logo
El web amb informació pràctica per al viatger independent i alternatiu
bandera

ECUADOR

Ruta solidaria

Autor(a)Conxita Tarruell| Data viatge: 2006| Publicat el 16/02/2007
Vota
1.9 de 5 (60 vots)
Publi

Introducción

Nota

Avisamos de que cierta información publicada en estas guías o relatos, sobre todo la referida a horarios, precios, visados, direcciones de e-mail o páginas web, puede haber variado desde el momento en que se recogió la información (ver fecha en la cabecera del relato).

En Viatgeaddictes.com no nos responsabilizamos de los posibles perjuicios que pueda causar la informa- ción aquí contenida, así como de las opiniones expresadas por los colaboradores, ni estas son necesariamente compartidas por nosotros.

Por otra parte os animamos a que, si usáis la información aquí contenida, tengáis la amabilidad de enviarnos un e-mail con vuestras impresiones, sobre si os ha resultado útil o no, información errónea o no actualizada, etc. Tanto nosotros como nuestros colaboradores esperamos como única compensación a nuestro trabajo que perdáis un minuto y nos digáis algo que nos permita saber si nuestro esfuerzo merece la pena.

Movidos por el interés común de conocer a fondo la realidad de Ecuador, un grupo de 14 personas, vinculadas a la ONG Setem, decidimos hacer una ruta solidaria durante 22 días por este país. Este turismo responsable consistió en una estancia intercultural de convivencia, colaborando económicamente con las familias de acogida y visitando proyectos que se están realizando en el país.

Este proyecto sólo ha sido posible gracias a la organización de Setem, que es una ONG que quiere sensibilizar sobre la desigualdad norte-nur y sus causas, y promover las transformaciones personales y colectivas para conseguir un mundo más justo.

^top

 DIARIO DE VIAJE

Día 1 – Llegada, emociones y abrazos

La llegada a Quito ha sido espectacular pues el avión pasa cerca de las casas y de los volcanes. En el aeropuerto ya nos esperaba Carlos, que será nuestro guía durante todos los días. Mientras cargábamos las mochilas me he emocionado a ver una mujer como lloraba abrazando a su marido y a su hijo. He deducido que era una inmigrante que volvía tras mucho tiempo de estar afuera.

Al atardecer, hemos ido a pasear por la capital, que está a 2.850 metros de altura; todos estábamos algo afectados por el viaje y la altura, hemos decidido ir a descansar y mañana será otro día.

^top

Día 2 – Quito, luz de América

Hoy estamos más descansados, poco a poco nos vamos adaptando a la altura.

Es una ciudad de 2 millones de habitantes y declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO. Tiene edificios coloniales muy emblemáticos. Para conocer la realidad del país hemos ido a visitar el museo histórico y lo hemos encontrado muy interesante. Por la tarde hemos ido a ver el monumento conmemorativo de la misión Geodésica Francesa que está en la mitad del mundo y que da nombre al país.

^top

Día 3 – Otavalo, ciudad indígena

Hoy hemos ido a Otavalo a visitar un mercado artesano muy interesante, dónde los indígenas van con los vestidos tradicionales y venden todo tipos de tejidos como alfombras y tapices.

Por la tarde, hemos ido hasta la cascada de Peguche. Por el camino hemos pasado por pequeñas cabañas donde había tejedoras atornillando el hilo y unos niños pequeños nos han ofrecido una pulsera y se las hemos comprado ya que es el único medio económico que tienen para sobrevivir. Al atardecer, hemos ido a la Casa de la Cultura dónde han hecho un acto de homenaje a muchas personas que trabajaban allí. El lenguaje que utilizaban era con algunos apodos y repeticiones, muy diferente de como lo hacemos los catalanes que vamos más al grano. Aquí dan mucha importancia a los títulos universitarios y carreras.

^top

Día 4 – Riobamba, la sultana de los Andes

Mercat de Latacunga
Mercat de Latacunga

Ha venido una furgoneta a buscarnos y realmente ha sido un milagro meternos a todos nosotros y los paquetes allá dentro. Las maletas grandes iban arriba atadas, pero al cabo de unos kilómetros ya estaban a punto de caer, y hemos aprovechado para parar en un mirador desde el que se veía el Pichincha, un volcán que entró en erupción en el año 1999. Más tarde paramos en el mercado de Latacunga, era precioso, estaba todo tan bien puesto, había frutas tan diferentes... Las madres despachaban con el niño en la espalda y los otros pequeños rondaban por allá. Estaba mucho más limpio que los que había visto en África. Más allá había otras mujeres que repartían un zumo hecho con pulpa de tamarindo. Volvimos a colocarnos en el coche como una lata de sardinas, pero cantando, riendo y durmiendo se nos fue pasando el rato hasta que vimos el volcán Cotopachi y un paisaje precioso que me hizo pensar en nuestro Pirineo.

Al fin llegamos a Riobamba, y fuimos a la Abuela Rosa, que es una cafetería muy acogedora con un jardín precioso. Es un buen lugar para encontrarse. Nos hicieron una comida muy buena con una sopa de quinua y mellacos con una salsa de queso fresco y un churrasco. ¡Nos sentíamos como en casa! Después de comer nos esperaban las familias que nos debían acoger. Dolors y yo estuvimos en la casa de unos maestros: Francisco y la Jaki, que tienen dos hijos.

Por la tarde fuimos a pasear por Riobamba y vimos un mural dónde había un resumen de la historia de Ecuador. Allá, como muchos países sudamericanos, tienen mucha facilidad para hacer murales que sirven para entender más el país.

^top

Día 5 – Ruta hacia Cebadas

Hemos ido al mercado por la mañana a comprar frutas: maracuyas, pitajaya, guanábana y unos pepinos con gusto de melón. La parada era muy hermosa con tanto color que reflejaba. Una vez en casa hemos ayudado a macerar la carne de la comida y a preparar el choco con queso y el zumo de maracaibo. ¡Todo ha quedado muy bueno! Después de la comida nos hemos marchado muy de prisa para coger el autobús, pero una vez dentro hemos estado mucho rato parados porque tenían que cargar en el portaequipajes del techo: bicicletas, muebles y personas, pues adentro íbamos a tope. Durante el viaje iban subiendo y bajando personas por la escalera que había a mi lado.

Durante el trayecto hemos visto unos paisajes maravillosos: el río Cebadas, pueblos indígenas con la gente vistiendo tradicionalmente. al llegar a Cebadas, un pueblo indígena Quichua, nos han hecho entrar a la casa comunal, nos han enseñado las palabras claves en Quichua y han hecho un sorteo para saber la casa donde teníamos que ir. A mí me ha tocado la casa de la plaza. Parece ser que son de las mejores del pueblo. Es un matrimonio mayor que tiene 7 hijos. Es la primera vez que tienen a alguien de fuera y no saben demasiado como tratarnos. Sólo se han sentado a cenar con nosotros la hija y el nieto. Los otros iban arriba y abajo por la casa ya que estaban un poco incómodos.

^top

Día 6 – Gran fiesta Quichua con un buen canelazo

Nos hemos marchado con unos cuántos representantes del pueblo hacia el Páramo a unos 3.500m de Atillo. Ha llovido durante mucho rato. Cuando ha parado hemos podido ver que teníamos delante de nuestros ojos un paisaje muy bonito. Hemos comido tortillas viendo una piscifactoría y cuando hemos llegado al pueblo, la hija de la casa nos ha acompañado a ver los cuyes, que son como unos conejos sin cola. La hija cada día va a cortar hierba tanto si llueve como si nieva, para darles alimento.

Al volver hemos pasado por una taravita, que es una caja colgada de unos cables y sirve para atravesar el río. Hemos acompañado a nuestras amigas a una casa de indígenas que eran muy auténticos. Después, hemos ido a nuestra casa y hemos cenado cuyes, una comida que no estamos acostumbrados, pero que la hemos encontrado bastante buena. Los del pueblo nos han organizado una fiesta en la casa de la Junta Parroquial. Han hecho danzas tradicionales con grupos indígenas de las diferentes parroquias. Nos han dado Canelazo (canela más trago, que es una caña de azúcar fermentada). También han hecho muchos parlamentos y homenajes, hemos salido a dar las gracias y luego hemos terminado la fiesta bailando. Ha sido la primera vez que el pueblo acogía gente extranjera. Nos hemos sentido muy acogidos y nos lo hemos pasado muy bien.

^top

Día 7 – Compartiendo con los niños del proyecto de atención infantil

Hemos ido a ver la quesería y nos han enseñado el proceso para hacer el queso. Hemos encontrado un jardín de infancia cuyo patio nos ha dado mucha congoja ya que había una cloaca en medio. Las clases son sencillas, tienen poco material, pero hemos observado que controlan el peso y la altura de los niños. Ellos tienen un plato asegurado cada día, pero las condiciones higiénicas son bastante malas, iban bastante sucios. Nos hemos despedido de las familias y hemos ido en furgonetas a conocer la primera iglesia española fundada en 1534 en Balbanera.

Cuando hemos llegado a Riobamba hemos ido a visitar la casa barrial de San Martín, el proyecto de la fundación Julian Quito. Hemos jugado con los niños con juegos didácticos muy interesantes, que son donaciones de otros países. Hemos comido con ellos y había una niña quechua con quien nos hemos hecho buenas amigas. Me ha explicado que antes sólo hablaba quechua y no sabía nada de castellano, pero como es muy lista, ahora ya es bilingüe. Ella cuida de sus hermanos pequeños y va sola a casa. Más tarde los hemos enseñado las danzas como el bugui bugui y el Joan petit, ellos nos han enseñado otros juegos.

A media tarde cuando volvíamos hacia casa en autobús, íbamos viendo como se iba poniendo el sol, al fin vimos el volcán Chimborazo iluminado en medio de las niebla, ¡ha sido un momento mágico! Cada día a esta hora hay una gran puesta de sol y luego se hace oscuro. Cuando llegamos a Riobamba, me he duchado, he lavado ropa y he cenado. Entonces nos hemos sentado al sofá y nos hemos puesto a mirar fotos y a hablar de cosas muy interesantes hasta tarde. Realmente es una familia muy encantadora, gracias a ellos he recuperado fuerzas. Suerte que hay estos momentos tan entrañables.

^top

Día 8 – De la radio al Chimborazo (6.310 metros)

Por la mañana hemos desayunado tortilla a la ecuatoriana con sofrito de tomate y cebolla. Hemos ido a Radio ERPE (Escuelas Radiofónicas Populares Ecuatorianas). Éramos cuatro representantes para hacer una entrevista y se ha creado un ambiente muy agradable entre nosotros y la presentadora. Hemos explicado qué es Setem y en qué consiste nuestra ruta. Hemos resaltado la admiración por la diversidad y la riqueza cultural de este país. Los hemos animado a no perder la lengua quichua. Hemos acabado diciendo que son gente muy amable y hemos dado las gracias a las familias que nos están acogiendo en Riobamba.

Más tarde hemos ido a coger el autobús que nos llevaría al Chimborazo. Durante el viaje hemos ido parando para adaptarnos a la altura. Hacía un día soleado y hemos conseguido ver muy bien el volcán. Finalmente, hemos llegado al primer refugio, situado a 4.800 metros de altura. Entonces hemos empezado a andar para llegar al segundo refugio que está a 5.000 metros. De vez en cuando, íbamos parando y Carlos nos animaba a seguir adelante, mientras nos hablaba del Pachacama o Dios de la Creación en quichua. En estos momentos me sentía más cerca del sol y del cielo y daba gracias a Dios de la grandeza de este mundo, pidiendo que me diera fuerzas para llegar a la cima, pues nunca había subido tan alto. Cuando al fin llegué a la cima sentí una felicidad muy grande. ¡Que bonito que es el mundo desde aquí!

Una vez en el refugio me he sentado y he sentido mucha emoción y ganas de llorar como si se me acabaran las fuerzas. Después me han tumbado en un banco y me han levantado las piernas en alto. ¡Maldito mal de altura! Al cabo de un rato ya estaba mucho mejor, pero enseguida que hemos podido hemos bajado hacia el primer refugio, y aunque no tenia mucha hambre me he puesto a comer algo. No me ha sentado nada bien y me he mareado. El mundo me daba vueltas. Suerte que unos cuántos me han llevado al autocar y me he quedado durmiendo en los asientos traseros. Al bajar me he ido recuperando hasta que hemos llegado al albergue de Salinas que está a 3.500 metros. Allí me he ido a descansar. Después de cenar, Will, el responsable del albergue, nos ha pasado un vídeo dónde explicaba los proyectos de sociedades cooperativas. Finalmente unos músicos nos han tocado canciones típicas y nosotros les hemos cantado L'estaca.

^top

Dia 9 - Proyecto comunitario cooperativo en Salinas

Hemos ido a visitar los proyectos de las micro-empresas comunitarias que nos había explicado Will. Hemos conocido el Padre Antonio, salesiano, que nos ha enseñado la fábrica de chocolate. También hemos visto cómo hacían pelotas a mano y hemos entrado en una cabaña dónde había una mujer que hervía agua para sacarle la sal. Al estar cerrada allí dentro he notado que me faltaba aire, he sentido ansiedad y me han acompañado al albergue para descansar.

Después de comer hemos ido hacia Guaranda. Durante el viaje en autobús han subido muchos indígenas. Iba muy lleno. Por la tarde, hemos ido a Radio Raíces los mismos de la otra vez. Allá hemos participado en un programa para los indígenas de la sierra Andina que se llama Así Pensamos. Por la noche hemos ido a casa de un amigo del guía a cenar y después nos han dado pájaro azul (aguardiente de caña de azúcar).

^top

Día 10 – Trayecto a Puyo. Atardecer en medio de los volcanes

Hoy volvemos otro vez a Riobamba y hemos cogido un autocar ejecutivo, pues hay diferentes clases y ésta es la más cómoda. Al llegar nos esperaba nuestra familia con la mesa muy bien puesta para celebrar el cumpleaños del hijo, que cumplía 18 años. Después de comer hemos ido a visitar una fábrica de tagua, que es una semilla de una palmera y la denominan marfil vegetal. Hemos visto como trabajaban diferentes figuras. Más tarde hemos vuelto a coger el autocar que va a Puyo. El viaje ha sido largo y era bonito ver como se iba acabando el día, salían nubes de encima de los volcanes y parecía que estos estuvieran en erupción. Cuando oscurecía nos pasaron una película de anacondas en la que se moría casi todo el mundo. Creo que no era la adecuada para personas que iban a la selva...

^top

Día 11 – En el interior de la selva con los shuars

Nos hemos levantado muy temprano para ir a la comunidad shuar de la selva, pero se nos ha estropeado el autobús y, mientras esperábamos, José, el guía shuar, nos ha explicado que él es el líder de la comunidad familiar formada por su padre con dos mujeres y 22 hijos. Dice que está muy ilusionado en enseñarnos su bosque, pues somos el primer grupo de rutas solidarias que vamos a visitarlos.

Finalmente hemos continuado el viaje, ha subido mucha gente cargada con las compras, algunos traían cuchillos gigantes, supongo que era para abrir camino en la selva. Cada vez el bosque se hacía más espeso hasta que hemos llegado a su poblado, donde nos esperaba la familia con la comida a punto dentro de una cabaña. Hemos comido unas tortas hechas con harina de yuca frita, huevo revuelto y papachina.

En la selva
En la selva

Nos hemos repartido en dos grupos para adentrarnos en la selva. Los responsables de mi grupo eran José y Domingo, su hermano maestro, que nos han llevado a visitar la escuela unitaria con 12 alumnos de primaria que son hermanos. Es una cabaña de paja con una pizarra, unos murales y unas sillas de brazo para escribir. Hemos continuado la ruta hacia el interior de la selva, donde nos han enseñado diferentes plantas medicinales y comestibles. Hemos encontrado una liana y nos hemos colgado unos cuantos, daba respeto porque pasaba sobre un precipicio. Cuando ya estábamos muy cansados hemos llegado a una cabaña donde había una familia que nos estaba preparando una comida que consistía en una hoja grande que envolvía yuca, papachinas, hojas de palma y pollo a trozos y para beber teníamos chicha (zumo de yuca sin fermentar).

Después de descansar, hemos empezado a andar hacia las cascadas. José nos ha explicado que ellos toman una planta alucinógena, el floripondio, para ver con mas claridad su futuro. Él la tomó después de 3 días de ayuno y anduvo 12 horas por la selva hasta llegar a la cascada sagrada. Allá tuvo la imagen de los árboles que eran personas blancas con los cabellos rubios y sintió que los shuars tenían que comunicar su sabiduría a nuevas culturas. Por lo tanto decidió estudiar ecoturismo. Ha empezado el proyecto con la ayuda de una ONG alemana dónde en estos momentos está Robert, un chico alemán, que está haciendo el servicio civil durante un año y los ayuda a montar un albergue y a dar clases de inglés. Nosotros hemos sido el grupo líder en este proyecto. Domingo, por otra parte, nos explica que él con el floripondio vió niños representados en los árboles y las hojas convertidas en libros y decidió ser maestro.

Escuchando estas historias tan apasionantes no nos hemos dado cuenta que oscurecía y empezaba a llover, llevábamos casi 7 horas andando y yo notaba que mi cuerpo no podía y además la selva empezaba a intimidarme, pues no veías la salida y la tierra estaba llena de barro y resbalabas fácilmente. Suerte que en estos momentos siempre encuentras un compañero que te da la mano o te lleva la mochila. Tengo que decir que no me he encontrado nunca sola, siempre ha habido alguna persona que ha estado a mi lado en los momentos difíciles, realmente había solidaridad entre nosotros. Al atardecer José ha venido a hablar con nosotros para hacer una valoración y hemos comentado que los dos grupos teníamos que ser de dos niveles debido a que hay personas que se cansan más andando. Él lo ha acogido muy bien. Creo que saldrá adelante con el proyecto, es una persona con madera de líder y con mucha ilusión.

^top

Día 12 – Baños, la Puerta de Oriente

Hemos ido a Fátima a visitar el centro de rehabilitación de animales autóctonos. Había mucha variedad: capibaras (es el roedor más grande del mundo), cuchuchu, guatins, guacamayos, boas y caimanes... Después hemos ido al parque botánico etnològico, dónde hemos visto plantas alucinógenas como la ayahuasca y muchas plantas medicinales. También hemos visitado las cabañas del pueblo Huaorani, buenos guerreros, pescadores y cazadores que utilizaban la cerbatana. Normalmente vivían unas ocho familias en una sola cabaña, se ponían de acuerdo para tener relaciones sexuales el mismo día y los niños estaban por allí y así aprendían clases prácticas de sexualidad. La segunda cabaña era shuar. Había dos entradas, una para hombres y la otra para las mujeres. El hombre tenía siete mujeres, una para cada día de la semana, pero tenía relaciones sexuales afuera cuando iba a cazar. Eran guerreros y sus enemigos eran los achuar. Cuando los mataban, cogían las cabezas y las reducían para que no volvieran los malos espíritus.

Hemos tomado una comida rápida y hemos cogido el autocar hacia Baños. Durante el viaje hemos visto cascadas, ríos con mucha vegetación en los márgenes, y un precipicio que impresionaba mucho. En Baños hemos estado en una residencia de monjas muy acogedoras. Después hemos ido hacia la cascada y los baños termales sulfurosos al pie del volcán activo Tungurahua. Allá nos hemos bañado y nos hemos relajado. Por la noche hemos ido a bailar y nos han dado una bebida llamada volcán, porqué la sirven con fuego y te la tienes que beber con una caña mientras arde. Hemos bailado muy animados y se han burlado de mi con un negro muy alto porqué decían que no bailara con él porque me cogería el mal de altura...

^top

Día 13 – Volvemos a Riobamba para la despedida

Hoy teníamos día libre para escoger lo que quisiéramos, unos han ido en bicicleta, otros a caballo y otros a las piscinas. Por la tarde, nos hemos marchado hacia Riobamba. Es la última noche que pasamos con nuestra familia, hemos comido una buena cena y nos hemos hecho regalos. Más tarde hemos ido al Abuela Rosa a hacer una fiesta de despedida con todas las familias acogedoras. Unos músicos ecuatorianos nos han tocado canciones del país y nosotros hemos salido a bailar.

^top

Día 14 – Templo del Sol de los Incas

Tras 10 días de tener contacto con la gente de Riobamba nos despedimos para ir hacia Ingapirca. Durante el viaje Carlos, que es nuestro guía, nos ha explicado algo de como funciona la fundación Julián Quito, a la que pertenece él y la mayoría de familias acogedoras, y dice que gestionan proyectos agrícolas y de capacitación de mujeres. También nos ha hablado del mal que hizo la dolarización en Ecuador hace cuatro años, provocando mucha pobreza y obligando a mucha gente a emigrar.

Cuando hemos llegado a Ingapirca hemos visitado las ruinas de los cañares, que es uno de los pueblos anteriores a los incas, pero cuando vinieron estos construyeron el templo del sol encima del otro. Tuvieron que convivir un tiempo hasta que vinieron los españoles y los cañares se aliaron con ellos contra los incas.

^top

Día 15 – Cuenca, la Atenas de América

Cuando nos hemos levantado hemos ido hacia Cuenca, una ciudad muy bonita con edificios coloniales. También es Patrimonio de la Humanidad de la Unesco. Hemos estado toda la mañana paseando por el mercado y calles muy alegres, mientras tanto Carlos nos ha explicado que el sistema sanitario del Estado no funciona y la mayoría de centros son privados. En la educación, las cosas van igual de mal: los maestros, cobran un sueldo base de sólo 110 dólares. Hicieron una huelga durante un mes y medio para quejarse del sueldo, pero ahora lo tienen que recuperar con días que tenían de vacaciones. Hoy celebraban el último día de clase y había muchos niños por la calle.

Por la tarde nos hemos bañado en una piscina sulfurosa y por la noche hemos ido a bailar a una discoteca. Primero estábamos solos pero después ni se cabía. Es una ciudad con buen ambiente.

^top

Día 16 – Guayaquil, la perla del pacífico

El viaje hacia Guayaquil es de los más largos, pero hemos ido en un autocar muy bien acondicionado y el paisaje era maravilloso. Los lagos y las montañas de 4.000 metros bañaban la zona. Poco a poco íbamos bajando hacia la costa y cambiaba la vegetación y la temperatura aumentaba.

Una vez en Guayaquil hemos ido a visitar el malecón, un paseo muy bien arreglado alrededor del río Guaya. Nos han explicado que al otro lado del río vive gente muy pobre, sin luz y en condiciones muy humildes. Después hemos ido en dirección al faro siguiendo por el malecón y hemos encontrado jardines tropicales, pequeños lagos y fuentes. Hemos subido por unas escaleras muy bien arregladas del barrio de las Peñas hasta el Cerro Santa Ana, y nos han comentado que hace 5 años no se podía subir porque no estaba urbanizado. Desde arriba el faro era muy bonito y se veía todo Guayaquil iluminado. Corría una brisa muy agradable.

^top

Día 17 – Qué gran comida!

Por la mañana temprano hemos marchado hacia la costa. Hemos ido a las piscinas termales de San Vicente donde nos hemos bañado en el barro. A la hora de la comida hemos ido a la playa de Ayangue y hemos comido langostas y ostras acabadas de pescar, a muy buen precio. Después hemos paseado por la playa descalzos, hemos visto diferentes aves, como pelícanos y gaviotas. Ha sido un paseo muy agradable.

Por la tarde hemos llegado a Montañita, un pueblo típico de la costa, donde nos hemos alojado en una cabaña pequeña pero muy acogedora y con vistas al mar. Allá hemos dormido plácidamente.

^top

Día 18 - Ballenas jorobadas

Hemos ido a Punta Salinas, la zona más occidental del país. Hemos estado tres horas navegando para ver las ballenas que al saltar parecen jorobadas. Hemos pasado un buen rato observando, pero era difícil hacer las fotos. Al final ha habido una que ha salido a la superficie y hemos disfrutado mucho.

Al atardecer hemos ido a pasear por la playa. Ha sido un momento especial, hablando y compartiendo con algunos de los compañeros de la ruta. Hemos coincidido que en este viaje estamos viviendo experiencias muy intensas. Por la noche hemos estado al lado de un fuego bailando, escuchando música y mirando el mar.

^top

Día 19 – Puerto López, la puerta del cielo

Hemos ido hasta Puerto López. Allá nos han explicado cómo es el parque natural y hemos ido a la comunidad Montubia de Agua Blanca dónde nos han asignado una cabaña. Más tarde fuimos hacia el Parque Nacional de los Frailes, que es una playa muy tranquila. Fue el único día que nos bañamos en la playa. El agua estaba muy buena e hizo un buen día. Por la tarde hemos vuelto a la comunidad, nos han enseñado el museo y hemos hecho una excursión a unas fuentes sulfurosas. Por la noche había pequeños animales que compartían la cabaña conmigo y entonces he descubierto que había un agujero en la pared por donde podían entrar, pero he decidido cerrar la luz y a dormir.

^top

Día 20 – Descubrimiento del Padre Cayetano Tarruell

Nos hemos marchado otro vez hacia Guayaquil en autobús. He conocido una chica y hablando con ella le he comentado que tenía un pariente que vino aquí hace muchos años y que se llamaba Cayetano Tarruell. Me ha contestado que hay una escuela con su nombre y que la vaya a visitar. He ido a la catedral y me han dado la dirección y hemos quedado allí el último día del viaje.

^top

Día 21 – Fiesta final a ritmo Cubano

Hemos ido a los manglares de Churute y hemos visitado la Hacienda Jambeli, donde nos han enseñado las plantaciones de cacao, plátanos y reservas de animales. Es un lugar muy bonito, pero la gente que trabaja allí tenía un ritmo de trabajo muy fuerte. Hemos comido allá y nos han dado patacón de plátano y cuajada.

Por la tarde hemos ido a pasear en caballo alrededor del lago y otras han ido en piragua. Hemos vuelto en la camioneta cantando, con el viento que nos daba en la cara. Por la noche hemos hecho un buena cena de despedida y hemos acabado bailando al ritmo de música cubana. ¡Nos lo hemos pasado en grande!.

^top

Día 22 – Explosión final de sentimientos

Cuatro del grupo hemos ido a visitar la escuela del padre Tarruell. Nos han acogido bien y enseguida me he dado cuenta que él fue una gran persona. Con todo el mundo que hablé me decía cosas buenas de él. Yo me he emocionado cuando he visto mi apellido escrito junto con su foto en la fachada de la escuela. Las maestras llevaban colgado un pin con la cara de él, y las alumnas llevaban el uniforme con sus iniciales. Me han mostrado un periódico del mes de abril en que le hicieron un homenaje a los 25 años de su muerte y me han dado un dossier con su biografía. Ha sido magnífico!

Tras la visita hemos ido a dar una vuelta en un autobús turístico y finalmente al aeropuerto. La despedida ha sido algo triste, pues nos dolía separarnos de las personas con las que hemos compartido momentos tan entrañables.

En resumen, ha sido uno de los viajes más interesantes y enriquecedores que he realizado. He ido a las raíces del país, he conocido su realidad, he compartido momentos muy especiales. Es un país con una gran diversidad: de paisajes, de clima, de gente y con una gran riqueza cultural. Me siento mucho más próxima a todos los ecuatorianos. Para mí Ecuador ya no es un punto en el mapa, siento que se han creado unos vínculos entre estos dos mundos separados por el océano pero a la vez tant próximos. Son personas tan acogedoras que me he sentido como en mí casa.

Por último querría agradecer a Setem por haber hecho posible esta ruta y animar a continuar esta tarea que realmente vale la pena por construir un mundo más justo, digno y solidario.

^top
Relat d’un viatge a Equador i les Galàpagos - Jordi Rodríguez & Marta Colomer [2005]
Diari d'un viatger en autobús per Equador - José María Rodríguez de Cepeda [2005]
Relat d’un viatge amb nens a Equador - Manel Cristóbal [2004]
Relat d'un viatge a l'Equador - Oscar Oliver [1997]
Informació pràctica d'Equador - Amazònia - Assemblea de Solidaritat
Vota
1.9 de 5 (60 vots)
Publi
facebook
twitter
Youtube
Lastminute.com
Rumbo.es
Destinia
RentalCars
Turkish Airlines
icona Viatgeaddictes2001-2014 © Viatgeaddictes.com