalera he sufrido una gran decepción, esperaba algo más espectacular.

El bulevar marítimo de Odessa ha sido designado por la Unesco como el ejemplar más representativo de la arquitectura de estilo ruso. Hemos visto el Teatro de la Ópera, de estilo barroco y con tres entradas. También hemos ido a la galería Marchande, en la calle peatonal Deribasovskaya, más importante de Odessa. Esta galería está cubierta de cristal y cuenta con multitud de estatuas barrocas en sus paredes y tiendas, preciosas. El Museo Arqueológico lo hemos visto por fuera, pues estaba cerrado. Y algo tan simpático como el llamado puente de la lengua de la suegra, que según los odessies se mueve como la lengua de las suegras.

En la misma calle Deribasovskaya hemos comido en un self service, en el último piso del Edificio Europa, todo muy bueno y por 11 euros los dos. Hemos comprado varias cosas en puestos callejeros: imanes, y recuerdos de todo tipo.

Curioso es saber que en Odessa hay una mezquita, cuatro sinagogas (una de ellas, la más antigua, convertida en museo), cinco iglesias católicas y muchas ortodoxas. En una de estas últimas hay una famosa icona (que no icono, porque para los ucranianos termina en a) a la que se llevan flores secas o frutos para pedirle milagros. La iglesia, con cinco cúpulas, es preciosa y en la calle donde se encuentra hay decenas de puestos de frutas y flores regentados por personas, al parecer muy humildes.

En resumen, Odessa merece la pena. Además es una ciudad con mucha vida, llena de discotecas y lugares de diversión.

Al volver a la zona de acampada, la autocaravana ardía en su interior, aunque en Odessa no hacía calor.

Preparamos para mañana nuestra marcha a Vinnitsa. Nuestro tiempo de viaje se acaba y la pena es que estamos a escasos kilómetros de Chisinau, la capital de Moldavia, y nuestra idea era ir allí, pero ante el tema del pasaporte hemos preferido dejar las fronteras tranquilas.

• Día 61: Odessa - Uman - Vinnitsa
Kilómetros etapa: 440,8 km
Posición GPS zona acampada: N 49º 11' 48'' - E 28º 37' 22''

La mejor carretera de toda Ucrania, de lo que llevamos visto, es la autovía de Odessa a Uman. Tiene sus baches, pero es bastante decente, y después de lo que estamos sufriendo con las carreteras, nos ha parecido un sueño. Nos hemos percatado de que las gasolineras Lukoil y Shell son las únicas que aceptan tarjeta, por lo que no has de calcular previamente lo que vas a repostar como en el resto de gasolineras.

Hemos ido a Uman para visitar el parque Sofiyivka. Lo mandó construir el conde polaco Stanislav Potocki en honor de su bella esposa Sofiyivka, con la idea de construir una joya para ella en plena campiña ucraniana, con lagos, una cascada, fuentes, cisnes, una orangerie, estatuas y árboles de especies raras. Todo en el parque se encamina al amor: estatua de Cupido, otra de Ulises, ... Total, que nos hemos hartado de andar. Hay muchos mosquitos y las estatuas son de lo más cutre. Hay piedras tipo ciudad encantada de Cuenca, cocodrilos y grutas. En la gruta llamada Venus hay una piedra que si giras alrededor de ella tu enamorado te amará eternamente: otras grutas se llaman Nuez, el Miedo y la Duda. Por cierto, el idilio del conde y su esposa duró poquísimo, porque Sofiyvka se enamoró del hijo del conde, que era más joven y apuesto.

Entrar al parque cuesta 4 euros. Para regresar a la entrada hay un cochecito que cobra 20 grivnas y un coche de caballos que si son cinco personas cobran otras 20 grivnas por persona. En el aparcamiento de este Versalles ucraniano (posición GPS: N 48º 45' 43'' - E 30º 13' 14') se podría también pernoctar, previo pago de 40 grivnas.

Pero Umán es famoso porque más de 50.000 judíos viene en peregrinación a la tumba del Rabino Nachman, nacido en 1772 y fallecido en 1810, el cual fue el fundador del Hasidismo, una rama del Judaísmo ortodoxo que estuvo prohibida en la época soviética. Sus enseñanzas al parecer mezclaban ideas de la Torá, la cábala y las escrituras. Actualmente muchísimos judíos de todo el mundo acuden a la tumba de Nachman de Breslov y lo hacen en el año nuevo judío. En la ciudad de Uman se ha construido una sinagoga y un centro judío.

Más tarde continuamos hacia Vinnitsa, donde teníamos reservado un lugar de acampada en la puerta de un hotel, en un TIR, pero no en la parte de los camiones sino antes, sin agua y sin luz.

• Día 62: Vinitssa - Khotyn - Yaremche
Kilómetros etapa: 457 km
Posición GPS zona acampada: N 48º 26' 39'' - E 24º 33' 13''

La ciudad de Vinnitsa es grande y agradable, aunque no hay nada que mencionar como atractivo turístico. Por ello continuamos viaje por unas carreteras que son una pesadilla. Por el camino hay muchos vendedores de setas y hongos. Una espantosa agonía las carreteras.

Después, con un calor tórrido, vamos al castillo de Khotyn. El castillo es muy bonito y está muy bien conservado. Y está considerado como una de las siete maravillas de Ucrania, por lo que es una de sus atracciones turísticas. En él se han rodado escenas de películas como Taras Bulba, Los tres mosqueteros o Las Flechas de Robin Hood. En Ucrania hay muchos castillos, y algunos son soberbios.

Vista del castillo de Khotyn
Vista del castillo de Khotyn

La entrada al castillo cuesta 20 grivnas. En el recinto hay chiringuitos para hacer compras. El recinto del castillo también sería un buen lugar para acampar y pernoctar (posición GPS: N 48º 30' 58'' - E 26º 29' 49'').

El castillo está situado en la margen derecha del río Dniéster en Khotyn, la ciudad más importante de la provinica de Chernivtsi, y forma parte de la región histórica de Bessarabia.

Después salimos hacia Yaremche, nuestro destino para el día de hoy. Las carreteras empeoran más aun, si ello es posible. Y cerca de Yaremche hay agujeros en el asfalto que parecen bocas de metro. Por aquí el navegador ha fallado más que una escopeta de feria y hemos tenido que preguntar bastante.

Al final hemos llegado a lo que parecía una feria y no era más que el complejo turístico donde nos alojamosen Yaremche, con agua y luz, restaurante, pero no vemos la TV. Estamos tan cansados por la carretera que ni nos cambiamos de sitio. A cenar y, sin ducha siquiera, a la cama. Se notan los años y además tenemos el cuerpo molido por los baches.

• Día 63: Yaremche
Kilómetros etapa: 0 km
Posición GPS zona acampada: N 48º 26' 39'' - E 24º 33' 13''

Desde Yaremche hemos ido con un guía, que no habla ni patata de idioma conocido, a una ruta turística por los Cárpatos. Cruzamos a pie por un puente tipo Indiana Jones en la selva amazónica, con un río bajo nuestros oscilantes pies. Luego nos hace caminar 4 km de ida y otros 4 de vuelta por un sendero lleno de agua, baches y guijarros, con toda una gama de insectos picadores para ver una catarata escuálida, la cascada Huk. Nos miramos atónitos.

De regreso a Yaremche nos lleva a una especie de zoológico en el que hay varios bisontes, zorros y lobos, cuesta arriba y con un calor infiernal (no infernal porque era proveniente del mismísimo infierno).

De vuelta al complejo donde nos alojamos, nos deja el guía. Comemos una comida rara: sopa de hongos con pasta, unos pedacitos de pollo con patatas asadas y tocino envueltas en un papel de aluminio.

Por la tarde, aún después de la caminata de la mañana, hemos ido a un mercado para turistas donde hemos realizado las últimas compras y luego a un súper (este era una habitacioncilla donde había vodka y tabaco por miles, pero alimentos sólo lo más básico). Siempre desayunamos en la autocaravana porque aquí en los restaurantes o bares, como en casi todos los países ex-soviet, no hay leche para el consumo del cliente, se miran extraños cuando la pides y a mí mi buen vaso matutino no me lo quita nadie. El pan que aquí hacen es delicioso y hay frutos del bosque por todos sitios, moras, frambuesas y otros que no he visto en mi vida.

Yaremche tiene una gran importancia turística porque cerca está el Monte Bucovel, el punto más alto de los Cárpatos ucranianos. También el presidente ucraniano tiene aquí una casa, cerca de la cascada donde hemos por la mañana, pero él viene en helicóptero.

Rumania se encuentra sólo a 60 km de aquí y la artesana que aquí se vende es una mezcla rumano-rusa-ucraniana. En el mercado turístico he comprado preciosidades. A mi me gusta el color, y los bordados y colores ucranianos me encandilan.

Vuelta al complejo turístico para dormir y mañana pasar la frontera. He sacado de la caja fuerte mi pasaporte y he visto que están sueltas casi todas las hojas, cosa que hicieron cuando entré en el país, que si me doy cuenta no hubiera entrado. Estoy con gran estado de ansiedad temiendo y deseando que llegue mañana.

• Día 64: Yaremche - frontera Ucrania-Hungría - supermercado Tesco
Kilómetros etapa: 408 km
Posición GPS zona acampada: N 48º 13' 55'' - E 22º 03' 52''

Hemos salido de Yaremche por una carretera malísima. Hay que reseñar que a lo largo de la carretera de ayer y de hoy la ruta está llena de iglesias ortodoxa preciosas y muy cuidadas. Aunque sean pobres sus alrededores, lo que rodea a estas iglesias está impoluto.

Yendo hacia la frontera de Chop, con Hungría, el navegador se ha vuelto loco y no nos indicaba por dónde ir. Circulábamos por una carretera que era un cromo y sin saber exactamente por dónde íbamos. Así que he escrito Chop en una hoja grande de papel y debajo el mismo nombre en cirílico y cuando llegábamos a un cruce preguntábamos a conductores y por señas nos decían la dirección a seguir.

Llegamos a un cruce, después de unos 50 km preguntando periódicamente, en donde se leía Liev a la derecha y Chop a la izquierda, en una carretera que para este país era algo así como circular por el cielo, flotando entre nubes. Antes de llegar a la frontera llenamos el depósito y con la moneda sobrante compre cerveza y garrafas de agua.

Llegamos al puesto fronterizo ucraniano y al entrar un policía nos dio un papel con la matrícula del coche y los ocupantes que hay que entregar a la salida. Al pedir los pasaportes Enrique entrega sólo el suyo, pero al poco vienen a reclamar el mío y cuando lo ven viene una policía y nos conduce a los dos por unos oscuros pasillos de la aduana. Esta vez también interrogaron a Enrique, con lo cual creo que la calidad de los pasaportes expedidos en Melilla era bastante cutre.

Nos llevan a un lugar donde había varios oficiales que preguntaban en inglés y nuestros pasaportes, pasaban de mano en mano como la falsa moneda, hasta que uno me guiño un ojo y me dijo ok, por lo que entendí que no iba a ocurrir nada, pero hasta este momento me veía en Siberia. Vino la misma chica y nos acompañó de vuelta por el mismo camino. Nos llama otro poli y nos devuelven los pasaportes (con todas las hojas arrancadas el mío) y nos envían a que nos miren la autocaravana.

Nos dejan salir del país y corriendo entregamos el papel que nos dieron al entrar. Nos dirigimos al puesto fronterizo húngaro y nos ponemos en la fila detrás de los camiones, pero cuando llegamos donde están los aduaneros nos hacen volver atrás porque hemos de ir por la cola de los turismos. Total, cerca de 5 horas hasta que nos llega el turno. Al darle los DNI al policía húngaro (estamos en territorio comunitario) nos dice que no, que quiere el pasaporte. Le decimos que el Tratado de Shengen hace que podamos circular libremente por la Comunidad Europea, pero se empeñó en querer el pasaporte. Imaginaros cuando vio los pasaportes!. Se fue a la oficina del jefe y vuelve a la media hora pidiéndonos los DNI y otra media hora esperando. El mismo jefe de la aduana baja de su despacho para decirnos que como comunitarios que somos podemos pasar, pero nos aconseja que cambiemos el pasaporte.

Le damos las gracias y continuamos para que nos registren la autocaravana, pero el policía que lo hace nos vuelve a pedir los pasaportes. Yo hago referencia al Tratado de Shengen, pero el individuo se empeña en que le demos el pasaporte, se los vuelve a llevar y el jefe, algo le diría, porque regresó muy amable, nos devolvió los célebres pasaportes y entró en la autocaravana, pero no abrió ningún armario ni nada. Había que rellenar un impreso diciendo que no llevas contrabando, o yo que sé, pero él mismo nos lo rellenó.

Era ya noche cerrada cuando salimos de la pesadilla ucraniana. Seguimos por una carretera húngara hasta que encontramos un supermercado Tesco, donde nos quedamos a dormir. Sólo poner la cabeza en la almohada dormimos como lirones: "hasta mañana, hasta mañana, los lunis y los abueletes se meten en la cama".

^top

 VIAJE UCRANIA (IV): Ruta regreso por Rumanía, Hungría, Austria, Alemania, Francia, Andorra y España

RUMANÍA, 24 al 25 de Agosto

• Día 65: Hungría - Frontera Rumana - Sapanta
Kilómetros etapa: 189 km
Posición GPS zona acampada: N 47º 56' 53'' - E 23º 41' 53''

Compramos la viñeta para Hungría por 14 euros para una semana. La compramos en la frontera Chop-Záhony, mientras esperábamos. Entramos en un supermercado Tesco y cambiamos unos 50 euros que teníamos de moneda polaca en forints y compramos con tarjeta, porque en Hungría no te cogen euros casi en ningún sitio.

Y emprendemos la marcha hacia la frontera con Rumanía, ya que en el camping de Sapanta nos esperan unos amigos. Llegamos a la localidad de Sapanta antes de comer y vemos el llamado Cementerio Alegre (nombre rumano Cimitirului Vesel). Nos cobran 1 euro a cada uno por la entrada y el ticket eran dos postales. Entramos y había mucha gente, todo muy simpático, pero la pena es no saber leer las cruces de madera porque al parecer narran hechos de los difuntos y la forma en que murieron con anécdotas y puntaditas satíricas. Vemos una cruz que narra un atropello,y se contempla al atropellado por un coche y suponemos que murió de esa forma, otro un soldado, señoras cosiendo, un borrachín, un lechero...

Comemos y nos vamos al camping. Después del horario ucraniano, al tener nuevamente el horario europeo mi reloj biológico está como una moto y duermo fatal, aunque en el camping y con las rejas de nuestra autocaravana hemos dormido la mar de fresquitos con todo abierto, la ola de calor arrecia en los Cárpatos y en los Balcanes. Pero hemos dormido la mar de bien.

• Día 66: Sapanta - Región de Maramures - Sapanta
Kilómetros etapa: 189,8 km
Posición GPS zona acampada: N 48º 02' 43'' - E 7º 10' 30''

Salimos del camping Poieni y bajamos al pueblo de Sapanta para comprar souvenires y pan. Hoy vamos a hacer una ruta por las iglesias de madera por la región de Maramures, que por supuesto no nos va a dar tiempo de verlas todas.

La primera iglesia (N 47º 56' 52'' - E 23º 41' 54'') está en construcción, a sólo 3 km de Sapanta. Nuestra ruta sigue por una puerta de madera llamada Maramusena, pero lo cierto es que hay en esta región muchísimas puertas que son verdaderamente obras de arte.

Después Onesti y a continuación el Monasterio de Barsana (N 47º 47' 28'' - E 24º 05' 37''), un complejo monacal del s. XIV y una magnifica iglesia de 1720. Por supuesto que todo está reconstruido y regentado por monjas, cuidadísimo, limpísimo y los edificios que lo componen muy bien conservados y restaurados. Seguimos por la región de Sighetu Marmatiel, conocida como Valle de Mara. En esta zona son típicos unos sombreros que llevan los varones pequeños, casi como kiputz, a mi me gustaron.

Fuimos también a ver las iglesias de Calinesti (s. XVIII) y Desesti, que hay que reconocer que son soberbias por su altura, con escaleras exteriores y pasillos al exterior. Aunque la que más me gustó fue la de Calinesti (N 47º 44' 06'' - E 24º 13' 34', nombre en rumano Bystrica Ansamui), dedicada a San Miguel Arcángel, con frescos, y pinturas murales, cementerio exterior como es preceptivo. Y también Dragomiresti (N 47º 40' 20'' - E 24º 17' 23''), iglesia de 1732. Las que no vimos fueron Rozaviea, Botiza, Polenileize.

Volvimos a dormir al camping de Sapanta para mañana pasar a Hungría.

• Día 67: Sapanta - Oradea - Debrecen - Budapest
Kilómetros etapa: 468,5 km
Posición GPS zona acampada: N 47º 29' 55'' - E 19º 05' 42''

Salimos de Sapanta hacia Oradea, aunque lo hemos hecho por un paso fronterizo (entre Rumanía y Hungría) unos pocos kilómetros antes, porque, suponíamos que Oradea iba a estar hasta los topes. Dos aduaneros, que seguro no habían visto una autocaravana en su vida, se muestran asombrados a nuestro paso.

De ahí nos vamos a Debrecen, la tercera ciudad de Hungría, a ver la Catedral Calvinista situada en la Plaza Calvin, la cual es la más gran iglesia de culto no católico de Hungría. Aquí el Calvinismo tiene muchos adeptos y es un foco importante de esta religión. Hay muchísimos gitanos en los alrededores y en su importante mercado se recomienda tener mucho cuidado con los carteristas.

Continuamos con un calor enorme hasta Budapest. Este verano nos ha cogido mucho viento por todos los lugares, algo que me crea ansiedad, ya que por la autopista la autocaravana se movía como hoja movida por el viento, he pasado miedo mucho miedo.

No hemos comprado viñeta porque teníamos la que compramos a la salida de Ucrania aún con validez. Aparcamos en un centro comercial próximo a la estación de ferrocarril, sitio bastante céntrico, seguro y silencioso, con guardias de seguridad del propio centro comercial.

^top

HUNGRÍA, 26 al 28 de Agosto

• Día 68: Budapest - Balaton - Vezsprem
Kilómetros etapa: 290 km
Posición GPS zona acampada: N 47º 06' 11'' - E 17º 55' 55'

Compramos en el súper de Budapest lo que nos falta y con viento nos vamos hacia el lago Balaton. Entramos por Siofok y seguimos hacia la península de Tihany que está situada a unos 2 km de Balatonfured, ciudad donde Rabindranat Tagore pasaba algunas temporadas. Lo más interesante es el monasterio benedictino situado en la cima donde aparecen vocablos latinos en un texto húngaro.

El lago Balaton interior tiene bastante vegetación y hay carpas y pulpos. En el lago grande, hoy de un color lechoso y con oleaje, hay una variedad que puede ser peligrosa, los siluros, que son enormes. Yo pienso que este es el lugar más seductor del Balaton, que aún está lleno de turismo familiar, ya que la parte de Balatonfured tiene un status más elevado. Hemos comprado vino de esta zona, ya que sus caldos tiene fama, sobre todo los de Badacsony.

Hemos estado también en el palacio de Keszthely, que dicen que es uno de los mejores de Hungría, pero no lo visitamos, sólo lo vemos por fuera. Nos vamos a dormir a Veszprém, capital de la región de Bakony. En la plaza del Ejército Rojo vemos la torre de fuego que es igual que la que hay en Sopron. Aquí hay un monumento a los rusos que ayudaron a los húngaros contra los nazis. Dormimos en el parking de un súper Tesco de 24h, muy tranquilitos.

• Día 69: Veszprém - Graz - Abadía de Reim
Kilómetros etapa: 260 km
Posición GPS zona acampada: N 47º 08' 10'' - E 15º 17' 15''

Salimos de Veszprém, la ciudad de las reinas y pasamos cerca de Herend, la porcelana de los Reyes, pero no voy a comprar nada, así que pasamos de largo. Antes vamos al castillo del rey Esteban, en Eger, que no merece la pena.

Después nos dirigimos a Graz, que hace años que no pasábamos por allí. Por la carretera nos deshacemos de la moneda húngara (forint) que aún nos queda. Comemos en una pizzería y ya sin un triste forint salimos de Hungría hacia Graz, ya en Austria.

Una vez en Graz nos es imposible aparcar, así que nos vamos a la abadía de Reim, a unos 22 km de Graz. La abadía de Reim es el más antiguo monasterio cisterciense de Austria, construida en el s. XII de estilo barroco, pero con restos góticos. Después de ver su exterior nos quedamos en el parking de la abadía, la mar de tranquilos y con un paisaje que te mueres de bonito.

^top

AUSTRIA / LIECHTENSTEIN, 29 al 30 de Agosto

• Día 70: Abadía de Reim - Salzburgo - Trausteim
Kilómetros etapa: 360,1 km
Posición GPS zona acampada: N 47º 49' 45'' - E 12º 35' 17''

Maravilloso paseo por las montañas austriacas, tremendos túneles que nos hacen pagar dos veces peajes (una vez 7,50 euros y la segunda vez 4,5 euros).

Salzburgo es una ciudad en la que siempre aparcamos con una facilidad sorprendente. Muy cerca del centro atravesamos el Danubio y entramos en el mismísimo centro de la ciudad, aparcando en la calle Doctor Varns Cheingassy. Y que voy a decir de una de las ciudades más bonitas del mundo, sin palabras.

Después vamos hacia Innsbruck con dirección Alemania, ya que la carretera es más buena y las zonas de acampada maravillosas. En una de ellas acampamos y en total hemos terminado entre caravanas y autocaravanas unos 20 vehículos.

• Día 71: Trausteim - Innsbruck - Vaduz - Lindau
Kilómetros etapa: 388,4 km
Posición GPS zona acampada: N 47º 33' 30'' - E 9º 42' 02''

Vamos hacia Innsbruck, que con la suerte de aparcamiento en Austria hemos aparcado en prácticamente el centro de la ciudad. Compramos en una tienda italiana dos trozos de pizza por la ridícula cantidad de 12 euros, aunque en Austria respirar es carísimo y volvemos a la autocaravana.

Marchamos de Innsbruck hacia Vaduz, con miles de túneles larguísimos (uno de ellos tiene 16.700 metros de largo) y lloviendo tanto que parece que San Pedro ha abierto las compuertas del cielo. Por fin llegamos a Vaduz que no se ve ni un metro más adelante.

Liechtenstein se rige por una monarquía constitucional, su mandatario, un príncipe, considerado paraíso fiscal, tiene 160 km2 y en total 76 km de frontera, entre Los Alpes y el Rin. Nada más entrar por la carretera donde hay dos aduaneros, que pasan de ti, entras en la población llamada Shaaw que prácticamente es una calle larga que se une a Vaduz, la capital del principado.

Aparcamos en el punto N 47º 33' 30''- E 9º 42' 02'', pero no subimos al Castillo de los Príncipes por la lluvia, el frío y la niebla (ya lo conocemos de hace algunos años). Nos apetecía dar una vueltecita, aunque este país no se corresponden los precios con lo que se ve, porque no parece nada especial. Hay un centro turístico en Malabun, donde esquían en invierno alemanes y austriacos, pues la población de lietchesteinistas es muy reducida.

Sus monumentos, aparte del Castillo de los Príncipes, que no es visitable, es una iglesia con una preciosa cúpula de cebolla estilo ortodoxo y una catedral con un puntiagudo terminal que apunta al cielo. La carretera que asciende es bastante pronunciada y no nos apetecía en absoluto correr riesgos, si el tiempo hubiera sido mejor nos hubiéramos planteado la posibilidad de quedarnos hasta la mañana siguiente, ya que Liechtenstein no da para más.

Así que continuamos havia Bergen de forma lentísima por un accidente. Al hacerse de noche y tardísimo decidimos recurrir a la zona de autocaravanas de Lindau, pero al llegar no había espacio ni para un alfiler, pero al final nos quedamos pegaditos a un arbolito. El pago se efectúa con la maquina habilitada para tal efecto, por 24 horas o fracciones. También hay una máquina para las grises, casete, etc. (1,50 euros). Hay un autobús frente a la entrada que lleva al centro de Lindau.

^top

ALEMANIA, 31 de Agosto al 4 de Septiembre

• Día 71: Lindau - Fussen
Kilómetros etapa: 242,4,4 km
Posición GPS zona acampada: N 47º 34' 56'' - E 10º 42'' 04''

Dar una vuelta por la región de Baviera pegada a las montañas del Tirol nos fascina. El día ha estado desapacible, lloviendo sin parar, pero hemos ido a varios lagos (me he fijado que en alemán lo que termina en See se refiere a un lago).

Dormimos en Fussen, en la zona de siempre, frente al Lidl, que ya son tres aparcamientos, han ido proliferando (precio estancia: 12,5 euros). Hacemos compras de ropa en Fussen para el invierno.

• Día 72: Fussen - Kempten - Friedrichshafen - Meesburg
Kilómetros etapa: 171 km
Posición GPS zona acampada: N 47º 42' 04'' - E 9º 16' 07''

Desde Fussen vamos a Kempten, donde hay un Floh Mark. Lo encontramos a la primera, pero llegamos muy tarde y fue una pena porque era muy grande y había muchísimos puestos con cosas muy apetecibles, pero cuando llegamos ya estaban quitando la mayoría (el horario es de las 7:00 a las 12:00 ó 12:30).

Luego vamos a Friedrichshafen, pero no visitamos el Museo del Zepelín porque no nos interesa nada. Desde aquí vamos a Meesburg y las tres áreas de acampada que tiene esta ciudad, por lo muy turística que es, estaban hasta la bandera. Encontramos otra área que no conocíamos y que, sin quererlo, era la mejor. Había duchas calientes y servicios con el mismo precio que las otras: 12,5 euros.

Es necesario saber que en muchísimas áreas hay enchufe para la luz, pero no entra en el precio (según el área con 50 céntimos tienes casi cuatro horas y en otras por un euro dos horas).

• Día 73: Meesburg - Selva Negra - Schiltach - Kehl
Imagen de Schiltach (Selva Negra)
Imagen de Schiltach (Selva Negra)
Kilómetros etapa: 194,2 km
Posición GPS zona acampada: N 48º 17' 28'' - E 8º 20' 33''

Vamos en dirección a Kehl porque antes de salir de Alemania iremos a la casa Bustner para una reparación en la autocaravana.

Esta vez vemos la Selva Negra de otra manera, profundizando en algunos preciosos pueblos que no conocíamos.

Así hoy hemos ido a Schiltach, un pueblo donde parece que te sumerges en un cuento de hadas, no he visto nada igual en Alemania.

Es una preciosidad. Las casas con los entramados de madera, sus tejados picudos, el río dentro y en el centro del pueblo, patitos a los que se le puede dar de comer, flores por todas partes, colores y más colores. Parece sacado del típico cuento de hadas de Hansel y Gretel.

Creo que Schiltach es el pueblo que más nos ha gustado de toda Alemania. Tiene un ayuntamiento del s. XVI, rodeado de esos abetos inmensos que caracterizan a la Selva Negra. Maravilloso. Y para colmo tiene una zona pequeña, pero idílica, de autocaravanas.

Recorremos más pueblecitos de montaña. Vemos cascadas y nos quedamos sorprendidos del hecho que hasta ahora habíamos conocido la Selva Negra más turística. Pasando por Offenburg llegamos a Kehl y nos dirigimos al magnífico lugar que la casa Bustner tiene para sus clientes, con luz, agua duchas, desayuno, etc. Y además no ponen pegas si alguien con otra marca de autocaravana se queda a pernoctar.

• Día 74: Kehl - Alta Selva Negra - Freudenstadt - Kehl
Kilómetros etapa: 219,8 km
Posición GPS zona acampada: N 48º 17' 28'' - E 8º 20' 33''

Hoy hemos ido en dirección de la alta Selva Negra. El proyecto era hacer la Schwarzwaldhochstrasse, un nombre complicadísimo que se refiere a la carretera que cruza la Selva Negra por su parte más alta y que son unos 65 km de hermosísimos paisajes y a la máxima altura. La Selva Negra al completo se cruzaría desde Kalsruhe a Baden Baden, pero no nos daría tiempo de hacerlo porque lo interesante es salir de la ruta para ir viendo cosas interesantes a derecha e izquierda de la carretera para luego reincorporarse a ella.

El cruce más importante, donde cruzan muchas carreteras, es Freudenstadt, una ciudad que está planificada como una gran tela de araña y que posee la mayor plaza de Mercado de toda Alemania. Frente a la iglesia municipal está la fuente de los barbos (pescados parecidos a las truchas). La iglesia tiene dos imponentes torres, con una mezcla de estilos (renacentista, medieval, ventanas góticas, ...)

Después hacemos un recorrido por más pueblecitos y por unos paisajes idílicos y volvemos a Kehl.

• Día 75: Kehl
Kilómetros etapa: 0 km
Posición GPS zona acampada: N N 48º 17' 28'' - E 8º 20' 33'''

Día perdido esperando la autocaravana. Paseos por Kehl y comida en un restaurante del que ya somos clientes y nos atienden estupendamente: los camareros son disminuidos y es un placer comer allí de lo bien atendido que está.

^top

FRANCIA, 5 al 9 de Septiembre

• Día 76: Kehl - Besancon
Kilómetros etapa: 287,1 km
Posición GPS zona acampada: N 47º 13' 54'' - E 6º 02' 17''

Pensábamos que íbamos a estar todo el día en Kehl para que nos solucionaran los problemas con las puertas de la autocaravana, pero sobre las dos de la tarde nos la devuelven. Así que nos despedimos de todos y nos vamos a comer a un restaurante cercano al puente de Europa. Llegamos hasta Besançon y pernoctamos en la misma zona donde lo habíamos hecho cuando empezamos el viaje.

• Día 77: Besançon - Bourg en Bresse - Diou
Kilómetros etapa: 305,1 km
Posición GPS zona acampada: N 46º 32'' 11'' - E 3º 44' 38''

Llegamos a un precioso pueblecito llamado Diou, en el que unos carteles anunciaban que el camping se había cerrado, pero la comuna había hecho un parking para las autocaravanas. Vamos a él para coger un sitio, para pasar la noche, pero es de seis plazas y tres autocaravanas francesas han ocupado todas las plazas con mesas, sillas, toldos, etc... Algo muy corriente entre personas egoístas, lo cual ocurre con bastante facilidad en las zonas gratuitas de Francia.

Así que damos la vuelta y nos aproximamos a un río, donde hay otra acampada. El lugar es idílico y ha merecido la pena venir. El lugar es una maravilla, hay varias parejas acampadas en la orilla, el lugar por si solo vale para pasar varios días en paz y sosiego.

• Día 78: Diou - Perigueux
Kilómetros etapa: 415,8 km
Posición GPS zona acampada: N 45º 11' 12'' - E 0º 43' 53''

Ruta por pueblecitos hasta llegar a la zona de parking del ayuntamiento del Perigueux, que en Septiembre es gratuita y estaba llena hasta la bandera de autocaravanas francesas.

• Día 79: Perigueux - Bourdeilles
Kilómetros etapa: 111.5 km
Posición GPS zona acampada: N 45º 19' 22'' - E 0º 34' 55''

En Perigueux hemos ido a Suministros Narbona para comprar varios repuestos para la autocaravana: una bomba de agua, un grifo, una goma para el casete y otras cosas más.

El Perigord pertenece en parte a la región de la Dordoña y está dividido en cuatro zonas: el Perigord negro, por la región de Sarlat; el Perigord rojo o púrpura en Bergerac; el Perigord blanco en el Perigueux; y el Perigord verde, próximo a Nontron.

Hemos ido hasta Bourdeilles porque el pueblo es una auténtica maravilla. Hay un maravilloso palacio y un castillo medieval fortificado del s. XVI que es monumento nacional. La zona de parking es de la comunidad, gratuita, con agua y de todo, excepto luz, con un prado de césped maravilloso. Hemos subido a ver el castillo, que es una preciosidad, y paseado por todo el pueblecito. Cerca de la plaza del Mairie hay un árbol centenario impresionante (una sequoia) y unos paisajes maravillosos sobre el rio Dronne.

• Día 80: Bourdeilles - Albias
Kilómetros etapa: 235,2 km
Posición GPS zona acampada: N 44º 05' 25'' - E 1º 26' 50''

Comenzando por Bourdeilles hemos hecho una ruta preciosa por Noials et Clottes, Savignac de Miremont y Neuvic. Al final del día hemos continuado camino hasta Albias.

^top

PRINCIPADO DE ANDORRA, 10 de Septiembre

• Día 81: Albias - Principado de Andorra
Kilómetros etapa: 247'2 km
Posición GPS zona acampada: N 42º 43' 46'' - E 1º 44' 12''

De camino hacia el Principado de Andorra hacemos las últimas compras en Toulouse. La carretera hacia Andorra es muy agradable porque la han arreglado bastante desde la última vez que estuvimos.

Llegamos a Andorra al atardecer y dimos un amplio paseo, aunque todo estaba ya cerrado. Dormimos en una zona en la que no se paga, junto a muchas autocaravanas. Hacía fresco, pero dormimos tranquilísimos.

^top

ESPAÑA, 11 al 15 de Septiembre

• Día 82: Principado de Andorra - Vic
Kilómetros etapa: 309 km
Posición GPS zona acampada: N 41º 56' 4'' - E 2º 14' 24''

Desde el principado de Andorra nos dirigimos hacia Vic, ya en Cataluña, con la idea de saludar a una amiga y ver que le pasaba a la bombona, porque durante el camino no nos había funcionado.

• Día 83: Vic - Fraga
Kilómetros etapa: 254 km
Posición GPS zona acampada: N 41º 31' 10'' - E 0º 19' 51''

Un día terrible de viento, con avisos de ráfagas de 100 km/hora. Nos dirigimos a un taller mecánico para que nos arreglara el problema de la bombona. Después de comer continuamos nuestra ruta, pero el viento me llevaba muy estresada y decidimos quedarnos en Fraga. Aparcamos en la pared de un edificio para protegernos del viento, compramos lotería y unos deliciosos melocotones y cenamos de tapas en un bar. Y dentro de la autocaravana se oía el viento de una manera que aterrorizaba. Conseguí dormir, pero me desperté 50 veces.

• Día 84: Fraga - Andorra
Kilómetros etapa: 136'4 km

Salimos de Fraga y con gran viento pasamos por Mequinenza y Alcañiz, pero aunque parecían ciudades muy bonitas nuestra ruta se dirigía a casa de unos amigos. Llegamos a Andorra, la ciudad turolense, y aparcamos frente a su casa y nos acompañó para que viéramos el pueblo que era muy agradable y me contó que el viento que soplaba era el cierzo. Nos llevó a comer a un hotel próximo a su casa. Pasamos un día maravilloso en su compañía. Dormimos en casa de estos amigos.

• Día 85: Despeñaperros - Navas de Tolosa
Kilómetros etapa: 586'6 km
Posición GPS zona acampada: N 38º 17' 41'' - E 3º 35' 19''

Fuimos por unas carreteras preciosas hasta Cuenca y de ahí pasamos por Despeñaperros para llegar finalmente a Navas de Tolosa y descansar en una gasolinera (junto al Museo de la Batalla de las Navas hay un parking magnifico, pero muy solitario para una sola autocaravana). Así que el lugar que elegimos tenía una pinta estupenda que cumplió nuestro propósitos de descanso y cena en demasía.

• Día 86: Despeñaperros - Cabra - Granada
Kilómetros etapa: 362,4 km

Pasamos por Bailén para comprar aceitunas de cornicabra y desde Córdoba, por donde dimos un paseíto, nos fuimos para comer por el camino. Así llegamos a Cabra y había un ambiente sensacional. Tapeamos en dos bares. Finalmente llegamos a Granada. Y así termina nuestro viaje de 2012, en el que no he disfrutado todo lo que hubiera querido por culpa de los aduaneros ucranianos.

^top
Europa - Altres guies i relats d'Europa publicats en aquest web.

facebooktwitterInstagramYoutube
RentalCars

COMUNITAT

facebooktwitterInstagramYoutube


2001-2017 © Viatgeaddictes.com [ Suanda, Yolanda & Toni ]. Tots els drets reservats
icona Viatgeaddictes
2001-2017 © Viatgeaddictes.com
Aquest web utilitza galetes per a millorar l'experiència de navegació dels seus usuaris. Si continues navegant considerem que acceptes el seu ús.Més informació