Viatgeaddictes
logo QR VIatgeaddictes
--- El web amb informació pràctica per al viatger independent i alternatiu ---
3 / 3
Bandera Bandera

MALASIA/SINGAPUR

Guía de un viaje por libre a Malasia y Singapur

Data Data viatge: 2005/06. Publicat el 22/01/2006
2.4 de 5 (166 vots)

Introducción

Malasia está entre los países más ricos y estables de Asia, con unas buenas infraestructura de transporte, un estándar alto en el alojamiento y una rica gastronomía. Si además tenemos en cuenta que es un país bastante fácil de visitar por libre, entonces podemos afirmar que Malasia es ideal para viajeros que se quieran iniciar en el viaje independiente por Asia, ya que combina en un sólo país paisajes naturales y humanos del sudeste asiático, China e India. Malaysia, truly Asia es el lema turístico utilizado por las autoridades de Malasia y viene a reflejar esta idea de ser varios países en uno.

Desde el punto de vista geográfico hay que diferenciar dos partes bien distintas: la Malasia continental, el 40% del país, que ocupa el sur de la península de Malacca y que tiene fronteras con Tailandia y Singapur; y la zona insular, que forman los estados de Sabah y Sarawak, en el norte y el oeste de la isla de Borneo que comparten con Indonesia. La población de Malasia está formada por un 50% de malayos, un 33% de chinos, un 9% de indios, y el resto de tribus aborígenes como los Orang Asli. Más de la mitad de la población profesa la religión musulmana.

Por último, aclarar que el término malayo se refiere a los individuos de la etnia malaya (oriunda de la península de Malaca), mientras que el gentilicio de Malasia es malasio.

Singapur, por su parte, es una ciudad-estado que se ha convertido en uno de los gigantes económicos de Asia. Es, por tanto, una metrópolis moderna, eficiente y vibrante, pero donde aún es posible encontrar muestras de su rico pasado oriental y colonial, así como de elementos de las culturas china, india y de los malayos musulmanes.

^top

Ficha técnica del viaje

Nota

Avisamos de que cierta información publicada en estas guías o relatos, sobre todo la referida a horarios, precios, visados, direcciones de e-mail o páginas web, puede haber variado desde el momento en que se recogió la información (ver fecha en la cabecera del relato).

En Viatgeaddictes.com no nos responsabilizamos de los posibles perjuicios que pueda causar la informa- ción aquí contenida, así como de las opiniones expresadas por los colaboradores, ni estas son necesariamente compartidas por nosotros.

Por otra parte os animamos a que, si usáis la información aquí contenida, tengáis la amabilidad de enviarnos un e-mail con vuestras impresiones, sobre si os ha resultado útil o no, información errónea o no actualizada, etc. Tanto nosotros como nuestros colaboradores esperamos como única compensación a nuestro trabajo que perdáis un minuto y nos digáis algo que nos permita saber si nuestro esfuerzo merece la pena.

Gracias por visitar Viatgeaddictes.com

Fecha del viaje

Del 24 de Diciembre de 2005 al 9 de Enero de 2006.

Itinerario

mapa

Día 1: Barcelona - París - ...
Día 2: ... - Singapur - Georgetown (Penang)
Día 3: Georgetown - Air Hitam - Georgetown
Día 4: Georgetown
Día 5: Georgetown - Pantai Cenang (Langkawi)
Día 6: Langkawi
Día 7: Pantai Cenang - Georgetown (Penang)
Día 8: Georgetown - Tanah Rata (Cameron Highlands)
Día 9: Cameron Highlands
Día 10: Tanah Rata - Gua Musang - Jerantut - Kuala Tahan
Día 11: Kuala Tahan (P.N. Taman Negara)
Día 12: Kuala Tahan - Kuala Tembeling - Kuala Lumpur
Día 13: Kuala Lumpur
Día 14: Kuala Lumpur - Melaka
Día 15: Melaka - Singapur
Día 16: Singapur
Día 17: Singapur - París - Barcelona

Nuestra ruta para este viaje vino condicionada por los días disponibles y por la climatología. En las fechas de nuestro viaje era época de monzón en la costa oriental de la península malasia y, aunque hasta el último momento contemplamos la posibilidad de ir a las islas Perhentian, al final lo descartamos puesto que el mal tiempo en esa zona era la tónica general y algunos viajeros que venían de allí nos lo desaconsejaron totalmente.

Visado

Para entrar en Malasia sólo se exige el pasaporte en vigor con una validez mínima de 6 meses. Gracias a un acuerdo recíproco con España los ciudadanos españoles no requieren visado para entrar en Malasia por un periodo de 3 meses, aunque se recomienda que se compruebe la duración de la estancia que han otorgado las autoridades de inmigración en el sello de entrada. En el caso de Singapur también es necesario un pasaporte con validez superior a 6 meses y no es necesario visado de entrada para estancias que no superen los 30 días (si la entrada es por el aeropuerto de Changi) o de 14 días (si la entrada se produce por tierra por Malasia). Pero, una vez en Singapur es posible prorrogar la estancia.

En ambos países las autoridades locales, así como las compañías aéreas, suelen ser muy estrictas en el cumplimiento del plazo de validez del pasaporte, por lo que se recomienda comprobarlo antes de viajar.

Dinero

En Malasia la moneda oficial es el Ringgit o dólar malayo (RM), dividido en 100 sen. En Singapur es el dólar de Singapur (S$).

No tuvimos absolutamente ningún problema para cambiar euros en ambos países. La tarjetas de crédito pueden ser utilizadas sin problemas en hoteles, restaurantes o tiendas de cierto nivel, sobre todo en las principales ciudades.

Cambio medio:
1 RM = 0,22497 € / 1 € = 4,445 RM
1 S$ = 0,514 € / 1 € = 1,945 S$

Gastos del viaje

+ 1.126 € (vuelos BCN-París-Singapur, Singapur-París-BCN y Singapur-Penang + tasas aéreas)
+ 376 € (transporte, alojamiento, comida/bebida, entradas, excursiones, otros)
= 1.502 € (total por persona)

Nivel de vida
El coste medio para el viajero en la Malasia es significativamente más bajo que en Singapur.

Salud

En ambos países no se exige ninguna vacuna obligatoria y, como mucho, pueden ser recomendables la vacuna del tétanos y la fiebre tifoidea, especialmente en Malasia. En cualquier caso es recomendable vacunarnos de aquello que especifique un Centro de vacunación internacional en función de nuestro tipo de viaje.

Seguridad

Malasia y sobre todo Singapur son países muy seguros para el viajero, con índices de violencia inferiores a los de Europa. Pero, como siempre, conviene tomar las precauciones habituales y usar el sentido común, especialmente en las ciudades. Por otra parte debe tenerse en cuenta que el tráfico de drogas es castigado con la pena de muerte en ambos países, tal como se encargan de recordar los numerosos rótulos que hay en espacios públicos.

Transporte

Avión. Aunque en la Malasia peninsular, las distancias entre ciudades no son muy grandes ni muy costosas en tiempo (especialmente en la costa oeste, donde hay mejores infraestructuras), el avión puede ser una buena opción para desplazarse. Y, claro está, también para viajar a la Malasia insular. Las opciones más habituales son la compañía de bandera Malaysia Airlines y, sobre todo, la compañía de bajo coste Air Asia. En nuestro caso sólo tomamos un vuelo interno, desde Singapur hasta la isla de Penang, con Singapore Airlines, ya que estaba incluido en nuestro vuelo internacional pagando muy poco más.

Autobús. En general, los viajes en autobús por la Malasia peninsular, que es la que visitamos, son cómodos, rápidos y baratos. Hay numerosas líneas con terminales en todas las ciudades importantes que enlazan con el resto del país. Los billetes se pueden reservar con antelación, y en algunos trayectos los vehículos disponen además de aire acondicionado. Por otra parte, las carreteras por las que circulamos estaban en buen estado.

Tren. El tren en Malasia es moderno, confortable y barato, pero sólo hay dos líneas: la que une Singapur con la frontera tailandesa, pasando por Kuala Lumpur, y la que cruza de sur a norte y de oeste a este, arrancando de Gemas y llegando cerca de Kota Bharu (la conocida como Jungle Train). El autobús es más rápido que el tren, pero nosotros recorrimos el tramo Gua Musang-Jerantut en el Jungle Train y lo cierto es que nos gustó mucho por lo bonito del paisaje.

Gastronomía

En Malasia es posible encontrar una rica y variada cocina, reflejo sin duda de la propia variedad étnica del país. Por tanto, el viajero puede escoger entre especialidades de la cocina malaya, china o india, además de restaurantes de comida internacional en grandes ciudades o zonas turísticas.

De Singapur se dice que es la capital gastronómica del sudeste asiático. El número de restaurantes en la ciudad es enorme y para todos los gustos y bolsillos. Desde finales de marzo hasta finales de abril se celebra un festival gastronómico, el Singapore Food Festival, que incluye un congreso con los mejores chefs del mundo, el World Gourmet Summit.

Clima

Tanto en Singapur como en Malasia el clima se mantiene cálido y húmedo durante todo el año, excepto en las zonas montañosas de Malasia. En general el índice de pluviosidad es alto, pero en Singapur las lluvias se concentran sobre todo entre los meses de noviembre y enero, mientras que en Malasia la época de monzones va de noviembre a marzo (aunque afecta especialmente a la costa oriental peninsular y al territorio insular).

Diferencia horaria

Durante nuestro horario de invierno hay una diferencia de +7 horas, tanto en Malasia como en Singapur. En las fechas de nuestro viaje oscurecía casi a las 20 horas.

Idioma

El malayo o Bahasa melayu es la lengua oficial de Malasia, aunque no es difícil encontrar a alguien que hable inglés. Aprender unas cuántas palabras de malayo nos facilitará el viaje, pero sobre todo nuestro esfuerzo será sinceramente apreciado ya que demuestra una mayor integración nuestra en su cultura.

En cualquier guía podréis encontrar más vocabulario, pero aquí tenéis unos cuantos vocablos muy útiles y fáciles de pronunciar: Sí / No (Ya / Tidak), Gracias (Terima kasi), Buenos días (Selamat pagi), Buenas tardes (Selamat tengah hari), Buenas noches (Selamat malam), Bienvenido (Selamat datang), Adios (Selamat tinggal), ¿Cuánto vale? (Berapa harganya?), Agua (Air), Comida (Makan), Ticket (Karcis), Playa (Pantai), Servicios (Tandas), Jalan / Lebuh (Calle), 1 (satu), 2 (dua), 3 (tiga), 4 (empat), 5 (lima), 6 (enam), 7 (tujuh), 8 (lapan), 9 (sembilan), 10 (sepuluh), 12 (dua-belas), 20 (dua-puluh), 100 (se-ratus), 1000 (se-ribu)

Guía de viaje

Malaysia, Singapore & Brunei, Ed. Lonely Planet (edición Enero 2004, en inglés). A pesar de ser bastante reciente encontramos algunos casos en que la información estaba desactualizada. Aparte de esto fue bastante útil y se agradece el nuevo formato de edición (especialmente en los mapas).

^top

 GUÍA / RELATO DE VIAJE: NORTE DE MALASIA: ISLAS DE PENANG y LANGKAWI

GEORGETOWN (isla de Penang)

COMO LLEGAR

Vuelo de Barcelona a París-Charles de Gaulle con Air France (1 hora 35 minutos). A continuación enlazamos con un vuelo de Singapore Airlines a Singapur. Son 12 horas de vuelo en un Boeing 747, recorriendo un total de 10.734 km. La oferta a bordo de películas, documentales, series, música y juegos es de las mejores que hemos visto, pero la comida es algo escasa y nada del otro mundo.

Una vez en el aeropuerto Changi de Singapur hemos de esperar unas 3 horas para enlazar con el vuelo de Malaysian Airlines a Penang. En esa espera confirmamos una impresión que ya teníamos de ocasiones anteriores: el aeropuerto de Singapur es de los mejores del mundo en cuanto a servicios gratuitos al viajero. Aquí es imposible aburrirse en las largas esperas entre vuelos: sillones que masajean los pies, conexión gratuita a Internet, terraza-jardín exterior (llamada Sunflowers Garden por los girasoles) en la parte superior de la terminal 2, cine o la sala chill-out llamada Oasis (música suave, sillones donde tumbarse, poca luz, silencio, muchas plantas y unos ventanales con una vista relajante). ¿Qué más se puede pedir después de un largo vuelo?.

Después de un corto vuelo de 1 hora llegamos al aeropuerto internacional Bayan Lepas de Penang. Tras pasar inmigración y cambiar una pequeña cantidad de euros en un quiosco situado en la terminal de llegadas, salimos de la terminal, cruzamos el parking exterior y, girando a la derecha, caminamos unos 500 m. por una calle hasta llegar a la carretera principal. Esperamos unos 25 minutos hasta que pasa un autobús en dirección a Georgetown, en concreto el Yellow Bus nº 66 (es un autobús de color amarillo). El trayecto de 20 km en autobús hasta la terminal de autobuses (komtar), en el centro de Georgetown, vale 2'5 RM y supone unos 45 minutos.

DORMIR Y COMER

En el Berjaya Georgetown Hotel (1-Stop Midlands Park, Burmah Rd, Tel. 604-2277111) una habitación doble con baño, TV, A/C y desayuno (además de un cóctel de cortesía) nos cuesta 140 RM. El hotel no está mal, aunque necesita una renovación y además está a unos 8 km del centro de Georgetown (cerca del Jardín Botánico), por lo que sinceramente creemos que no vale la pena. Nosotros habíamos reservado previamente por Internet, para la primera noche, sin saber exactamente su situación. Un taxi desde el hotel hasta el centro cuesta unos 10 RM, mientras que un autobús urbano (la parada está justo delante del hotel) sale por 1 RM cada uno. Para las noches siguientes en Georgetown nos cambiamos al muy recomendable Hotel Malaysia (7 Penang Rd, Tel. 604-6231621). Aquí la habitación nos costó 98'90 RM, también con baño, TV, A/C y desayuno. Este hotel es algo más sencillo que el anterior, pero es más nuevo, barato y además muy céntrico. Desde la habitación 410 tuvimos el añadido de unas magníficas vistas sobre la Mansión Cheong Fatt Tze. Para buscar hoteles aún más baratos hay que dirigirse a Lebuh Chulia, en Chinatown.

Para comer recomendamos el restaurante indio Jaya (en Jl Penang, a 50 m. del hotel Malaysia). Abre las 24 horas, se come muy bien y es bastante barato. Ecco Cafe (402 Chulia St) prepara unas buenísimas pizzas hechas a mano. Para tomar algo en un ambiente relajado, una opción es el café Gloria Jean's (2 Jl Penang). Estamos totalmente de acuerdo con la guía LP en que no hay que perderse por nada el menú Tiffin que se sirve en el histórico y lujoso Eastern & Oriental Hotel (10 Lebuh Farquhar, Tel. 604-2222000) cada día entre las 12 y las 14 horas. Este menú cuesta 19 RM cada uno (hay que añadir la bebida y el 15% de impuestos) y se compone de 4 platos y postre, muy completo, y se puede tomar en el lujoso restaurante interior o en el jardín exterior que hay junto al mar. Es absolutamente recomendable por la comida, el lugar y el servicio: un lujazo a precio de ganga.

Las mejores oficinas de cambio para cambiar dinero en Georgetown los encontramos en Lebuh Pantai (por ejemplo la del nº 25A), en el tramo comprendido entre Lebug Light y Lebuh Chulia. Vale la pena comparar los cambios ofrecidos. Por otra parte, en Crystal Guesthouse (294 Lebuh Chulia, Tel. 604-2638068) se hace un masaje de reflexología en los pies (25 RM para un masaje de más de 30 minutos con un aceite especial) muy recomendable. Para conectarse a Internet está bien Coco Island (Chulia St): 3 RM la hora en conexión de banda ancha.

COSAS A VER

GEORGETOWN es la principal ciudad del estado de Penang, situado en la costa noroccidental de la península de Malasia y formado por la isla de Penang (Pulau Pinang en malayo), de 285 km2, y una estrecha banda de tierra de 760 km2, y separados ambos por un canal de 3 km de ancho en el punto más cercano (la isla está unida a la península a través de un puente, uno de los más largos del mundo). Penang es conocida como la Perla de Oriente y representa a la perfección la mezcla étnica que encontramos en el resto de Malasia: con más de un millón de habitantes la población de Penang se reparte entre un 32% de malayos, un 59% de chinos y un 7% de indios.

La isla de Penang fue el primer asentamiento británico en la zona, cuando en 1786 el capitán Francis Light convenció al Sultán de Kedah para ceder la isla a la British East India Company. Desde entonces se convirtió en una de las islas asiáticas más conocidas, por su belleza natural, por su exótico patrimonio cultural y también por su rica gastronomía. Hace ya algunos años Penang también era un importante hub en Asia donde encontrar vuelos a precios muy competitivos

La ciudad de Georgetown está situada en la costa nordeste de la isla. Bajo nuestro punto de vista es un lugar magnífico para pasar unos días ya que da mucho de sí y es una ciudad suficientemente compacta como para no agobiar. Desde aquí se puede explorar fácilmente el resto de la isla (aunque la propaganda oficial habla de playas idílicas en Penang, lo cierto es que no valen gran cosa, siendo más acertado ir a Langkawi o bien a la costa oriental de Malasia). Georgetown tiene un carácter chino más marcado que otras ciudades asiáticas como Singapur o Hong Kong, y en algunos rincones de la ciudad el reloj parece haberse detenido unos 50 años atrás. Vale la pena recorrer sus calles a pie y descubrir sus rincones, y mejor aún si lo hacemos a través de las rutas a pie propuestas por la ONG local Penang Heritage Trust (se pueden encontrar folletos con las rutas en hoteles y lugares turísticos).

Barrio colonial. En esta zona se pueden encontrar interesantes y viejos edificios que en su día albergaron la administración colonial. Empezamos la ruta en Fort Cornwallis, fuerte construido en el lugar donde desembarcó Francis Light en 1786, cuando la isla estaba prácticamente deshabitada. La entrada al fuerte cuesta 3 RM y aunque no hay gran cosa a ver, el lugar es bonito y, a través de unos paneles explicativos, permite conocer bien la historia de la isla. En el interior también podemos ver unos cuantos cañones de la época. Uno de ellos, el llamado Seri Rambai, es el de mayor tamaño e importancia, además de contar con una accidentada historia que se remonta al año 1603 y ser célebre por sus poderes de fecundación. En el lado sur del fuerte está el bonito edificio de la State Assembly, construido a mediados del s. XIX en estilo neoclásico, y muy cerca de él la rotonda con el Victoria Memorial Clocktower, una torre del reloj con una cúpula de estilo moro. Mientras, en el lado oeste del fuerte, hay algunos edificios imponentes, como el majestuoso City Hall o el adyacente Town Hall. Algo más suroeste, en Lebuh Farquhar, tenemos el Museo del Estado de Penang, la iglesia de St. George, la iglesia anglicana más antigua del país (1818), y la Catedral de la Asunción, un edificio de 1861.

Para tener una rápida impresión de las calles y edificios de este barrio nada mejor que subir al bus shuttle gratuito, con inicio en el puerto y final en Komtar, siguiendo una ruta intermedia por varias calles del barrio colonial.

Chinatown. Algo más al sur del barrio colonial y con la calle Chulia como eje central (entre Lebuh Pantai y Jalan Penang) encontramos esta zona llena de vida y muy, muy interesante a cualquier hora del día o la noche: templos, mezquitas, mercados, callejones, negocios tradicionales, etc. En Jl Masjid Kapitan Keling encontramos el templo Kuan Yin (Goddess of Mercy Temple), fundado en 1800 y muy concurrido por la comunidad china. Ya en la calle Muntri está el más interesante templo Hainan, que fue restaurado en 1995, para celebrar su centenario, por artesanos venidos de China con elaboradas esculturas y columnas de dragones. El templo Khoo Kongsi, en Lebuh Cannon, es uno de los mejores ejemplos de arquitectura y artesanía en un templo chino en todo el sudeste de Asia. La entrada cuesta 5 RM, pero es realmente impresionante. La cercana calle Lebuh Acheh también es muy bonita y en ella encontramos la curiosa mezquita malaya Acheen St, con un minarete de estilo egipcio y algo más adelante la Mansión Syed Alatas, construida en el s. XIX por un rico mercader de Aceh. En el nº 14 de Lebuh Leith está la magnífica mansión Cheong Fatt Tze (también llamada la Mansión Azul por su característico color azul índigo), construida en 1890 por un rico emigrante chino y rescatada de la ruina no hace muchos años. La mansión, con elementos arquitectónicos europeos tales como ventanas de estilo gótico o vidrieras de estilo Art nouveau, cuenta con un patio interior chino (esta casa sirvió de localización para la conocida película Indochina, protagonizada por Catherine Deneuve). A lo largo de las calles Lebuh Muntri y Lorong Stewart hay unos cuantos edificios de interés que se pueden apreciar andando tranquilamente. En la calle Lebuh Buckingham (y Lebuh Campbell) hay un gran número de tiendas.

Little India. En las cuatro manzanas que rodean Lebuh Pasar y Lebuh King se concentra esta zona de claro sabor indio: tiendas de saris, especias, olores, música y videos de Bollywood, restaurantes, templos, etc. Y la gente, claro, con sus típica vestimenta. ¡Tal cual un pedazo de la India trasplantado aquí!. En pocos metros se transforma todo de chino a indio, o viceversa. También aquí vale la pena un tranquilo paseo por esta reducida zona. En Lebuh Queen, por ejemplo, tenemos el templo Mahamariamman, el templo hindú más antiguo de la ciudad, de 1833.

Otros. En Jl Masjid Kapitan Keling está la bonita mezquita Kapitan Keling, construida originalmente en 1801, pero ampliada varias veces desde entonces. Es la más grande de la ciudad y sus cúpulas tienen una clara reminiscencia del estilo indio mogol por su forma y color.

Mezquita Kapitan Keling (Penang)
Mezquita Kapitan Keling (Penang)

El colorido templo Wat Chayamangkalaram, en Lorong Burma, una calle perpendicular a Jl Burma, y algo lejos del centro de Georgetown, es budista tailandés y uno de sus edificios hospeda un enorme Buda reclinado de 33 metros de largo (este templo cierra a las 17 horas, aunque el resto del recinto se puede visitar hasta las 18 horas). Justo enfrente está el templo Dhammikarama, budista birmano, bastante más bonito y menos recargado que el anterior y fue el primer templo budista de Penang. Para llegar hasta aquí se puede tomar un autobús en Lebuh Chulia, aunque nosotros tomamos un taxi compartido que nos costó 4 RM. Para volver al centro tomamos un autobús en Jl Burma (1 RM cada uno). Si se dispone de tiempo vale la pena subir al rascacielos Menara Komtar: para ello hay que dirigirse a la entrada con el rótulo Menara Komtar en la planta baja de la torre y desde aquí acceder al ascensor especial que conduce a la Scenic View, en la planta 60 del rascacielos (tarda 45 segundos en llegar arriba), donde hay un restaurante panorámico. Una vez arriba se paga la entrada, 6 RM, y ya se puede disfrutar de una sensacional vista en todas las direcciones (nosotros fuimos al atardecer y desde aquí vimos como anochecía y se encendían las luces de la ciudad). Muy recomendable.

PENANG HILL. A unos pocos kilómetros al oeste de Georgetown encontramos esta colina, de 820 metros de altura, desde cuya cima hay unas fantásticas vistas sobre la ciudad, una parte de la isla e incluso de la costa continental. Además, debido a la altura, la temperatura aquí arriba es algo más agradable que en la ciudad. Por otra parte podemos aprovechar para visitar un colorido y vistoso templo hindú (junto a él también hay una pequeña mezquita), una zona ajardinada y algunos kioscos de recuerdos, bebidas y comida, ya que este es un lugar muy concurrido por la población local en días festivos o de vacaciones. Caminando unos 100 m. por un camino al pie del templo hindú se llega al Hotel Bellevue, desde cuyo restaurante, en una terraza exterior que hay en la parte posterior del edificio, hay unas excelentes vistas, aunque no recomendamos comer en él por su pésima relación calidad/precio (a lo sumo tomar alguna bebida).

Como llegar a Penang Hill: en la esquina de Jalan Penang con Chulia tomamos el autobús nº 21, con el cual llegamos a Air Itam (1 RM cada uno), ya en las afueras de Georgetown. El autobús nos deja en un cruce, desde el que andamos unos 600 metros por una calle hasta llegar a la estación de funicular. El billete de sólo ida cuesta 3 RM. El funicular tarda unos 30 minutos en salvar el desnivel de 800 metros hasta la estación superior (a medio camino hay que bajar y cambiar a otro funicular para recorrer el último tramo). En los días festivos es conveniente llegar a la estación de funicular pronto, porque de lo contrario nos tocará esperar bastante tiempo. Sólo sube un funicular cada 30 minutos aprox. y el nº de plazas en él es muy limitado, por lo que en días de mucha afluencia de gente los tickets se van vendiendo para siguientes horas a medida que las anteriores se van llenando. Por otra parte, a unos 3 km de Air Itam se puede visitar el templo de Kek Lok Si, el templo budista más grande de Malasia, aunque nosotros no pudimos hacerlo por falta de tiempo.

Para volver a Georgetown se puede tomar de nuevo el funicular de bajada, pero nosotros optamos por bajar a pie por un camino que acaba en el Jardín Botánico. Este camino, con una longitud de casi 5 km, es al principio una pista asfaltada con pendientes muy pronunciadas y después se convierte en un camino de tierra con muchos escalones para salvar el desnivel, por lo que es muy exigente y un destroza-gemelos (algunos locales hacen este camino de subida haciendo footing, bufff). En este camino suele haber monos (de hecho son macacos de cola larga) que pueden llegar a ser muy agresivos si detectan que llevamos comida encima, por lo que es muy recomendable asegurarse de que no llevamos o, en caso contrario, tenerla muy a mano para deshacerse de ella a la menor señal de que la han detectado. El camino acaba en el Jardín Botánico, un precioso jardín de 30 Ha. donde también hay muchos macacos (diversos rótulos avisan de la prohibición de darles de comer, ya que esta es la causa de que se acaben volviendo agresivos). Desde la salida del jardín andamos otros 2 km hasta Jalan Burmah, donde tomamos el autobús nº 5 de vuelta al centro de Georgetown.

En la isla de Penang también hay playas, como la de Batu Ferringhi, en la costa norte, a sólo 30 minutos de autobús desde Georgetown, pero, al parecer, no son ni de lejos las mejores de Malasia. Por ello y porque nuestra idea era ir a Langkawi ya no fuimos a Batu Ferringhi.

^top

PANTAI CENANG (Pulau Langkawi)

COMO LLEGAR

Tomamos un ferry de la empresa Langkawi Ferry Services. El billete lo compramos días antes en la oficina de la empresa en el nº 8 de Lebuh King y pagamos 85 RM por un billete Penang-Langkawi-Penang (la vuelta se puede dejar abierta para confirmar el día y hora en otro momento). Hay unos cuantos ferries al día (según la hora escogida el ferry es directo o bien realiza una breve parada en la isla Pulau Payar) y para acceder al lugar de embarque hay que dirigirse a una puerta que hay junto a la Oficina de Turismo (10, Jalan Tun Syed Sheh), cerca de la Torre del Reloj. Nuestro viaje en ferry desde el puerto de Georgetown hasta el de Kuah, en Langkawi, fue muy plácido y agradable, pero duró 2 horas y 45 minutos, algo más de lo previsto. Al principio de la travesía disfrutamos de unas preciosas vistas sobre Penang, mientras que al final pasamos junto a varias de las bonitas islas del archipiélago de Langkawi.

Al llegar al puerto de Kuah, en la isla principal, lo primero que hicimos fue confirmar la fecha de la vuelta en el ferry a Penang, en la oficina de la compañía (ahora ya teníamos claro cuantos días estaríamos en Langkawi). A continuación alquilamos una moto en Gemilang Holidays (1-S12, Compleks Jetty Point, Kuah; Tel. 604-9666081), una compañía que vende servicios turísticos en la isla y que está situada en una minúscula oficina en el mismo puerto. Después de regatear conseguimos una moto por 30 RM al día (el precio inicial era 40 RM), incluyendo dos cascos para nosotros. La moto era de una marca oriental, tipo Honda Scoopy, con 4 marchas y embrague automático. Estaba algo vieja, pero resistió perfectamente nuestros trayectos por la isla. Saliendo del puerto llenamos el pequeño depósito de la moto (el precio de la gasolina era de 1'64 RM/litro y en los dos días completos que circulamos con ella gastamos el equivalente a 2 € de gasolina) y vamos con ella a la zona de hoteles en Pantai Cenang, 25 km al oeste de Kuah. El equipaje que trajimos a la isla era mínimo (tuvimos el acierto de dejar la mochila grande en el hotel de Georgetown), por lo que fue ningún impedimento para ir con la moto hasta Pantai Cenang.

DORMIR Y COMER

En el Sandy Beach Resort (Pantai Cenang, Tel. 604-9551308) pagamos 80 RM por un bungalow con baño, A/C, TV y desayuno incluido. Nuestro bungalow era bastante básico y tampoco estaba en primera línea de playa. De hecho este no era nuestra opción preferida, pero el resto de resorts estaban llenos al tratarse de los últimos días del año... y recorrimos unos cuantos.

Desde el bar del hotel Sandy Beach, casi sobre la arena de la playa, se disfruta de una magnífica vista de la playa de Pantai Cenang, el mar y las islas cercanas, como la de Rebak Besar. Muy recomendable no perderse la puesta de sol... El restaurante Rasa, unos metros más al norte, es un buen lugar para cenar: muy buena comida y buen servicio, aunque es algo caro. Muy cercano a este está el Orkid Ria, bastante nuevo y con buena comida, aunque es más caro que el anterior. Para tomar una bebida nada mejor que el bar exterior de Casa del Mar. Es caro sin paliativos, pero está muy bien y el entorno es precioso, junto a la playa (a los que no son huéspedes sólo se les permite tomar algo en la barra del bar junto a la piscina). En la playa de Tanjung Rhu recomendamos el restaurante Anis, con buena comida y barato, aunque el servicio fue lento y algo indolente.

En SBR Internet, junto al hotel Sandy Beach, una hora de conexión a Internet cuesta 3 RM.

COSAS A VER

PULAU LANGKAWI es la única isla realmente habitada de las 99 islas tropicales que conforman el archipiélago de Langkawi (este grupo de islas está situado a 30 km de la costa peninsular, en el extremo norte de Malasia, y forma frontera con Tailandia). En general encontramos en estas islas una exuberante vegetación, extraordinarias formaciones de piedra caliza y cristalinas aguas de color esmeralda. Además en las islas principales hay una rica herencia de fabulosos mitos y leyendas: ogros y pájaros gigantescos, guerreros y princesas de cuento, ...

Kuah es la principal ciudad de la isla, situada en su esquina sudeste, y en ella está el puerto de salida y llegada de los ferries. Mientras, Pantai Cenang, en el suroeste de la isla, es una playa de 2 km de longitud donde se concentran muchos alojamientos, restaurantes y otros servicios turísticos. Aquí encontramos los hoteles más económicos y por este motivo fue el lugar que escogimos nosotros como base para explorar la isla.

En Langkawi podemos pasar varios días disfrutando de sus bonitas playas, pero también haciendo otras actividades como explorar sus interesantes paisajes, con cascadas, cuevas o fondos submarinos. Además hay otros lugares claramente pensados para el turismo internacional que visita la isla. Nosotros optamos por recorrer todas las carreteras de la isla e ir descubriendo sus rincones y puntos de interés sobre la marcha, sin más (ni menos).

Yendo hacia el sur unos cuantos kilómetros desde Pantai Cenang llegamos a la zona de Pantai Tengah. Al llegar al extremo del cabo sur de la isla se acaba la carretera y hay que dar media vuelta. En este punto hay una pequeña bahía y un puerto pesquero y deportivo. Por el camino vemos varios resorts y sobre todo el enorme edificio del Underwater World, el mayor acuario del país. Hacia el norte de Pantai Cenang encontramos primero el aeropuerto de la isla y unos 10 kilómetros después llegamos a la playa de Pantai Kok. Está en una preciosa bahía rodeada de verdes montañas y frente a la costa podemos ver la isla de Burau, aunque la playa en sí no es nada del otro mundo. Sobre la arena aún podemos ver el Palacio de Verano que se construyó en 1999 para el rodaje de la película Ana y el Rey (en su versión más reciente), aunque por fuera el edificio de madera ya está bastante deteriorado. Conduciendo más al norte llegamos al Oriental Village, un complejo comercial desde donde sale el teleférico que sube hasta lo alto del monte Machincang (708 m. de altura), desde el que hay unos miradores sobre la isla. En algunos puntos de la carretera hay que conducir con cuidado, pues es fácil encontrar grupos de monos en mitad de la calzada.

Playa de Tanjung Rhu (Langkawi)
Playa de Tanjung Rhu (Langkawi)

Siguiendo la carretera 113 hacia el nordeste de la isla llegamos al final de la carretera, junto a Teluk Datai, una bahía que queda cerrada por un resort que impide el acceso a ella. Es una lástima. Volviendo atrás por la misma carretera paramos en Air Terjun Temurun, una bonita cascada. El aparcamiento está junto a la carretera, al lado de una cascada artificial. Desde aquí hay que andar unos 100 m. por un camino entre el bosque y se llega hasta donde está el salto de agua, bastante alto. Es posible bañarse en la pequeña piscina que se forma en su base. Vale la pena visitar este lugar. Siguiendo la carretera hacia el este pasamos junto a plantaciones de árboles de caucho, con una bolsa de plástico colgada en su tronco para recoger esta sustancia blanca. Tras dejar a la izquierda una gran factoría cementera llegamos a Pasir Hitam, otra bonita playa de agua clara y color verdoso, con unas grandes rocas sobre la arena. Además tiene la particularidad de tener una franja de unos 7 metros de arena negra que contrasta con la arena clara del resto de la playa: es la playa Black Sand. Continuando por la misma carretera aún más al este llegamos a la playa Tanjung Rhu, la más bonita de todas con diferencia (al menos, esa es nuestra opinión). Para empezar, la franja de arena es más ancha que en el resto de playas de la isla, la arena es blanca, está rodeada de vegetación, el agua tiene un color turquesa precioso y con unas islas apenas a 200 m. de la playa (con la marea baja se puede ir andando desde la playa hasta esas islas). En fin, es un lugar de ensueño donde poder bañarse, tomar el sol o pasear.

Tomando la carretera 112, que cruza la isla por el interior, llegamos al desvío hacia Gunung Raya, la montaña más alta de la isla, con 881 metros. Desde el desvío (donde hay una barrera que ocasionalmente puede estar cerrada) hasta la cima son 12 km de una espectacular carretera con fuertes desniveles. Desde arriba hay unas magníficas vistas de algunas partes de la isla. Vale mucho la pena. En Kuah, la capital de la isla, no hay mucho que ver. Cerca del embarcadero de los ferries hay un parque donde destaca una enorme estatua con forma de águila. Desde luego también es posible realizar excursiones a otras islas, como las de Pulau Dayang Bunting (posee un lago de agua dulce) o también Pulau Payar (con un parque marino), pero no sabemos si valen la pena o no, porque no fuimos.

Como dato curioso decir que en ningún momento tuvimos la necesidad de cerrar la moto o los cascos para evitar su sustracción, siguiendo las instrucciones del empleado de la agencia donde los alquilamos. En general, las carreteras de la isla están bien asfaltadas y las indicaciones son muy útiles.

^top

 GUÍA / RELATO DE VIAJE: RUTA CENTRO DE MALASIA: DE LAS CAMERON HIGHLANDS A KUALA LUMPUR

TANAH RATA (Cameron Highlands)

COMO LLEGAR

Desde Kuah, en la isla de Langkawi, tomamos el ferry de vuelta a Georgetown. Este ferry hizo una breve parada en la isla de Pulau Payar para coger y dejar pasaje, empleando 2 horas 45 minutos en llegar al puerto de Georgetown.

En la nueva terminal de autobuses, al sur de Georgetown, tomamos un autobús de la compañía Kemanis Express Service (compramos los billetes a Tanah Rata en sus oficinas, junto a la torre Komtar de Georgetown, y cada billete nos costó 23,50 RM). Para llegar a esa terminal desde el centro de la ciudad tomamos un taxi por 20 RM, dado que era muy temprano, y tardamos sólo 15 minutos al haber poco tráfico.

El autobús cruza el larguísimo puente sobre el mar que une la isla de Penang con la Malasia peninsular, para brevemente en Butterworth y continúa viaje hasta llegar a Ipoh, donde hace una larga parada en su terminal de autobuses. Después continúa viaje y comienza la ascensión hacia las Cameron Highlands. En total empleamos más de 4'5 horas para recorrer los 201 km de trayecto hasta Tanah Rata.

En caso de disponer de tiempo suficiente nos hubiera gustado hacer un alto en Kuala Kangsar, cercana a Ipoh, para visitar su centenario Palacio Real o la fascinante mezquita de Ubadiah.

DORMIR Y COMER

Cameronian Inn (16, Jalan Mentigi, Tanah Rata, Tel. 605-4911327). Una habitación doble con baño privado (y agua caliente, necesaria en esta parte del país) nos cuesta 50 RM (+ 1 RM por cada toalla). Como habíamos contactado con el hotel previamente por e-mail al llegar con el autobús a Tanah Rata nos esperaba un empleado del hotel para llevarnos gratuitamente hasta el hotel (a 1,5 km de la terminal de autobuses). El hotel es sencillo, pero está en una zona tranquila y el dueño puede ayudar a organizar las excursiones por la zona. En Tanah Rata están la mayoría de los hoteles económicos de la zona, por lo que es un buen lugar para establecer el campo base.

Un buen lugar para comer es el T-Cafe (4 Jl Besar, Tanah Rata), además de acogedor. Otro lugar muy recomendable es el Downtown Cafe (41 Jl Besar, Tanah Rata), sobretodo por su pollo con piña. Para simplemente tomar una bebida en un entorno acogedor nada mejor que el Green Album Cafe (justo al lado del cibercafé Evo). Para desayunar probamos el restaurante Rosette (42 Main Road, Tanah Rata), donde un desayuno para dos personas nos costó 8'5 RM.

Para conectarse a Internet recomendamos Evo (57B Persiaran Camellia, Tanah Rata)

COSAS A VER

CAMERON HIGHLANDS es la más extensa y conocida zona de montaña de Malasia, situada en el estado de Pahang. Su nombre proviene del primer inglés que exploró la zona, William Cameron, que llegó a estas tierras en 1885 para cartografiar la zona. Con una altura media de 1.524 m. sobre el nivel del mar disfruta de un clima fresco durante todo el año, con una eterna primavera que no supera los 20 ºC. Este clima tan característico hizo que otro inglés, John A. Russells, viera el potencial de esta zona en el cultivo del té, creando en 1929 la primera plantación de té con el nombre de Boh Estate. La fertilidad de sus tierras también ha posibilitado la explotación comercial de grandes cultivos de frutas, verduras y flores. Por su clima también es lugar de descanso al que acuden locales y extranjeros huyendo del calor de la costa (al irse el sol agradecimos tener ropa de abrigo a mano).

Hay un gran número de actividades a realizar en la zona: caminatas por la jungla, cascadas, visitas a plantaciones de té, jardines y abundantes flores silvestres (entre ellas la gigantesca rafflesia), pasear, jugar al golf, o simplemente sentirse en algún perdido paraje de la campiña inglesa con sus típicos cottages. Algunas de estas actividades son ofrecidas por agencias locales en paquetes turísticos de uno o más días, pero nosotros nos propusimos no contratar ninguno de estos tours, ya que algunas de las actividades incluidas no nos interesaban para nada. Por ello, y para gozar de total libertad, buscamos la opción de alquilar una moto, tal como habíamos hecho en Langkawi. Después de preguntar por todo Tanah Rata la respuesta parecía ser que aquí esto no era posible, hasta que por casualidad conseguimos averiguar que en el Jurina Hill Lodge (Jl Mentigi, Tanah Rata, Tel. 605-4915522) sí se alquilaban. Hasta allí nos dirigimos y negociamos una moto para todo el día siguiente por 30 RM (similar a la que habíamos alquilado en Langkawi, aunque bastante más nueva que aquella). Al igual que en Langkawi aquí tampoco es necesario cerrar la moto y guardar los cascos. Todo abierto... y no pasa nada!

Empezamos nuestra ruta en moto, no sin antes asegurarnos de llevar encima un impermeable (en esta zona el tiempo puede ser muy cambiante), yendo hacia el sur por la carretera que conduce a Tapah. A unos 4 km de Tanah Rata nos detenemos en el Bharat Tea Shop & Viewpoint, un mirador desde el que hay una vista fantástica sobre la factoría de té de esta marca y sus plantaciones, las cuales se extienden por las lomas adyacentes. Continuamos hacia el sur otros 9 km hasta llegar a Ringlet, un importante centro agrícola de la zona. Por el camino el paisaje es bonito y verde, muy verde. En Ringlet damos la vuelta, volviendo por la misma carretera y a los 2 km nos detenemos en el hotel The Lakehouse (30th Mile Ringlet, Tel. 605-4956152). Este hotel ocupa una magnífica casa de campo de estilo Tudor, rodeada por unos preciosos jardines y bosques, y situada sobre una colina con vistas al lago Sultan Abu Bakar. Con mucha amabilidad el personal del hotel nos permitió visitar las zonas comunes del hotel, así como sus jardines. Desde luego es un lugar con mucho encanto y carácter, aunque como es de esperar los precios están al nivel. Concluida esta visita seguimos la ruta y 1'5 km más al norte nos desviamos a la derecha para ir al Boh Tea Estate, una de las más bonitas e interesantes plantaciones de té de la zona. Para llegar hasta la factoría hay que seguir la carretera durante unos 8 km, volviéndose esta cada vez más estrecha. Los campos de té y el paisaje rural a lo largo de este trayecto son extraordinarios. Aparcamos la moto delante de la factoría y subimos hasta un mirador (seguir la indicación viewpoint) siguiendo un camino entre los campos de té. Las vistas desde él son fantásticas. Tras bajar del mirador vamos a la tienda de la factoría y compramos una de las variedades de té que se cultivan aquí, tras probar el té in situ.

Campos de té del Sungai Palas Tea Estate
Campos de té del Sungai Palas Tea Estate

Volvemos con la moto a la carretera inicial, continuamos hacia el norte y dejamos atrás Tanah Rata para ir hacia Brinchang. Junto a la carretera hay multitud de granjas y puestos de venta de flores, fresas, abejas, etc. Unos 3 km después de Brinchang nos desviamos hacia la izquierda para tomar la carretera al Sungai Palas Tea Estate, otra plantación de té imprescindible en la zona. También aquí el camino es muy bonito. Visitamos libremente la fábrica y podemos ver el proceso de transformación del té (está explicado en unos paneles en inglés y malayo). Muy interesante. Después visitamos también el museo que hay en el Centro de Visitantes, desde el cual hay unas buenas vistas sobre los alrededores. De vuelta hacia Brinchang nos detenemos en el Kea Strawberry Garden, uno de los lugares donde se pueden ver plantadas las famosas fresas de las Cameron. Tras una parada en la plaza del mercado de Brinchang para comer algo visitamos el cercano templo budista de Sam Poh y también el templo hindú de Sri Tehndayuthapany Swami, sin demasiado interés si ya se han visto templos similares con anterioridad. Siguiendo la carretera hacia Tanah Rata nos desviamos a la derecha (pasado el puente que hay después del hotel Merlinn) para ir a una población Orang Asli que hay a 2 km de aquí. En la aldea vive una comunidad de aborígenes de Malasia (es fácil encontrar ciertos parecidos con los aborígenes australianos), los Orang Asli, y se trata de una asentamiento donde viven de verdad (no es nada turístico), por lo que aparte de las construcciones y sus habitantes no hay mucho que ver. Nuestra siguiente parada es en el hotel Ye Olde Smokehouse (Tel. 605-4911215), otro hotel que ocupa una mansión de estilo tudor inglés, junto a un campo de golf. Tanto el edificio como el entorno son muy bonitos, aunque el servicio del bar no nos gustó mucho. Desde aquí volvemos hacia Tanah Rata por la bonita carretera que rodea el campo de golf. Nos desviamos para visitar las Parit Falls, unas pequeñas cascadas a sólo 1 km de Tanah Rata, pero no valen la pena pues el lugar está bastante sucio. Justo cuando ya oscurece regresamos a Tanah Rata, dando por acabada esta completísima excursión en moto por las Cameron Highlands.

La zona de las Cameron ofrece también la posibilidad de realizar varias caminatas por la jungla, siendo una buena forma de explorar su interesante flora y fauna. Las distintas caminatas varían mucho en dificultad, desde las más fáciles hasta las muy exigentes. Sólo hay disponibles mapas muy esquemáticos con las rutas numeradas, pudiéndose comprar en tiendas de recuerdos o en gasolineras de la zona. En la web adjunta se puede encontrar una descripción de estas rutas, así como el mapa de algunas de ellas.

^top

KUALA TAHAN (Parque Nacional Taman Negara)

COMO LLEGAR

Llegar a Taman Negara desde las Cameron no es fácil ni rápido y mucho menos en transporte público (habría que ir hasta Kuala Lumpur y de ahí a Jerantut y Kuala Tahan). Por ello lo más cómodo es tomar un transporte especial (transfer) hasta Kuala Tahan, la puerta de entrada al parque nacional. Nosotros compramos las plazas en nuestro hotel de Tanah Rata, el Cameronian Inn, pero también se ofrece en otros hoteles de la zona o en la oficina de información turística de Tanah Rata.

El precio de este transporte especial hasta Kuala Tahan fue de 65 RM por persona. Nos pasaron a buscar por el hotel con una cómoda furgoneta sobre las 8:30 de la mañana. El primer tramo, hasta Gua Musang, pasando por Brinchang y Kampung Raya, siendo unos 125 km de carretera asfaltada y a ratos autovía, por lo que en poco más de 2 horas (incluyendo alguna breve parada) llegamos a la estación de tren de Gua Musang. El conductor de nuestro vehículo se despide de nosotros, pero antes nos compra nuestros billetes de tren hasta Jerantut (cada uno vale 5'60 RM, pero ya estaban incluidos en el precio total del transporte). Aquí esperamos durante más de 1 hora el tren local que venía del norte por la línea Tumpat (cerca de Kota Bharu)-Gemas, conocido también como Jungle Train porque buena parte de su recorrido transcurre por el interior de la selva. El tren era simple, pero no era nada incómodo ya que nuestros asientos eran soft seat. Aunque paraba en todas las estaciones lo cierto es que iba rápido entre una y otra. El paisaje que vemos desde la ventanilla es muy interesante (selva y pequeños poblados, aunque la vía va tan incrustada en la jungla que a ratos la vegetación entra por la ventana. En unas 3'5 horas llegamos a la estación de tren de Jerantut, donde dejamos el tren. Allá nos esperaba un nuevo conductor que nos condujo hasta el hotel Sri Emas de Jerantut, donde se organiza cualquier tipo de servicio turístico que tenga que ver con Taman Negara. Tras mostrar el voucher contratado en Tanah Rata subimos de nuevo a la furgoneta que nos trajo hasta aquí. Recorrimos cómodamente los 70 km de Jerantut a Kuala Tahan en sólo 65 minutos, dejándonos en el hotel que le indicamos al conductor. Eran las 5 de la tarde!.

DORMIR Y COMER

En el Teresek View Motel (Kuala Tahan, Tel. 609-2269744) pagamos 40 RM por una habitación doble con baño y ventilador, muy luminosa y con vistas al río. Lo recomendamos porque la habitación estaba bastante bien y el personal es muy atento. Además el hotel está bien situado. Antes habíamos ido a ver el Durian Chalets, no muy lejos de aquí, pero no nos quedamos porque nos pareció un poco cutre.

El propio hotel Teresek tiene un agradable restaurante abierto al jardín. Pero en plataformas flotantes sobre el río Tembeling hay una serie de restaurantes que son la mejor opción para cenar a tocar del agua. El camino de bajada hasta estos restaurantes no es fácil cuando ya es oscuro, por lo que no es mala idea llevarse una linterna. De todos ellos recomendamos especialmente el restaurante Tahan Corner's: agradable, decorado con gracia y con muy buen servicio, además de unos precios muy baratos.

COSAS A VER

PARQUE NACIONAL TAMAN NEGARA. Con una área protegida de 4.343 km2, Taman Negara es el mayor parque de la Malasia peninsular y uno de los bosques tropicales más antiguos del mundo, con una flora y fauna que se han desarrollado aquí sin interrupción durante unos 130 millones de años. Aún viven en él elefantes, leopardos o tigres, aunque son realmente difíciles de ver. En este parque también encontramos la montaña más alta de la península, el Gunung Tahan, con una altura de 2.187 m.

Río Tembeling y Taman Negara
Río Tembeling y Taman Negara

De este modo Taman Negara es un magnífico destino para hacer caminatas por la jungla, ya que a su remarcable biodiversidad hay que sumar una buena red de senderos y la disponibilidad de experimentados guías. Pero además es posible el rafting en los rápidos del río Tembeling, la exploración de cuevas, la pesca o visitas guiadas por la selva.

Las oficinas del parque y el principal acceso a él están situadas en el extremo sur de Taman Negara, accesibles sólo por río. Junto a ellas, y por tanto dentro de los límites del parque, está el lujoso Taman Negara Resort, mientras que en la orilla opuesta del río Tembeling está situado Kuala Tahan (la palabra malaya kuala se refiere al lugar donde un río se une a otro mayor y en este caso confluyen los ríos Tahan y Tembeling), un pequeño pueblo ya fuera del parque donde se concentran unos cuantos hoteles y restaurantes que son la alternativa económica al caro Taman Negara Resort. Cruzar el río de una orilla a otra no es problema, ya que hay unas cuantas barcas que realizan el servicio (0'5 RM por persona). En Kuala Tahan, junto a la escalera que desciende al lugar donde se toman las barcas que cruzan el río (jetty crossing) hay una minúscula caseta que hace las veces de oficina de información turística, donde os pueden informar sobre la zona. Aquí también hay un banco donde sentarse y disfrutar de la puesta de sol sobre la selva y el río.

La época de más afluencia de visitantes al parque es entre Abril y Agosto, dentro de la temporada seca que va de Febrero a Septiembre. Nosotros lo visitamos, pues, en plena temporada de lluvias, lo cual no significa que llueva de forma continuada, ni mucho menos (de hecho durante los dos días que estuvimos en la zona apenas llovió, aunque en días anteriores sí había llovido bastante en la cabecera de los ríos, ya que estos bajaban realmente muy crecidos) y además el nº de visitantes en la zona era realmente bajo, cosa que se agradece a la hora de caminar por el parque o buscando hotel en Kuala Tahan.

Nosotros teníamos planificado dedicar un día entero al parque, por lo que a una hora temprana de la mañana cruzamos el río hasta el embarcadero del resort. Primeramente vamos a la oficina del parque para pagar el permiso de entrada (1 RM por persona y válido para dos días) más un permiso por la cámara de fotografiar (5 RM y válido para un mes). Aquí obtenemos un pequeño pero útil mapa con los senderos de la zona. Aprovechamos también para comprar en el resort los pasajes en la barca para cuando marchemos hacia Kuala Tembeling al día siguiente. Un cartel con el poético mensaje Leave nothing but footprints, take nothing but memories (algo así como No dejes nada excepto tus pisadas, no te lleves nada excepto tus recuerdos) recuerda a los visitantes la necesidad de preservar este precioso lugar.

Iniciamos la caminata cruzando el resort y siguiendo un sendero paralelo al río Tembeling. En toda esta parte los senderos están muy bien señalizados y no es necesario un guía. Después de 1'5 km tomamos un sendero que sube hacia Bukit Teresek, una pequeña montaña. El camino de subida es duro por la humedad del ambiente y por lo empinado y resbaloso que es en algunos tramos. En la cima hay dos miradores separados entre sí unos 300 m. Las vistas sobre la selva son magníficas. Descendemos por el mismo camino y nos dirigimos al Canopy Walkway, el canopy más largo del mundo, con casi 500 metros, y suspendido a una altura de 40 metros sobre el suelo (la entrada vale 5 RM). Ver la selva desde esta altura da una perspectiva diferente y muy interesante, además de lo divertido de la experiencia, aunque puede no ser aconsejable a personas con vértigo. Vale mucho la pena. Continuamos la caminata y tomamos un sendero hacia Jenut Muda, el cual va empeorando rápidamente. Se nota que esta parte está mucho menos trillada, por lo que el camino está mucho más enlodado que el resto. Además debemos cruzar dos pequeños riachuelos, no encontramos a nadie durante un buen rato y las indicaciones son mínimas. Finalmente, haciendo caso de nuestro sentido de la orientación conseguimos llegar a la orilla del río Tahan. A partir de aquí el camino es más fácil y basta con andar paralelos al río. Pasamos por Lubok Simpon, una zona de baño sobre el mismo río, y finalmente llegamos de nuevo al resort, acabando aquí este largo recorrido circular. Aprovechamos para comer y beber algo en el caro, pero bonito, restaurante del resort antes de volver a Kuala Tahan. Como nota final decir que en Taman Negara, después de fuertes lluvias, no es raro llevarse adosadas en las piernas una o más sanguijuelas durante la caminata y os lo decimos por experiencia propia, a pesar de llevar botas, calcetines y pantalones largos (¿cómo se lo harían?). En este caso, como que no son dolorosas, quizás lo mejor es esperar a que se harten de sangre y que salten por iniciativa propia (!).

^top

KUALA LUMPUR

COMO LLEGAR

En el Taman Negara Resort compramos el día anterior al viaje dos plazas en la barca que diariamente va desde el embarcadero del resort hasta Kuala Tembeling, unos 63 km río abajo. El precio es de 25 RM por persona y empleamos casi 2 horas en este trayecto (fue más rápido de lo habitual debido a lo crecido que iba el río Tembeling por las lluvias de los últimos días). Este trayecto por río es absolutamente recomendable y no hay que perdérselo, siendo una buena forma de salir o llegar hasta Taman Negara. Aparte de la jungla, por el camino tenemos la oportunidad de ver algunos kampung Orang Asli (poblados de aborígenes malayos), donde sus pocos habitantes se ganan la vida de la pesca en el río.

Una vez en Kuala Tembeling nos dirigimos a unas oficinas que hay junto al embarcadero y compramos los billetes de un autobús directo a Kuala Lumpur vía Jerantut (35 RM por persona) que sale hacia mediodía. Mientras esperamos aprovechamos para dar una vuelta por este pequeño pueblo, con unas estupendas vistas sobre dos ríos. En algo menos de 3 horas llegamos a Kuala Lumpur y el autobús acaba su ruta justo delante del hotel Crowne Plaza, en Jl Sultan Ismail. Para ir desde aquí a Chinatown tomamos el monorraíl (KL Monorail) en la cercana estación de Raja Chulan y bajamos en la de Maharajalela (2'10 RM).

DORMIR Y COMER

En el Mandarin Pacific Hotel (2-8 Jalan Sultan, Tel. 603-20703000) pagamos 102 RM por una habitación doble, con baño, TV y desayuno incluido. En este hotel de precio medio realmente vale lo que se paga y tiene la ventaja de estar situado junto a la zona de más ambiente de Chinatown.

El restaurante Charlie's del Heritage Station Hotel, en la KL Railway Station, es un buen lugar para comer, en un enorme espacio de sabor colonial. En el interior del Central Market (Jl Hang Kasturi) hay algunos lugares agradables donde comer o simplemente tomar algo, como el restaurante Ginger. En el restaurante Nando's (123, Jl Sultan) se pueden comer especialidades de pollo deliciosas y forma parte de una cadena con otros restaurantes en KL.

En el sótano del centro comercial S&M (Jl Petaling/Jl Cheng Lock) hay alguna oficina de cambio con buenos precios.

COSAS A VER

KUALA LUMPUR, conocida localmente como KL, es la capital del país y en menos de 130 años ha pasado de ser un pequeño pueblo minero a convertirse en una ciudad moderna y bulliciosa de más de un millón de habitantes. Pero a diferencia de otras metrópolis asiáticas KL ha sabido mantener una cierta armonía entre lo nuevo y lo antiguo, de tal forma que el tráfico y los rascacielos de cristal conviven sin problemas con las viejas y señoriales mansiones coloniales. Por todo ello y más KL nos pareció un lugar muy agradable de visitar, ya que las distancias entre los lugares a visitar no suelen ser excesivamente grandes, aunque en alguna zona se hace difícil andar por el paso de autovías anchas o los viaductos elevados.

Distrito colonial. Para recorrer los puntos de interés de esta zona seguimos el recorrido propuesto por la guía Lonely Planet. Empezamos en la KL Railway Station, un magnífico y curioso edificio de 1911 construido por un arquitecto inglés, pero con claras influencias moras. Desde 2001 ya no funciona como estación de tren, pero fue restaurada y ahora forma parte del patrimonio nacional. La estación alberga el Heritage Station Hotel, un hotel con encanto, aunque necesitado de una reforma. Detrás de la estación tenemos el majestuoso edificio de la Malayan Railway Administration. Unos 200 m. más allá está la Masjid Negara, una de las mezquitas más grandes del sudeste asiático, con un minarete de 73 m. de alto. Volviendo a la estación y yendo hacia el norte pasamos junto a interesantes edificios, como la central de Correos o el Viejo Ayuntamiento. En el camino visitamos la preciosa mezquita Masjid Jamek, inspirada en edificios de estilo Mogol de la India. Y desde aquí llegamos a la plaza Merdeka, la que fue el centro de la KL colonial. Al este de la plaza vemos el imponente edificio Sultan Abdul Samad, mezcla de estilos moro y victoriano. Continuamos hacia el norte por Jl Tunku Abdul Rahman llegamos a Little India, unas cuantas calles con tiendas y restaurantes de claro sabor indio.

Chinatown. Aquí también seguimos más o menos el recorrido propuesto por LP, empezando cerca de la mezquita Masjid Jamek y yendo hacia el sur. Por el camino podemos ver bonitas fachadas de comercios (en la calle Medan Pasar); edificios Art-decó como el edificio del banco OCBC (junto al edificio anexo del Mercado Central); templos taoístas como el de Sze Yah (en Lebuh Pudu); el Mercado Central (bonito edificio Art-decó); o el templo hinduista Sri Mahamariamman, el principal de KL, con una entrada muy llamativa. El recorrido continúa por la calle peatonal Petaling, en el corazón de Chinatown, la cual se llena durante el día y buena parte de la noche de innumerables puestos de venta de ropa, alimentos y todo tipo de cachivaches, además de chiringuitos donde comer, dando lugar a un animadísimo mercado al aire libre (con la iluminación nocturna es especialmente vistoso). Andando hasta el extremo sur de esta calle llegamos al final del recorrido, visitando aquí dos templos chinos de finales del s. XIX: los templos Chan See Shu Yuen y Koon Yam.

Golden Triangle es el distrito de negocios, comercial y ocio de KL. Destaca por sus innumerables rascacielos de todas las formas y medidas imaginables, conteniendo oficinas, hoteles y enormes centros comerciales.

Las torres Petronas de noche
Las torres Petronas de noche

De entre todos los rascacielos destacan especialmente las Petronas Towers, dos torres gemelas que con sus 452 metros de altura fueron las más altas del mundo desde 1998 hasta 2004, cuando fueros superadas por otro rascacielos en Taipei. La forma exterior de las torres tienen claras influencias del arte islámico y lo cierto es que son muy atractivas. En total son 88 plantas. Sólo se permite el acceso de visitantes al Skybridge, un pasillo que conecta ambas torres a la altura de la planta 41 (a unos 170 metros sobre el suelo, 1/3 del total). El acceso es gratuito y el horario es de 9:00 a 17:00, lunes cerrado. Los turnos de visita se llenan rápido, por lo que si vamos tarde podemos encontrarnos con que ya se hayan completado todos los del día (especialmente en fines de semana y festivos). Nosotros llegamos a la sala de espera a las 7:55 de la mañana y ya había unas 60 personas delante de nosotros. Las taquillas abren a las 8:30 y empiezan a dar entradas por turnos (el primero para las 9:00). A nosotros nos tocó el turno de las 9:15 y mientras se espera a subir se entra en otra sala donde hay maquetas, fotos y se pasan vídeos sobre la construcción de las torres. Antes de subir hay que pasar exhaustivos controles de las mochilas (tuvimos que dejar abajo, en consigna, una botella de agua y un trípode, por ejemplo). Una vez en el Skybridge sólo se permite estar unos 10-15 minutos. Más que la vista desde esta modesta altura nos impresionó ver las torres desde dentro. Vale la pena. Acabada la visita aprovechamos para visitar los bonitos jardines del Kuala Lumpur City Centre (KLCC) que hay tras las torres, donde se obtienen buenas perspectivas de las torres. También vale la pena darse una vuelta por el enorme centro comercial Suria KLCC que hay a los pies de las torres. Y sobre todo no perderse la iluminación nocturna de las torres: es sencillamente espectacular. Llegar hasta aquí desde Chinatown es muy fácil: basta con tomar la línea de metro Putra LRT en Pasar Seni y bajarse en la estación KLCC, justo enfrente de las Petronas (1'6 RM).

A 1'5 km de aquí (bajar en la estación Dang Wanghi del metro Putra LRT) tenemos la Menara Kuala Lumpur, una torre de comunicaciones de 421 metros de altura, la cuarta más alta del mundo. A una altura de 276 metros sobre el suelo hay un mirador panorámico que permite observar KL y alrededores desde todos los ángulos. La entrada cuesta 20 RM e incluye una audio-guía que explica todos los puntos de interés que se pueden ver desde aquí y nos podemos quedar el tiempo que queramos. Realmente las vistas desde esta altura son extraordinarias y vale mucho la pena subir a la torre. Alrededor de ella está la Bukit Nanas Forest Reserve, una zona boscosa de 9'37 Ha. situada en el corazón de KL. Hay senderos que permiten circular por su interior, donde uno se olvida de que está en una gran ciudad, aunque los mosquitos son bastante fieros.

^top

 GUÍA / RELATO DE VIAJE: RUTA SUR DE MALASIA (MELAKA) y SINGAPUR

MELAKA

COMO LLEGAR

Desde nuestro hotel en KL caminamos sólo 5 minutos hasta la terminal de autobuses de Puduraya, donde compramos pasajes para el primer autobús hacia Melaka. Hay varias alternativas, pero escogemos un autobús de sólo 3 asientos por fila de la compañía KKKL que nos costó 9'40 RM cada uno. En sólo 2 horas de un comodísimo y tranquilo viaje llegamos a la nueva terminal de Melaka. Para ir al centro tomamos un autobús local (hay que preguntar en los andenes) que por 1 RM cada uno nos deja justo delante de la Stadthuys (un taxi puede costar unos 13 RM).

DORMIR Y COMER

En el Hotel Puri (118 Jl Tun Tan Cheng Lock, Tel. 606-2825588) pagamos 126'5 RM por una magnífica habitación doble con baño, TV, A/C y desayuno incluido. Puede parecer caro, pero lo cierto es que vale mucho la pena gastarse un plus y quedarse aquí. El lugar es fantástico y el servicio excelente. El edificio es una elegante mansión de estilo Peranakan (propio de los descendientes de inmigrantes chinos que a partir del s. XVI habitaron esta zona) que perteneció al dueño de una plantación de caucho. En el nº 125-127 de la misma calle hay una alternativa algo más económica que el Puri y es The Baba House, también situado en una bonita casa Peranakan, aunque sin llegar al nivel del anterior.

En Melaka podemos recomendar para comer el Discovery Cafe (3, Jl Bunga Raya) o el Geographér Cafe (83, Jl Hang Jebat).

COSAS A VER

MELAKA (o Malacca) llegó a ser el puerto comercial más importante del sudeste de Asia, por lo que no es raro que tuvieran lugar aquí las primeras incursiones en la zona de las colonias europeas. Pero ahora es una tranquila ciudad con una interesante mezcla de influencias chinas, portuguesas, holandesas y británicas, siendo probablemente la ciudad malasia con más historia y lugar de visita obligada para cualquier viajero a Malasia. La ciudad mantiene sus misteriosas calles chinas, tiendas de antigüedades, templos y edificios que evocan con nostalgia las incursiones coloniales europeas del pasado.

Quizás la principal atracción de la ciudad es el Stadthuys, el edificio rosado que fue el Ayuntamiento y la residencia del gobernador en el periodo holandés. Fue construido entre 1641 y 1660 y se cree que es el edificio holandés más antiguo de Asia, mostrando todas las características propias de la arquitectura colonial holandesa. La edificación alberga oficinas del gobierno y un excelente Museo Etnográfico, que resalta aspectos de la cultura y la historia locales. La entrada cuesta 5 RM. Ante la fachada del Stadthuys suele haber siempre unos cuantos trishaws (decorados de forma vistosísima) a la espera de ser alquilados para dar una vuelta por el centro. Y entre el edificio y el río está la bonita plaza de la Torre, con sus jardines llenos de flores, mientras que en el lado norte de la plaza está la iglesia de Cristo, construida por los holandeses en 1753. Justo detrás del Stadthuys tenemos la colina de San Pablo y en su cima los restos de la iglesia de San Pablo. Esta iglesia fue construida por los portugueses en 1521 con el nombre de Nª Sra. de la Colina, pero rebautizada años después al nombre actual por los holandeses y convertida en un cementerio para sus nobles. Ante la iglesia hay una estatua de San Francisco Javier ya que visitó este lugar varias veces y tras morir en China su cuerpo fue traído y enterrado aquí en 1553 antes de ser definitivamente trasladado a Goa (India). Desde la cima de esta colina hay una excelente vista de los alrededores. Bajando unas escalones por la parte de atrás de la colina llegamos a A'Famosa, uno de los símbolos de Melaka. Se trata de los restos de una fortaleza que construyeron los portugueses en 1511 y que quedó muy dañada tras la invasión holandesa. A sólo 50 m. de aquí podemos ver el llamativo Melaka Sultanate Palace, una réplica en madera del palacio del sultán que se construyó según la descripción que se encontró del original del s. XV. Ahora hospeda el Museo de Cultura de Melaka.

Detalle de un trishaw (Melaka)
Detalle de un trishaw (Melaka)

En la calle Tun Tan Cheng Lock se pueden encontrar magníficos ejemplos de casas Peranakan, lujosas mansiones construidas por ricos comerciantes (de origen chino) durante los años del boom del caucho a principios del s. XX. Buenos ejemplos que vale la pena ver por fuera (y por dentro cuando sea posible) son el Baba-Nonya Heritage Museum en el nº 48-50, el Cafe 1511 en el nº 52, la casa Malaqa en el nº 70, el Hotel Puri en el nº 118, la mansión Chee en 115-117 o el hotel Baba House en el nº 125-127. También vale la pena pasear por la calle Tokong, unos 200 m. al norte de la anterior. En ella hay varios templos interesantes, como el templo Guanfu, el templo Cheng Hoon Teng (el templo chino más antiguo del país, de 1646), la curiosa mezquita Kampung Kling (con detalles arquitectónicos de Sumatra y con un minarete de varios pisos con estructura de pagoda), o el templo Sri Poyyatha Vinayagar Moorthi (de 1781, uno de los primeros templos hindús del país). En esta calle también hay algunas bonitas casas e interesantes comercios. En resumen, podemos pasar horas y horas paseando por el centro histórico de Melaka, admirando las barrocas fachadas de algunas de sus casas, sus templos o las tiendas, como en el caso de los anticuarios en la calle Hang Jebat.

Yendo hacia el norte desde el centro por Jl Bunga Raya se llega a Kampung Morten, junto al río Melaka. Este es el único poblado malayo que queda en el centro de Melaka y cuenta con unas cuantas casas tradicionales malayas muy interesantes de ver. Una de ellas es Villa Sentosa, una casa de principios del s. XX que ahora es un museo privado, con mobiliario, bordados y reliquias tradicionales malayas. La entrada es mediante un donativo voluntario. En la orilla fangosa del río podéis ver unos curiosos peces anfibios que viven en agujeros dentro del fango y salen para ir al agua.

^top

SINGAPUR

COMO LLEGAR

El día anterior al viaje compramos los pasajes a Singapur en la terminal de Melaka (en fin de semana es mejor reservar con antelación ya que hay más pasajeros entre ambas ciudades). Escogimos la compañía Delima (17 RM cada uno). Tardamos 4'5 horas (incluido el tiempo empleado en los puestos fronterizos de Malasia y Singapur) en llegar a la terminal de Lavender St, destino final de ese autobús. En realidad no es más que un aparcamiento de autobuses situado al nordeste de Little India (una cosa a tener en cuenta es que aquí no hay donde cambiar dinero, por lo que recomendamos haber tenido la precaución de cambiar antes a S$ en Malasia o bien en el puesto fronterizo, al menos un mínimo para poder llegar al centro).

Andando unos 500 m. al sur de aquí llegamos a la estación Lavender del MRT (Metro) para poder ir a cualquier punto de la ciudad.

DORMIR Y COMER

En el Hotel 81 Cosy (8 Jiak Chuan Rd - Singapur; Tel. +65 6325 8181) pagamos 89 S$ por una habitación doble con baño y A/C (el precio normal es de 79 S$, pero en todos los hoteles de la cadena Hotel 81 los fines de semana los precios se incrementan en 10 S$). La habitación no es grande, pero esto parece ser lo habitual en Singapur. El hotel está bien, el servicio es atento y es uno de los más baratos de esta categoría en Chinatown, aunque recomendamos pedir por una habitación que no dé a la calle Jiak Chuan. Una opción más económica para mochileros en esta zona (pero también más cutre) es el hostal A Travellers Rest-Stop (5 Teck Lim Rd - Singapur). Una alternativa intermedia es el albergue HangOut @ Mt Emily (10A Upper Wilkie Road - Singapur, en el distrito de Little India), con precios a partir de 35 S$ (+ impuestos) en un dormitorio ó 80 S$ (+ impuestos) la habitación doble.

El alojamiento en Singapur es caro (sobre todo si lo comparamos con Malasia) y de forma especial en Chinatown, pero nosotros escogimos esta zona por su excelente situación y porque en las fechas de nuestro viaje estaba en plena celebración del Año Nuevo Chino. Pero en otras zonas de la ciudad se pueden encontrar hoteles de la cadena 81 más baratos (conviene mirar las ofertas en su web). Aunque la mayoría de hoteles 81 se pueden reservar por Internet, en algunos otros, como el Cosy, esto no es posible, aunque sí es posible hacerlo por teléfono.

El restaurante Harry's, en el complejo Esplanade, es un buen lugar para comer si estamos en la zona. En el Long Bar (2º piso del Raffles Hotel, 328 North Bridge Rd) se sirve el mundialmente famoso cóctel Singapore Sling. Es caro (20 S$), pero el lugar se lo vale y además con la bebida sirven un bol de cacahuetes que van llenando a medida que lo vamos vaciando. Es tradición tirar las cáscaras al suelo, por lo que al final del día no sorprende encontrar el suelo lleno de ellas. La decoración de local está inspirada en una plantación malaya de 1920.

Más información sobre Singapur en otro de nuestros relatos en esta web.

COSAS A VER

SINGAPUR es una ciudad-estado, situada casi sobre la línea del Ecuador, y formada por una isla principal (con una superficie de 682 km2) y 63 islotes alrededor de ella. Están separadas del extremo sur de la península de Malasia por el estrecho de Johore. La ciudad actual fue fundada por el administrador colonial británico Sir Thomas Stamford Raffles en 1819. Rápidamente convertida en importante centro comercial, la población de Singapur creció al amparo del gobierno británico. Fue colonia hasta que en 1963, junto con Malasia, Borneo Septentrional y Sarawak formó la denominada Federación de Malasia. Finalmente, en 1965, Singapur se separó de Malasia y se convirtió en un Estado soberano e integrado en la Commonwealth. Actualmente Singapur es el segundo país del mundo en densidad de población tras Mónaco. Un 76% de su población es de etnia china, un 15% malaya y un 6% india.

En apenas 150 años, Singapur se ha convertido en un dinámico centro del comercio y la industria, superando así su escasez de recursos naturales para convertirse en uno de los gigantes económicos de Asia. Por otra parte, su estratégica situación, excelentes facilidades (su aeropuerto es uno de los principales hubs de Asia), fascinantes contrastes culturales y atracciones turísticas contribuyen a su éxito como destino.

Moverse por Singapur es muy fácil ya que cuenta con una red de transporte público envidiable, especialmente en lo que hace referencia al metro, denominado aquí MRT (Mass Rapid Transit). El precio de cada viaje es variable según las estaciones inicio y final. Al comprar un billete sencillo se paga 1 S$ adicional por el coste de la tarjeta que sirve de billete, pero se recupera fácilmente al final del viaje insertándola en la ranura indicada de cualquier máquina GTM. Si se va a estar varios días en Singapur quizás pueda interesar la tarjeta Ez-Link (para un día o menos no vale la pena), una tarjeta electrónica que cuesta 15 S$ (5 S$ corresponden al coste de la tarjeta y no se recuperan) y que se puede usar en el metro y en los autobuses. Para recorrer la ciudad en un sólo día no hay nada mejor que el CityBuzz, un servicio especial de autobuses que recorre 3 rutas circulares por la ciudad (C1-Ruta Orchard, C2-Ruta Chinatown y C3-Ruta Little India) de 10 a 22 horas, con una frecuencia de 15 minutos en paradas específicas (indicadas con el dibujo de una abeja, así como también en el frontal de sus autobuses). Cada viaje vale 1 S$, pero existe un pase CityBuzz que cuesta sólo 5 S$ y permite viajar de forma ilimitada durante ese día por cualquiera de las 3 rutas (conectadas entre sí en paradas específicas donde se cruzan las rutas). El CityBuzzPass se puede comprar directamente al conductor del autobús y a partir de ese momento ya podremos utilizarlo de forma ilimitada durante todo ese día. Los autobuses CityBuzz son de dos pisos, cómodos y con aire acondicionado, y una excelente forma de ver la ciudad.

Chinatown es, a pesar de que en las últimas décadas el barrio ha sido transformado por la especulación inmobiliaria, una de las zonas más interesantes de la ciudad por sus distintivos elementos culturales chinos y por la concentración de población de origen chino a lo largo de la historia. Buena parte del barrio fue derribado y urbanizado de nuevo, y aunque la fiel reconstrucción llevada a cabo permitió salvar algunas zonas, la especulación ha elevado tanto los precios de los edificios rehabilitados que los negocios tradicionales no tienen más remedio que irse de aquí. Su lugar lo ocupan tiendas y restaurantes de lujo.

Año Nuevo chino en Chinatown
Año Nuevo chino en Chinatown

Con todo vale mucho la pena pasear por sus calles y admirar las bonitas fachadas de comercios pintadas de colores o la frenética actividad comercial, además de ser un buen lugar para comer en cualquiera de sus restaurantes. Para comprender mejor la historia de Chinatown nada mejor que visitar el museo Chinatown Heritage Centre (48 Pagoda St, 8 S$). El templo Thian Hock Keng (158 Telok Ayer St) es el templo Hokkien más antiguo de Singapur, de 1821, y cuenta con una bonita fachada, muy coloreada y elaborada. El templo Sri Mariamman (244 South Bridge Rd), por su parte, es el templo hindú más antiguo e importante de Singapur y vale la pena fijarse en su llamativo gopuram, una espectacular concentración de estatuas talladas sobre la entrada. Por último, la mezquita Jamae (18 South Bridge Rd) fue construida en 1830 por musulmanes tamiles siguiendo un estilo indio.

Chinatown es especialmente colorido y animado durante la celebración del Año Nuevo Chino o Festival de la Primavera, la fiesta más importante en Singapur, a finales de enero o principios de febrero, aunque las celebraciones duran más de un mes. Nosotros tuvimos la suerte de coincidir en Singapur con el inicio de este festival, viviendo in situ la multitud de desfiles, fuegos artificiales, calles decoradas con muchas luces y, sobre todo, un ambiente de fiesta mayor con calles atestadas de gente paseando, comprando o comiendo en familia en los restaurantes y terrazas. Muy recomendable.

Distrito colonial. Es la zona de la ciudad situada al norte del río Singapur y en ella se concentran la mayoría de monumentales edificios que se construyeron durante el mandato británico, gracias a que Sir Stamford Raffles estableció aquí el centro administrativo. Entre los puntos de interés podemos destacar el ultramoderno Esplanade-Theatres On The Bay, un complejo de teatros y restaurantes ubicados bajo dos cúpulas de vidrio con geometrías que siguen patrones naturales y que ahora es el símbolo del Singapur moderno. Muy cerca de aquí está el Padang (campo llano en malayo), una gran zona verde donde antaño se jugaban partidos de críquet. Alrededor de él hay algunos edificios coloniales como el City Hall, la Supreme Court o el Victoria Theatre. En su lado este encontramos el parque Esplanade con algunos sitios históricos. Una manzana al norte está el Raffles Hotel, una institución en Singapur y declarado Monumento Nacional en 1987. Es posible visitar algunas partes del hotel, pero hay que vestir adecuadamente (el esmoquin no es necesario, pero en teoría no se admiten sandalias ni pantalones cortos en hombres). Todo en él es lujo oriental, con sabor colonial. En la planta baja hay una galería comercial, un precioso patio y varios restaurantes y bares (entre ellos el Bar & Billiard Room, con su maravillosa mesa de billar presidida por el retrato de Rudyard Kipling). En la segunda planta está el Long Bar (ver DORMIR Y COMER) y en la tercera el Raffles Hotel Museum. En resumen, vale la pena husmear por los diversos rincones de este fascinante hotel.

Central Business District, al sur del río, es el centro financiero de Singapur. Subiendo a pie por Eu Tong St desde Chinatown llegamos al inicio del Coleman Bridge. Caminando hacia el este por la orilla sur del río encontramos a 100 m. el Elgin Bridge, un puente sobre el río desde el que hay una espectacular vista de los rascacielos y el río en Boat Quay (sobre todo de noche, cuando todos los edificios están iluminados). En Boat Quay, continuando hacia el este, hay un gran número de restaurantes con terrazas junto al río. Más allá podemos ver alguna de las esculturas que hay por la zona (de Fernando Botero, Salvador Dalí i Henry Moore, por ejemplo). Aquí destaca el majestuoso edificio del hotel Fullerton Singapore, un elegantísimo hotel que ocupa un edificio histórico que ha sido renovado completamente (y con mucho gusto, por cierto). Una pasada!. Detrás del hotel, abierto a la Marina Bay, está Merlion Park, una especie de mirador sobre la bahía en el que hay una enorme estatua que representa a un ser medio pez y medio león, adoptado como el símbolo turístico de Singapur. Yendo hacia el sur por Fullerton Rd pasamos junto a Clifford Pier, antes de girar hacia el oeste por Church St, visitar el cercano Raffles Place, y llegar a South Bridge Rd para tomarla hacia el sur y volver así a Chinatown.

Little India es una zona centrada en Serangoon Rd, con un sinfín de tiendas y casas con mucho color y sabor indio. Recorriendo sus calles uno se olvida de que está en la moderna Singapur, ya que el olor a incienso y curry, las coloridas ropas indias o la música de Bollywood nos trasladan a otros lugares. Quizás el templo más importante de la zona es el Sri Veeramakaliamman, construido en 1881 y dedicado a Kali. Esta zona es un lugar excelente para comprar incienso, entre otros, en alguna de los millones de tiendas que hay. Por todo ello vale la pena recorrer ambos lados del extremo sur de Serangoon Rd y algunas de las callejuelas que parten de él.

Arab St. 1 km al este de Little India se encuentra esta pequeña zona que viene a ser el centro musulmán de Singapur. Aquí lo más distintivo es la mezquita del Sultán, la más grande de Singapur, y la diminuta mezquita Malabar Muslim Jama-ath.

Orchard Road es la zona comercial y ocio de Singapur, pero de estándar alto. Aquí predominan los centros comerciales con todas las grandes marcas mundiales, restaurantes, locales de ocio y hoteles de lujo. No hace falta decir que este es el paraíso consumista, pero el infierno para un comprador compulsivo. Era domingo por la tarde cuando visitamos esta zona y estaba toda ella atestada de gente comprando, paseando o simplemente pasando la tarde. Empezamos el recorrido en Tang Square, en el confluencia de Paterson Rd y Orchard Rd, y fuimos siguiendo Orchard Rd hacia el este. Hacia el final de Orchard podemos ver la entrada y los jardines de Istana, el palacio presidencial. No es visitable excepto en días señalados.

Y EL VIAJE SE ACABA...

Desde el hotel caminamos hasta la estación de MRT de Outram Park, donde compramos los billetes para ir al aeropuerto Changi (2'70 S$ cada uno, pero 1 S$ es recuperable devolviendo la tarjeta que sirve de billete). Hacia el final hay que hacer trasbordo para cambiar de línea. En total supone un trayecto de unos 30 minutos.

El vuelo de 10.800 km de Singapur a París CDG, con Singapore Airlines, duró un total de 12'5 horas. Una vez en París CDG cambiamos de la terminal T1 a la T2 para tomar el vuelo de Air France a Barcelona. Llegamos a Barcelona tras 1'5 horas de viaje.

^top
Relat d'un viatge a Malàisia i Singapur - Sandro Alarcón & Rosa Moreno [2010]
Un passeig per Singapur, Malàisia, Java i Bali - Isa, Xavier, Daphne & Obi-Wan [2008]
Viatge a Malàisia i Singapur - Raquel Mateo [2006]
Viatge a Malàisia i Singapur - Sònia Graupera [2005]
Tourism Malaysia - Información turística oficial de Malasia.

facebooktwitterInstagramYoutube
RentalCars

COMUNITAT

facebooktwitterInstagramYoutube


2001-2017 © Viatgeaddictes.com [ Suanda, Yolanda & Toni ]. Tots els drets reservats
icona Viatgeaddictes
2001-2017 © Viatgeaddictes.com
Aquest web utilitza galetes per a millorar l'experiència de navegació dels seus usuaris. Si continues navegant considerem que acceptes el seu ús.Més informació